UNA PRO­TES­TA CON­TRA LA DES­TRUC­CIÓN DE ES­PA­ÑA

Semana (Colombia) - - Opinión - Por Antonio Caballero

VE­LÁZ­QUEZ TIE­NE VA­RIOS RE­TRA­TOS DE BUFONES y de lo­cos. Los es­ta­mos vien­do re­su­ci­tar en la gro­tes­ca reali­dad con­tem­po­rá­nea de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. ¿Han vis­to a Oriol Jun­que­ras, el vi­ce­pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya? Es exac­ta­men­te igual al “Ni­ño de Va­lle­cas”, el enano que Ve­láz­quez pin­tó des­pa­ta­rra­do, con los ojos per­di­dos y la bo­ca en­tre­abier­ta. De­cía el poe­ta León Fe­li­pe:

Este es el or­den, San­cho. De aquí no se va na­die. Mien­tras es­ta ca­be­za ro­ta del Ni­ño de Va­lle­cas exis­ta, De aquí no se va na­die. Na­die. Ni el mís­ti­co ni el sui­ci­da. Y mi­ren al pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, que fí­si­ca­men­te se pa­re­ce mu­cho a otro pa­ya­so des­ce­re­bra­do pin­ta­do pre­mo­ni­to­ria­men­te por Ve­láz­quez: el apo­da­do “don Juan de Aus­tria”. Un arro­gan­te y pom­po­so pas­ma­ro­te. Se ha com­pa­ra­do a Ra­joy con un cé­le­bre to­re­ro có­mi­co de hace un si­glo,“don Tan­cre­do”, cu­ya úni­ca gra­cia con­sis­tía en que se que­da­ba quie­to pa­ra­do en una me­sa de­lan­te de un to­ro bra­vo. Has­ta que el to­ro se abu­rría y tum­ba­ba la me­sa de un ca­be­za­zo, y don Tan­cre­do sa­lía co­rrien­do a re­fu­giar­se en los bra­zos de la Guar­dia Ci­vil, que a ti­ros ma­ta­ba al to­ro. Los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes de hoy son co­mo esos to­ros mal­hu­mo­ra­dos de en­ton­ces: a cor­na­das de fu­ria es­tán vol­vien­do as­ti­llas la gran me­sa de Es­pa­ña. Fren­te a lo cual Ra­joy no to­rea, sino que se que­da pa­ra­do y quie­to: co­mo re­co­men­da­ba su co­te­rrá­neo el ge­ne­ra­lí­si­mo Fran­cis­co Fran­co, Ra­joy “no se me­te en po­lí­ti­ca”. Re­cu­rre, co­mo aquel, a la Guar­dia Ci­vil: a la fuer­za bru­ta. Se nie­ga a en­ten­der que un pro­ble­ma po­lí­ti­co no tie­ne una so­lu­ción ju­rí­di­ca, sino, si es que la tie­ne, po­lí­ti­ca. Co­mo él di­ce, y es cier­to, el re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por los ca­ta­la­nes es in­cons­ti­tu­cio­nal. Pe­ro las Cons­ti­tu­cio­nes no son sa­gra­das, co­mo lo mues­tra la exis­ten­cia mis­ma de es­ta que Ra­joy in­vo­ca, pac­ta­da hace 40 años en sus­ti­tu­ción de la fran­quis­ta Ley Or­gá­ni­ca del Es­ta­do que ri­gió a Es­pa­ña du­ran­te otros 40. El cur­so de la his­to­ria sue­le ser in­cons­ti­tu­cio­nal.

Jun­que­ras y sus com­pin­ches in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, y Ra­joy y sus com­pin­ches cen­tra­lis­tas es­pa­ño­les, y el rey Fe­li­pe VI, en teo­ría ár­bi­tro neu­tral por en­ci­ma de los par­ti­dos y de las na­cio­na­li­da­des pe­ro en la prác­ti­ca, por lo que se vio en su enér­gi­co aun­que cha­to dis­cur­so, ju­gue­te dó­cil del cie­go cen­tra­lis­mo del Par­ti­do Po­pu­lar en el go­bierno, es­tán des­tru­yen­do a Es­pa­ña.

No me ex­tra­ña: a des­truir a Es­pa­ña se han de­di­ca­do los go­ber­nan­tes de Es­pa­ña des­de que Es­pa­ña exis­te. Ha­yan si­do go­ber­na­do­res ro­ma­nos, mo­nar­cas vi­si­go­dos, re­yes mo­ros de tai­fas, in­tru­sos fla­men­cos co­mo Car­los de Aus­tria o usur­pa­do­res fran­ce­ses co­mo Fe­li­pe de An­jou o Jo­sé Bo­na­par­te. Un prín­ci­pe ita­liano traí­do ca­si a la fuer­za no qui­so en­trar en ese jue­go ibé­ri­co de des­truc­ción y re­nun­ció a la co­ro­na ex­cla­man­do: “¡Per Bac­co! ¡No en­tien­do na­da!”. En cuan­to a los na­ti­vos, no di­ga­mos: des­de el tar­te­sio an­da­luz Ar­gan­to­nio has­ta el ge­ne­ral ga­lle­go Fran­co. No me ex­tra­ña, di­go; pe­ro pro­tes­to, co­mo he­mos pro­tes­ta­do siem­pre los es­pa­ño­les –yo lo soy– con­tra nues­tros des­truc­to­res go­bier­nos.

Pro­tes­to por­que la des­truc­ción de Es­pa­ña es una ma­la co­sa pa­ra to­dos: pa­ra los ca­ta­la­nes en pri­mer lu­gar, pe­ro tam­bién pa­ra los an­da­lu­ces y pa­ra los vas­cos y pa­ra los cas­te­lla­nos, y pa­ra to­dos los mu­chos pue­blos dis­tin­tos y mez­cla­dos que con­for­man Es­pa­ña: la más mes­ti­za de las na­cio­nes de Eu­ro­pa. Y la más hos­pi­ta­la­ria. Lo ha si­do pa­ra los fe­ni­cios y los car­ta­gi­ne­ses, los grie­gos y los ro­ma­nos, los ju­díos de la diás­po­ra de Na­bu­co­do­no­sor, los ára­bes de la yihad de Maho­ma, has­ta pa­ra los fran­ce­ses de la Ilus­tra­ción: me­dia Es­pa­ña ha si­do siem­pre afran­ce­sa­da, mien­tras la otra me­dia enar­bo­la­ba la ban­de­ra na­cio­na­lis­ta de la ex­clu­sión: “¡Ga­ba­cho, ni hem­bra ni ma­cho!”. Y, por su­pues­to, pa­ra los la­ti­noa­me­ri­ca­nos que en el si­glo XX bus­ca­ron re­fu­gio de las dic­ta­du­ras lo­ca­les. Hoy hay en Es­pa­ña cua­tro y me­dio mi­llo­nes de in­mi­gran­tes – afri­ca­nos, ru­ma­nos, su­da­cas, chi­nos: una dé­ci­ma par­te de la po­bla­ción – sin que ha­ya sur­gi­do un par­ti­do an­ti­in­mi­gran­tes, co­mo ha su­ce­di­do en to­dos los de­más paí­ses ri­cos de Eu­ro­pa. Cuan­do ha­blo de hos­pi­ta­li­dad me re­fie­ro a la de la gen­te es­pa­ño­la. Los go­ber­nan­tes de Es­pa­ña –vuel­vo a ellos– han si­do lo con­tra­rio: tra­di­cio­nal­men­te per­se­gui­do­res y ex­pul­so­res de quie­nes han con­si­de­ra­do dis­tin­tos: los ju­díos, los mo­ros, los ro­jos.

Aho­ra los go­ber­nan­tes de Bar­ce­lo­na y de Ma­drid se acu­san de fas­cis­tas los unos a los otros. Con ra­zón de la­do y la­do. El fas­cis­mo es, por en­ci­ma de cual­quier otra de­fi­ni­ción, el re­cur­so prio­ri­ta­rio a la vio­len­cia. Son sin du­da fas­cis­tas Ma­riano Ra­joy y su go­bierno cen­tral, que re­cu­rren a la fuer­za cie­ga de la po­li­cía an­ti­mo­ti­nes –900 he­ri­dos, y mi­la­gro­sa­men­te nin­gún muer­to– pa­ra so­fo­car los vo­tos del re­fe­rén­dum. Cuan­do los vo­tos se in­ven­ta­ron pa­ra evi­tar la vio­len­cia. Son igual­men­te fas­cis­tas Jun­que­ras y su pre­si­dent Car­les Puig­de­mont y su go­bierno re­gio­nal, que quie­ren im­po­ner a to­do tran­ce la vo­lun­tad de sus vo­tos que, sean le­ga­les o ile­ga­les, son reconocidamente mi­no­ri­ta­rios.

La Ge­ne­ra­li­tat ha anun­cia­do que este lu­nes que vie­ne, 9 de oc­tu­bre, pro­cla­ma­rá ofi­cial­men­te la in­de­pen­den­cia dan­do por ga­na­do el re­fe­rén­dum. Pe­ro ¿una in­de­pen­den­cia que la mi­tad de la po­bla­ción de Cataluña no aprue­ba?

Ten­drá que im­po­ner­la por la fuer­za.

Ad­ver­tía el poe­ta César Va­lle­jo:

Ni­ños del mun­do:

Si cae Es­pa­ña –di­go, es un de­cir…

SON IGUAL­MEN­TE FAS­CIS­TAS JUN­QUE­RAS Y PUIG­DE­MONT Y SU GO­BIERNO RE­GIO­NAL, QUE QUIE­REN IM­PO­NER A TO­DO TRAN­CE LA VO­LUN­TAD DE SUS VO­TOS QUE, LE­GA­LES O ILE­GA­LES, SON RECONOCIDAMENTE MI­NO­RI­TA­RIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.