Diez años sin el gran ar­qui­tec­to

Uno de los gran­des le­ga­dos de Rogelio Sal­mo­na es el ma­yor in­te­rés ar­qui­tec­tó­ni­co ha­cia las obras pú­bli­cas. Bo­go­tá no es la úni­ca pro­ta­go­nis­ta.

Semana (Colombia) - - Cultura -

ESTE MES SE cum­plen diez años de la muer­te de Rogelio Sal­mo­na (1929-2007),tal vez el ar­qui­tec­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha te­ni­do Co­lom­bia, por su ca­pa­ci­dad de pen­sar en una ar­qui­tec­tu­ra en ar­mo­nía con el es­pa­cio pú­bli­co y al ser­vi­cio de sus ciu­da­da­nos.

El crea­dor de las to­rres del par­que, un sím­bo­lo de Bo­go­tá, tam­bién de­jó su se­llo en obras pú­bli­cas­co­moe­lAr­chi­voGe­ne­ral de la Na­ción,la Bi­blio­te­caVir­gi­lio Bar­co o el eje am­bien­tal. En es­pe­cial, este pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción del es­pa­cio pú­bli­co en el cen­tro de la ciu­dad fue po­si­ble lue­go de que el ar­qui­tec­to se acer­có al en­ton­ces al­cal­de En­ri­que Pe­ña­lo­sa pa­ra con­ven­cer­lo de ha­cer es­ta obra.

Es­tas cons­truc­cio­nes mues­tran que Sal­mo­na pen­só gran par­te de sus tra­ba­jos des­de una vi­sión más in­clu­yen­te y de­mo­crá­ti­ca pa­ra la so­cie­dad.Así lo con­fir­ma Sil­via Aran­go, ar­qui­tec­ta, crítica y teó­ri­ca, quien re­cuer­da que Sal­mo­na de­cía:“Cuan­do uno hace un pro­yec­to, su clien­te no es so­la­men­te la per­so­na que cons­tru­ye el edi­fi­cio, sino to­da la ciu­da­da­nía”.

La hue­lla de pen­sar la ar­qui­tec­tu­ra des­de una mi­ra­da pú­bli­ca sigue vi­gen­te una dé­ca­da des­pués de su muer­te. Pe­ro este fe­nó­meno, di­ce el ar­qui­tec­to Daniel Bo­ni­lla,“se dio por una con­di­ción po­lí­ti­ca y una sen­si­bi­li­za­ción con el pro­ble­ma so­cial que ha he­cho que los po­lí­ti­cos ha­yan sa­ca­do nor­mas pa­ra que la ar­qui­tec­tu­ra sea de ma­yor ca­li­dad”. Con la crea­ción de la Ley 80 de 1993, se pro­mo­vie­ron con­cur­sos que con­vo­can a ar­qui­tec­tos pa­ra ha­cer pro­yec­tos del Es­ta­do en las ciu­da­des, al­go que, se­gún Bo­ni­lla, no exis­te en otro país en Amé­ri­ca La­ti­na.

Los con­cur­sos pú­bli­cos im­pul­sa­dos por las Al­cal­días de Bo­go­tá y Me­de­llín, en­tre otras ciu­da­des, han pro­mo­vi­do va­rias obras ciu­da­da­nas. Y se tra­ta de tra­ba­jos for­ja­dos por va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos, de orí­ge­nes di­fe­ren­tes, con va­lo­res y vi­sio­nes de la pro­fe­sión muy va­ria­das. Ca­da uno tie­ne una in­ter­pre­ta­ción del es­pa­cio y de la iden­ti­dad cul­tu­ral.

Con la glo­ba­li­za­ción hay más re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les y, se­gún Juan Pablo Asch­ner, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de los An­des, des­de 2000 se di­ver­si­fi­ca­ron las prác­ti­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas y sur­gie­ron otras for­mas de en­ten­der la ciu­dad.Así, la ar­qui­tec­tu­ra co­lom­bia­na se ha vuel­to más uni­ver­sal, co­mo di­ce Fe­li­pe Gon­zá­lez, quien cuen­ta que hoy en día “es­ta­mos ha­cien­do ar­qui­tec­tu­ra en Bo­go­tá y en Me­de­llín más pa­ra el mun­do”. Tam­bién in­flu­ye que los pro­fe­sio­na­les se es­tán for­man­do en otros paí­ses y es­to les da una vi­sión más am­plia.

Otros coin­ci­den en que es­tas úl­ti­mas dos dé­ca­das se han ca­rac­te­ri­za­do por una ac­ti­tud de integrar el edi­fi­cio y el es­pa­cio pú­bli­co y cons­truir obras con un im­pac­to so­cial.Tal es el ca­so de Simón Ho­sie, quien hi­zo la re­cons­truc­ción de El Sa­la­do, en los Mon­tes de Ma­ría, con el pro­yec­to Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca la Ca­sa del Pue­blo. Tam­bién

Lo­ren­zo Cas­tro y Ana Elvira Vé­lez, quie­nes hi­cie­ron el pro­yec­to del Jar­dín Bo­tá­ni­co de Me­de­llín, o la ge­ne­ra­ción de Juan Pablo Or­tiz, Daniel Bo­ni­lla, Giancarlo Maz­zan­ti y Fe­li­pe Gon­zá­lez, quie­nes han tra­ba­ja­do en pro­yec­tos de edu­ca­ción y tie­nen una ac­ti­tud más abier­ta ha­cia la ciu­dad. Así lo cree Gon­zá­lez,quien ase­gu­ra que “ese bor­de en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do se di­lu­ye ca­da vez más”.

Por ejem­plo, Sil­via Aran­go re­cal­ca que hay una ex­ce­len­te obra pú­bli­ca en Me­de­llín, el Co­le­gio San­to Do­min­go,ubi­ca­do en el ba­rrio San­to Do­min­go de la co­mu­na 1,una de las zo­nas más de­pri­mi­das y vio­len­tas de esa ciu­dad. De­trás es­tá el co­lec­ti­vo de ar­qui­tec­tos Obra­ne­gra.

Otro ejem­plo de pro­yec­tos de im­pac­to so­cial en Me­de­llín apa­re­ció con las Uni­da­des de Vi­da Ar­ti­cu­la­da (UVA),del ar­qui­tec­to ca­le­ño Ma­rio Fernando Ca­mar­go Gómez,quien ade­cuó los tan­ques de agua y los trans­for­mó en es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra for­ta­le­cer el en­cuen­tro ciu­da­dano.

Aun­que hay una va­ria­da mues­tra de prác­ti­cas y vi­sio­nes en la ar­qui­tec­tu­ra, esa di­ver­si­dad tam­bién im­po­ne mo­das que pue­den en­ve­je­cer rá­pi­da­men­te. Ber­mú­dez es muy crí­ti­co fren­te a es­to y di­ce que “la ar­qui­tec­tu­ra que ve­mos aho­ra bus­ca una ima­gen por el he­cho de ser ima­gen, en la que pri­ma lo que se ve so­bre el con­te­ni­do”.

Otros ase­gu­ran que en Co­lom­bia pre­do­mi­na lo co­mer­cial. Pa­ra Aran­go hay un sec­tor que pro­du­ce me­tros cua­dra­dos pa­ra ven­der y ase­gu­ra que “hay una can­ti­dad de mo­das fu­ga­ces, de edi­fi­cios que se arru­gan o tie­nen ter­mi­na­dos me­tá­li­cos y du­ran dos o tres años”. Pa­ra ella no son más que ma­las imi­ta­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ras in­ter­na­cio­na­les.

Es­ta ten­den­cia pa­re­ce inevi­ta­ble y ade­más se im­po­nen tiem­pos y con­di­cio­nes de en­tre­ga ca­da vez más cor­tos. Es así que la ca­li­dad de los pro­yec­tos se­gu­ra­men­te no se va a equi­pa­rar a la ge­nia­li­dad de Sal­mo­na.

Pe­ro sí es va­lio­so que en Co­lom­bia,en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, se ha­ya for­ja­do una ar­qui­tec­tu­ra que cons­tru­ye ciu­dad y el in­te­rés de sus pro­fe­sio­na­les ha­cia lo pú­bli­co es ca­da vez ma­yor.Ade­más exis­ten di­ver­sas apro­xi­ma­cio­nes a la cons­truc­ción con el uso de ma­te­ria­les muy dis­tin­tos y for­mas más glo­ba­les.Es­ta va­rie­dad cons­ti­tu­ye un buen sín­to­ma pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra del país fren­te a otros de Amé­ri­ca La­ti­na.

La ar­qui­tec­tu­ra co­lom­bia­na es­tá en otra di­men­sión y su én­fa­sis de lo pú­bli­co re­sul­ta de va­rios es­fuer­zos de los di­ri­gen­tes y so­bre to­do de ar­qui­tec­tos co­mo Sal­mo­na, que im­pu­sie­ron su le­ga­do en una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­fe­sio­na­les. En pa­la­bras de Bo­ni­lla, que el ar­qui­tec­to es­té in­vo­lu­cra­do con la obra pú­bli­ca,y que la obra pú­bli­ca ten­ga mé­ri­to y ex­ce­len­cia,quie­re de­cir que es­tá me­jo­ran­do la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos.

u La Ca­sa del Pue­blo: Nue­vo Cen­tro de El Sa­la­do. Es­ta obra fue di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to Simón Ho­sie. An­te­rior­men­te

fue la ca­sa de la cul­tu­ra, el si­tio don­de los pa­ra­mi­li­ta­res ma­sa­cra­ron a 60 cam­pe­si­nos

en el año 2000.

p La cons­truc­ción de la Bi­blio­te­ca Vir­gi­lio Bar­co, di­se­ña­da por Rogelio Sal­mo­na, em­pe­zó en 1999 y cul­mi­nó en 2001.

Pro­yec­to Uni­dad de Vi­da Ar­ti­cu­la­da El Or­fe­li­na­to - UVA, di­se­ña­do por el equi­po Co­lec­ti­vo

720, li­de­ra­do por Ma­rio Ca­mar­go y Luis Tom­bé, quie­nes ob­tu­vie­ron el pri­mer pre­mio en el con­cur­so pú­bli­co na­cio­nal por

este di­se­ño.

p El Jar­dín Bo­tá­ni­co de Me­de­llín, di­se­ña­do por Lo­ren­zo Cas­tro y Ana Elvira Vé­lez, mar­có un hi­to pa­ra la ciu­dad.

p El di­se­ño del Eje Am­bien­tal de la ave­ni­da Ji­mé­nez, cons­ti­tu­ye uno de los le­ga­dos de Sal­mo­na más im­por­tan­tes pa­ra Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.