El es­pa­ñol de la W

Mu­chos co­no­cen su voz, po­cos han vis­to su ca­ra. ¿Quién es es­te cul­tí­si­mo y bien in­for­ma­do ca­ta­lán que se ha con­ver­ti­do en una pie­za cla­ve en el equi­po pe­rio­dís­ti­co de Julio Sán­chez Cris­to?

Semana (Colombia) - - Sumario -

CON EL PA­SO DE los días, las vo­ces de la ra­dio se con­vier­ten en más que so­lo eso. Ad­quie­ren las cua­li­da­des de una pre­sen­cia cer­ca­na que com­par­te des­de los he­chos más frí­vo­los has­ta los que cam­bian el cur­so de la hu­ma­ni­dad. Por po­co más de cin­co años, en la me­sa de tra­ba­jo de las ma­ña­nas en la W Ra­dio, Ra­fael Man­zano se ha ga­na­do un lu­gar pro­pio y apre­cia­do por la au­dien­cia. Su es­ti­lo in­for­ma­do, uni­ver­sal y fran­co da mues­tras de una ca­ba­lle­ro­si­dad que ex­tien­de a hom­bres y mu­je­res por igual, es­tén o no de acuer­do.

Cu­rio­sa­men­te, Man­zano no cree en las vo­ces y ase­gu­ra que, co­mo a la ma­yo­ría de los mor­ta­les, es­cu­char­se le da una pe­na te­rri­ble. “Creo en los con­te­ni­dos”, sen­ten­cia des­de Ma­drid. “A me­nos que seas tar­ta­mu­do, tú tie­nes tu opor­tu­ni­dad en la ra­dio si tie­nes his­to­rias que con­tar y las sa­bes con­tar”. Y es­te na­ti­vo de Bar­ce­lo­na sí que tie­ne te­la pa­ra cortar. Man­zano se crio en sa­las de redacción en las que tra­ba­ja­ba su pa­dre. Adop­tó la re­por­te­ría y su pro­pio queha­cer pe­rio­dís­ti­co lo lle­vó años des­pués a Mos­cú mien­tras la Unión So­vié­ti­ca se di­sol­vía.

Vino a Co­lom­bia en­via­do por el Gru­po Pri­sa pa­ra asu­mir el car­go de vi­ce­pre­si­den­te de pro­gra­ma­ción de Ca­ra­col Ra­dio. En ese año lar­go en Co­lom­bia in­flu­yó en el pa­no­ra­ma in­for­ma­ti­vo del país, ra­dial has­ta la mé­du­la, al traer for­ma­tos que hoy pa­re­cen de to­da la vi­da, co­mo el ca­so de Ho­ra 20 :“Creía que un país don­de se da­ban plo­mo a me­nu­do te­nía que dis­cu­tir más a me­nu­do. Me in­tere­sa­ba que gen­te con sen­si­bi­li­da­des dis­tin­tas pu­die­ra po­ner­se al­re­de­dor de una me­sa y dis­cu­tir”, cuen­ta. Lue­go de Co­lom­bia pa­só seis años en Ar­gen­ti­na y, en­ton­ces, has­tia­do del aje­treo y los des­pla­za­mien­tos, de­ci­dió dar­se un res­pi­ro del tra­ba­jo.

Su pau­sa pro­fe­sio­nal du­ró has­ta que vie­jos co­no­ci­dos de Co­lom­bia y Ma­drid to­ca­ron a su puer­ta un año y me­dio des­pués. Alejandro Nie­to, a quien Man­zano re­co­no­ce co­mo su guía y la­za­ri­llo en Co­lom­bia, y a quien ex­tra­ña pro­fun­da­men­te (mu­rió en 2016), le con­tó que Julio Sán­chez re­cién ha­bía per­di­do una fi­gu­ra en su me­sa de tra­ba­jo y bus­ca­ba al­guien que tu­vie­ra el mun­do en la ca­be­za y ca­pa­ci­dad de aná­li­sis. Con Julio ha­bla­ron, acor­da­ron dar­se un mes de prue­ba, en el que si al­gu­na de las par­tes no que­da­ba sa­tis­fe­cha, de­ja­rían el río co­rrer, se to­ma­rían al­gún tra­go y se­gui­rían su ca­mino se­pa­ra­dos.

Cin­co años des­pués los co­lom­bia­nos re­co­no­cen am­plia­men­te la voz de Man­zano. No so­lo ha­ce par­te del pro­gra­ma de la ma­ña­na, el más es­cu­cha­do de esa fran­ja, sino que tam­bién com­ple­men­ta el pro­gra­ma de Vicky Dá­vi­la. A las ocho de la ma­ña­na co­mien­za el día, y apro­ve­cha que vi­ve cer­ca de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Es­pa­ña pa­ra lle­gar ma­dru­ga­do a leer to­dos los pe­rió­di­cos es­pa­ño­les, in­gle­ses y fran­ce­ses, y con­sul­tar los es­ta­dou­ni­den­ses por in­ter­net; con­sig­na en su li­bre­ta los te­mas que men­cio­na­rá en el pro­gra­ma, una cos­tum­bre que he­re­dó de su pa­dre.

Lle­ga a la emi­so­ra a las dos de la tar­de, es de­cir, a las sie­te de la ma­ña­na de Co­lom­bia, una ho­ra an­tes de sa­lir al ai­re. En ese lap­so com­ple­men­ta sus te­mas con ca­bles de úl­ti­ma ho­ra y cie­rra su guion. Y lue­go vie­ne la cas­ca­da de opi­nio­nes, diá­lo­gos, en­tre­vis­tas, de­ba­tes y co­men­ta­rios. A las diez de la no­che lle­ga a ca­sa, re­vi­sa un par de pe­rió­di­cos pa­ra evi­tar que al­gún te­ma sen­si­ble se le es­ca­pe, y lue­go se rinde a los li­bros. Es­tos días an­da su­mer­gi­do en El Qui­jo­te: “Voy a co­ger el co­che y me voy a re­co­rrer por don­de pa­só el Qui­jo­te por Cas­ti­lla-La Mancha. Con el li­bro ba­jo el bra­zo, voy a ver dón­de se enamo­ró, dón­de le die­ron la pa­li­za, dón­de se pe­leó con los mo­li­nos de vien­to.Voy a co­mer lo que co­mía y a dar­me un pa­seo le­yen­do lo que cuen­ta”.

Re­cién cum­plió 66 años, pe­ro no hi­zo na­da es­pe­cial pues “a par­tir de los 50 los cum­plea­ños no se ce­le­bran, se con­me­mo­ran”. Le sue­na la idea de ser abue­lo, y di­ce que es pro­ba­ble que su hi­jo mayor, que tra­ba­ja en Pa­rís, es­té en ca­mino de dar­le esa sa­tis­fac­ción. Mien­tras eso su­ce­de, tra­ta­rá de lle­var a buen puer­to la no­ve­la que vie­ne es­cri­bien­do des­de que vi­vió en Mos­cú y que por ex­cu­sas y ocu­pa­cio­nes ha de­ja­do de la­do. “No se­rá nin­gu­na ma­ra­vi­lla, pe­ro al me­nos me qui­ta­ré la es­pi­ni­ta de fi­nal­men­te lo­grar ha­cer eso que me pro­pu­se”. Tam­bién si­gue to­can­do rock con su hi­jo me­nor, de 21 años. Pe­ro Ra­fael no can­ta, pues le aver­güen­za su voz, la mis­ma que en Co­lom­bia pro­yec­ta la ima­gen de un hom­bre in­for­ma­do, sen­sa­to y ho­nes­to.

MAN­ZANO HA­CE PAR­TE AC­TI­VA DE LA RA­DIO CO­LOM­BIA­NA, QUE CON­SI­DE­RA MUY EXPORTABLE Y DI­NÁ­MI­CA. PE­RO TAM­BIÉN RE­CO­NO­CE QUE PO­DRÍA SER UN PO­CO ME­NOS ‘OPINATIVA’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.