“No ofre­ce­mos co­no­ci­mien­to del juez sino el co­no­ci­mien­to del De­re­cho”

Semana (Colombia) - - Notas Mundo -

Ex Ma­gis­tra­do de la Sa­la Ju­ris­dic­cio­nal Dis­ci­pli­na­ria del Con­se­jo Su­pe­rior de la Ju­di­ca­tu­ra, Ru­bén Da­río He­nao Oroz­co se ha dis­tin­gui­do, ade­más de ser ‘juez de jue­ces’, por su pro­bi­dad mo­ral y por su voz crí­ti­ca fren­te a la jus­ti­cia co­lom­bia­na. Des­de 2008 fun­dó su pro­pia ofi­ci­na de abo­ga­dos en Bo­go­tá, don­de pres­ta ser­vi­cios de de­re­cho dis­ci­pli­na­rio, pro­ce­sos de res­pon­sa­bi­li­dad

Pa­ra el ex­ma­gis­tra­do Ru­bén Da­río He­nao Oroz­co es ne­ce­sa­ria cuan­to an­tes la re­cu­pe­ra­ción mo­ral del ejer­ci­cio de la pro­fe­sión de abo­ga­do y la de­pu­ra­ción de las prác­ti­cas ile­ga­les den­tro del po­der ju­di­cial.

fis­cal, de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo san­cio­na­to­rio y de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal.Tam­bién se ase­so­ra y de­fien­de a las per­so­nas cuan­do son sin­di­ca­das por de­li­tos con­tra la ad­mi­nis­tra­ción Pública (in­te­rés in­de­bi­do en con­tra­ta­ción es­ta­tal, con­tra­tos sin re­qui­si­tos le­ga­les, etc.)

He­nao, or­gu­llo­so pa­dre de tres abo­ga­dos –Luís Fe­li­pe, Ju­lián Da­río y Juan Es­te­ban–, no se muer­de la len­gua al opi­nar que en Co­lom­bia la jus­ti­cia es muy dé­bil y que si con­ti­núa así el país va ca­mino a ser una Ve­ne­zue­la.

¿Por qué cree que co­mo va­mos, es­ta­mos a puer­tas de ser una Ve­ne­zue­la?

Por­que el po­der ju­di­cial no es in­de­pen­dien­te y tie­ne pro­ble­mas de le­gi­ti­mi­dad, cau­sa­dos por es­cán­da­los de co­rrup­ción y la len­ti­tud en la re­so­lu­ción de los asun­tos que lle­gan a los des­pa­chos de jue­ces y ma­gis­tra­dos, su­ma­do a la de­fi­cien­cia en la for­ma­ción de los ope­ra­do­res ju­di­cia­les.

¿Los abo­ga­dos co­lom­bia­nos es­tán a la al­tu­ra del re­to?

No y ello tie­ne unas raí­ces: en Co­lom­bia la so­cie­dad cree que no se ne­ce­si­ta un abo­ga­do pa­ra de­fen­der­lo an­te la ley sino un abo­ga­do que co­noz­ca al juez y/o que pue­da com­prar la sen­ten­cia o su ab­so­lu­ción. Es­to es

con­se­cuen­cia de la pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad del po­der ju­di­cial, lle­gan­do a ni­ve­les de per­cep­ción ne­ga­ti­va su­pe­rio­res a los con­gre­sis­tas. Co­mo abo­ga­do sien­to tris­te­za e im­po­ten­cia por el mal mo­men­to que pa­sa la jus­ti­cia y co­mo pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y pro­fe­sio­nal del de­re­cho ten­go el de­ber de con­tri­buir a que la ma­jes­tad de la jus­ti­cia re­tor­ne a su pe­des­tal. Es­to se lo­gra con el es­tu­dio, la en­se­ñan­za no só­lo de la nor­ma y la ju­ris­pru­den­cia, sino del ejer­ci­cio éti­co de la pro­fe­sión; es­tu­dian­do ri­gu­ro­sa­men­te los ca­sos de nues­tros clien­tes, que son la ra­zón de ser de nues­tra ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal.

¿Si es­tá fun­cio­nan­do co­mo de­bie­ra el sis­te­ma pe­nal acu­sa­to­rio?

El pro­ble­ma no es el sis­te­ma. De­bi­do a la ca­li­dad de los ope­ra­do­res ju­di­cia­les, la so­cie­dad co­lom­bia­na de­be ser cri­ti­ca con la aca­de­mia, abo­ga­dos y el po­der ju­di­cial por­que son res­pon­sa­bles del ba­jo ni­vel éti­co y aca­dé­mi­co de ta­les ope­ra­do­res. El te­ma no es la ora­li­dad, ya que los po­de­res le­gis­la­ti­vo y eje­cu­ti­vo hi­cie­ron los desa­rro­llos po­si­bles pa­ra que la jus­ti­cia sea efi­caz y efi­cien­te. Sin em­bar­go, si­gue sien­do una jus­ti­cia len­ta e in­efi­caz en to­das sus es­pe­cia­li­da­des.

¿Y por qué ‘sal­tó el char­co’ y aho­ra es abo­ga­do in­de­pen­dien­te? Es­tu­die de­re­cho por­que me apa­sio­na mi pro­fe­sión y la rea­li­za­ción de un abo­ga­do se en­cuen­tra en su ejer­ci­cio; hoy pue­do de­cir que el ejer­ci­cio te exi­ge ser ca­da día me­jor abo­ga­do, y hoy soy más abo­ga­do que cuan­do ter­mi­né mi pe­río­do cons­ti­tu­cio­nal co­mo ma­gis­tra­do, el más gran­de ho­nor que he re­ci­bi­do de mi patria, de lo que siem­pre es­ta­ré or­gu­llo­so. En com­pa­ñía de mi hi­jo Juan Es­te­ban ejer­ce­mos den­tro de los más al­tos es­tán­da­res éti­cos y mo­ra­les y ofre­ce­mos so­la­men­te el co­no­ci­mien­to pleno de la Ley y la ju­ris­pru­den­cia a nues­tros clien­tes que prin­ci­pal­men­te son ser­vi­do­res pú­bli­cos y ex ser­vi­do­res pú­bli­cos (mi­nis­tros, go­ber­na­do­res, al­cal­des, se­cre­ta­rios de des­pa­cho) y tam­bién par­ti­cu­la­res que re­quie­ran nues­tros ser­vi­cios en las es­pe­cia­li­da­des del de­re­cho que son ob­je­to de nues­tro es­tu­dio per­ma­nen­te. Ade­más, ase­so­ra­mos las En­ti­da­des pú­bli­cas del or­den na­cio­nal, de­par­ta­men­tal y mu­ni­ci­pal, y tam­bién tenemos ex­pe­rien­cia en la ase­so­ría a em­pre­sa­rios de di­fe­ren­tes seg­men­tos eco­nó­mi­cos que con­tra­tan con el Es­ta­do.

¿Qué ser­vi­cios pres­ta su bu­fe­te? De­re­cho dis­ci­pli­na­rio, pro­ce­sos de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo san­cio­na­to­rio con­trac­tual, pro­ce­sos de prác­ti­cas res­tric­ti­vas de la com­pe­ten­cia y tam­bién de­fen­de­mos a los ser­vi­do­res pú­bli­cos cuan­do tie­nen pro­ble­mas pe­na­les en los ti­pos que afec­tan a la ad­mi­nis­tra­ción pública. He­nao Oroz­co es abo­ga­do de la uni­ver­si­dad de An­tio­quia, con ma­gis­ter en De­re­cho en la uni­ver­si­dad Ser­gio Ar­bo­le­da, di­plo­ma­do en de­re­cho dis­ci­pli­na­rio de la Uni­ver­si­dad del Rosario y ac­tual­men­te es pro­fe­sor en Con­tra­ta­ción Es­ta­tal y De­re­cho Dis­ci­pli­na­rio en la Uni­ver­si­dad del Si­nú. Ha si­do con­fe­ren­cis­ta a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal en los te­mas en que es ex­per­to y ha ase­so­ra­do a la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de De­par­ta­men­tos, Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Pú­bli­cos, Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vías (INVIAS), ser­vi­cios Pos­ta­les Na­cio­na­les 4-72, Po­si­ti­va Com­pa­ñía de Se­gu­ros S.A., y las al­cal­días de Ca­li, Nei­va y Ja­mun­di. Ac­tual­men­te es ase­sor de la Al­cal­día de Po­pa­yán, Com­fe­nal­co Va­lle y la Uni­ver­si­dad del Si­nú, en­tre otras; y en 2007 es­cri­bió el li­bro Cho­que de va­ni­da­des, el es­tu­dio de la ac­ción de tu­te­la en las al­tas cor­tes co­lom­bia­nas, pe­ro ha si­do au­tor de va­rios ar­tícu­los de de­re­cho pu­bli­ca­dos en uni­ver­si­da­des na­cio­na­les y ex­tran­je­ras.

Por su par­te, Juan Es­te­ban He­nao Car­do­na es abo­ga­do de la uni­ver­si­dad Ser­gio Ar­bo­le­da, es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo, cons­ti­tu­cio­nal y ges­tión pública e ins­ti­tu­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y can­di­da­to a ma­gis­ter en de­re­cho pú­bli­co de la uni­ver­si­dad de los An­des. ¿Por qué hay tan­ta co­rrup­ción en Co­lom­bia?

Por la in­efi­cien­cia del po­der ju­di­cial. Las le­yes que ata­can la co­rrup­ción son du­ras, dra­co­nia­nas si se quie­re, pe­ro la efi­ca­cia de la jus­ti­cia es ca­si nu­la y es­te can­cer de la co­rrup­ción lle­go al po­der ju­di­cial y tenemos que ex­tir­par­lo cues­te lo que cues­te, due­la a quien le due­la. Afor­tu­na­da­men­te, en es­ta lu­cha con­ta­mos con el fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez y de­be­mos res­pal­dar­lo. Com­par­ta un par de ca­sos que le ha­ya pa­re­ci­do que gra­cias a su tra­ba­jo hu­bo jus­ti­cia real. Afor­tu­na­da­men­te,en el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal he­mos si­do bas­tan­te exi­to­sos y tenemos unos clien­tes por di­cha cau­sa muy fie­les y po­dría­mos men­cio­nar va­rios ex­go­ber­na­do­res, al­cal­des, pre­si­den­tes de ins­ti­tu­tos mu­ni­ci­pa­les. Que re­cuer­de es­tán los ca­sos del ex­go­ber­na­dor de Cal­das Ma­rio Aris­ti­zá­bal Mu­ñoz,del exal­cal­de de Ca­li Jor­ge Iván Os­pi­na, del ex­pre­si­den­te de Me­tro­ca­li Luís Eduar­do Barrera y del exal­cal­de de Pe­rei­ra Is­rael Lon­do­ño,en­tre otros.

¿So­bran abo­ga­dos en Co­lom­bia? Hay mu­chas uni­ver­si­da­des de ga­ra­je y a lo que tenemos que apun­tar es a la re­cu­pe­ra­ción mo­ral del ejer­ci­cio de la pro­fe­sión y la de­pu­ra­ción de las prác­ti­cas ile­ga­les den­tro del po­der ju­di­cial. Es­to se lo­gra con al­tos es­tán­da­res de for­ma­ción y va­lo­res éti­cos.

p El ex­ma­gis­tra­do Ru­bén

Da­río He­nao Oroz­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.