¿CÁR­CEL PA­RA LOS EVA­SO­RES?

To­da­vía no. Luz Mary Gue­rre­ro aca­bó de­te­ni­da por otros de­li­tos. Sin em­bar­go, su ca­so es un cam­pa­na­zo pa­ra al­gu­nos que no se han da­do cuen­ta de que el mun­do ha cam­bia­do y ya no hay es­con­de­de­ros.

Semana (Colombia) - - Nación -

Co­lom­bia y mu­chos otros paí­ses del ter­cer mun­do han te­ni­do una tra­di­ción de li­ge­re­za en ma­te­ria de de­cla­ra­cio­nes de ren­ta. Te­ner di­ne­ro no de­cla­ra­do en el ex­tran­je­ro era un te­ma de con­ver­sa­ción sin mis­te­rio en el es­tra­to seis y en el mun­do em­pre­sa­rial. Eva­dir im­pues­tos era, en cier­ta for­ma, con­si­de­ra­do un pe­ca­do ve­nial, cu­yo má­xi­mo ries­go era pa­gar una mul­ta.

Has­ta hace cin­co años mu­chas de las prác­ti­cas eva­so­ras eran el pan de ca­da día tan­to pa­ra in­di­vi­duos co­mo pa­ra al­gu­nas em­pre­sas en Co­lom­bia.Era sen­ci­llo es­con­der ac­ti­vos fue­ra del país, pues que­da­ban pro­te­gi­dos en pa­raí­sos fis­ca­les. Es­tos ga­ran­ti­za­ban que esos guar­da­dos no se­rían des­cu­bier­tos, pues no exis­tían acuer­dos de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción obli­ga­to­rios y ha­bía múl­ti­ples for­mas de te­ner esos de­pó­si­tos sin que se pu­die­ra ras­trear el be­ne­fi­cia­rio real. Me­ca­nis­mos co­mo la re­ser­va ban­ca­ria y ac­cio­nes al por­ta­dor eran de uso ru­ti­na­rio a ni­vel de per­so­nas na­tu­ra­les. En cuan­to a per­so­nas ju­rí­di­cas, en oca­sio­nes se con­for­ma­ban es­truc­tu­ras so­cie­ta­rias en­tre Co­lom­bia y otro país que per­mi­tían trans­fe­rir pla­tas al ex­tran­je­ro. Esa mo­da­li­dad po­día ser tan­to le­gal co­mo ile­gal de­pen­dien­do, en­tre otros, de si las so­cie­da­des es­ta­ban de­cla­ra­das o si la fac­tu­ra­ción era real o fic­ti­cia.

Luz Mary Gue­rre­ro pro­ba­ble­men­te creía que so­lo eva­día im­pues­tos. Sin em­bar­go, la te­la­ra­ña que te­jió pa­ra sa­car pla­ta del país y arre­glar sus ba­lan­ces la lle­vó a co­me­ter va­rios de­li­tos que hoy la tie­nen a las puer­tas de la cár­cel. La ma­yo­ría de las per­so­nas de los Pa­pe­les de Pa­na­má es­ta­ban en si­tua­cio­nes me­nos gra­ves. Mu­chos te­nían de­cla­ra­dos los bie­nes ubi­ca­dos en el ex­te­rior y otros nor­ma­li­za­ron sus obli­ga­cio­nes ante el fis­co al pa­gar la pe­na­li­dad y apro­ve­char el be­ne­fi­cio de im­pues­tos que les ofre­ció la Dian.

To­da­vía al­gu­nos con­tri­bu­yen­tes man­tie­nen ac­ti­vos ocul­tos y no los pre­sen­ta­ron opor­tu­na­men­te en su de­cla­ra­ción de ren­ta. Es­tas per­so­nas tie­nen has­ta el fi­nal de este año la opor­tu­ni­dad de aco­ger­se a los be­ne­fi­cios del im­pues­to de nor­ma­li­za­ción tri­bu­ta­ria si pa­gan so­lo el 13 por cien­to co­mo im­pues­to por di­chos bie­nes o ac­ti­vos, más un por­cen­ta­je por ex­tem­po­ra­nei­dad. Si lo de­jan pa­ra el año en­tran­te, ya no ten­drán es­ta ga­be­la y se ve­rán ex­pues­tos a una mul­ta del 200 por cien­to del im­pues­to a car­go, más los in­tere­ses por ex­tem­po­ra­nei­dad. Es de­cir, la san­ción pue­de equi­va­ler al 100 por cien­to de la su­ma que no de­cla­ra­ron. En to­do ca­so, es­tas per­so­nas con in­frac­cio­nes tri­bu­ta­rias tie­nen que vér­se­las con la Dian.

Aho­ra bien, la si­tua­ción pa­sa de cas­ta­ño os­cu­ro pa­ra aque­llas per­so­nas na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas que fue­ron de­tec­ta­das usan­do em­pre­sas fa­cha­das en el ex­te­rior y fac­tu­ras fal­sas (re­fac­tu­ra­ción) con el áni­mo de al­te­rar la con­ta­bi­li­dad con ma­yo­res cos­tos pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos. En este ca­so el asun­to es a otro pre­cio, pues tie­nen que res­pon­der­le a la Fis­ca­lía. En­ton­ces la eva­sión de im­pues­tos se agra­va con los de­li­tos de frau­de pro­ce­sal, fal­se­dad en do­cu­men­to y po­si­ble­men­te otros.

Se­gún Andrés Ji­mé­nez, de­le­ga­do de la Fis­ca­lía pa­ra las fi­nan­zas cri­mi­na­les, da­da la di­ver­si­dad de con­duc­tas e in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con Mos­sack Fonseca en­con­tra­da en co­rreos elec­tró­ni­cos y otros do­cu­men­tos, el en­te acu­sa­dor con­ti­núa in­ves­ti­gan­do la po­si­ble co­mi­sión de otras con­duc­tas de­lic­tua­les ba­jo la ex­cu­sa de ser­vi­cios de ase­so­ría de esa fir­ma.

De he­cho, la Fis­ca­lía tie­ne evi­den­cia de que al me­nos 14 so­cie­da­des co­lom­bia­nas ha­brían acu­di­do a este mé­to­do pa­ra trans­fe­rir irre­gu­lar­men­te re­cur­sos fue­ra de las em­pre­sas, fal­sean­do así su con­ta­bi­li­dad con el co­no­ci­mien­to de re­pre­sen­tan­tes le­ga­les, con­ta­do­res y re­vi­so­res fis­ca­les. Por ese pro­ce­di­mien­to es­tas em­pre­sas ma­ni­pu­la­ban las

de­cla­ra­cio­nes de ren­ta pre­sen­ta­das a la Dian, que no re­fle­ja­ban la reali­dad.

Tras los ha­llaz­gos en el ca­so de Mos­sack Fonseca,la Fis­ca­lía ci­tó a in­te­rro­ga­to­rio al abogado tri­bu­ta­ris­ta Gio­van­ni Mau­ri­cio Var­gas Uri­be, y anun­ció que ha­rá impu­tacio­nes por fal­se­dad ideo­ló­gi­ca en do­cu­men­to pri­va­do a quie­nes se desem­pe­ña­ban pa­ra la épo­ca de los he­chos co­mo re­pre­sen­tan­tes le­ga­les, con­ta­do­res y re­vi­so­res fis­ca­les de las si­guien­tes em­pre­sas: So­cie­dad In­ver­sio­nes Zam­brano Pin­zón Aso­cia­dos; Ar­tex­til; So­cie­dad El He­ral­do; Ry­mel In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca y la So­cie­dad Me­di­ci­na Nu­clear Diag­nós­ti­ca.

La impu­tación de car­gos a esas per­so­nas y a esas so­cie­da­des son un cam­pa­na­zo pa­ra mu­chos. Al fin y al ca­bo, Mos­sack Fonseca es so­lo una so­cie­dad y hay do­ce­nas o in­clu­so cen­te­na­res en el mun­do que han pres­ta­do ser­vi­cios pa­re­ci­dos. En la ac­tua­li­dad, múl­ti­ples acuer­dos de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra en­tre paí­ses ha­rán que en el fu­tu­ro sal­ga a la luz pú­bli­ca do­cu­men­ta­ción que hoy sus due­ños con­si­de­ran pro­te­gi­da.

Ca­da día hay me­nos es­con­de­de­ros pa­ra los eva­so­res. Los ban­cos ya no so­lo exi­gen el nom­bre del be­ne­fi­cia­rio real de to­das las transac­cio­nes de sus clien­tes, sino que tam­bién es­tán pi­dien­do prue­bas de que han de­cla­ra­do esos di­ne­ros a las au­to­ri­da­des tri­bu­ta­rias. Cual­quier gi­ro in­ter­na­cio­nal, por in­sig­ni­fi­can­te que sea, tie­ne que es­tar acom­pa­ña­do de una jus­ti­fi­ca­ción dis­pen­dio­sa. En este con­tex­to, has­ta abrir una sim­ple cuen­ta per­so­nal en un ban­co in­ter­na­cio­nal es mu­chas ve­ces una com­pli­ca­ción.

El prin­ci­pal cam­bio es que an­tes las au­to­ri­da­des no te­nían las he­rra­mien­tas pa­ra des­cu­brir a los eva­so­res y aho­ra sí. Andrés Ji­mé­nez afir­ma que la Fis­ca­lía de Néstor Hum­ber­to Mar­tí­nez ha re­for­za­do el área de fi­nan­zas cri­mi­na­les, que in­ves­ti­ga los de­li­tos eco­nó­mi­cos, con ex­per­tos con­ta­do­res, tri­bu­ta­ris­tas y fi­nan­cis­tas que en­tien­den có­mo va el agua al mo­lino.

En Co­lom­bia, por ejem­plo, el 29 de sep­tiem­bre pa­sa­do cul­mi­nó la pri­me­ra fa­se de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción de ca­rác­ter tri­bu­ta­rio con 36 paí­ses (in­clui­do Es­ta­dos Unidos). Pa­ra la Dian es­ta es una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra de­tec­tar con­tri­bu­yen­tes que pre­ten­den uti­li­zar fi­gu­ras pa­ra ocul­tar sus ac­ti­vos en otras ju­ris­dic­cio­nes con el fin de eva­dir im­pues­tos en el país.

La Dian ya tie­ne en su po­der la in­for­ma­ción co­rres­pon­dien­te a 2016 de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros que los re­si­den­tes fis­ca­les co­lom­bia­nos tie­nen en Es­ta­dos Unidos, y en­vió lo co­rres­pon­dien­te a los bie­nes que po­seen los re­si­den­tes fis­ca­les de di­cho país en Co­lom­bia. Igual­men­te hi­zo el in­ter­cam­bio con las otras 35 ju­ris­dic­cio­nes. En 2018, la Dian ob­ten­drá da­tos de 62 paí­ses.

Co­mo quien di­ce, los co­lom­bia­nos que han go­za­do en la fies­ta de la tri­bu­ta­ción fle­xi­ble no so­lo ten­drán que preo­cu­par­se por las me­di­das adop­ta­das en los paí­ses don­de tie­nen de­pó­si­tos es­con­di­dos, sino tam­bién por las que vie­nen apli­can­do las pro­pias au­to­ri­da­des en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.