EL RE­TORNO DE PALACINO

Semana (Colombia) - - Opinión - Por Da­niel Co­ro­nell

ES UN GE­NIO DE LAS MA­NIO­BRAS FI­NAN­CIE­RAS y de la cons­truc­ción de so­cie­da­des. Car­los Gus­ta­vo Palacino An­tía fue el crea­dor de Saludcoop, el gi­gan­tes­co pul­po que cre­ció ex­po­nen­cial­men­te mien­tras deseca­ba al sis­te­ma de sa­lud en Co­lom­bia. Las em­pre­sas IPS del con­glo­me­ra­do pros­pe­ra­ban, mien­tras los hos­pi­ta­les y mé­di­cos se em­po­bre­cían o se iban a la

ban­ca­rro­ta. La peor par­te la lle­va­ban los pa­cien­tes que re­ci­bían un ser­vi­cio ca­da vez más de­fi­cien­te, cuan­do so­bre­vi­vían. Usan­do los di­ne­ros pú­bli­cos de la sa­lud y di­la­tan­do los pa­gos a ter­ce­ros, Palacino se da­ba vi­da de mag­na­te y no sen­tía la obli­ga­ción de dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre su for­tu­na.

Hay in­di­cios cla­ros de dos te­mas igual­men­te gra­ves: pri­me­ro, Palacino es so­cio de so­cios de Me­di­más, la com­pa­ñía que vino a ocu­par el lugar de la ma­lo­gra­da Saludcoop. Se­gun­do, los pro­ce­di­mien­tos de Me­di­más se es­tán pa­re­cien­do ca­da día más a los que apli­có Palacino en Saludcoop.

En mar­zo del año 2006, dos dis­cre­tas abo­ga­das pa­na­me­ñas lle­ga­ron a una no­ta­ría de ese país pa­ra re­gis­trar la con­for­ma­ción de una em­pre­sa lla­ma­da Me­di­sa­lud S.A., con un ca­pi­tal de 2 mi­llo­nes de bal­boas.

La es­cri­tu­ra re­gis­tra que los miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va son Car­los Gus­ta­vo Palacino An­tía, su hi­jo Car­los San­tia­go Palacino Puer­to y Jai­me Eduardo Barrero Fan­di­ño, un an­ti­guo cu­ra­dor ur­bano de Bo­go­tá que se con­vir­tió en zar de la sa­lud, de la mano de Palacino.

El se­ñor Barrero es tam­bién uno de los ac­cio­nis­tas de la com­pa­ñía Me­di­más que, co­mo re­sul­ta­do de un con­tro­ver­ti­do pro­ce­so, ope­ra aho­ra los ne­go­cios que ma­ne­jó en su mo­men­to la des­apa­re­ci­da Saludcoop.

Otra es­cri­tu­ra de Me­di­sa­lud, de di­ciem­bre de 2008, mues­tra que Barrero y los dos Palacino no eran so­lo miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va, sino los reales due­ños de la com­pa­ñía panameña: Barrero es­tá re­gis­tra­do co­mo el pro­pie­ta­rio del 67 por cien­to de las ac­cio­nes; Car­los Gus­ta­vo Palacino, del 25 por cien­to; y su hi­jo Car­los San­tia­go, del 8 por cien­to res­tan­te.

El mis­mo día que el go­bierno de Co­lom­bia ordenaba la in­ter­ven­ción de Saludcoop, la so­cie­dad panameña de Palacino y Barrero au­men­ta­ba el ca­pi­tal de la com­pa­ñía que hoy su­pe­ra los 6 mi­llo­nes de dó­la­res.

En ma­yo de 2014 se pro­to­co­li­za el cam­bio de la jun­ta di­rec­ti­va sin que se re­gis­tre nin­gún cam­bio en la com­po­si­ción ac­cio­na­ria. Es de­cir, no hay evi­den­cia de que Palacino ha­ya de­ja­do de ser so­cio. Al la­do de Barrero, que pre­si­de la jun­ta, fi­gu­ra co­mo vi­ce­pre­si­den­ta y te­so­re­ra Oban­da Me­jía Ál­va­rez.

La so­cie­dad sú­bi­ta­men­te cam­bió su nom­bre de Me­di­sa­lud a “Ad­mi­nis­tra­ción y Ope­ra­ción de Ser­vi­cios de Sa­lud Pa­na­má S. A.”. Sin em­bar­go, el nú­me­ro en el re­gis­tro mercantil pa­na­me­ño si­gue sien­do el mis­mo y a su nom­bre si­gue ac­tuan­do do­ña Oban­da Me­jía.

Ade­más, ella ha fi­gu­ra­do en di­fe­ren­tes mo­men­tos co­mo eje­cu­ti­va de Ca­fe­sa­lud y Med­plus, siem­pre cer­ca­na a Jai­me Eduardo Barrero.

Aho­ra Me­di­más, el nue­vo pul­po de la sa­lud, es­tá adop­tan­do con­duc­tas muy si­mi­la­res a las que ba­jo el man­do de Palacino con­du­je­ron tan­to al es­plen­dor co­mo al co­lap­so de Saludcoop.

La Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral in­ves­ti­ga ¿por qué Me­di­más es­tá con­tra­tan­do con sus pro­pios so­cios sin con­trol de ta­ri­fas? ¿Por qué se usa el sis­te­ma de re­fe­ren­cias pa­ra re­mi­tir a los pa­cien­tes jus­to a las IPS vin­cu­la­das a los ac­cio­nis­tas de Me­di­más? ¿Por qué se de­mo­ran más en pa­gar­les cuen­tas pen­dien­tes a los pro­vee­do­res que no son so­cios? Y lo más gra­ve, ¿si se es­tán usan­do di­ne­ros pú­bli­cos de la sa­lud pa­ra pa­gar la com­pra de la pro­pia EPS?

El país ya co­no­ce el mo­de­lo y sa­be quién se lo in­ven­tó. Es­tá em­pe­zan­do una pe­lí­cu­la cu­yo fi­nal ya vi­mos.

EL MIS­MO DÍA QUE EL GO­BIERNO DE CO­LOM­BIA ORDENABA LA IN­TER­VEN­CIÓN DE SALUDCOOP,

LA SO­CIE­DAD PANAMEÑA DE PALACINO Y BARRERO AU­MEN­TA­BA

EL CA­PI­TAL DE LA COM­PA­ÑÍA, QUE HOY SU­PE­RA LOS 6 MI­LLO­NES

DE DÓ­LA­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.