Ate­rri­za­je for­zo­so

Con la de­cla­ra­to­ria de ile­ga­li­dad del pa­ro de los pi­lo­tos de Avian­ca, se ace­le­ra­ría la so­lu­ción a este conflicto la­bo­ral que es­tá afec­tan­do se­ria­men­te a la eco­no­mía y al país. ¿Por qué pue­de se­guir la huel­ga?

Semana (Colombia) - - Opinión -

TRAS TRES DÍAS DE ES­CU­CHAR los ar­gu­men­tos de las par­tes,los jue­ces de la Sala La­bo­ral de­lT­ri­bu­nal Su­pe­rior de Bo­go­tá es­tu­vie­ron de acuer­do con Avian­ca en que el ce­se de ac­ti­vi­da­des con­vo­ca­do por la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Avia­do­res Ci­vi­les (Ac­dac) es ile­gal, no so­lo por­que te­nía se­rios vi­cios de for­ma en la con­vo­ca­to­ria, pues no la hi­zo por ma­yo­rías, sino por­que es­ta­ba afec­tan­do un ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial.

Du­ran­te es­tos 17 días de ce­se de ac­ti­vi­da­des se han­can­ce­la­do­más­de2.800 vue­los, lo que afec­ta no so­lo a sec­to­res co­mo la ho­te­le­ría, el tu­ris­mo y el comercio, sino a to­do ti­po de ne­go­cios y has­ta aho­ra a más de 300.000 per­so­nas. Esos cos­tos, sin du­da, le pa­sa­rán fac­tu­ra al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía du­ran­te este tri­mes­tre.

Sin em­bar­go, no es cla­ro que este sea el ca­pí­tu­lo fi­nal de es­ta con­fron­ta­ción la­bo­ral en­tre Avian­ca y el sin­di­ca­to que agru­pa a cer­ca de la mi­tad de sus pi­lo­tos. Ac­dac ya anun­ció que in­ter­pon­drá un re­cur­so de ape­la­ción ante la Sala La­bo­ral de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Por tan­to, este má­xi­mo tri­bu­nal ten­drá que ra­ti­fi­car (o re­ver­sar) la de­ci­sión.

De he­cho, du­ran­te el trans­cur­so del pro­ce­so el sin­di­ca­to ya ha­bía ele­va­do va­rios re­cur­sos ante la cor­te pa­ra tra­tar de re­ver­sar al­gu­nas de­ci­sio­nes del tri­bu­nal, co­mo ne­gar la so­li­ci­tud de la CUT pa­ra ha­cer­se par­te del pro­ce­so y no acep­tar la con­tra­de­man­da pre­sen­ta­da con­tra la ae­ro­lí­nea. Con es­to, es cla­ro que el sin­di­ca­to de pi­lo­tos con­ti­nua­rá acu­dien­do a to­das las ins­tan­cias po­si­bles que ofre­ce la ley y que se­gui­rá di­la­tan­do una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va so­bre el ce­se de ac­ti­vi­da­des.

Se­gún al­gu­nos ex­per­tos con­sul­ta­dos, co­mo Iván Daniel Ja­ra­mi­llo, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio La­bo­ral de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, es­tos pro­ce­sos ante la Cor­te Su­pre­ma po­drían tar­dar en­tre dos y tres me­ses en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les. Sin em­bar­go, da­da la im­por­tan­cia de este ca­so y la ur­gen­cia que han pe­di­do des­de to­das las ori­llas gre­mios, em­pre­sa­rios, usuarios y el pro­pio go­bierno, po­drían to­mar dos o tres se­ma­nas. Un lapso inadmisible por­que el país no aguan­ta más.

Al re­pa­sar al­gu­nos an­te­ce­den­tes,Ja­ra­mi­llo re­cuer­da que en pre­ce­den­tes co­mo el del pa­ro de la ra­ma ju­di­cial, la Cor­te Su­pre­ma ha op­ta­do por con­si­de­rar­los ile­ga­les, pues afec­tan ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les. Pe­ro que si bien lo de­cla­ra ile­gal, ins­ta a las par­tes a ne­go­ciar la ter­mi­na­ción del conflicto sin con­se­cuen­cias co­mo des­pi­dos co­lec­ti­vos.

En efec­to, ante la ile­ga­li­dad de­cla­ra­da del pa­ro, Avian­ca ten­dría la fa­cul­tad de des­pe­dir a aque­llos pi­lo­tos que per­sis­tan en no re­gre­sar a sus la­bo­res. Esa de­ci­sión po­dría traer el re­cha­zo del sin­di­ca­lis­mo, pe­ro tam­bién pue­de ser que, ante esa po­si­bi­li­dad, la ma­yor par­te de los pi­lo­tos de­ci­dan re­to­mar sus la­bo­res.

Es­to, jun­to con la au­to­ri­za­ción que ya tie­ne Avian­ca pa­ra con­tra­tar per­so­nal ex­tran­je­ro du­ran­te los si­guien­tes tres me­ses, le per­mi­ti­ría a la em­pre­sa tra­tar de nor­ma­li­zar la si­tua­ción pa­ra la tem­po­ra­da de fin de año. La com­pa­ñía aé­rea tie­ne pre­vis­to que se in­te­gren al me­nos 100 pi­lo­tos ex­tran­je­ros el 1 de no­viem­bre.

La otra al­ter­na­ti­va dis­po­ni­ble pa­ra re­sol­ver el conflicto es la ac­tua­ción del tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to que ya con­vo­có el Mi­nis­te­rio de­Tra­ba­jo.Sin em­bar­go,Ac­dac tam­bién lo re­cha­zó,pues ale­ga que es “in­cons­ti­tu­cio­nal”, ya que no se cum­plie­ron los 60 días de pa­ro que exi­ge la ley pa­ra in­vo­car este ins­tru­men­to. Con es­tos ar­gu­men­tos in­ter­pu­so una tu­te­la con­tra el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y se ha ne­ga­do a ele­gir su ár­bi­tro.

No obs­tan­te, el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo de­fien­de la le­ga­li­dad del tri­bu­nal con el ar­gu­men­to de que la ac­ti­vi­dad de los pi­lo­tos es un ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial.Y pa­ra con­for­mar­lo nom­bró me­dian­te sor­teo a Ma­ría del Car­men Chaín Ló­pez, pa­ra que ac­túe co­mo el ár­bi­tro por par­te deAc­dac.Por su par­te,Avian­ca de­sig­nó pa­ra re­pre­sen­tar­la a Car­los Er­nes­to Mo­li­na, ex­ma­gis­tra­do de la Sala La­bo­ral de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. La ley di­ce que el ter­cer ár­bi­tro se de­ci­di­rá por mu­tuo acuer­do en­tre los an­te­rio­res.

En fin,el país es­pe­ra de­ci­sio­nes ex­pe­di­tas y que el sin­di­ca­to no si­ga acu­dien­do a to­do ti­po de me­ca­nis­mos pa­ra di­la­tar las so­lu­cio­nes. De por me­dio es­tá no so­lo el fu­tu­ro de la pro­pia com­pa­ñía y sus em­plea­dos, sino de to­da Co­lom­bia.

p Si la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia ra­ti­fi­ca la de­ci­sión de la Sala La­bo­ral del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Bo­go­tá, la com­pa­ñía que­da­ría fa­cul­ta­da pa­ra des­pe­dir a los tra­ba­ja­do­res que se nie­guen a re­to­mar sus la­bo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.