FRA­CA­SO ANUN­CIA­DO

Semana (Colombia) - - Opinión - Por Ma­ría Ji­me­na Du­zán

LOS CHO­QUES EN­TRE LA FUER­ZA PÚ­BLI­CA Y LOS cam­pe­si­nos co­ca­le­ros re­gis­tra­dos en Tu­ma­co que cau­sa­ron la muer­te de diez co­lom­bia­nos re­afir­man lo que ex­per­tos co­mo Daniel Ri­co han ve­ni­do de­nun­cian­do: que la es­tra­te­gia de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos pa­ra sa­car a los cam­pe­si­nos del cul­ti­vo de la co­ca plan­tea­da por el al­to con­se­je­ro del pos­con­flic­to, Ra­fael Par­do, es tan so­lo un ac­to de pres­ti­di­gi­ta­ción mon­ta­do pa­ra crear la ilu­sión de que se le es­tá dan­do so­lu­ción al pro­ble­ma.

Este epi­so­dio luc­tuo­so, aún por es­cla­re­cer, re­fle­ja el dra­ma que pa­de­cen mu­chas co­mu­ni­da­des que vi­ven de la co­ca y lo di­fí­cil que les re­sul­ta ha­cer el tránsito a la le­ga­li­dad con un Es­ta­do que ni si­quie­ra ha si­do ca­paz de co­par las zo­nas que fue­ron aban­do­na­das por las Farc.

Aun­que los pri­me­ros in­for­mes ase­gu­ra­ron que se tra­ta­ba de di­si­den­cias de las Farc, ho­ras más tar­de se tu­vo la cer­te­za de que quie­nes im­pul­sa­ron el ata­que que fue re­pe­li­do por la fuer­za pú­bli­ca fue­ron los narcos, que aho­ra do­mi­nan la zo­na des­de que las Farc se des­ac­ti­vó; esos narcos son los mis­mos que ha­brían for­za­do a mu­chos cam­pe­si­nos a sa­lir a pro­tes­tar con­tra la erra­di­ca­ción for­zo­sa ba­jo la ame­na­za de que si no lo ha­cían su­fri­rían re­pre­sa­lias.

Pe­ro ahí no pa­ra el dra­ma: va­rios de los cam­pe­si­nos mu­rie­ron por ar­ma blan­ca y con ti­ros por la es­pal­da, se­gún los úl­ti­mos ha­llaz­gos, lo cual in­di­ca­ría que los narcos los uti­li­za­ron co­mo car­ne de ca­ñón.

Lo que es­tá su­ce­dien­do en Tu­ma­co es una prue­ba áci­da pa­ra la po­lí­ti­ca de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos. Has­ta el mo­men­to la gran ha­za­ña de Ra­fael Par­do es la de ha­ber fir­ma­do cien­tos de pac­tos con co­mu­ni­da­des co­ca­le­ras que se com­pro­me­ten a erra­di­car ma­nual­men­te las plan­ta­cio­nes de co­ca a cam­bio de pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y de la en­tre­ga de un sub­si­dio de 36 mi­llo­nes de pe­sos a ca­da fa­mi­lia por año y me­dio.

Sin em­bar­go, apu­ra­do por el in­cre­men­to de las hec­tá­reas de co­ca, Par­do se pu­so la am­bi­cio­sa me­ta de sus­ti­tuir 50.000 hec­tá­reas en un año (de ma­yo de 2017 a ma­yo de 2018) y lo pro­pio hi­zo el mi­nis­tro de De­fen­sa, Luis Car­los Vi­lle­gas, quien se com­pro­me­tió a erra­di­car de ma­ne­ra for­zo­sa la mis­ma can­ti­dad de hec­tá­reas.

En la prác­ti­ca lo que ha ocu­rri­do es que pe­se a que la erra­di­ca­ción for­zo­sa va más rá­pi­do, sus éxi­tos son vic­to­rias pí­rri­cas por­que la po­lí­ti­ca de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ha ido a pa­so de tor­tu­ga. Y si los cam­pe­si­nos no tie­nen al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas que los sa­quen del cul­ti­vo de la co­ca, más tar­de que tem­prano van a vol­ver a re­sem­brar la ho­ja de co­ca.

Se­gún da­tos de la ofi­ci­na de Ra­fael Par­do, de las 29.000 fa­mi­lias que has­ta aho­ra tie­nen geo­rre­fe­ren­cia­das, 7.581 ya es­tán re­ci­bien­do el sub­si­dio; y de esas, 6.401 se­gún ve­ri­fi­ca­ción he­cha

por las Na­cio­nes Uni­das, han erra­di­ca­do de ma­ne­ra ma­nual el 90 por cien­to de las plan­ta­cio­nes de co­ca, lo cual equi­va­le a 1.000 hec­tá­reas re­cu­pe­ra­das des­de ma­yo de este año. A ese pa­so de tor­tu­ga es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble cum­plir la me­ta que se pro­pu­sie­ron.

Pe­ro lo que más preo­cu­pa es que de esos con­ve­nios que se han fir­ma­do con co­mu­ni­da­des, so­lo el 40 por cien­to han si­do geo­rre­fe­ren­cia­dos. Los de­más, co­mo su­ce­de en Tu­ma­co y en otras re­gio­nes de Na­ri­ño, han si­do acuer­dos ge­ne­ra­les, don­de no se sa­be cuá­les son las ve­re­das ni las fa­mi­lias que los in­te­gran. Este des­or­den que de­mues­tra la im­pro­vi­sa­ción con que se es­tá abor­dan­do el pro­ble­ma ha da­do pie pa­ra que se pro­duz­ca un es­tre­llón en­tre la po­lí­ti­ca de fu­mi­ga­ción for­zo­sa que ade­lan­ta la fuer­za pú­bli­ca y la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos que de­be im­pul­sar la ofi­ci­na del pos­con­flic­to de Ra­fael Par­do.

Al­go de ese cru­ce de tre­nes se vio en lo su­ce­di­do en Tu­ma­co la se­ma­na pa­sa­da cuan­do la fuer­za pú­bli­ca lle­gó a la zo­na de Al­to Mi­ra a ha­cer erra­di­ca­ción for­zo­sa. Allí no so­lo ha­bía cam­pe­si­nos que sa­lie­ron a pro­tes­tar, fue­ron for­za­dos por los narcos. Tam­bién ha­bía re­pre­sen­tan­tes de los Con­se­jos Co­mu­ni­ta­rios que ha­bían fir­ma­do acuer­dos ge­ne­ra­les con la ofi­ci­na de Par­do y que se ha­bían com­pro­me­ti­do a en­trar en el pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos pa­ra evi­tar la erra­di­ca­ción for­zo­sa.

Da la im­pre­sión de que es­tos pac­tos que se es­tán fir­man­do con las co­mu­ni­da­des pa­ra mon­tar­las en el bus de la sus­ti­tu­ción se es­tán ha­cien­do sin nin­gu­na pre­vi­sión y en me­dio del des­ma­dre. (No hay có­mo es­ta­ble­cer si el di­ne­ro de la sus­ti­tu­ción es­tá lle­gan­do a las po­bla­cio­nes co­ca­le­ras, por ejem­plo).

Im­pul­sar una po­lí­ti­ca de sus­ti­tu­ción sin un Es­ta­do fuerte que ha­ga pre­sen­cia en es­tos te­rri­to­rios que no tie­nen dios ni ley no so­lo es un fra­ca­so anun­cia­do, sino que pue­de ser fuen­te de una nue­va vio­len­cia. No du­do que el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa va a cum­plir su me­ta de erra­di­car de ma­ne­ra for­zo­sa las 50.000 hec­tá­reas pa­ra que de­je con­ten­to por el mo­men­to al em­ba­ja­dor Whi­ta­ker. Pe­ro mien­tras Par­do no lo­gre que los cam­pe­si­nos ten­gan la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a cré­di­tos, a los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción y a los cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les, es­tas erra­di­ca­cio­nes for­zo­sas so­lo ser­vi­rán de po­da pa­ra que ma­ña­na vuel­van a sem­brar co­ca.

IM­PUL­SAR UNA PO­LÍ­TI­CA DE SUS­TI­TU­CIÓN

SIN UN ES­TA­DO FUERTE QUE HA­GA PRE­SEN­CIA EN ESOS TE­RRI­TO­RIOS QUE NO TIE­NEN NI DIOS NI LEY PUE­DE SER FUEN­TE

DE UNA NUE­VA VIO­LEN­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.