El es­pe­jis­mo de las fir­mas

Las can­di­da­tu­ras sin aval de un par­ti­do cre­cen ca­da día, pe­ro mu­chos as­pi­ran­tes se es­tán tro­pe­zan­do con re­qui­si­tos y pro­ble­mas que no es­pe­ra­ban. Las fir­mas no son una pa­na­cea.

Semana (Colombia) - - Opinión -

AL ME­NOS EN SU ETA­PA ini­cial, la his­to­ria de la cam­pa­ña elec­to­ral de 2018 se re­cor­da­rá por la al­ta ci­fra de can­di­da­tu­ras ins­cri­tas por fir­mas. Es la mo­da. Has­ta el mo­men­to se han re­gis­tra­do 35 co­mi­tés pa­ra la Pre­si­den­cia, 40 pa­ra Se­na­do y 70 pa­ra Cá­ma­ra. Este es el pri­mer pa­so que la ley exi­ge pa­ra ini­ciar la ta­rea de re­co­lec­ción de las 382.148 rú­bri­cas –el 3 por cien­to del to­tal de vo­tos de la úl­ti­ma elec­ción– con las que se pue­den pre­sen­tar can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les sin el aval de un par­ti­do po­lí­ti­co. Si a esas cam­pa­ñas se su­man otras, co­mo la que ade­lan­tó la Alian­za Ver­de pa­ra pro­mo­ver un re­fe­ren­do de ini­cia­ti­va ciu­da­da­na con­tra la co­rrup­ción, pa­ra bus­car re­vo­ca­to­rias de man­da­ta­rios lo­ca­les o la lla­ma­da con­sul­ta an­ti­tau­ri­na, se cal­cu­la que la Re­gis­tra­du­ría ten­drá que ve­ri­fi­car la au­ten­ti­ci­dad de más de 9 mi­llo­nes de fir­mas. Una ci­fra des­co­mu­nal que, ade­más, de­be­rá tra­mi­tar en una ca­rre­ra con­tra el tiem­po.

El me­ca­nis­mo de las fir­mas se plan­teó co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra las op­cio­nes po­lí­ti­cas in­de­pen­dien­tes de los par­ti­dos. Pe­ro la mul­ti­pli­ca­ción pro­du­ci­da en la ac­tual cam­pa­ña plan­tea se­rios in­te­rro­gan­tes so­bre su via­bi­li­dad e in­clu­so so­bre su con­ve­nien­cia. De la lar­ga lis­ta de can­di­da­tos que han es­co­gi­do este ca­mino, al­gu­nos pro­ba­ble­men­te no van a lo­grar la me­ta. No es tan fá­cil con­se­guir las fir­mas co­mo mu­chos creen. Tan­to es así, que al­gu­nas em­pre­sas ofre­cen el ser­vi­cio de la re­co­lec­ción, y co­bran en­tre 1.800 y 2.000 pe­sos por rú­bri­ca, por lo que re­unir el nú­me­ro exi­gi­do por la ley re­quie­re un pre­su­pues­to cer­cano a los 1.000 mi­llo­nes. Si lo quie­re ha­cer por sí mis­ma, una cam­pa­ña re­quie­re pa­ra re­unir las fir­mas una or­ga­ni­za­ción de cer­ca de 700 per­so­nas, en­tre es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les. Y ellas ge­ne­ran otros cos­tos: en­tre­na­mien­to pa­ra los vo­lun­ta­rios, re­fri­ge­rios, trans­por­tes, vo­lan­tes, ca­mi­se­tas y uni­for­mes.

Mu­chos de los can­di­da­tos que han anun­cia­do usar es­ta fór­mu­la no son cons­cien­tes del tra­ba­jo, el cos­to y las di­fi­cul­ta­des que im­pli­ca.Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que no to­dos los co­mi­tés pro­mo­to­res ins­cri­tos en la Re­gis­tra­du­ría van a lle­gar has­ta el fi­nal. Por fal­ta de múscu­lo po­lí­ti­co, re­cur­sos y re­co­no­ci­mien­to de la gen­te, se cal­cu­la que so­lo un ter­cio de quie­nes han ini­cia­do sus fir­ma­to­nes van a lle­gar a la me­ta.

En­fren­tan va­rios obs­tácu­los. Los ciu­da­da­nos es­tán con­fun­di­dos ante el ase­dio de cen­te­na­res de vo­lun­ta­rios de dis­tin­tas cam­pa­ñas que so­li­ci­tan fir­mas, en al­gu­nos ca­sos pa­ra can­di­da­tos que des­co­no­cen o pa­ra can­di­da­tu­ras im­pul­sa­das por co­mi­tés de nom­bres con­fu­sos: Co­lom­bia Lec­to­ra, Re­be­lión por De­re­chos, Dig­ni­dad pa­ra To­dos, La Pa­tria de Pie, en­tre otros. Tan­ta pro­li­fe­ra­ción ge­ne­ra in­te­rro­gan­tes en­tre los po­ten­cia­les fir­man­tes, que a ve­ces de­jan de fir­mar por el des­gano que sien­ten ha­cia el te­ma. “Una de ca­da dos per­so­nas que abor­da­mos di­ce que no le gus­ta la po­lí­ti­ca”, afir­ma la coor­di­na­do­ra de uno de los co­mi­tés que es­tá reunien­do apo­yos ciu­da­da­nos pa­ra una can­di­da­tu­ra.

Tam­bién hay res­tric­cio­nes le­ga­les. Si un as­pi­ran­te bus­ca el aval de un par­ti­do y no lo ob­tie­ne y se aco­ge a la fór­mu­la de las fir­mas pa­ra se­guir ade­lan­te con su as­pi­ra­ción,pue­de in­cu­rrir en do­ble mi­li­tan­cia. Las nor­mas que prohí­ben es­ta prác­ti­ca –for­mar par­te de dos par­ti­dos en for­ma si­mul­tá­nea o cam­biar­se de co­lec­ti­vi­dad de la no­che a la ma­ña­na– tam­bién in­clu­yen los mo­vi­mien­tos.Y las fir­mas cons­ti­tu­yen “mo­vi­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de ciu­da­da­nos”, se­gún la le­gis­la­ción so­bre me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar.

Si Juan Manuel

Ga­lán oVi­via­ne Mo­ra­les, quie­nes se apar­ta­ron del pro­ce­so in­terno del Par­ti­do

Li­be­ral, de­ci­den in­sis­tir en sus apues­tas elec­to­ra­les por fir­mas, ten­drían que re­nun­ciar a ser miem­bros de las tol­das rojas. Marta Lu­cía Ra­mí­rez lo hi­zo, en el Par­ti­do Con­ser­va­dor, pa­ra co­men­zar a con­se­guir las rú­bri­cas. Y Ger­mán Var­gas Lle­ras hi­zo lo mis­mo en Cam­bio Ra­di­cal, su par­ti­do, del cual se ha­bía re­ti­ra­do des­de co­mien­zos del año.El exem­ba­ja­dor enWas­hing­ton Juan Car­los Pin­zón tam­bién tu­vo que re­ti­rar­se de La U y lo mis­mo el ex­pro­cu­ra­dor Alejandro Ordóñez, del Con­ser­va­dor. Es obli­ga­to­rio re­nun­ciar un año an­tes cuan­do el as­pi­ran­te ha ocu­pa­do car­gos directivos en su par­ti­do o si ha si­do ele­gi­do en su re­pre­sen­ta­ción. Es­ta nor­ma po­dría im­pe­dir que Ga­lán y Mo­ra­les, ac­tua­les se­na­do­res elec­tos en la lis­ta del Par­ti­do Li­be­ral, sal­ten al rue­do en bus­ca de au­tó­gra­fos. Si lo ha­cen, po­drían in­cu­rrir en

AL­GU­NOS CAN­DI­DA­TOS NO SON CONS­CIEN­TES DEL TRA­BA­JO, EL COS­TO Y LAS DI­FI­CUL­TA­DES QUE IM­PLI­CA RE­CO­LEC­TAR LAS FIR­MAS

do­ble mi­li­tan­cia y eso pue­de dar lu­gar a una fu­tu­ra re­vo­ca­to­ria.

El otro obs­tácu­lo es­tá en la Re­gis­tra­du­ría. La la­bor de ve­ri­fi­ca­ción de los ex­ten­sos lis­ta­dos re­quie­re una lo­gís­ti­ca de­mo­ra­da y te­dio­sa. La ley fi­ja un tér­mino de 45 días co­mo pla­zo má­xi­mo en cual­quier pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. En la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción pro­mo­vi­da por la se­na­do­ra Clau­dia Ló­pez, en la re­vo­ca­to­ria del al­cal­de de Bo­go­tá, En­ri­que Pe­ña­lo­sa, y en la ini­cia­ti­va an­ti­tau­ri­na, la re­vi­sión to­mó el pla­zo com­ple­to. El go­bierno ha apor­ta­do re­cur­sos por va­lor de 1,7 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra con­tra­tar 160 per­so­nas adi­cio­na­les a los 30 fun­cio­na­rios de plan­ta y gra­fó­lo­gos que cum­plen esa la­bor. Se cal­cu­la que ca­da una de ellas pue­de exa­mi­nar en­tre 5.000 y 7.000 fir­mas por día. Pe­ro el desafío es enor­me y na­die pue­de ga­ran­ti­zar que no se pre­sen­te un cue­llo de bo­te­lla. Más aún si se man­tie­ne el rit­mo de cre­ci­mien­to de las can­di­da­tu­ras con este me­ca­nis­mo. En la úl­ti­ma se­ma­na se pre­sen­ta­ron tres más.

Los can­di­da­tos tam­po­co tie­nen ple­na con­cien­cia de que exis­ten re­qui­si­tos nor­ma­ti­vos pa­ra ase­gu­rar la se­rie­dad del

pro­ce­so. Uno de ellos es una pó­li­za que se hace efec­ti­va en ca­so de que el can­di­da­to, o la lis­ta, no ob­ten­gan en las elec­cio­nes la vo­ta­ción re­que­ri­da pa­ra te­ner de­re­cho a la re­po­si­ción de los gas­tos de cam­pa­ña.Y en cuan­to a las lis­tas pa­ra Se­na­do y Cá­ma­ra, si no cum­plen un 50 por cien­to pa­ra ob­te­ner el um­bral, tie­nen una pe­na­li­za­ción.

La fór­mu­la de la re­co­lec­ción de fir­mas es con­ve­nien­te des­de el pun­to de vis­ta de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Es­ta­ble­ce un equi­li­brio fren­te al ex­ce­si­vo po­der de los par­ti­dos -lo que al­gu­nos lla­man par­ti­do­cra­ciay ofre­ce un sa­lu­da­ble es­pa­cio de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na pa­ra­le­la a las de las co­lec­ti­vi­da­des for­ma­les. La re­co­lec­ción de fir­mas,cuan­do es es­pon­tá­nea y trans­pa­ren­te, se con­vier­te en un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre la gen­te y los can­di­da­tos. En un pa­no­ra­ma de des­cré­di­to de los par­ti­dos, las fir­mas oxi­ge­nan la po­lí­ti­ca.

Pe­ro el uso ex­ce­si­vo de este ins­tru­men­to “es­tá des­na­tu­ra­li­zan­do el me­ca­nis­mo co­mo tal”, se­gún Ar­man­do No­voa, ma­gis­tra­do del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral. “No sé si mu­chas de esas ini­cia­ti­vas obe­de­cen a un sen­ti­mien­to le­gí­ti­mo de res­pon­der a la cri­sis de los par­ti­dos”, agre­ga. En lo que va co­rri­do de la pre­sen­te cam­pa­ña ya hay más del do­ble que en 2014 –en la pre­si­den­cial se pre­sen­ta­ron 14– y el nú­me­ro tan ele­va­do ge­ne­ra con­fu­sión y di­fi­cul­ta

LO MÁS PRO­BA­BLE ES QUE SO­LO UNA TER­CE­RA PAR­TE DE LOS CAN­DI­DA­TOS QUE SE HAN PRO­PUES­TO RE­UNIR FIR­MAS CUM­PLAN SUS ME­TAS

su ma­ne­jo. Al­gu­nos can­di­da­tos lo uti­li­zan pa­ra des­obe­de­cer de­ci­sio­nes in­ter­nas de los par­ti­dos so­bre su se­lec­ción o la de las lis­tas, lo cual va en con­tra de la na­tu­ra­le­za de fo­men­tar par­ti­dos más re­pre­sen­ta­ti­vos. Tam­bién se uti­li­zan pa­ra an­ti­ci­par las cam­pa­ñas –los can­di­da­tos en bus­ca de fir­mas ter­mi­nan tam­bién en pro­se­li­tis­mo– y pa­ra ini­ciar gi­ras pú­bli­cas an­tes de los pla­zos que les im­po­ne la ley.

Las fir­mas no son, en fin, la pa­na­cea. Es muy pro­ba­ble que en los pró­xi­mos me­ses se de­pu­re el nú­me­ro de can­di­da­tos que es­tán echan­do mano de este ins­tru­men­to.Y es ca­si se­gu­ro que, en el me­diano pla­zo, se re­abri­rá un de­ba­te pa­ra ha­cer más estrictos los re­qui­si­tos pa­ra quie­nes se aco­gen a las fir­mas pa­ra pro­mo­ver as­pi­ra­cio­nes sin el aval de un par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.