Re­pú­bli­ca in­vá­li­da

La in­de­pen­den­cia de Cataluña trae­ría con­se­cuen­cias ne­fas­tas pa­ra Es­pa­ña y Eu­ro­pa. Es­ta se­ma­na se­rá de­fi­ni­ti­va pa­ra el fu­tu­ro de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

Semana (Colombia) - - Mundo -

MI­LES DE MA­NI­FES­TAN­TES col­ma­ron las ca­lles de Bar­ce­lo­na, en pro­tes­ta por la ac­ción de los uni­for­ma­dos en­via­dos por el go­bierno cen­tral pa­ra re­pri­mir la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum del do­min­go pa­sa­do. Pe­ro esa de­mos­tra­ción de fuer­za no cam­bia el he­cho de que la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral no ten­dría va­li­dez por­que las le­yes ca­ta­la­nas que la so­por­tan fue­ron sus­pen­di­das por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña con só­li­das ra­zo­nes ju­rí­di­cas. El pul­so en­tre los in­de­pen­den­tis­tas y el pre­si­den­te del go­bierno Ma­riano Ra­joy sigue exa­cer­ban­do los odios.Y so­loha­ya­cuer­doen quees­taes­la­ma­yor ame­na­za ala de­mo­cra­cia es­pa­ño­la en sus 39 años de his­to­ria.

Lo­sen­fren­ta- mien­tos te­le­vi­sa­dos en­tre po­li­cías y ciu­da­da­nos cau­sa­ron re­pu­dio den­tro y fue­ra de Es­pa­ña y ele­va­ron el conflicto re­gio­nal al plano in­ter­na­cio­nal. Así los in­de­pen­den­tis­tas lo­gra­ron pre­sen­tar­se ante el mun­do co­mo víc­ti­mas de un “Es­ta­do opre­sor”.

Pe­ro las ci­fras no son cla­ras. El go­bierno ca­ta­lán ase­gu­ró que las car­gas po­li­cia­les de­ja­ron 893 per­so­nas he­ri­das, y el de Ma­drid sos­tu­vo que 431 agen­tes fue­ron agre­di­dos con vio­len­cia. Pe­ro co­mo SE­MA­NA pu­do con­fir­mar el jue­ves, so­lo cua­tro ci­vi­les es­ta­ban hos­pi­ta­li­za­dos en Cataluña (dos de ellos gra­ves) y nin­gún po­li­cía ha­bía re­ci­bi­do he­ri­das con­si­de­ra­bles, si bien al­gu­nos de ellos su­frie­ron gol­pes,ara­ña­zos e in­clu­so mor­dis­cos.

El pro­ble­ma se agra­vó en los úl­ti­mos días con la fu­ga de em­pre­sas ca­ta­la­nas ha­cia otros lu­ga­res del país de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que ri­ge en Cataluña. El Ban­co Sa­ba­dell cam­bió su domicilio so­cial a Ali­can­te y el gru­po de bio­tec­no­lo­gía Ory­zon se mu­dó a Ma­drid. Cai­xa Bank, el ter­cer ban­co del país, se mu­dó el vier­nes a Pal­ma de Ma­llor­ca, y la mul­ti­na­cio­nal Gas Na­tu­ral tras­la­dó su se­de cen­tral a Ma­drid.Al me­nos las dos pri­me­ras re­sul­ta­ron pre­mia­das por las bol­sas con gran­des subidas en el pre­cio de sus ac­cio­nes.

EL DE­LI­RIO

El go­bierno ca­ta­lán, do­mi­na­do des­de 2015 por los par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas, ha con­ver­ti­do el te­ma de su in­de­pen­den­cia en un de­li­rio co­lec­ti­vo a fuer­za de desatar emo­cio­nes en to­dos los es­ta­men­tos. El re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre no po­día rea­li­zar­se por­que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña de­jó sin efec­to, por va­rias cau­sa­les com­pro­ba­das, la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca y Fun­da­cio­nal de la Re­pú­bli­ca (de Cataluña), pe­ro el pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont y los su­yos si­guie­ron ade­lan­te. Ig­no­ra­ron el fa­llo vin­cu­lan­te y uti­li­za­ron los me­dios pa­ra alen­tar a los ciu­da­da­nos a par­ti­ci­par en unos co­mi­cios que sa­bían in­vá­li­dos, y es­to de­ri­vó en los en­fren­ta­mien­tos.

“Puig­de­mont y los in­de­pen­den­tis­tas han pro­me­ti­do al­go que no pue­den cum­plir. Lo sa­ben des­de el prin­ci­pio,pe­ro si­guen alen­tan­do a los ca­ta­la­nes a lu­char por la ‘li­ber­tad’ y con­ti­núan sal­tán­do­se las le­yes sin im­por­tar­les más que su pro­pio de­li­rio”,di­jo a SE­MA­NA Ja­vier Ro­bles, so­ció­lo­go de la Uned, la uni­ver­si­dad más gran­de de Es­pa­ña. “Aho­ra las ca­lles de Cataluña es­tán to­ma­das por este cli­ma de de­li­rio, pe­ro tar­de o tem­prano al­gu­nos des­per­ta­rán a la reali­dad y es­to pro­du­ci­rá una enor­me frus­tra­ción cu­yas con­se­cuen­cias po­drían ser im­pre­vi­si­bles si to­ma­mos en cuen­ta que Cataluña ha si­do la ma­yor cu­na de anar­quis­tas de Es­pa­ña”, sos­tu­vo.

El sue­ño de la re­pú­bli­ca de Cataluña que avi­va el fue­go de este conflicto es an­ti­guo. En 1641 el lí­der re­gio­nal, Pau Cla­ris, pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na, pe­ro so­lo du­ró una

se­ma­na. En 1931, el go­bierno re­gio­nal de Fran­cesc Ma­cià hi­zo lo mis­mo,pe­ro su Es­ta­do du­ró so­lo tres días.Aho­ra Puig­de­mont quie­re pa­sar a la his­to­ria, pe­ro una re­pú­bli­ca sin ejér­ci­to, sin mo­ne­da y sin pre­su­pues­to pro­pio no es más que una fa­la­cia.

“El ma­yor éxi­to de Puig­de­mont y de Art­hur Mas (lí­de­res del Par­ti­do De­mó­cra­ta Eu­ro­peo Ca­ta­lán, PDeCAT) con to­da es­ta so­fla­ma in­de­pen­den­tis­ta es ha­cer ol­vi­dar los ca­sos de­mos­tra­dos de co­rrup­ción de su par­ti­do”, ase­gu­ró la po­li­tó­lo­ga Oli­via Gra­na­dos, de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. El PDeCAT es el nom­bre nue­vo del par­ti­do con­ser­va­dor CiU (Con­ver­gèn­cia i Unió),que ha go­ber­na­do Cataluña en los 39 años de de­mo­cra­cia, ba­jo el con­trol de la fa­mi­lia de Jor­di Pu­jol, al­gu­nos de cu­yos miem­bros es­tán hoy en la cár­cel por co­rrup­ción.Pu­jol co­bra­ba el 3 por cien­to a las em­pre­sas que con­tra­ta­ba el go­bierno de Cataluña.“Puig­de­mont y Mas, aun­que tie­nen ra­bo de pa­ja, quie­ren pa­sar a la his­to­ria co­mo ‘li­ber­ta­rios’ y no co­mo co­rrup­tos co­mo le su­ce­dió a la fa­mi­lia Pu­jol”, en­fa­ti­zó Gra­na­dos a SE­MA­NA.

DIÁ­LO­GO Y ME­DIA­CIÓN

La Unión Eu­ro­pea y el Par­la­men­to Eu­ro­peo han pe­di­do diá­lo­go y se han ne­ga­do a me­diar en el conflicto por­que con­si­de­ran que el go­bierno ca­ta­lán se sal­tó las le­yes cons­ti­tu­cio­na­les de Es­pa­ña al con­vo­car el re­fe­rén­dum. En el Par­la­men­to Eu­ro­peo so­lo los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas de ul­tra­de­re­cha apo­yan a los in­de­pen­den­tis­tas. Los de­más pi­den a Puig­de­mont vol­ver a los cau­ces le­ga­les co­mo pa­so in­dis­pen­sa­ble pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go que pon­ga fin al conflicto.

El rey Fe­li­peVI in­ter­vino sor­pre­si­va­men­te con una alo­cu­ción te­le­vi­sa­da pa­ra pe­dir al go­bierno ca­ta­lán aca­tar las le­yes cons­ti­tu­cio­na­les. Puig­de­mont, en res­pues­ta, lo acu­só de po­ner­se del la­do de Ra­joy y de ne­gar­les el de­re­cho a de­ci­dir. El di­ri­gen­te y los in­de­pen­den­tis­tas in­sis­ten en mag­ni­fi­car su pa­pel de víc­ti­mas de un Es­ta­do es­pa­ñol in­jus­to.

El im­pac­to del desafío se­pa­ra­tis­ta no so­lo afec­ta a la po­lí­ti­ca, sino tam­bién a la eco­no­mía. El gre­mio de em­pre­sa­rios de Cataluña ci­fra en más de 8.000 las com­pa­ñías que han hui­do en el úl­ti­mo lus­tro en bus­ca de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en otros lu­ga­res de Es­pa­ña.El pre­si­den­te del gre­mio Em­pre­sa­ris de Ca­ta­lun­ya, Jo­sep Bou, en­fa­ti­zó que los em­pre­sa­rios ne­ce­si­tan una ne­go­cia­ción ur­gen­te y un acuer­do. “En es­tos mo­men­tos no se pue­de ha­cer na­da. Los na­cio­na­lis­tas quie­ren lle­gar a acuer­dos por fue­ra de la ley y eso no es po­si­ble. El go­bierno ca­ta­lán tie­ne que vol­ver a la sen­da del Es­ta­tu­to de Cataluña y de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la vi­gen­tes”, se­ña­ló Bou.

Des­de Ma­drid y las ins­ti­tu­cio­nes de la UE, to­dos de­man­dan a Puig­de­mont re­gre­sar a la le­ga­li­dad y a la Cons­ti­tu­ción co­mo pa­so pre­vio al ini­cio del diá­lo­go. Pe­ro el concepto de diá­lo­go de los in­de­pen­den­tis­tas di­fie­re del ha­bi­tual.“Puig­de­mont no se ha mo­vi­do y pa­re­ce que no se mo­ve­rá, pues esa es su po­si­ción de ma­yor fuer­za”, in­di­có a SE­MA­NA Ser­gi Puig, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra de Bar­ce­lo­na.“Él sa­be que cuan­to más fir­me se mues­tre, más ob­ten­drá, y por eso se sigue sal­tan­do las le­yes con el fin de ele­var su po­si­ción de fuer­za. Su de­li­rio y el de los que lo acom­pa­ñan ha cau­sa­do mu­cho da­ño y cau­sa­rá aún más al pue­blo ca­ta­lán”, pre­ci­só.

La úl­ti­ma op­ción, y la peor, de Ra­joy pa­ra re­sol­ver este pro­ble­ma es apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción que le per­mi­te al go­bierno sus­pen­der la au­to­no­mía de las re­gio­nes que sal­gan de la le­ga­li­dad. Así, la Co­mu­ni­dad Au­to­nó­mo­ma de Cataluña que­da­ría sus­pen­di­da y Puig­de­mont y los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas ter­mi­na­rían en la cár­cel. Pe­ro es­ta me­di­da se­ría aún más sal­va­je y hu­mi­llan­te que las car­gas po­li­cia­les, y ge­ne­ra­ría un cli­ma más en­re­ve­sa­do y hos­til.

“El or­den pú­bli­co en Cataluña es­tá al­te­ra­do y las ca­lles se han con­ver­ti­do en trin­che­ras de odio a to­do aquel que no pien­sa co­mo tú”, se­ña­ló a SE­MA­NA Joan La­port, de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na.“Es­to so­lo se cu­ra con tiem­po, de­mo­cra­cia, diá­lo­go y, al fi­nal, un acuer­do que per­mi­ta a los ca­ta­la­nes ex­pre­sar­se so­bre su per­te­nen­cia a Es­pa­ña.Y esa con­sul­ta no tie­ne por qué ce­le­brar­se ma­ña­na,ni pa­sa­do, sino en un pla­zo de uno o más años, cuan­do el río es­té más so­se­ga­do y las per­so­nas pue­dan vo­tar con ab­so­lu­ta li­ber­tad”, di­jo. El vier­nes, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal sus­pen­dió la se­sión de la Ge­ne­ra­li­tat pre­vis­ta pa­ra el lu­nes, con lo que se abrió una nue­va in­cer­ti­dum­bre, pues im­pli­ca­ría la ile­ga­li­dad de cual­quier de­ci­sión to­ma­da allí.

Los ana­lis­tas en­tre­vis­ta­dos por SE­MA­NA coin­ci­den en que el conflicto de Cataluña se ha agra­va­do por­que en am­bas par­tes ri­gen “po­lí­ti­cos de ba­jo ni­vel”. Puig­de­mont y Art­hur Mas es­tán ob­se­sio­na­dos con su de­li­rio de in­de­pen­den­cia“sea co­mo sea”, mien­tras Ra­joy se re­fu­gia en el in­mo­vi­lis­mo, cre­yen­do que el tiem­po y la inac­ción lo sa­nan to­do. Am­bas par­tes so­lo toman en cuen­ta el cor­to pla­zo y pien­san en las elec­cio­nes, don­de es­pe­ran­ga­nar­más­vo­tos.

Pe­ro un fe­nó­meno tan pro­fun­do e his­tó­ri­co co­mo el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán no pue­de re­sol­ver­se en el cor­to pla­zo.

tu Las imá­ge­nes de po­li­cías que ata­ca­ban a los ma­ni­fes­tan­tes re­sul­ta­ron am­pli­fi­ca­das por las re­des so­cia­les y los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas. El rey Fe­li­pe VI se ma­ni­fes­tó a fa­vor de la uni­dad, co­mo mi­les de ha­bi­tan­tes en va­rias ciu­da­des.

t El pre­si­den­te del

go­bierno Ma­riano Ra­joy ha ma­ne­ja­do el pro­ble­ma tor­pe­men­te.

u Car­les Puig­de­mont, pre­si­den­te ca­ta­lán, pa­re­ce ob­se­sio­na­do con la in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.