¿SE ROM­PIÓ LA PI­TA?

Ger­mán Var­gas co­mien­za a des­li­zar­se ha­cia el uri­bis­mo. Esa es­tra­te­gia tie­ne ries­gos pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Semana (Colombia) - - Nación -

HAS­TA HACE MUY PO­COS días, el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos les con­ta­ba a sus in­vi­ta­dos que una de las cua­li­da­des que más ad­mi­ra­ba en Ger­mán Var­gas era la leal­tad. A pe­sar de me­ses de ru­mo­res so­bre un dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos, eso no ha­bía su­ce­di­do. Hace ape­nas 15 días al­mor­za­ron en la Ca­sa de Na­ri­ño y los tér­mi­nos fue­ron tan cor­dia­les co­mo siem­pre.

En esa reunión, sin em­bar­go, hu­bo una no­ve­dad. Pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, Var­gas le di­jo al pre­si­den­te: “Us­ted sa­be que yo siem­pre he te­ni­do unas di­fe­ren­cias con el pro­ce­so de paz, pe­ro tam­bién que soy una per­so­na prag­má­ti­ca y razonable y un ami­go su­yo. Por lo tan­to, lo que a us­ted le con­vie­ne es que yo sea su su­ce­sor y pa­ra eso ne­ce­si­to que me dé es­pa­cio pa­ra ma­nio­brar”. Qui­so de­cir­le, aun­que no lo pu­so en esos tér­mi­nos, que de­fen­dien­do el pro­ce­so de paz con el res­pal­do del Par­ti­do Li­be­ral y del Par­ti­do de la U él no po­día lle­gar a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

En el pa­sa­do San­tos y Var­gas ha­bían con­tem­pla­do la po­si­bi­li­dad de que el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te fue­ra el can­di­da­to de una coa­li­ción de esos dos par­ti­dos y Cam­bio Ra­di­cal. El cri­te­rio no era tan­to la cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca co­mo la ne­ce­si­dad de de­rro­tar a Uri­be. Pe­ro los je­fes de La U y del Par­ti­do Li­be­ral co­mo Roy Ba­rre­ras, Ar­man­do Be­ne­det­ti, Juan Fernando Cris­to, Hum­ber­to de la Ca­lle, Ho­ra­cio Serpa y el pro­pio César Ga­vi­ria se opu­sie­ron con el ar­gu­men­to de que un crí­ti­co no po­día enar­bo­lar la ban­de­ra de la paz.

Ce­rra­da esa puer­ta, a Var­gas le to­có es­tu­diar otras op­cio­nes. El pro­ble­ma era que tam­bién de­bía jus­ti­fi­car ante el país cual­quier mo­vi­da po­lí­ti­ca, pues al fin y al ca­bo ha­bía si­do la fór­mu­la de San­tos pa­ra la re­elec­ción y el hom­bre fuerte de su go­bierno.

Ar­gu­men­tos, sin em­bar­go, te­nía. Aun­que el te­ma cen­tral de la re­elec­ción fue la paz, es­ta­ba cla­ro que el co­pi­lo­to de

VAR­GAS SA­BE QUE PA­RA LLE­GAR A LA PRE­SI­DEN­CIA NE­CE­SI­TA DIS­TAN­CIAR­SE DEL GO­BIERNO Y ASU­MIR PO­SI­CIO­NES CRÍ­TI­CAS QUE NO LE VAN A GUS­TAR A SAN­TOS

San­tos siem­pre ha si­do un hom­bre de de­re­cha. Du­ran­te la ne­go­cia­ción de La Ha­ba­na él se en­car­ga­ba de de­jar sa­ber que era un es­cép­ti­co, pe­ro que por leal­tad con el go­bierno iba a pa­sar aga­cha­do. De ahí que nun­ca se pro­nun­cia­ba so­bre el te­ma y tra­ta­ba de es­ca­par­se de la fo­to ca­da vez que ha­bía una ce­re­mo­nia al­re­de­dor del mis­mo.

En ese con­tex­to co­men­zó a des­mar­car­se de la Uni­dad Na­cio­nal. A eso se re­fe­ría cuan­do le pi­dió al pre­si­den­te es­pa­cio pa­ra ma­nio­brar. Sin em­bar­go, su gri­to de in­de­pen­den­cia tu­vo dos eta­pas. En la pri­me­ra, Var­gas Lle­ras y su ban­ca­da cri­ti­ca­ban as­pec­tos de la im­ple­men­ta­ción del pro­ce­so, pe­ro al fi­nal vo­ta­ban a fa­vor. En la se­gun­da, la más re­cien­te, las crí­ti­cas iban acom­pa­ña­das del vo­to ne­ga­ti­vo de Cam­bio Ra­di­cal.

Lo an­te­rior inevi­ta­ble­men­te te­nía que com­pli­car la re­la­ción con el pre­si­den­te. La es­tra­te­gia de que Var­gas era ami­go de San­tos pe­ro crí­ti­co de su pro­ce­so de paz era sos­te­ni­ble mien­tras el par­ti­do del vi­ce­pre­si­den­te vo­ta­ra con la coa­li­ción de go­bierno. Pe­ro cuan­do este pa­só a la opo­si­ción, se vol­vió inviable se­guir ca­mi­nan­do por la cuer­da flo­ja.

Eso fue lo que su­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da con el anun­cio de que Cam­bio Ra­di­cal vo­ta­rá ne­ga­ti­va­men­te la ley es­ta­tu­ta­ria de la JEP. Ese es el co­ra­zón de los acuer­dos de La Ha­ba­na y el pun­to de ho­nor más im­por­tan­te pa­ra las Farc. Pa­ra el go­bierno esa jus­ti­cia tran­si­cio­nal re­sul­tó de una di­fí­cil ne­go­cia­ción que el Es­ta­do de­be hon­rar. Cam­bio Ra­di­cal al igual que el Cen­tro De­mo­crá­ti­co con­si­de­ran que la prio­ri­dad es más bien mo­di­fi­car­la, y de pa­so agre­gan –ca­da uno por su la­do– que tam­po­co es­tán de acuer­do con la for­ma co­mo que­dó ne­go­cia­da la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de los ex­gue­rri­lle­ros. En el fon­do sus crí­ti­cas pre­ten­den prác­ti­ca­men­te de­rrum­bar los dos pi­la­res del pro­ce­so de paz.

En eso es­ta­ban las co­sas cuan­do se pre­sen­ta­ron dos nue­vas si­tua­cio­nes. 1) En su dis­cur­so ante la Con­ven­ción Li­be­ral, César Ga­vi­ria acu­só a San­tos de es­tar ju­gan­do con car­tas mar­ca­das por apo­yar la can­di­da­tu­ra de Ger­mán Var­gas. 2) La opo­si­ción ar­mó un gran re­vue­lo cuan­do se dio a co­no­cer la lis­ta de los ma­gis­tra­dos que in­te­gra­rán la JEP. San­tos se en­con­tró en­ton­ces en la in­ma­ne­ja­ble si­tua­ción de ser acu­sa­do de pro­mo­ver la cam­pa­ña de Var­gas y si­mul­tá­nea­men­te te­ner al par­ti­do de este blo­quean­do la im­ple­men­ta­ción en el Con­gre­so.

En cuan­to a la elec­ción de los ma­gis­tra­dos de esa ju­ris­dic­ción, la pro­tes­ta se in­ten­si­fi­có y tu­vo mu­cho eco. La con­tro­ver­sia ha gi­ra­do al­re­de­dor del ses­go po­lí­ti­co atri­bui­do a va­rios de los 51 ele­gi­dos. En eso hay al­go de ver­dad. Los ca­sos que van a lle­gar ante la JEP abar­can bá­si­ca­men­te vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, y la ma­yo­ría de los abo­ga­dos que tie­nen tra­yec­to­ria en ese cam­po son de iz­quier­da, co­mo sue­le su­ce­der en el mun­do en­te­ro.

Eso no sig­ni­fi­ca que va­ya a ha­ber ne­ce­sa­ria­men­te ar­bi­tra­rie­da­des, pues el pro­ce­so de se­lec­ción fue ri­gu­ro­so y las de­ci­sio­nes, al ser colectivas, se­rán el re­sul­ta­do de pe­sos y con­tra­pe­sos. Sin em­bar­go, en un asun­to tan de­li­ca­do co­mo el de una nue­va ju­ris­dic­ción con po­de­res am­plí­si­mos, el re­qui­si­to no es so­lo ser neu­tral, sino pa­re­cer­lo. Y en un tri­bu­nal de esa na­tu­ra­le­za pa­ra­dó­ji­ca­men­te es más fá­cil lo pri­me­ro que lo se­gun­do.

Con tan­tas ten­sio­nes la pi­ta se es­ta­ba es­ti­ran­do de­ma­sia­do y que­dó a pun­to de rom­per­se. El pre­si­den­te ame­na­zó al de­cir que quien no apo­ye la JEP, no se pue­de que­dar en el go­bierno. Esa po­si­ción ló­gi­ca co­rres­pon­de a lo que des­de hace me­ses ve-

DU­RAN­TE LA NE­GO­CIA­CIÓN DE LA HA­BA­NA VAR­GAS DE­JA­BA SA­BER QUE ERA ES­CÉP­TI­CO PE­RO MAN­TE­NÍA LA LEAL­TAD CON EL GO­BIERNO. AHO­RA SÍ EM­PE­ZÓ A DES­MAR­CAR­SE

nían pre­sio­nan­do los li­be­ra­les y La U. Se en­ten­dió de in­me­dia­to que eso sig­ni­fi­ca­ba de­jar a Cam­bio Ra­di­cal por fue­ra de la pi­ña­ta bu­ro­crá­ti­ca, de la cual le ha­bían caí­do mu­chos dul­ces.

Sin em­bar­go, el ex­vi­ce­pre­si­den­te y sus vo­ce­ros en lu­gar de achi­co­pa­lar­se, sa­ca­ron pe­cho. Re­ci­tan­do to­dos el mis­mo li­bre­to, ar­gu­men­ta­ron que “los prin­ci­pios no se ne­go­cian” y que res­pe­ta­ban “el fue­ro pre­si­den­cial”. Ini­cial­men­te, ese cru­ce de fra­ses desafian­tes pa­re­ció que­dar en el ai­re pues du­ran­te un par de días ni Cam­bio Ra­di­cal re­nun­ció a sus cuo­tas, ni el pre­si­den­te los ex­pul­só del go­bierno. Al cie­rre de es­ta edi­ción, so­la­men­te se ru­mo­ra­ba que la pró­xi­ma se­ma­na sal­dría el su­per­in­ten­den­te de No­ta­ria­do.

Pe­ro es evi­den­te que Ger­mán Var­gas de­ci­dió ju­gar­se su can­di­da­tu­ra por la de­re­cha, lo cual en la prác­ti­ca con­sis­te en pes­car vo­tos uri­bis­tas. La cu­ña de te­le­vi­sión que Cam­bio Ra­di­cal sa­có hace po­cos días de­ja eso cla­ro, tal vez de­ma­sia­do. En un guion que po­drían ha­ber es­cri­to Fernando Lon­do­ño o Jo­sé Ob­du­lio Ga­vi­ria, se afir­ma en­tre otras co­sas que “Las Farc pre­ten­den lle­var a Co­lom­bia al co­mu­nis­mo y a la tra­ge­dia de Ve­ne­zue­la, al au­to­ri­ta­ris­mo, al ham­bre y a la po­bre­za… si los de­ja­mos, nos pue­den lle­var a la dic­ta­du­ra y al atraso. Por eso Cam­bio Ra­di­cal, con el apo­yo de los co­lom­bia­nos, los va a en­fren­tar en de­mo­cra­cia y los va a de­rro­tar”.

Con fra­ses co­mo esa San­tos le ve se­rias du­das a la teo­ría de Var­gas de que él era un ami­go que sim­ple­men­te ne­ce­si­ta­ba un po­co de es­pa­cio de ma­nio­bra. No en vano lo úni­co que le fal­tó a esa pro­pa­gan­da fue men­cio­nar la ‘ame­na­za cas­tro­cha­vis­ta’, que se­ría el equi­va­len­te a pe­dir un car­net del Cen­tro De­mo­crá­ti­co.

QUE VAR­GAS ACA­BE DE CAN­DI­DA­TO DE UNA COA­LI­CIÓN DE DE­RE­CHA SO­LO ES PO­SI­BLE SI NO DES­PE­GAN MARTA LU­CÍA RA­MÍ­REZ NI LA CAN­DI­DA­TU­RA URIBISTA

Aun­que la alian­za en­tre es­tos dos par­ti­dos no se ha for­ma­li­za­do, es ob­vio pa­ra dón­de quie­re ir Var­gas Lle­ras. Sin em­bar­go, su es­tra­te­gia tie­ne ries­gos. A pe­sar de que las en­cues­tas mues­tran que apo­ya­do por Uri­be po­dría ser im­ba­ti­ble, ese es­ce­na­rio to­da­vía no es­tá a la vis­ta. Hace nue­ve años que los dos no se ha­blan; aun­que cuan­do ca­da uno tu­vo pro­ble­mas de­li­ca­dos de sa­lud, sus es­po­sas se lla­ma­ron mu­tua­men­te.

En la ac­tua­li­dad, los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción en­tre los ban­dos es­tán ac­ti­vos, pe­ro a tra­vés de in­ter­me­dia­rios. Las coin­ci­den­cias al­re­de­dor de las crí­ti­cas al pro­ce­so de paz y a la re­for­ma tri­bu­ta­ria los unen, pe­ro nin­guno es­tá dis­pues­to a dar el sal­to de pri­me­ro, y me­nos Uri­be. El ex­pre­si­den­te ha pues­to a com­pe­tir du­ran­te un año a sus cin­co pre­can­di­da­tos y no pue­de de­jar­los col­ga­dos de la bro­cha de la no­che a la ma­ña­na. Aun­que nin­guno des­pe­ga, en el Cen­tro De­mo­crá­ti­co exis­te la con­vic­ción de que el día que se sepa el nom­bre del un­gi­do y se le pre­sen­te al país co­mo el can­di­da­to de Álvaro Uri­be, se va a dis­pa­rar en las en­cues­tas.

Pa­ra Var­gas tam­bién exis­te el pro­ble­ma de que Uri­be y Pastrana hi­cie­ron una alian­za en la cual los dos se com­pro­me­tie­ron a apo­yar un so­lo can­di­da­to. El ex­pre­si­den­te con­ser­va­dor es­tá ilu­sio­na­do con la po­si­bi­li­dad de que Marta Lu­cía Ra­mí­rez de­rro­te a cual­quie­ra de los as­pi­ran­tes del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, ya sea en una en­cues­ta o en una con­sul­ta in­ter­par­ti­dis­ta.

Por lo tan­to, pa­ra que Var­gas aca­be de can­di­da­to de una coa­li­ción de de­re­cha en la pri­me­ra vuel­ta se ne­ce­si­ta que fra­ca­sen los dos es­ce­na­rios an­te­rio­res: la de que no des­pe­guen ni la can­di­da­tu­ra uribista ni la de Marta Lu­cía Ra­mí­rez.

Con ese pa­no­ra­ma, la po­si­bi­li­dad de que se con­cre­te en pri­me­ra vuel­ta una alian­za en­tre Var­gas y Uri­be pa­re­ce re­mo­ta. Si de ca­sua­li­dad el can­di­da­to uri­be-pas­tra­nis­ta no pa­sa a la se­gun­da vuel­ta y Var­gas sí, la si­tua­ción se­ría di­fe­ren­te. Am­plios sec­to­res del Cen­tro De­mo­crá­ti­co y de los con­ser­va­do­res apo­ya­rían al ex­vi­ce­pre­si­den­te pa­ra evi­tar el triun­fo de lo que ellos con­si­de­ran la ame­na­za de la iz­quier­da.

Sin em­bar­go, este úl­ti­mo li­bre­to tam­bién tie­ne pro­ble­mas. Sig­ni­fi­ca­ría que Var­gas ten­dría que pa­sar a la se­gun­da vuel­ta sin el apo­yo de la coa­li­ción de go­bierno ni del uri­bis­mo. Co­mo se ha di­cho mu­chas ve­ces en es­ta cam­pa­ña, el que no ten­ga alian­zas en la pró­xi­ma elec­ción no lle­ga. Y has­ta aho­ra Ger­mán Var­gas sigue so­lo.

GER­MÁN VAR­GAS DE­CI­DIÓ JU­GAR­SE SU CAN­DI­DA­TU­RA POR LA DE­RE­CHA, LO CUAL EN LA PRÁC­TI­CA CON­SIS­TE

EN PES­CAR VO­TOS URI­BIS­TAS

GER­MÁN VAR­GAS

JUAN MANUEL SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.