Bal­da­do de agua fría

El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral exo­ne­ró a Ós­car Iván Zu­lua­ga, pe­ro el fis­cal lo “con­de­nó”. ¿Cuál de las dos po­si­cio­nes ten­drá en cuen­ta Ál­va­ro Uri­be?

Semana (Colombia) - - Nación -

EL MAR­TES PA­SA­DO CO­men­zó co­mo uno de los días más fe­li­ces pa­ra Ós­car Iván Zu­lua­ga. En la tar­de, el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) anun­ció el ar­chi­vo de su ca­so “por no ha­ber en­con­tra­do prue­bas con­tun­den­tes”. Esa de­ci­sión abri­ría la puer­ta pa­ra que Zu­lua­ga pu­die­ra ser el can­di­da­to pre­si­den­cial del Cen­tro De­mo­crá­ti­co. Ba­rre en to­das las en­cues­tas que lo mi­den con los cinco pre­can­di­da­tos uri­bis­tas. Nin­guno de esos as­pi­ran­tes ha lo­gra­do des­pe­gar y si hi­cie­ran el me­ca­nis­mo de se­lec­ción por en­cues­ta, él re­sul­ta­ría ele­gi­do.A eso se su­ma que en 2014 ga­nó en la pri­me­ra vuel­ta con 7 mi­llo­nes de vo­tos, que las ba­ses de ese par­ti­do lo quie­ren, y que de los cinco pre­can­di­da­tos tres o cua­tro se re­ti­ra­rían si se lan­za.

La fe­li­ci­dad, sin em­bar­go, du­ró po­co. El CNE no ha­bía ter­mi­na­do de ha­cer su anun­cio cuan­do el fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez fi­jó su po­si­ción.“Hay evi­den­cia de que Ode­brecht ha­bría asu­mi­do cos­tos de la cam­pa­ña del doc­tor Ós­car Iván Zu­lua­ga, esa es la úni­ca po­si­ción de la Fis­ca­lía”, di­jo. Y co­mo si fue­ra po­co, la Pro­cu­ra­du­ría te­nía lis­to un con­cep­to se­gún el cual Ode­brecht hi­zo pa­gos a fa­vor del pu­bli­cis­ta bra­si­le­ño Du­da Men­do­nça por ho­no­ra­rios de ase­so­ría a la cam­pa­ña del Cen­tro De­mo­crá­ti­co.

Con esos dos bal­da­dos de agua fría, su can­di­da­tu­ra vol­vió a que­dar en re­mo­jo, o de pron­to muer­ta. El ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be siem­pre ha manifestado, tan­to en pú­bli­co co­mo en pri­va­do, que na­die po­drá ser can­di­da­to de su par­ti­do mien­tras ten­ga definiciones pen­dien­tes con la jus­ti­cia. Las po­si­cio­nes con­tra­dic­to­rias en­tre el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral y la Fis­ca­lía com­pli­can las co­sas.

Zu­lua­ga, en­tre frus­tra­do e in­dig­na­do, arre­me­tió con­tra Mar­tí­nez con el ar­gu­men­to de que su juez na­tu­ral era el CNE y que, en con­se­cuen­cia, su pro­ce­so era co­sa juz­ga­da.Aun­que no anun­ció ofi­cial­men­te su can­di­da­tu­ra, sus de­cla­ra­cio­nes de­ja­ron en cla­ro que es­tá dis­po­ni­ble y que tie­ne mu­chas ga­nas.

La po­si­ción del fis­cal sor­pren­dió. Aun­que su afir­ma­ción de que la pla­ta de Ode­brecht ha­bía en­tra­do a la cam­pa­ña de Zu­lua­ga te­nía sus­ten­to, se creía que ha­bía el con­sen­so po­lí­ti­co tá­ci­to de la con­ve­nien­cia de ar­chi­var las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de las dos cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les. Tan­to la de Zu­lua­ga co­mo la de San­tos tie­nen en­re­dos, y la teo­ría era que si ha­bía si­me­tría en el tra­ta­mien­to, nin­guno de los dos pro­tes­ta­ría por la exoneración del otro. Por otra par­te, co­mo esas in­ves­ti­ga­cio­nes te­nían una fe­cha de ca­du­ci­dad cer­ca­na en es­tos días, se po­día in­vo­car esa jus­ti­fi­ca­ción pa­ra do­blar la pá­gi­na.

Los en­re­dos de las dos cam­pa­ñas son di­fe­ren­tes. En lo que se re­fie­re a la de Zu­lua­ga, el pa­go al ase­sor bra­si­le­ño Du­da Men­do­nça es­tá de­mos­tra­do. Es­te mis­mo lo re­co­no­ció, se­gún la re­vis­ta Ve­ja de Bra­sil. El pre­si­den­te de Ode­brecht en Co­lom­bia, Eleu­ber­to Mar­to­re­lli, tam­bién con­fe­só y di­jo que él mis­mo ha­bía coor­di­na­do ese pa­go.Y la Fis­ca­lía lo­gró ras­trear el tra­yec­to de la pla­ta y pu­do es­ta­ble­cer que el pa­go lle­gó en tres gi­ros a Sui­za, des­ti­na­dos a una so­cie­dad en Pa­na­má cu­yo be­ne­fi­cia­rio real era Du­da Men­do­nça.

No so­lo la Fis­ca­lía, sino el mun­do po­lí­ti­co y la opi­nión in­for­ma­da sa­bían del in­gre­so de ese di­ne­ro a la cam­pa­ña de Zu­lua­ga. En teo­ría, vio­la­ba dos prohi­bi­cio­nes: la de su­pe­rar los to­pes elec­to­ra­les y la de re­ci­bir apor­tes de em­pre­sas ex­tran­je­ras. Sin em­bar­go, en Co­lom­bia

EL EX­PRE­SI­DEN­TE ÁL­VA­RO URI­BE SIEM­PRE HA MANIFESTADO, EN PÚ­BLI­CO Y EN PRI­VA­DO, QUE NA­DIE

PO­DRÁ SER CAN­DI­DA­TO DE SU PARTDO MIEN­TRAS TEN­GA DEFINICIONES PEN­DIEN­TES CON LA JUS­TI­CIA

las vio­la­cio­nes a las nor­mas elec­to­ra­les no cons­ti­tu­yen de­li­tos, sino in­frac­cio­nes y tal vez por eso han si­do una prác­ti­ca co­mún. Co­mo en esa épo­ca Ode­brecht era una mul­ti­na­cio­nal res­pe­ta­da, no to­do el mun­do se ras­ga­ba las ves­ti­du­ras pa­ra des­truir a Zu­lua­ga.

El pro­ble­ma es que Ode­brecht con­fe­só. Y gi­ró tan­ta pla­ta, en­tre apor­tes in­di­rec­tos a las cam­pa­ñas y so­bor­nos, que mu­chos que­da­ron sal­pi­ca­dos. En el ca­so de San­tos, Ro­ber­to Prie­to, quien ha si­do ge­ren­te de sus cam­pa­ñas, re­co­no­ció los 400.000 dó­la­res de los afi­ches en 2010, lo cual ya ca­du­có. Sin em­bar­go, so­bre la cam­pa­ña de 2014 hay se­rias de­nun­cias, tes­ti­mo­nios e in­ves­ti­ga­cio­nes. El pro­pio fis­cal Mar­tí­nez ya de­cla­ró que ha­bía prue­bas de que a las dos cam­pa­ñas in­gre­sa­ron di­ne­ros de Ode­brecht. La ma­yo­ría de los in­vo­lu­cra­dos en el es­cán­da­lo de esa mul­ti­na­cio­nal han men­cio­na­do a Prie­to y que­da por es­ta­ble­cer­se cuán­tos de los mi­les de mi­llo­nes que in­ter­me­dió fue­ron pa­ra con­tra­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, cuán­tos pa­ra pro­se­li­tis­mo elec­to­ral y cuán­tos pa­ra co­mi­sio­nes de éxi­to pa­ra él.

A pe­sar de las po­si­cio­nes de la Fis­ca­lía, la ma­yo­ría de los miem­bros del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral de­ci­die­ron que era me­jor pa­sar de aga­che.Aun­que las fe­chas de la ca­du­ci­dad es­ta­ban cer­ca y ha­brían ayu­da­do, con­si­de­ra­ron más pre­sen­ta­ble an­te la opi­nión pú­bli­ca ar­chi­var el ca­so que de­jar­lo ex­pi­rar. Pa­ra eso dic­ta­mi­na­ron en una vo­ta­ción de seis con­tra dos que no ha­bía prue­ba rei­na pa­ra vin­cu­lar a la cam­pa­ña de Zu­lua­ga con di­ne­ros de Ode­brecht. Ar­gu­men­ta­ron, prin­ci­pal­men­te, que en seis me­ses no pu­die­ron con­tac­tar al ase­sor bra­si­le­ño Du­da Men­do­nça y que sin ese tes­ti­mo­nio no po­día ha­ber con­fir­ma­ción. Eso sue­na bas­tan­te ra­ro te­nien­do en cuen­ta que la fir­ma de Men­do­nça es la más im­por­tan­te de Bra­sil en con­sul­to­ría po­lí­ti­ca y que ade­más exis­te el ce­lu­lar.

En to­do ca­so, co­mo el CNE es el juez de las in­frac­cio­nes elec­to­ra­les, lo más có­mo­do pa­ra el fis­cal ha­bría si­do que­dar­se ca­lla­do o sim­ple­men­te acep­tar la de­ci­sión de ese or­ga­nis­mo. In­sis­tir en que Ode­brecht asu­mió cos­tos de la cam­pa­ña de Zu­lua­ga era una po­si­ción cohe­ren­te con las prue­bas, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te una mo­vi­da es­tra­té­gi­ca. En pri­mer lugar, ex­po­ne al fis­cal a que al­gu­nos crean que es una ma­nio­bra pa­ra eli­mi­nar­le un con­ten­dor de pe­so a Ger­mán Var­gas. Y ade­más de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad de que la his­to­ria se re­pi­ta cuan­do el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral de­ci­da al­go so­bre la cam­pa­ña de San­tos.

To­do lo an­te­rior de­ja a Ós­car Iván Zu­lua­ga con una exoneración ju­rí­di­ca, pe­ro no po­lí­ti­ca. El epi­so­dio de Ode­brecht y Du­da Men­do­nça no ha­bría pa­sa­do de ser una sim­ple in­frac­ción elec­to­ral de no ser por la di­men­sión del es­cán­da­lo de la mul­ti­na­cio­nal bra­si­le­ña y la hi­per­sen­si­bi­li­dad

EL EPI­SO­DIO DE­JA A ÓS­CAR IVÁN ZU­LUA­GA CON UNA EXONERACIÓN JU­RÍ­DI­CA, PE­RO NO PO­LÍ­TI­CA

de la gen­te fren­te a los te­mas de co­rrup­ción. Zu­lua­ga, de­fi­ni­ti­va­men­te, no es co­rrup­to, pe­ro la supervivencia de su can­di­da­tu­ra to­da­vía de­pen­de de dos per­so­nas: Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez y Ál­va­ro Uri­be.

No se sa­be aún si la in­sis­ten­cia de la Fis­ca­lía en la res­pon­sa­bi­li­dad de la cam­pa­ña co­rres­pon­de sim­ple­men­te a fi­jar una po­si­ción sin con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas, o si por el con­tra­rio hay al­go más ha­cia ade­lan­te. Y en cuan­to a Ál­va­ro Uri­be, que­da por ver­se con cuál cri­te­rio apli­ca­rá el re­qui­si­to de transparencia en sus can­di­da­tos. La úni­ca de­cla­ra­ción que ha­bía he­cho al cie­rre de es­ta edi­ción, al por­tal OnAir, no re­sul­tó muy alen­ta­do­ra pa­ra Ós­car Iván Zu­lua­ga. Re­fi­rién­do­se a él di­jo: “Es una per­so­na muy se­ria, pe­ro lo de la Fis­ca­lía preo­cu­pa”.

LA SUPERVIVENCIA DE LA CAN­DI­DA­TU­RA DE ÓS­CAR IVÁN ZU­LUA­GA TO­DA­VÍA DE­PEN­DE DE DOS PER­SO­NAS: NÉS­TOR HUM­BER­TO MAR­TÍ­NEZ Y ÁL­VA­RO URI­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.