Las elec­cio­nes del mie­do

El dis­cur­so del te­rror en la po­lí­ti­ca ha si­do efec­ti­vo en el pa­sa­do y es po­co pro­ba­ble que los can­di­da­tos re­nun­cien a la ten­ta­ción de uti­li­zar­lo en la cam­pa­ña de 2018.

Semana (Colombia) - - Nación -

ALO ÚNI­CO A LO QUE LE PO­de­mos te­ner mie­do, es al mie­do mis­mo”, di­jo Fran­klin De­lano Roo­se­velt en su pri­me­ra po­se­sión co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en 1933. La fra­se se hi­zo cé­le­bre, pues in­vo­ca­ba un sen­ti­do de es­pe­ran­za des­pués de los du­ros años de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca. Una cri­sis pro­fun­da y do­lo­ro­sa, que na­da tie­ne que ver con la si­tua­ción que vi­ve Co­lom­bia hoy. Pe­ro es­ta, sin em­bar­go, se ca­rac­te­ri­za por un am­bien­te psi­co­ló­gi­co de de­pre­sión y pe­si­mis­mo –de mie­do– que ha­ce apli­ca­ble la de­cla­ra­ción de Roo­se­velt.

Los mie­dos inun­dan la cam­pa­ña elec­to­ral de 2018. Des­de di­ver­sos pun­tos del es­pec­tro po­lí­ti­co los ora­do­res pro­nun­cian dis­cur­sos que ape­lan al te­mor, exa­ge­ran las ame­na­zas y pro­pa­gan un sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo de in­cer­ti­dum­bre. Los co­lom­bia­nos creen que la si­tua­ción del país y sus ries­gos son peo­res de lo que se po­dría diag­nos­ti­car en la reali­dad ob­je­ti­va. Una me­di­da de esa bre­cha es la di­fe­ren­cia enor­me en­tre la eva­lua­ción que se ha­ce so­bre Co­lom­bia en el ex­te­rior y el dic­ta­men de las en­cues­tas na­cio­na­les que re­gis­tran al­tí­si­mos ni­ve­les de pe­si­mis­mo y mie­do. El dis­cur­so que in­fun­de te­mor re­sul­ta ren­ta­ble pa­ra las es­tra­te­gias de cam­pa­ña y, por eso, se­rá una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del de­ba­te que se ave­ci­na.

Nin­gu­na fuer­za po­lí­ti­ca mo­no­po­li­za el mie­do, pe­ro en la Co­lom­bia de los úl­ti­mos años la de­re­cha lo ha uti­li­za­do con ma­yor efec­ti­vi­dad. La opo­si­ción uri­bis­ta ha te­ni­do más éxi­to que nin­gu­na otra fuer­za po­lí­ti­ca al ca­pi­ta­li­zar y exa­cer­bar los te­mo­res de los ciu­da­da­nos. El fan­tas­ma del cas­tro­cha­vis­mo ha si­do qui­zá su fi­gu­ra más po­de­ro­sa. El re­cien­te lan­za­mien­to de la can­di­da­tu­ra de Ger­mán Var­gas Lle­ras acu­dió a la po­si­ble ve­ne­zo­la­ni­za­ción de Co­lom­bia y al pe­li­gro de que las Farc lle­guen al po­der. Am­bos es­ce­na­rios –que el país si­ga el ca­mino de Ma­du­ro o que el par­ti­do de la ex­gue­rri­lla pue­da ga­nar las elec­cio­nes– son muy le­ja­nos. Pe­ro el mie­do los ha­ce creer más fac­ti­bles que lo que son en la reali­dad, y por eso va­rios can­di­da­tos –el exem­ba­ja­dor san­tis­ta Juan Car­los Pin­zón tam­bién– pue­den caer en la ten­ta­ción de ape­lar a ese fan­tas­ma.

El pro­ce­so de paz lo fa­ci­li­ta. Al fin y al ca­bo, las Farc lle­van años se­ña­la­das co­mo el enemi­go in­terno por ex­ce­len­cia, des­de los tiem­pos de la se­gu­ri­dad de­mo­crá­ti­ca, pa­ra ca­na­li­zar apo­yos en fa­vor del uri­bis­mo y su pro­pues­ta de mano du­ra. Un dis­cur­so ali­men­ta­do con ac­cio­nes vio­len­tas y ac­ti­tu­des pro­vo­ca­do­ras de la gue­rri­lla con­tra las que Ál­va­ro Uri­be cons­tru­yó su exi­to­sa cam­pa­ña elec­to­ral de 2002. La de­re­cha ha sa­bi­do apro­ve­char el sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo acu­mu­la­do con­tra las Farc. Ese sen­ti­mien­to se ex­ten­dió du­ran­te sus ocho años de go­bierno en los que con­ser­vó ni­ve­les de po­pu­la­ri­dad y res­pal­do que nin­gún otro man­da­ta­rio ha­bía te­ni­do. En con­tra de la cos­tum­bre se­gún la cual los go­ber­nan­tes exa­ge­ran sus lo­gros y re­sul­ta­dos, Uri­be en vez de sa­car pe­cho por sus gol­pes a las Farc in­sis­tía en que “la ca­be­za de la ser­pien­te es­ta­ba vi­va” pa­ra con­ser­var el men­sa­je de mie­do.

Al mie­do a las Farc co­mo dis­cur­so de opo­si­ción al pro­ce­so de paz, Uri­be, con gran ima­gi­na­ción –y efec­ti­vi­dad– le su­mó la va­ria­ble de Ve­ne­zue­la: el cas­tro­cha­vis­mo. Una ima­gen tam­bién re­for­za­da por la reali­dad: la de­ba­cle hu­ma­ni­ta­ria del ve­cino país, la as­fi­xia de su de­mo­cra­cia y los dis­cur­sos al­ti­so­nan­tes de Chá­vez y de Ma­du­ro. Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la, pa­ra cual­quier observador con dis­tan­cia, to­ma­ron en los úl­ti­mos 20 años dos ca­mi­nos to­tal­men­te dis­tin­tos. Pe­ro el sen­ti­mien­to de mie­do ha­ce creí­ble –más que la reali­dad– que los dos paí­ses pue­den lle­gar a pa­re­cer­se des­pués del pro­ce­so de paz. La par­ti­ci­pa­ción de las Farc en po­lí­ti­ca, el apo­yo de Ve­ne­zue­la a las ne­go­cia­cio­nes y el he­cho de que los diá­lo­gos se lle­va­ron a ca­bo en Cu­ba ali­men­tan el fan­tas­ma. Tres ele­men­tos bien uti­li­za­dos por la na­rra­ti­va

de la opo­si­ción, pa­ra ge­ne­rar mie­do.

El ple­bis­ci­to por la paz fue, de he­cho, el preám­bu­lo de la com­pe­ten­cia en­tre dis­cur­sos di­se­ña­dos pa­ra ge­ne­rar te­mor. En el la­do del No, ade­más del mie­do a la lle­ga­da de la gue­rri­lla a la are­na po­lí­ti­ca, di­fun­die­ron men­sa­jes en­ga­ño­sos so­bre el con­te­ni­do de los acuer­dos en te­mas que no for­ma­ban par­te de los tex­tos: re­duc­ción de las pen­sio­nes, abo­li­ción de sub­si­dios, ideo­lo­gía de gé­ne­ro. En la otra es­qui­na, la del Sí, el go­bierno y sus alia­dos res­pon­die­ron con otros in­ten­tos por sem­brar te­rror: que si ga­na­ba el No lle­ga­ba la gue­rra a las ciu­da­des, y las Farc, de in­me­dia­to, vol­ve­rían a la lu­cha ar­ma­da. En tiem­pos de re­des so­cia­les y po­co ri­gor fren­te a las no­ti­cias fal­sas –la fa­mo­sa pos­ver­dad– to­do in­di­ca que el dis­cur­so po­lí­ti­co del si­glo XXI no es­tá con­ta­mi­na­do con la de­ma­go­gia pro­me­se­ra con la que ha­ce años se in­ten­ta­ba cons­truir es­pe­ran­za, sino con esfuerzos sis­te­má­ti­cos pa­ra aglu­ti­nar alia­dos en con­tra del te­rror.

En la cam­pa­ña que em­pie­za hay elec­to­res con mie­do y can­di­da­tos con in­te­rés en di­fun­dir­lo. La de­re­cha se pre­sen­ta co­mo an­tí­do­to pa­ra evi­tar una de­ba­cle ins­ti­tu­cio­nal y la lle­ga­da de la Farc al po­der. La iz­quier­da ar­gu­men­ta que un re­torno del uri­bis­mo –con alia­dos de otros sec­to­res de la de­re­cha– pon­dría en jue­go la es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, lle­va­ría al país de re­gre­so al con­flic­to in­terno y res­trin­gi­ría li­ber­ta­des pú­bli­cas y de­re­chos al­can­za­dos por las mi­no­rías. Y es­tos no son los úni­cos sec­to­res afec­ta­dos por la epi­de­mia del te­mor. En el sec­tor em­pre­sa­rial cun­de el pá­ni­co por la des­tor­ci­da de la economía pe­tro­le­ra, la caí­da en el cre­ci­mien­to y la fal­ta de efi­ca­cia de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas. Las en­cues­tas de­mues­tran que el mun­do de los ne­go­cios atra­vie­sa una eta­pa de in­cer­ti­dum­bre.

No es la pri­me­ra vez que el mie­do sir­ve en la po­lí­ti­ca pa­ra cons­truir apo­yos y coa­li­cio­nes. Es lar­ga la his­to­ria de cons­truc­cio­nes ar­ti­fi­cia­les de enemi­gos in­ter­nos. El mie­do ha si­do efi­caz co­mo dis­cur­so pro­se­li­tis­ta. Du­ran­te la Gue­rra Fría la ban­de­ra an­ti­co­mu­nis­ta ser­vía pa­ra con­so­li­dar cohe­sión en va­rios paí­ses y, tam­bién, al gran blo­que de Oc­ci­den­te en la geo­po­lí­ti­ca mun­dial. Por cuen­ta de la de­fen­sa con­tra la ame­na­za ro­ja se jus­ti­fi­ca­ron in­clu­so re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les co­mo las dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas de los años sesenta y se­ten­ta.

En Co­lom­bia ha ha­bi­do va­rias cam­pa­ñas do­mi­na­das por el mie­do. Du­ran­te el Fren­te Na­cio­nal, se ha­bla­ba de los “odios he­re­da­dos” que de­jó la épo­ca de la Vio­len­cia en­tre los Par­ti­dos Li­be­ral y Con­ser­va­dor. En 1990, en la que tres can­di­da­tos pre­si­den­cia­les mu­rie­ron ase­si­na­dos –Luis Car­los Ga­lán, Car­los Pi­za­rro y Jai­me Par­do Leal– el te­mor a las bom­bas y la vio­len­cia in­dis­cri­mi­na­da de los car­te­les de la dro­ga era real. César Ga­vi­ria, he­re­de­ro de Ga­lán, al­can­zó el triun­fo con un dis­cur­so de mano du­ra con­tra el nar­co­te­rro­ris­mo.

Pe­ro las ape­la­cio­nes al mie­do en la Gue­rra Fría y con­tra los car­te­les te­nían un efecto uni­fi­ca­dor. Las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas se de­po­nían a la hora de unir fuer­zas con­tra el enemi­go co­mún. La ba­ta­lla de los mie­dos en la cam­pa­ña elec­to­ral de 2018, se­gún los ana­lis­tas, tie­ne un enor­me po­ten­cial pa­ra po­la­ri­zar. El ple­bis­ci­to de oc­tu­bre de 2016 ya lo demostró. En es­ta oca­sión, el te­mor no aglu­ti­na en torno a una causa co­mún, sino que se uti­li­za pa­ra for­ta­le­cer dis­cur­sos an­ta­gó­ni­cos. “La de­re­cha sa­be que la po­la­ri­za­ción es ren­ta­ble”, se­gún el po­li­tó­lo­go Eduardo Pi­za­rro, pa­ra quien la cam­pa­ña que se ave­ci­na “se­rá la más su­cia de la so­cie­dad co­lom­bia­na”.

So­bre to­do por­que el re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to –triun­fo del No por 53.000 vo­tos– no per­mi­tió ce­rrar el de­ba­te po­lí­ti­co so­bre el pro­ce­so de paz. Va­rios can­di­da­tos, en am­bas ori­llas, bus­can re­edi­tar las coa­li­cio­nes que al­can­za­ron, ca­da una, cer­ca de 6,5 mi­llo­nes de vo­tos. Y en am­bos la­dos el mie­do cohe­sio­na. Ese de­ba­te de­jó la lec­ción de que el te­mor y la ma­ni­pu­la­ción fun­cio­nan co­mo es­tra­te­gia elec­to­ral. Y con he­ri­das abier­tas, de la mag­ni­tud de las que que­da­ron, es po­co pro­ba­ble que de­jen de la­do una es­tra­te­gia con­si­de­ra­da ren­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.