El aman­te de Yves St.Lau­rent

Du­ran­te me­dio si­glo Pie­rre Ber­gé y el mo­dis­to se ama­ron, se odia­ron, fue­ron so­cios, se vol­vie­ron mi­llo­na­rios y do­mi­na­ron la al­ta so­cie­dad fran­ce­sa. Es­ta es su his­to­ria.

Semana (Colombia) - - Gente -

SIN TI, YO NO SE­RÍA qui­zás aquel que soy. Sin mí, no lo es­pe­ro pe­ro lo pien­so, tú no se­rías lo que eres.Esa gran águi­la de dos ca­be­zas que azo­ta los ma­res, so­bre­pa­sa las fron­te­ras e in­va­de el mun­do con su mag­ni­tud sin par, so­mos no­so­tros”. Pie­rre Ber­gé re­ci­bió en su cum­plea­ños 57 una car­ta de Yves Saint Lau­rent con es­tas pa­la­bras. Él sa­bía que el vi­gor del di­se­ña­dor no se es­con­día en su voz tí­mi­da de eterno mu­cha­cho, sino en su mano, la mis­ma que con tijeras cor­ta­ba las telas pa­ra crear las más be­llas pren­das o to­ma­ba una plu­ma pa­ra de­cla­rar­le su amor.

Con la muer­te de Pie­rre Ber­gé, la se­gun­da al­ma de Yves Saint Lau­rent se des­va­ne­ce. El em­pre­sa­rio su­po gra­bar su nom­bre en la his­to­ria, a pe­sar de ha­ber si­do eclip­sa­do mu­chas ve­ces por la fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca de su com­pa­ñe­ro. Y es­to, gra­cias a las mu­chas fa­ce­tas que lo de­fi­nían. Ber­gé fue co­fun­da­dor de la ca­sa de mo­da Yves Saint Lau­rent, aman­te du­ran­te 50 años del gran di­se­ña­dor, me­ce­nas sin igual de las ar­tes, co­pro­pie­ta­rio del dia­rio Le Mon­de, dueño de una de las co­lec­cio­nes de ar­te más gran­des del mun­do, de­fen­sor de los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les, ac­ti­vis­ta an­ti­rra­cis­ta, li­be­ral ra­di­cal, bur­gués so­cia­lis­ta, in­te­lec­tual ira­cun­do, fi­lán­tro­po im­per­té­rri­to.

Na­ci­do en la Is­la de Olé­ron, Ber­gé lle­gó a Pa­rís en 1948,cuan­do ape­nas se ha­bía con­ver­ti­do en mayor de edad. Pa­ra so­bre­vi­vir en la ca­pi­tal,em­pe­zó a tra­ba­jar en la li­bre­ría L’Ori­gi­nal, cer­ca del río Se­na. En una no­che pri­ma­ve­ral de 1950, en una ga­le­ría de ar­te al la­do de su tra­ba­jo, en­con­tró a su pri­mer gran amor, el pin­tor ex­pre­sio­nis­ta Ber­nard Buf­fet. Co­moVan Gogh ,Ma­tis­se, Re­noir, y mu­chos otros ar­tis­tas,la pa­re­ja se ins­ta­ló en la re­gión de Pro­ven­za, en bús­que­da de la luz cá­li­da del me­dio­día fran­cés. Des­de el co­mien­zo, Ber­gé asu­mió el rol de agen­te del crea­dor. Ne­go­cia­ba con los co­mer­cian­tes de ar­te,es­ta­ble­cía los con­tac­tos con los crí­ti­cos y rea­li­za­ba las ven­tas de los cua­dros. Po­co a po­co, la fa­ma de Buf­fet se con­so­li­dó y, con ella, el dinero y to­dos los gran­des ape­lli­dos del ar­te irrum­pie­ron en to­rren­tes en la ca­sa de los amantes.

Buf­fet y Ber­gé se ama­ron qui­zás has­ta el día de la muer­te de Ch­ris­tian Dior. El rey de la mo­da de­jó su feu­do a un des­co­no­ci­do jo­ven de 21 años de voz inau­di­ble y mi­ra­da es­cu­rri­di­za lla­ma­do Yves Mat­hieu-Saint-Lau­rent, quien pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra Dior en 1958. Al fi­nal de es­ta pre­sen­ta­ción la pa­re­ja hi­zo la fi­la, co­mo los de­más in­vi­ta­dos, pa­ra fe­li­ci­tar a la nue­va es­tre­lla de la cos­tu­ra. Su ti­mi­dez y su frá­gil fi­gu­ra in­tri­ga­ron a Ber­gé. Po­co des­pués, una ami­ga de la pa­re­ja y de Dior or­ga­ni­zó una ce­na en ho­nor a Saint Lau­rent. Al fi­nal de la ve­la­da, Ber­gé pu­do ha­blar a so­las con el di­se­ña­dor cuan­do lo acom­pa­ñó a su ca­sa de la pla­za Pé­trar­que. Así na­ció el amor en­tre el tí­mi­do ge­nio crea­dor y el in­tré­pi­do ad­mi­nis­tra­dor con al­ma de men­tor. Al­gu­nos me­ses más tar­de, los dos hom­bres ya vi­vían jun­tos en Pa­rís.

Con el nue­vo amor lle­gó el fin de la paz. El Ejér­ci­to lla­mó a Saint Lau­rent a par­ti­ci­par en la gue­rra de Ar­ge­lia, y el di­se­ña­dor ca­yó en una de­pre­sión ner­vio­sa de va­rios me­ses que pro­vo­có su des­pi­do de Dior. Ber­gé le anun­ció la ma­la no­ti­cia. “Lo úni­co que tenemos que ha­cer es fun­dar una ca­sa de mo­da y tú la di­ri­gi­rás”, le res­pon­dió el crea­dor.

La re­vis­ta Pa­ris Match anun­ció el 7 de oc­tu­bre de 1961 que la ca­sa de mo­da Yves Saint Lau­rent ha­bía na­ci­do. Ber­gé la administraba con mano de hie­rro, sen­ti­do

prag­má­ti­co, in­tran­si­gen­cia y una irri­ta­bi­li­dad le­gen­da­ria. Y,ade­más, se sir­vió de una es­tra­te­gia co­mer­cial sub­ver­si­va. “Su fuer­za es la de ha­ber es­truc­tu­ra­do, or­ga­ni­za­do y da­do una di­men­sión in­dus­trial a la re­vo­lu­ción de Yves Saint Lau­rent. Desa­rro­lló los con­tra­tos con la fá­bri­ca Men­dès, apo­yó el ar­te de la al­ta cos­tu­ra, de los fa­bri­can­tes de ac­ce­so­rios, de los bor­da­do­res, y tam­bién desa­rro­lló las li­cen­cias. Así con­vir­tió un nom­bre en una mar­ca y la po­si­cio­nó es­tra­té­gi­ca­men­te en el mer­ca­do de per­fu­mes”, ex­pli­ca a SE­MA­NA Lau­ren­ce Be­naïm, es­cri­to­ra, bió­gra­fa del di­se­ña­dor y con­se­je­ra cien­tí­fi­ca del mu­seo Yves Saint Lau­rent de Ma­rra­kech.

Ba­jo la ba­tu­ta de Ber­gé,Yves Saint Lau­rent abrió su pri­me­ra tien­da prêt-à-por­ter y sus co­lec­cio­nes co­no­cie­ron un éxi­to mun­dial. Los ves­ti­dos Mon­drian de 1965, los di­se­ños pop de 1966 o la es­té­ti­ca afri­ca­na de 1967 des­lum­bra­ron.

Pe­ro la re­la­ción de los dos hom­bres nun­ca fue fá­cil, so­bre to­do en los años se­ten­ta. El al­cohol y las dro­gas ex­tra­via­ron a Saint Lau­rent. Las eter­nas no­ches or­giás­ti­cas en el Club Sept se vol­vie­ron un ri­to que lo de­ja­ba des­gas­ta­do y a ve­ces hos­pi­ta­li­za­do. Al­gu­nas ve­ces se per­dió en los bra­zos de otros hom­bres, co­mo en los del dandy de­ca­den­te Jac­ques de Bas­cher, aman­te del di­se­ña­dor Karl La­ger­feld. Ber­gé, a pe­sar de to­do, se­guía de­trás de él, lo cui­da­ba, lo pro­te­gía co­mo un ni­ño que no sa­bía lo que ha­cía.

En los años ochen­ta Pie­rre Ber­gé ya era un nom­bre in­elu­di­ble en la eli­te fran­ce­sa y mun­dial.Con los 14 años de la mo­nar­quía del so­cia­lis­ta Fra­nçois Mit­te­rrand, el em­pre­sa­rio ob­tu­vo lo úni­co que le fal­ta­ba: el po­der po­lí­ti­co. El mul­ti­mi­llo­na­rio se vol­vió ami­go del pre­si­den­te y con­vir­tió Glo­be, re­vis­ta de la que era pro­pie­ta­rio, en he­rra­mien­ta de pro­pa­gan­da pa­ra la re­elec­ción de Mit­te­rrand en 1988. Lue­go de la vic­to­ria del so­cia­lis­ta, Ber­gé fue nom­bra­do pre­si­den­te de la Ópe­ra de Pa­rís, don­de im­pu­so el es­ti­lo au­to­ri­ta­rio que ha­cía tem­blar las pa­sa­re­las. Cin­co años más tar­de, de­jó su pues­to y se de­di­có a in­ver­tir su for­tu­na en gran­des pro­yec­tos cul­tu­ra­les. Gra­cias a él, el Mu­seo del Lou­vre lo­gró ob­te­ner nue­vas obras, y fue­ron res­tau­ra­das dos sa­las de la Na­tio­nal Ga­llery, los es­pa­cios del Cen­tro Pom­pi­dou, y la ca­sa del es­cri­tor Emi­le Zo­la.

Ber­gé tam­bién uti­li­zó su dinero pa­ra lu­char con­tra el si­da, el ra­cis­mo y la ho­mo­fo­bia. El em­pre­sa­rio apo­yó con ím­pe­tu Act Up, aso­cia­ción con­tra el si­da fa­mo­sa por po­ner­le un con­dón gi­gan­tes­co al obe­lis­co de la pla­za de la Con­cor­de, y creó la aso­cia­ción Si­dac­tion.Tam­bién res­pal­dó SOS-Ra­cis­mo,ayu­dó a la crea­ción de la re­vis­ta gay Tê­tu y fue una de las gran­des fi­gu­ras que im­pul­sa­ron el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual en Fran­cia.

El pri­me­ro de ju­nio de 2008 fue el día más tris­te de su vi­da. Un cán­cer de ce­re­bro se lle­vó al gran Saint Lau­rent. “Es la úl­ti­ma vez que te ha­blo, Yves. Me di­ri­jo a ti, que no me res­pon­des, que no me es­cu­chas… Ten­dre­mos que se­pa­rar­nos”, di­jo Ber­gé, con­mo­vi­do, du­ran­te las exe­quias del aman­te de su vi­da.

Qui­zás por­que odia­ba la nos­tal­gia, Ber­gé de­ci­dió subas­tar la co­lec­ción de ar­te que acu­mu­ló du­ran­te dé­ca­das con Saint Lau­rent. Obras de Mon­drian, Ma­net, Pi­cas­so,Ma­tis­se y Du­champ,en­tre otras, le de­ja­ron 374 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta ven­ta del si­glo le per­mi­tió con­ti­nuar con sus ac­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas y sus ve­lei­da­des de gran bur­gués. Su úl­ti­mo gran ca­pri­cho fue sal­var de la cri­sis al dia­rio más im­por­tan­te del país en 2010. “No ob­tu­ve mi di­plo­ma de se­cun­da­ria, pe­ro com­pré ‘Le Mon­de’”, so­lía de­cir.

Al fi­nal de su vi­da, de­bi­li­ta­do por una mio­pa­tía, Pie­rre Ber­gé evo­ca­ba la eu­ta­na­sia co­mo úl­ti­mo ac­to de li­ber­tad. La muer­te se le ade­lan­tó.El águi­la de dos ca­be­zas que azo­ta los ma­res des­can­sa en paz.

EN 1961 NA­CIÓ LA CA­SA DE MO­DA YVES SAINT LAU­RENT, Y BER­GÉ, PRAG­MÁ­TI­CO, LA ADMINISTRABA CON PU­ÑO DE HIE­RRO

La fi­gu­ra de su pa­re­ja no lo eclip­só. Ber­gé fue co­fun­da­dor de la ca­sa de mo­da, me­ce­nas de las ar­tes, co­pro­pie­ta­rio de ‘Le Mon­de’, ac­ti­vis­ta an­ti­rra­cis­ta, li­be­ral ra­di­cal, bur­gués so­cia­lis­ta y más.

Ber­gé co­no­ció a St. Lau­rent cuan­do el mo­dis­to ape­nas pre­sen­ta­ba su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra la ca­sa Dior en 1958. Al fi­nal de ese des­fi­le Ber­gé hi­zo fi­la pa­ra fe­li­ci­tar a la nue­va es­tre­lla de la cos­tu­ra. Su ti­mi­dez y su frá­gil fi­gu­ra lo in­tri­ga­ron.

Tras la muer­te de su ama­do en 2008, Ber­gé subas­tó

la co­lec­ción de ar­te que acu­mu­ló con él. Obras de Mon­drian, Lé­ger, Ma­net, Pi­cas­so, Ma­tis­se y Du­champ,

en­tre otras, le de­ja­ron 374 mi­llo­nes de eu­ros.

Ha­ce dos años po­só pa­ra una fo­to me­mo­ra­ble, fren­te al re­tra­to que el es­ta­dou­ni­den­se Andy War­hol hi­zo de su al­ma ge­me­la, que guar­da­ba en su ofi­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.