Cuán­do sir­ven las te­ra­pias de pa­re­ja

Semana (Colombia) - - Sumario -

SE CAL­CU­LA QUE 18 por cien­to de los ca­sa­dos vi­ven lu­chan­do por sal­var la re­la­ción y su­pe­rar sus di­fe­ren­cias, que en su ma­yo­ría apa­re­cen por el ma­ne­jo del dinero o por pro­ble­mas en la ca­ma. Bue­na par­te de es­tas unio­nes no lo­gra so­bre­vi­vir. Se­gún ci­fras de la Su­pe­rin­ten­den­cia de No­ta­ria­do y Re­gis­tro, los di­vor­cios en Co­lom­bia han au­men­ta­do 30 por cien­to des­de 2014, y se cal­cu­la que por ca­da tres pa­re­jas que se ca­san en las no­ta­rías co­lom­bia­nas, una se se­pa­ra. Por es­to, mu­chos se pre­gun­tan por la efec­ti­vi­dad de la te­ra­pia de pa­re­ja, una in­ter­ven­ción que con­sis­te en sen­tar a ha­blar a los dos es­po­sos fren­te a un ter­ce­ro.

Los ex­per­tos di­cen que es de gran ayu­da. Ha­blar con una ter­ce­ra per­so­na en­tre­na­da en es­tos te­mas “abre la men­ta­li­dad rí­gi­da en la que ca­da uno se en­cuen­tra”, di­ce el te­ra­peu­ta Da­vid Ja­mes Lees. Ade­más, pue­de re­cor­dar­les a los dos la ra­zón por la cual se jun­ta­ron. En es­tos en­cuen­tros se bus­ca lle­gar a la raíz del re­sen­ti­mien­to, y a par­tir de ahí se sa­can he­rra­mien­tas pa­ra cons­truir una nue­va re­la­ción. Pues co­mo di­cen, no se pue­de cam­biar lo que no se en­tien­de.

Pe­ro pa­ra que ten­ga éxi­to es ne­ce­sa­rio se­guir cier­tas pau­tas. La más im­por­tan­te es ir a tiem­po, es de­cir, an­te el me­nor in­di­cio de in­sa­tis­fac­ción y an­tes de que ex­plo­ten el ren­cor y la ra­bia. “Cuan­do ya no se sien­ten a gus­to, de­jan de com­par­tir co­sas que an­tes ha­cían jun­tos o que los acer­ca­ban o sien­ten cier­to fas­ti­dio por el otro”, di­ce la psi­có­lo­ga Lo­re­na Ri­co. El pro­ble­ma es que la ma­yo­ría so­lo acu­de cuan­do ya es de­ma­sia­do tar­de y los pro­ble­mas han avan­za­do.En esas cir­cuns­tan­cias el psi­có­lo­go

Ha­blar con un ex­per­to ayu­da a sal­var ma­tri­mo­nios, pe­ro so­lo al ha­cer­lo a tiem­po, an­tes de que los sín­to­mas de in­sa­tis­fac­ción se desa­rro­llen.

tie­ne que “ac­tuar más co­mo un bom­be­ro que co­mo un te­ra­peu­ta”, di­ce Cas­tri­llón.

Tam­bién es ne­ga­ti­vo ir con agen­das ocul­tas. Se dan ca­sos en que un cón­yu­ge quie­re con­ven­cer al te­ra­peu­ta de que su pun­to de vis­ta es el co­rrec­to y ju­gar al pa­pel del po­li­cía bueno. Otros so­lo van pa­ra que des­pués no di­gan que no lo in­ten­ta­ron. “En su co­ra­zón no quie­ren es­tar ahí, pe­ro tam­po­co quie­ren ter­mi­nar co­mo cul­pa­bles”, di­ce Cas­tri­llón. La te­ra­pia tam­po­co

fun­cio­na cuan­do ya no hay amor o uno de los dos no es­tá in­tere­sa­do en re­cu­pe­rar la re­la­ción. Por eso, en la pri­me­ra ci­ta Cas­tri­llón les pre­gun­ta a ca­da uno por se­pa­ra­do si es­tá real­men­te in­tere­sa­do en ese pro­ce­so.Aun cuan­do la in­fi­de­li­dad re­mue­ve los ci­mien­tos de la re­la­ción, la te­ra­pia pue­de ayu­dar. Se re­que­ri­rá de mu­cho más tiem­po por­que hay que re­cu­pe­rar la con­fian­za. Y las pa­re­jas con más pro­ba­bi­li­dad de lo­grar­lo son aque­llas en las que la per­so­na afec­ta­da por

lo ca­chos po­ne con­di­cio­nes y la otra las acep­ta y las si­gue.

Hay que te­ner en cuen­ta que la te­ra­pia de pa­re­ja no so­lo sir­ve pa­ra sal­var un ma­tri­mo­nio, sino tam­bién pa­ra ha­cer más lle­va­de­ro el even­tual di­vor­cio.“La ma­yo­ría lle­ga pa­ra arre­glar­se, pe­ro esa no es la úni­ca al­ter­na­ti­va”, di­ce Die­go Cas­tri­llón. “Otra po­si­bi­li­dad es que­dar­se ba­jo un mis­mo te­cho, pe­ro sin ha­cer­se tan­to da­ño.Tam­bién es­tá la op­ción de lo­grar una rup­tu­ra lo me­nos trau­má­ti­ca po­si­ble”.

p Las te­ra­pias de pa­re­ja no so­lo sir­ven pa­ra li­mar as­pe­re­zas, sino tam­bién pa­ra ayu­dar­la a di­vor­ciar­se bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.