Ma­cron ata­ca

Con su am­bi­cio­sa mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go del Tra­ba­jo, Em­ma­nuel Ma­cron quie­re ins­tau­rar la ‘fle­xi­se­gu­ri­dad la­bo­ral’, una po­lí­ti­ca li­be­ral con re­sul­ta­dos in­cier­tos que ha pro­vo­ca­do la có­le­ra en las ca­lles.

Semana (Colombia) - - Mundo -

PO­COS PRE­SI­DEN­TES FRAN­ce­ses no han men­ti­do so­bre las re­for­mas eco­nó­mi­cas que han que­ri­do lle­var a ca­bo. Fra­nçois Mit­te­rrand im­pu­so la aus­te­ri­dad dos años des­pués de ser elec­to co­mo el can­di­da­to de los tra­ba­ja­do­res, Jac­ques Chi­rac im­pul­só me­di­das neo­li­be­ra­les lue­go de pro­me­ter la paz so­cial y Fra­nçois Ho­llan­de, quien de­cla­ró du­ran­te la cam­pa­ña que su prin­ci­pal ene­mi­go era el mun­do de las fi­nan­zas, ter­mi­nó sien­do el man­da­ta­rio so­cia­lis­ta más ca­pi­ta­lis­ta de to­dos los tiem­pos.

Con Em­ma­nuel Ma­cron no ha ha­bi­do, por aho­ra, sor­pre­sa. Neo­li­be­ral con­ven­ci­do, el pre­si­den­te cen­tris­ta pro­me­tió du­ran­te la cam­pa­ña que mo­di­fi­ca­ría el có­di­go la­bo­ral pa­ra lu­char con­tra el des­em­pleo y mo­der­ni­zar al país. Es pre­ci­sa­men­te lo que se con­cre­ti­za­rá a fi­na­les de sep­tiem­bre, cuan­do en­tre en vi­gor una se­rie de or­de­nan­zas que bus­can li­be­ra­li­zar el mer­ca­do pro­fe­sio­nal y que lle­va­ron a cer­ca de 300.000 per­so­nas a pro­tes­tar en to­do el país es­ta se­ma­na. A pe­sar de ha­ber si­do anun­cia­da con an­ti­ci­pa­ción, la ins­tau­ra­ción de es­tas dis­po­si­cio­nes es con­si­de­ra­da pe­li­gro­sa por los sin­di­ca­tos y cons­ti­tu­ye, sin du­da, la pri­me­ra prue­ba de fue­go que en­fren­ta­rá el man­da­ta­rio.

El pun­to más po­lé­mi­co de la re­for­ma es la li­mi­ta­ción del mon­to de las in­dem­ni­za­cio­nes que re­ci­ben los tra­ba­ja­do­res cuan­do ga­nan un pro­ce­so an­te un tri­bu­nal por una des­ti­tu­ción abu­si­va o in­jus­ti­fi­ca­da. “Es­ta me­di­da de la nue­va ley no es jus­ta, pues le qui­ta autonomía y po­der de apre­cia­ción al juez, quien nor­mal­men­te de­be de­ter­mi­nar el per­jui­cio cau­sa­do en ca­da ca­so. No se po­drá eva­luar li­bre­men­te el mon­to de la in­dem­ni­za­ción”, di­jo a SE­MA­NA Ju­liet­te Pap­po, abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho la­bo­ral en la ba­rra de Pa­rís.

Ade­más, el nue­vo có­di­go fa­ci­li­ta­rá los des­pi­dos, li­mi­ta­rá el pla­zo de los em­plea­dos pa­ra con­tes­tar una re­mo­ción y da­rá la po­si­bi­li­dad a las em­pre­sas de crear con­tra­tos me­nos pro­tec­to­res. Los em­plea­dos, por su par­te, ga­na­rán al­gu­nas ven­ta­jas, co­mo el de­re­cho a tra­ba­jar des­de su ca­sa si lo desean y un au­men­to de la in­dem­ni­za­ción en ca­so de li­cen­cia­mien­to le­gal.

Se tra­ta de la lla­ma­da ‘fle­xi­se­gu­ri­dad la­bo­ral’, una mez­cla de li­be­ra­lis­mo y pro­tec­cio­nis­mo que cons­ti­tu­ye una no­ve­dad en un país con una fuer­te tra­di­ción de de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res. Se­gún Ma­cron, es­ta re­for­ma da­rá con­fian­za a los em­pre­sa­rios pa­ra con­tra­tar fá­cil­men­te y no preo­cu­par­se por even­tua­les des­pi­dos dis­pen­dio­sos y cos­to­sos.

El pro­ble­ma prin­ci­pal es que no se sa­be con cer­ti­tud si es­te ti­po de re­for­mas per­mi­ti­rá re­du­cir el des­em­pleo, que hoy al­can­za el 9,5 por cien­to, una de las ta­sas más al­tas en Eu­ro­pa. In­clu­so, al­gu­nos ex­per­tos creen que es­tas me­di­das pue­den in­ci­tar a los em­pre­sa­rios a des­pe­dir pa­ra ajus­tar un ex­ce­so de sus efec­ti­vos. “En los paí­ses en los que se de­ci­dió fle­xi­bi­li­zar el mer­ca­do la­bo­ral, ini­cial­men­te, el des­em­pleo siem­pre au­men­tó”, afir­ma en el dia­rio Le Mon­de el eco­no­mis­ta Éric He­yer. La so­lu­ción con­sis­ti­ría más bien, se­gún los ex­per­tos, en una for­ma­ción ade­cua­da de los jó­ve­nes, so­bre to­do de los no cua­li­fi­ca­dos, en una re­duc­ción de las car­gas pa­tro­na­les y en in­cen­ti­vos pa­ra la crea­ción de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

La in­cer­ti­tud de la uti­li­dad de es­tas dis­po­si­cio­nes ali­men­ta las pro­tes­tas que co­men­za­ron es­ta se­ma­na. La opo­si­ción, en­car­na­da por el ul­tra­iz­quier­dis­ta Jean-Luc Mé­len­chon, lí­der del par­ti­do Fran­cia In­su­mi­sa, pro­me­te lu­char con­tra es­te “golpe de Es­ta­do so­cial”. Esa con­tes­ta­ción cre­cien­te, su­ma­da a la re­duc­ción de los sub­si­dios pa­ra el pa­go de los arrien­dos y al es­cán­da­lo de los 26.000 eu­ros que el man­da­ta­rio gas­tó en ma­qui­lla­je en tres me­ses, ha mi­na­do la po­pu­la­ri­dad de Ma­cron. Con tan so­lo al­gu­nos me­ses en el po­der, es­ta pa­só de 64 a 36 por cien­to. Una caí­da his­tó­ri­ca.

Si en dos años, tiem­po que el go­bierno cree que tar­da­rán sus me­di­das en te­ner efec­to, la ta­sa de des­em­pleo no ha dis­mi­nui­do de una ma­ne­ra durable, los fran­ce­ses no le per­do­na­rán ha­ber des­trui­do el re­sul­ta­do de dé­ca­das de lu­cha so­cial… por na­da.

tpu El mar­tes, unas 60.000 per­so­nas sa­lie­ron a las ca­lles de Pa­rís y otras ciu­da­des pa­ra pro­tes­tar con­tra las re­for­mas de Ma­cron. En la tar­de, es­ta­lla­ron dis­tur­bios en­tre los ma­ni­fes­tan­tes y la Po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.