CAR­TAS

Semana (Colombia) - - Cartas - César Ga­vi­ria Tru­ji­llo Bo­go­tá Ben­ja­mín Bar­ney-Cal­das Ca­li Alessio Maz­zan­ti T. Ba­rran­qui­lla Víctor Na­va­rro Ba­rran­qui­lla

SO­BRE LA CÁTEDRA DE HIS­TO­RIA

En el con­fi­den­cial pu­bli­ca­do en la edi­ción n.º 1848 ti­tu­la­do ‘Co­lom­bia sin His­to­ria’, exis­ten al­gu­nas im­pre­ci­sio­nes que es ne­ce­sa­rio acla­rar.

La pri­me­ra se re­fie­re a que Co­lom­bia es el úni­co país que no tie­ne una asig­na­tu­ra es­pe­cí­fi­ca de his­to­ria en se­cun­da­ria. So­bre es­to es im­por­tan­te re­vi­sar los re­fe­ren­tes cu­rri­cu­la­res en di­ver­sos paí­ses. En On­ta­rio, Ca­na­dá, uno de los me­jo­res sis­te­mas edu­ca­ti­vos, se en­se­ña ‘Es­tu­dios Glo­ba­les’ que in­clu­ye his­to­ria. En Sin­ga­pur, el país con el me­jor re­sul­ta­do en las Pisa 2015, se in­clu­ye la his­to­ria en las hu­ma­ni­da­des. Y en Chi­le, el me­jor sis­te­ma edu­ca­ti­vo de Amé­ri­ca La­ti­na, la asig­na­tu­ra se de­no­mi­na ‘His­to­ria, Geo­gra­fía y Cien­cias So­cia­les’.

La se­gun­da pre­ci­sión se re­fie­re a la res­pon­sa­bi­li­dad de mi go­bierno. En 1987 se reali­zó el Con­gre­so Na­cio­nal de Pe­da­go­gía so­bre las Cien­cias So­cia­les, que recomendó la mo­di­fi­ca­ción de la en­se­ñan­za de la his­to­ria ba­sa­da en la me­mo­ri­za­ción de fe­chas a un aná­li­sis in­ter­dis­ci­pli­na­rio.En 1991 apa­re­ce el Mo­vi­mien­to Pe­da­gó­gi­co Na­cio­nal,que lle­vó a un nue­vo marco le­gal. Con una dis­cu­sión am­plia en el país se apro­bó en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca la Ley 115 en fe­bre­ro de 1994. Por tan­to, la re­for­ma a las Cien­cias So­cia­les que bus­ca­ba su in­te­gra­ción no fue una po­lí­ti­ca del go­bierno, sino un pro­ce­so con­cer­ta­do que pa­só por el Con­gre­so en una ley aún vi­gen­te.

Las pre­sun­tas de­fi­cien­cias en la en­se­ñan­za de la His­to­ria de­ben con­tras­tar­se con el for­ta­le­ci­mien­to de las com­pe­ten­cias crí­ti­cas en los es­tu­dian­tes. Los cu­rrícu­los pue­den for­ta­le­cer los co­no­ci­mien­tos en his­to­ria sin que sea ne­ce­sa­rio te­ner una asig­na­tu­ra es­pe­cial, una dis­cu­sión que en to­do ca­so re­quie­re un aná­li­sis del sec­tor edu­ca­ti­vo.

PO­CO SE PIEN­SA EN LA PO­LIS

Con­tun­den­te la por­ta­da de la se­ma­na en su edi­ción n.º 1848, pues tal pa­re­ce que este país co­mien­za a ma­du­rar so­bre su po­lí­ti­ca cuan­do el 21 por cien­to de los en­cues­ta­dos pre­fie­re a Sergio Fajardo y un 11,2 por cien­to a Cla­ra Ló­pez. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te po­co se pien­sa de la po­lis, co­mo en el ca­so que de­nun­cia Ger­mán Téllez res­pec­to a la de­mo­li­ción del edi­fi­cio de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. La­men­ta­ble­men­te si­guen sien­do aquí co­sas se­pa­ra­das.

SIN TA­PU­JOS

En uno de sus con­fi­den­cia­les de la edi­ción n.º 1848, ti­tu­la­do ‘País sin His­to­ria’ es­cri­ben: “En Co­lom­bia, por el con­tra­rio, des­con­cier­ta el ni­vel de ig­no­ran­cia con que los jó­ve­nes lle­gan a la uni­ver­si­dad”. Es­to es muy cier­to y oja­lá en el pén­sum se in­clu­yan sin ta­pu­jos los mo­ti­vos de las nue­ve gue­rras ci­vi­les en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res en el si­glo XIX, co­mo tam­bién las mo­ti­va­cio­nes de la vio­len­cia que pa­de­ció el país a par­tir de la muer­te de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, con­fian­do así que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que vi­vi­rán en un país di­fe­ren­te al de hoy no co­me­tan los erro­res del pa­sa­do. San­ta­ya­na sen­ten­ció: “Quien ol­vi­da la his­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la”. Po­si­ble­men­te es­ta­mos co­me­tien­do los mis­mos erro­res del pa­sa­do cuan­do hoy el ‘país po­lí­ti­co’, pen­san­do en sus egos y pro­pios in­tere­ses co­mo ha su­ce­di­do des­de la épo­ca de la Pa­tria Bo­ba, se ha dis­tan­cia­do del ‘País na­cio­nal’, ol­vi­dan­do las ne­ce­si­da­des bá­si­cas del co­mún de los ciu­da­da­nos. Los par­ti­dos per­die­ron sus ideo­lo­gías, no pre­sen­tan so­lu­cio­nes y so­lo ha­cen cálcu­los elec­to­re­ros con­ta­bi­li­zan­do vo­tos. Un ejem­plo es el mal lla­ma­do pro­ce­so de paz que en reali­dad es so­lo la ter­mi­na­ción del conflicto con las Farc, ya que la paz de­be­mos cons­truir­la en­tre to­dos a pe­sar de los de­fec­tos que ten­ga el acuer­do, de­fec­tos que po­drían so­lu­cio­nar­se con un diá­lo­go cons­truc­ti­vo.

Pe­ro es­to no ha si­do po­si­ble por esa ac­ti­tud egoís­ta de los que nos go­bier­nan y que los his­to­ria­do­res nos re­cuer­dan que ac­túan de la mis­ma for­ma que du­ran­te la Pa­tria Bo­ba. Oja­lá tam­bién se ins­tau­re la cátedra de Geo­gra­fía, ya que un país que no co­no­ce sus ríos, mon­ta­ñas, ma­res y ri­que­zas des­co­no­ce lo que tie­ne y no lo va­lo­ra. La geo­gra­fía es el com­ple­men­to de la iden­ti­dad de una na­ción.

¡ESO YA LO VI­VI­MOS!

Con res­pec­to a la edi­ción n.º 1848,‘Se mue­ve el ta­ble­ro’, nos que­da cla­ro que na­die quie­re na­da que ven­ga del uri­bis­mo o si­mi­la­res. Re­la­cio­na­do con la edi­ción n.º 1846‘El es­pe­jo de Ve­ne­zue­la’, nos ‘ad­vier­te’ de un po­si­ble au­to­ri­ta­ris­mo, pe­ro... ¡ya lo vi­vi­mos! Hu­bo un pre­si­den­te que cam­bió la Cons­ti­tu­ción pa­ra re­ele­gir­se, in­ten­tó ce­rrar el Con­gre­so y te­nía ejér­ci­tos pri­va­dos... En fin... ¡Ya pa­sa­mos por eso!

NO EN EL CA­RI­BE

Los fe­li­ci­to por el ar­tícu­lo so­bre la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. “Es­tá lla­ma­da a desem­pe­ñar un pa­pel re­le­van­te en el de­sa­rro­llo del país”, pe­ro cuál país. De 107.164 es­tu­dian­tes,54 son de la se­de de la re­gión Ca­ri­be (San Andrés), el 0,00055 por cien­to. De 32.509 mi­llo­nes en in­ver­sión, a la se­de de la re­gión Ca­ri­be

Los re­sul­ta­dos sor­pren­die­ron y en­fu­re­cie­ron a los no fa­vo­re­ci­dos: eso al­go di­ce Car­los Ju­lio Ro­drí­guez Bo­go­tá

le co­rres­pon­den 274 mi­llo­nes, re­pre­sen­ta el 0,0084 por cien­to.

La re­gión Ca­ri­be re­pre­sen­ta el 20 por cien­to la po­bla­ción na­cio­nal, apor­ta­mos ca­si el mis­mo por­cen­ta­je en im­pues­tos na­cio­na­les. Oja­lá que el nú­me­ro de es­tu­dian­tes y la in­ver­sión en la Na­cio­nal sea ma­yor.

En la cos­ta Ca­ri­be, con seis de­par­ta­men­tos, no hay ni una se­de de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Gon­za­lo Blan­co Ar­zu­za

Ba­rran­qui­lla

VA­LO­RES DE AU­TEN­TI­CI­DAD

Co­mien­zo por des­ta­car el re­co­no­ci­mien­to que SE­MA­NA me­re­ce por la mag­ní­fi­ca edi­ción de­di­ca­da a Pas­to. Su pre­sen­ta­ción grá­fi­ca y es­truc­tu­ral, así co­mo sus con­te­ni­dos cons­ti­tu­yen va­lio­sí­si­mas he­rra­mien­tas que per­mi­ti­rán que la opi­nión ses­ga­da a cir­cuns­cri­bir la na­cio­na­li­dad a cin­co o seis ciu­da­des cuen­te con ele­men­tos que le per­mi­tan mi­rar que allen­de el río Cau­ca exis­te un pue­blo cul­to y con­tes­ta­ta­rio, gra­cias a su es­fuer­zo y a pe­sar del anacró­ni­co cle­ri­ca­lis­mo; no obs­tan­te la in­sig­ni­fi­can­cia de su cla­se po­lí­ti­ca y por en­ci­ma del des­dén de los me­dios, fue ca­paz de for­jar la be­lla ciu­dad que aqui­la­ta va­lo­res de au­ten­ti­ci­dad.

Re­sul­ta­ba ex­tra­ño que pa­ra SE­MA­NA pa­sa­ra des­aper­ci­bi­do no so­lo el po­ten­cial re­pre­sen­ta­do en los te­so­ros de su si­ni­gual pai­sa­je, de su ar­te­sa­nía, su agri­cul­tu­ra, su ex­qui­si­ta cu­li­na­ria y, en fin, de to­do cuan­to re­pre­sen­ta el acer­vo an­ces­tral que con­flu­ye en un de­par­ta­men­to con los atri­bu­tos pro­pios de Na­ri­ño, sino to­do cuan­to re­pre­sen­tan sus va­lo­res hu­ma­nos, que no por au­sen­tes del cen­tra­lis­mo bu­ro­crá­ti­co de­jan de so­bre­sa­lir.

En otros as­pec­tos, me re­fie­ro al de­sen­can­to que, en­tre las per­so­nas vin­cu­la­das a la ju­ris­pru­den­cia, tra­du­jo el de­no­mi­na­do ‘Pac­to de Pas­to’, que la se­ma­na pa­sa­da tu­vo co­mo es­ce­na­rio el em­ble­má­ti­co re­cin­to del co­le­gio ja­ve­riano. Allí y con el Eje­cu­ti­vo se reunie­ron las ca­be­zas del Po­der Ju­di­cial, en un even­to que no pu­do ocul­tar la in­ten­ción de ‘pre­sio­nar’ que la im­ple­men­ta­ción de la ju­ris­dic­ción es­pe­cial pa­ra los afo­ra­dos se pos­pu­sie­se has­ta cuan­do a las cor­tes les dé por ben­de­cir las re­for­mas a la Jus­ti­cia. No se en­tien­de que con este des­pres­ti­gio de las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les, en una es­pe­cie de mea cul­pa, ellas as­pi­ren a re­for­mar­se a sí mis­mas, cuan­do por éti­ca y es­té­ti­ca me­jor se­ría que de ello se en­car­guen es­ta­men­tos, co­mo los de la aca­de­mia o in­clu­so unos pa­re­ci­dos al Co­mi­té de Es­co­gen­cia de los jue­ces de la JEP, que por aje­nos e im­par­cia­les ga­ran­ti­cen to­tal trans­pa­ren­cia.

Vi­cen­te Apráez Apráez

Bo­go­tá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.