“CON ESOS MA­NES DE LA COR­TE LES FUE BIEN"

Men­cio­nan el BMW que el ex­pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Leo­ni­das Bustos le ha­bría re­ga­la­do al ex­fis­cal Gus­ta­vo Moreno y que es­ta­ba en po­der del fis­cal de­le­ga­do Raúl Ace­ro. Ha­blan del pre­sun­to co­bro de 2.300 mi­llo­nes de pe­sos al con­gre­sis­ta He

Semana (Colombia) - - Nación -

Alejandro Lyons: oye, ese man (Moreno), con es­tos ma­nes ahí en la cor­te les fue bien, ¿ver­dad?

Leo­nar­do Pi­ni­lla: no jo­da, ahí fue que se hi­zo él. Ese man no te­nía ca­rro; yo ha­bía com­pra­do un fluent, un pri­mer ca­rro que tu­ve, y lo lle­vé ahí, al con­ce­sio­na­rio y com­pró una “yur­ni”. Él an­da­ba en ta­xi, el man nun­ca era así co­mo am­bi­cio­so y tal. En­ton­ces te­nía era una “yur­ni” y a los dos me­ses Leo­ni­das le re­ga­ló un 5 25, se lo dio, lo te­nía Raúl Ace­ro, ¿te acuer­das? El fis­cal de­le­ga­do ante la cor­te. Alejandro Lyons: no, yo no lo co­noz­co. Leo­nar­do Pi­ni­lla: a Leo­ni­das ese le gus­ta­ba la hi­ja de él, lo te­nía de fis­cal de­le­ga­do ante la cor­te y el ca­rro es­ta­ba a nom­bre de él. Cuan­do me lle­vó a Pa­lo­que­mao eso pa­ra él fue, por­que no jo­da cam­bió de una vez la “yur­ni”, la “yur­ni” se la re­ga­la­ron a Cris­ti­na, la mu­jer. Us­ted co­ge ese ca­rro, us­te­des me pa­gan a mí son ca­rros nue­vos, así que, a los dos me­ses exac­tos, des­pués de dar­le esa vai­na, com­pró una Pra­do y vino Leo­ni­das y le re­ga­ló el apar­ta­men­to.

Cuan­do él fue, el apar­ta­men­to cos­tó co­mo

400 mi­llo­nes de pe­sos, y

Leo­ni­das lo pa­gó com­ple­to.

Gus­ta­vo ven­ga acá, ven­ga a bus­car­me, me acuer­do yo, ese man lle­gó a bus­car­me allá. No jo­da, se le sa­lían las lá­gri­mas. Me re­ga­ló 400 ba­rras ese día, ahí pa­gue su apar­ta­men­to, y así em­pe­zó, ya en­ton­ces ya em­pe­za­ron los dos y tal. Ya lle­gó lo de Her­nán An­drea­de, co­bra­ron 2.300, lo de Mu­sa, fue­ron 3.000, y lo de Luis Al­fre­do, fue­ron mil y pi­co. A mí me die­ron co­mo 400, y co­bró 1.600, to­có que y ahí que­da­mos no­so­tros de re­par­tír. Ger­mán Olano, de ¿quién más?, de Jor­ge, Jo­sé Al­fre­do Gnec­co y otras vai­nas por Fis­ca­lía tam­bién. En­ton­ces em­pe­zó, el “tu­co Isá” (Tur­co Hil­sa­ca), esa pla­ta sí la de­vol­ví yo, ese hi­juepu­ta es un cuen­to, en­ton­ces ma­ri­ca em­pe­zó, y ma­ri­ca eso era cons­tan­te en la ofi­ci­na, cu­lo de pa­drino ese man no jo­da. Ese man fue muy lí­der en la Sala. Ese man era el que man­da­ba en esa hi­juepu­ta Sala, te­nía ga­rra, con Gus­ta­vo Ma­lo, fue quien lo nom­bró, de re­pen­te. En­ton­ces es­ta­ban por este la­do, tal, en­ton­ces Pa­tri­cia Sa­la­zar ha­bía si­do au­xi­liar de Ma­lo, es­ta­ba ahí al la­do de (no se en­tien­de), en­ton­ces ya iban dos. Y Leo­ni­das te­nía a Ey­der, que des­pués se le vol­teó, pe­ro al prin­ci­pio Ey­der fue fir­me con Leo­ni­das. Bar­ce­ló era apar­te, Ma­ría del Ro­sa­rio era apar­te, Sa­la­zar era de este la­do. Y Cas­tro no era ni pa­ra aquí ni pa­ra allá, a ve­ces ju­ga­ba, pe­ro ese man era pre­si­den­te de la cor­te o sea Su­pre­ma, pre­si­den­te de Sala. En­ton­ces, ma­ri­ca, el man se hi­zo.

LEO­NI­DAS BUSTOS

EX­MA­GIS­TRA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.