Ca­yó una em­pre­sa­ria es­tre­lla

Semana (Colombia) - - Nación -

LUZ MARY GUE­RRE­RO, HA­cien­do ho­nor a su ape­lli­do, ha da­do mu­chas ba­ta­llas en la vi­da, in­clu­yen­do va­rios en­fren­ta­mien­tos fa­mi­lia­res. En Ser­vien­tre­ga, la em­pre­sa que creó con su her­mano Je­sús, hace 35 años, tam­bién ha en­fren­ta­do mu­chas di­fi­cul­ta­des y obs­tácu­los en el ca­mino, y ha po­di­do su­pe­rar­los. Sin em­bar­go, aho­ra la em­pre­sa­ria ten­drá que dar su ba­ta­lla más du­ra, la que nun­ca ima­gi­nó, y es­ta vez ante la Jus­ti­cia.

La se­ma­na pa­sa­da, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral la de­tu­vo,acu­sa­da de de­li­tos de fal­se­dad ideo­ló­gi­ca en do­cu­men­to pri­va­do, es­ta­fa, ad­mi­nis­tra­ción des­leal, frau­de pro­ce­sal, en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to de par­ti­cu­lar, la­va­do de ac­ti­vos y con­cier­to pa­ra de­lin­quir. To­dos tan gra­ves que com­bi­na­dos po­drían dar­le cár­cel has­ta por 20 años.

La no­ti­cia ca­yó co­mo una bom­ba en el país, pues se tra­ta de una em­pre­sa­ria lar­ga­men­te pre­mia­da. Tie­ne un ré­cord de más de 25 dis­tin­cio­nes y re­co­no­ci­mien­tos por su la­bor

Cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo de los Pa­pe­les de Pa­na­má, hace año y me­dio, en Co­lom­bia re­sul­tó sal­pi­ca­da la em­pre­sa­ria Luz Mary Gue­rre­ro y su fir­ma Efecty. Hoy la Fis­ca­lía la acu­sa de gra­ves de­li­tos. ¿De­ben tem­blar otros em­pre­sa­rios?

co­mo mu­jer em­pren­de­do­ra y com­pro­me­ti­da con el de­sa­rro­llo so­cial del país. Otros tan­tos pre­mios acu­mu­la Ser­vien­tre­ga co­mo uno de los ca­sos más des­ta­ca­dos de éxi­to em­pre­sa­rial.

Más allá de las pe­leas con sus her­ma­nos por te­mas re­la­cio­na­dos con la pro­pie­dad y el ma­ne­jo del Gru­po Ser­vien­tre­ga –am­plia­men­te re­por­ta­dos en la pren­sa–, pue­de de­cir­se que mu­chos ven a Luz Mary co­mo una em­pre­sa­ria ejem­plar. Por su par­te, las mar­cas Efecty y Ser­vien­tre­ga go­zan de un gran re­co­no­ci­mien­to en el país, pues se han vin­cu­la­do a mu­chas cam­pa­ñas, en­tre ellas al de­por­te.

Pues bien, esos per­ga­mi­nos y ho­no­res se ven hoy opa­ca­dos por los pro­ble­mas. Es­tos líos tie­nen que ver di­rec­ta­men­te con las com­pa­ñías Efec­ti­vo Ltda. (a la cual per­te­ne­ce la mar­ca Efecty) y Cir­cu­lan­te (en li­qui­da­ción), que se­gún la Fis­ca­lía in­cu­rrie­ron en pre­sun­tas ac­ti­vi­da­des ile­ga­les de di­ver­sa ín­do­le por me­dio de la fir­ma de abo­ga­dos pa­na­me­ña Mos­sack Fonseca, de la cual eran clien­tes.

Ade­más de Luz Mary Gue­rre­ro, ac­cio­nis­ta de es­tas dos em­pre­sas (per­te­ne­cien­tes a Ser­vien­tre­ga), fue­ron cap­tu­ra­dos, del mis­mo gru­po, Sa­ra Gua­vi­ta Moreno, re­pre­sen­tan­te le­gal su­plen­te de Ser­vien­tre­ga; Marta Inés Moreno y Jor­ge Hum­ber­to Sán­chez Amado, con­ta­do­ra y re­vi­sor fis­cal de Efec­ti­vo y Cir­cu­lan­te, res­pec­ti­va­men­te. La mis­ma ac­tua­ción co­bi­jó al ciu­da­dano ecua­to­riano Juan Es­te­ban Are­llano Ru­ma­zo, re­pre­sen­tan­te le­gal de Mos­sack Fonseca en Co­lom­bia.

To­do este asun­to se re­mon­ta a abril de 2016 cuan­do se co­no­ció la fil­tra­ción de los mi­llo­nes de do­cu­men­tos del bu­fe­te de abo­ga­dos pa­na­me­ño Mos­sack Fonseca,en lo que se lla­mó in­ter­na­cio­nal­men­te los Pa­pe­les de Pa­na­má. En el mun­do en­te­ro mu­chas em­pre­sas y per­so­nas que­da­ron ex­pues­tas co­mo po­si­bles eva­so­res de im­pues­tos en al­gu­nos ca­sos, o co­mo sos­pe­cho­sos de ilí­ci­tos aún más gra­ves.A ni­vel mun­dial, hi­zo la re­ve­la­ción el Con­sor­cio In­ter­na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas de In­ves­ti­ga­ción (ICIJ por sus si­glas en in­glés) y en el país su so­cio co­lom­biano Con­nec­tas. En ese mo­men­to,en­tre los nom­bres que sal­ta­ron a la pa­les­tra es­ta­ban pre­ci­sa­men­te Luz Mary Gue­rre­ro, Ser­vien­tre­ga y Efecty.

A raíz de las de­nun­cias, la Fis­ca­lía ini­ció una in­ves­ti­ga­ción con el apo­yo de la Dian y las au­to­ri­da­des de Pa­na­má. La idea era eva­luar si los clien­tes de esa fir­ma ha­bían in­cu­rri­do en po­si­bles con­duc­tas pe­na­les. Y en­con­tró que la ofi­ci­na de Mos­sack Fonseca en Bo­go­tá, en­tre 2010 y 2016, ofre­ció den­tro de sus pro­duc­tos un ela­bo­ra­do en­tra­ma­do fi­nan­cie­ro y so­cie­ta­rio di­ri­gi­do a ven­der­les a em­pre­sas co­lom­bia­nas fac­tu­ras fal­sas ex­pe­di­das por so­cie­da­des en el ex­te­rior.

Com­pro­bó, ade­más, que di­chas fir­mas ex­tran­je­ras eran me­ras fa­cha­das con­tro­la­das por Mos­sack Fonseca, con las cua­les las com­pa­ñías co­lom­bia­nas, en­tre ellas Cir­cu­lan­te y Efec­ti­vo, fir­ma­ron con­tra­tos por ser­vi­cios fic­ti­cios que nun­ca les pres­ta­ron. Si bien las so­cie­da­des fa­cha­da (hay in­for­ma­ción de sie­te) se en­con­tra­ban ra­di­ca­das en Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, Es­pa­ña e Inglaterra, los gi­ros co­rres­pon­dien­tes al pa­go iban a una mis­ma en­ti­dad fi­nan­cie­ra en las is­las Baha­mas.

Es­tos ser­vi­cios fic­ti­cios per­mi­tían a las em­pre­sas en Co­lom­bia mos­trar una con­ta­bi­li­dad fal­sa pa­ra re­du­cir sus im­pues­tos. Y en con­tra­pres­ta­ción Mos­sack Fonseca Co­lom­bia, en aso­cio con su ca­sa ma­triz en Pa­na­má, co­bra­ba un por­cen­ta­je que os­ci­la­ba en­tre el 2,5 y el 4 por cien­to del va­lor de las fac­tu­ras, se­gún el país don­de es­tu­vie­ra la em­pre­sa fa­cha­da.

Una vez co­bra­ba la co­mi­sión, Mos­sack Fonseca en­via­ba los re­cur­sos a otros paí­ses se­gún las ins­truc­cio­nes de sus clien­tes. Es­to per­mi­tía ocul­tar el ver­da­de­ro des­tino de los di­ne­ros e in­ten­cio­nes de ellos. En el ca­so de Efecty, los in­ves­ti­ga­do­res com­pro­ba­ron que

LA FIS­CA­LÍA HI­ZO UN LLA­MA­DO ENÉR­GI­CO A CON­TA­DO­RES Y RE­VI­SO­RES FIS­CA­LES QUE USAN Y AVA­LAN PRÁC­TI­CAS ILE­GA­LES PA­RA EVA­DIR IM­PUES­TOS

la pla­ta lle­gó a cuen­tas de Luz Mary Gue­rre­ro en Pa­na­má y Es­ta­dos Unidos.

La Fis­ca­lía tie­ne evi­den­cia de que al me­nos 14 so­cie­da­des co­lom­bia­nas ha­brían acu­di­do a este mé­to­do pa­ra trans­fe­rir irre­gu­lar­men­te re­cur­sos fue­ra de las em­pre­sas, fal­si­fi­can­do así su con­ta­bi­li­dad con co­no­ci­mien­to de re­pre­sen­tan­tes le­ga­les, con­ta­do­res y re­vi­so­res fis­ca­les. De es­tas, sie­te es­tán en pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción. Se­gún Andrés Ji­mé­nez, de­le­ga­do de la Fis­ca­lía pa­ra las fi­nan­zas cri­mi­na­les, con esa con­ta­bi­li­dad fal­sa esas fir­mas ma­ni­pu­la­ban las de­cla--

ra­cio­nes de ren­ta pa­ra en­ga­ñar a la Dian.

Se es­ti­ma que, con es­ta mo­da­li­dad, las em­pre­sas del gru­po Ser­vien­tre­ga ha­brían des­via­do y ocul­ta­do 4,5 mi­llo­nes de dó­la­res. Los co­rreos a los que tu­vo ac­ce­so la Fis­ca­lía de­mos­tra­ron que hi­cie­ron más de 50 gi­ros por mon­tos pro­me­dio de 50.000 dó­la­res, co­rres­pon­dien­tes a los pa­gos por los ser­vi­cios pres­ta­dos por las su­pues­tas ase­so­rías. Las em­pre­sas ana­li­za­das has­ta aho­ra en Co­lom­bia ha­brían des­via­do en to­tal re­cur­sos por 10 mi­llo­nes de dó­la­res.

El con­sor­cio de pe­rio­dis­tas (Con­nec­tas) tam­bién re­ve­ló en su mo­men­to la com­pra de fac­tu­ras fal­sas (co­no­ci­da co­mo re­fac­tu­ra­ción), en los do­cu­men­tos fil­tra­dos hace un año. Así que­dó re­gis­tra­do en un co­rreo. “La fac­tu­ra la de­be­mos emi­tir ma­ña­na 31 de ma­yo por los si­guien­tes va­lo­res: Efec­ti­vo Ltda.US$ 375.000… El concepto de la fac­tu­ra a emi­tir es ser­vi­cios y consultoría en in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos… uti­li­ce­mos cual­quie­ra de las com­pa­ñías de Ne­va­da. Cir­cu­lan­te US$ 875.000. El concepto de la fac­tu­ra a emi­tir es consultoría asis­ten­cia téc­ni­ca en sis­te­mas pa­ra paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be… Uti­li­za­mos la com­pa­ñía de Pa­na­má pa­ra un to­tal de US$ 1.250.000”.

Co­mo se ve, Luz Mary Gue­rre­ro es­tá en un lío de mar­ca ma­yor. Los in­ves­ti­ga­do­res se­ña­lan que, al es­con­der uti­li­da­des y des­viar­las fue­ra del país, ade­más de en­ga­ñar al fis­co, tam­bién pu­do afec­tar a los otros so­cios de la em­pre­sa.

Y a pro­pó­si­to de es­to, una vez se co­no­ció la cap­tu­ra de Luz Mary, su her­mano Je­sús, quien hace po­co se lan­zó a la po­lí­ti­ca co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia (2018-2022), emi­tió un co­mu­ni­ca­do en Twit­ter en el que de­ja cla­ro que des­de hace tiem­po los dos so­cios de Ser­vien­tre­ga par­tie­ron co­bi­jas. En su cor­to pro­nun­cia­mien­to, Je­sús Gue­rre­ro se­ña­la que la­men­ta pro­fun­da­men­te las di­fi­cul­ta­des ju­di­cia­les que es­tá pa­de­cien­do su her­ma­na co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal de Efec­ti­vo Ltda. y Cir­cu­lan­te, pe­ro acla­ra que la co­mu­ni­ca­ción con ella es­tá cor­ta­da des­de hace va­rios años a raíz de las di­ver­gen­cias co­no­ci­das so­bre el ma­ne­jo de las em­pre­sas.

La ver­da­des que al­re­de­dor de Ser vi en­tre­ga los la­zos fa­mi­lia­res se rom­pie­ron hace mu­cho tiem­po. Tam­bién los her­ma­nos Purificación, Car­los, Eu­ge­nio y Ro­sa He­le­na Gue­rre­ro en su mo­men­to re­cla­ma­ron de­re­chos so­bre la com­pa­ñía (un 20 por cien­to). Des­pués de mu­chos in­ten­tos por lo­grar un arre­glo por las bue­nas con sus her­ma­nos, Purificación y Car­los de­ci­die­ron lle­var a Luz Mary y a Je­sús a los tri­bu­na­les. En di­ciem­bre de 2008 fue ad­mi­ti­da la de­man­da con­tra Ser­vien­tre­ga, Luz Mary y Je­sús Gue­rre­ro cu­yas pre­ten­sio­nes as­cen­dían a 186.000 mi­llo­nes de pe­sos. Sin em­bar­go, fi­nal­men­te, la de­man­da no pros­pe­ró.

Aun­que en ese mo­men­to Je­sús Gue­rre­ro es­ta­ba en el mis­mo ban­do de su her­ma­na Luz Mary, pron­to tam­bién es­ta re­la­ción se rom­pió. Re­cien­te­men­te Chu­cho (co­mo le di­cen sus más cer­ca­nos) la demandó pa­ra re­cla­mar­le uti­li­da­des en la ope­ra­ción de Ser­vien­tre­ga. Se es­ti­ma que la cuen­ta que con­si­de­ra pen­dien­te as­cien­de a al­re­de­dor de 200.000 mi­llo­nes de pe­sos. Aun que es so­cio, por los ro­ces es­tá fue­ra de la ad­mi­nis­tra­ción de la com­pa­ñía.

La ver­dad es que la his­to­ria de Ser­vien­tre­ga, lí­der en Co­lom­bia en so­lu­cio­nes de lo­gís­ti­ca co­mo re­co­lec­ción, transporte, al­ma­ce­na­mien­to, em­pa­que y dis­tri­bu­ción de do­cu­men­tos y mer­can­cías, ha es­ta­do mar­ca­da por los en­fren­ta­mien­tos de una fa­mi­lia de ori­gen cam­pe­sino, con­for­ma­da por 11 her­ma­nos oriun­dos de Je­ne­sano, Bo­ya­cá, que du­ran­te años han da­do ejem­plo de te­són y em­pu­je em­pre­sa­rial.

Mu­chas pá­gi­nas se han es­cri­to so­bre es­ta com­pa­ñía y sus ac­cio­nis­tas,l os Gue­rre­ro, y to­do in­di­ca que que­da mu­cha te­la por cor­tar. Lo im­por­tan­te aho­ra es pre­ser­var una com­pa­ñía que ge­ne­ra más de 28.000 em­pleos, aun­que mu­chos ya te­men por el da­ño co­la­te­ral que este es­cán­da­lo cau­sa­rá en es­ta or­ga­ni­za­ción. Oja­lá que no sea así.

u El pa­sa­do miér­co­les, es­col­ta­da por agen­tes del CTI, Luz Mary Gue­rre­ro lle­gó al com­ple­jo Ju­di­cial de Pa­lo­que­mao don­de fue le­ga­li­za­da su cap­tu­ra.

t Se­gún la Fis­ca­lía, Efec­ti­vo (más co­no­ci­da por su mar­ca Efecty), que hace par­te del gru­po Ser­vien­tre­ga, era clien­te del bu­fe­te Mos­sack Fonseca y com­pró fac­tu­ras fal­sas.

t Andrés Ji­mé­nez, de­le­ga­do de la Fis­ca­lía pa­ra las fi­nan­zas cri­mi­na­les, des­ta­ca que es la pri­me­ra vez en el mun­do que se ju­di­cia­li­za el ca­so de

Mos­sack Fonseca.

t Los la­zos fa­mi­lia­res de los Gue­rre­ro, due­ños de Ser­vien­tre­ga, se rom­pie­ron hace mu­chos años. Je­sús, quien se lan­zó a la po­lí­ti­ca, demandó a su her­ma­na

Luz Mary pa­ra re­cla­mar­le uti­li­da­des no gi­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.