En cui­da­dos in­ten­si­vos

El ‘fast track’ se ago­ta. El Con­gre­so es­tá le­gis­lan­do en ope­ra­ción tor­tu­ga y los par­la­men­ta­rios pen­san­do en pues­tos y me­cá­ni­ca elec­to­ral. ¿Po­drá el go­bierno lo­grar las ma­yo­rías pa­ra sa­car ade­lan­te las le­yes de la paz?

Semana (Colombia) - - Nación -

QUE LAS ELEC­CIO­NES DE Con­gre­so y Pre­si­den­cia se atra­ve­sa­ran en los de­ba­tes del fast track era lo peor que po­día pa­sar­le a la im­ple­men­ta­ción le­gis­la­ti­va del acuer­do de paz. Y eso es exac­ta­men­te lo que es­tá ocu­rrien­do. En el pri­mer se­mes­tre, por cuen­ta de la opo­si­ción, al en­ton­ces mi­nis­tro Juan Fer­nan­do Cris­to le cos­tó un gran es­fuer­zo lo­grar que el Con­gre­so apro­ba­ra los pri­me­ros pro­yec­tos pa­ra apli­car los acuer­dos de La Ha­ba­na. Y en es­te se­gun­do tra­mo, ni si­quie­ra los pro­pios alia­dos del go­bierno han he­cho la ta­rea. Cam­bio Ra­di­cal, el fis­cal y los ami­gos con­di­cio­na­les del go­bierno es­tán as­fi­xian­do el trá­mi­te le­gis­la­ti­vo.

El ba­lan­ce es bas­tan­te de­sola­dor. En 11 me­ses de es­te año, el Con­gre­so so­lo apro­bó 9 nor­mas, de más de 40, pa­ra desa­rro­llar el acuer­do de paz. Y tie­ne ape­nas un mes pa­ra sa­car ade­lan­te otras 11 que es­tán en­tran­do a de­ba­te. Ade­más, fal­tan 5 por pre­sen­tar.

Da­do lo apre­ta­do del tiem­po, por lo me­nos de­ben pa­sar sin fal­ta la ley es­ta­tu­ta­ria de la JEP y la re­for­ma po­lí­ti­ca. “Es­te mar­tes se de­fi­ne el fu­tu­ro del país”, di­ce Pa­blo Ca­ta­tum­bo, se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción de la Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria del Co­mún (Farc). “La suer­te de la JEP de­fi­ne el rum­bo del pro­ce­so de paz y esa es la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen los con­gre­sis­tas con el país y con el mun­do”. Pa­ra Ca­ta­tum­bo, la otra pie­dra an­gu­lar del pro­ce­so es la re­for­ma po­lí­ti­ca, que ha en­tra­do en un la­be­rin­to en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Hay otras 2 ini­cia­ti­vas ur­gen­tes: la ley que crea las 16 cir­cuns­crip­cio­nes es­pe­cia­les tran­si­to­rias de paz, cu­yo de­ba­te ya em­pe­zó, y la re­for­ma a la Ley de Ga­ran­tías que per­mi­ti­rá se­guir eje­cu­tan­do los pro­gra­mas de la im­ple­men­ta­ción a pe­sar de la cam­pa­ña elec­to­ral.

¿QUÉ PA­SÓ?

El ini­cio de la cam­pa­ña de Ger­mán Var­gas Lle­ras a la Pre­si­den­cia tu­vo co­mo con­se­cuen­cia que es­te par­ti­do sa­lie­ra de la coa­li­ción. El go­bierno per­dió nue­ve vo­tos y no so­lo eso. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Ro­dri­go La­ra, que per­te­ne­ce a ese par­ti­do, ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por usar su car­go pa­ra di­la­tar la apro­ba­ción de la re­for­ma po­lí­ti­ca. De­trás, di­cen al­gu­nos de sus co­le­gas, es­ta­ría el in­te­rés por evi­tar que en­tre a re­gir pa­ra 2018, ya que ar­tícu­los co­mo el que au­to­ri­za crear coa­li­cio­nes pa­ra las lis­tas de Con­gre­so fa­vo­re­cen abier­ta­men­te a Ser­gio Fa­jar­do, uno de los gran­des ri­va­les de Var­gas. Pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la sa­li­da del par­ti­do de Var­gas Lle­ras de la coa­li­ción ma­yo­ri­ta­ria tam­bién im­pac­tó ne­ga­ti­va­men­te los par­ti­dos que siem­pre ha­bían vo­ta­do con el go­bierno: el Li­be­ral y La U. En es­tas tol­das es­pe­ra­ban que las cuo­tas bu­ro­crá­ti­cas que en teo­ría de­ja­ría li­bres Cam­bio Ra­di­cal que­da­ran re­par­ti­das en­tre los más lea­les. Pe­ro ex­cep­to el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, del que sa­lió Jai­me Pu­ma­re­jo, el res­to de los pues­tos de al­to ni­vel que ve­nía ocu­pan­do Cam­bio Ra­di­cal no cam­bia­ron de ti­tu­lar.

Nin­gún te­ma de la im­ple­men­ta­ción ha su­fri­do más re­tra­sos que el de la jus­ti­cia

es­pe­cial pa­ra la paz. Se ha de­mo­ra­do so­bre to­do por cuen­ta de los co­men­ta­rios del fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez. En pleno de­ba­te par­la­men­ta­rio se abrió una dis­cu­sión so­bre pun­tos cla­ves en­tre Mar­tí­nez, el go­bierno y la Farc. El go­bierno sa­be que los ar­gu­men­tos del fis­cal son con­vin­cen­tes, to­can la fi­bra de los mie­dos y las des­con­fian­zas que ron­dan a los acuer­dos de paz en es­ta ma­te­ria, y le dan ga­so­li­na a quie­nes tie­nen du­das en te­mas tan po­lé­mi­cos co­mo el tra­ta­mien­to a los re­in­ci­den­tes y el del nar­co­trá­fi­co.

A eso se su­ma que se han reabier­to de­ba­tes que pa­re­cían sal­da­dos so­bre si los ex­je­fes de las Farc de­ben par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca mien­tras acu­den a la JEP, an­tes o des­pués de ella. Al­gu­nas de es­tas ini­cia­ti­vas se opo­nen abier­ta­men­te al es­pí­ri­tu del acuer­do de paz tal y co­mo lo re­fren­dó no so­lo el Con­gre­so en di­ciem­bre, sino tam­bién la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal en su más re­cien­te sen­ten­cia. Sin em­bar­go, hay que en­ten­der es­tos de­ba­tes tam­bién co­mo las tí­pi­cas fór­mu­las que los po­lí­ti­cos usan en cam­pa­ña pa­ra sa­car­le ju­go elec­to­ral a la par­te más con­tro­ver­ti­da del acuer­do.

Co­mo si eso fue­ra po­co, la se­ma­na pa­sa­da ya ni los ami­gos del go­bierno lle­ga­ron pa­ra ha­cer quo­rum y vo­tar. A pe­sar de que los mi­nis­tros en pleno es­tu­vie­ron en el Ca­pi­to­lio, los par­la­men­ta­rios die­ron la tí­pi­ca res­pues­ta de la cla­se po­lí­ti­ca en tiem­pos elec­to­ra­les: si el ga­bi­ne­te lle­ga con las ma­nos va­cías, sin con­tra­tos, ni pues­tos, ellos sim­ple­men­te se ha­cen los de las ga­fas. Es la con­se­cuen­cia de una go­ber­na­bi­li­dad tra­di­cio­nal­men­te ba­sa­da en el in­ter­cam­bio de fa­vo­res y be­ne­fi­cios in­di­vi­dua­les, y no en acuer­dos so­bre los cam­bios fun­da­men­ta­les que ne­ce­si­ta el país.

El pa­no­ra­ma es gra­ve por don­de se le mi­re. Si la ley que re­gla­men­ta la JEP no sa­le ade­lan­te, los tri­bu­na­les re­cién cons­ti­tui­dos cae­rán en un lim­bo le­gal has­ta que el año en­tran­te el Con­gre­so se dig­ne a apro­bar­la. Por eso, se es­pe­ra que la pró­xi­ma se­ma­na cuan­do San­tos reúna a las ban­ca­das que aún lo acom­pa­ñan, lo­gre ali­near­los y el pro­yec­to sal­ga ade­lan­te aun­que sea con los vo­tos con­ta­dos.

El ca­so de la re­for­ma po­lí­ti­ca tam­bién es com­pli­ca­do. El pro­yec­to pen­sa­do ori­gi­nal­men­te co­mo la opor­tu­ni­dad de trans­for­mar el sis­te­ma po­lí­ti­co es­tá a pun­to de per­der su sen­ti­do ori­gi­nal. Los gol­pes han ve­ni­do de va­rios flan­cos. Ade­más de que Ro­dri­go La­ra se de­mo­ró en agen­dar los de­ba­tes, du­ran­te va­rias se­sio­nes se­gui­das pri­mó el au­sen­tis­mo. Tal y co­mo es­tán las co­sas, aun­que se per­mi­ti­rán las coa­li­cio­nes de los par­ti­dos, en 2018 tam­po­co se­rán obli­ga­to­rias las lis­tas ce­rra­das. Tam­po­co apro­ba­rán el tri­bu­nal pa­ra juz­gar afo­ra­dos, cru­cial pa­ra dar­le una res­pues­ta a la cri­sis de la Jus­ti­cia. Se an­ti­ci­pa que el pro­yec­to de re­for­ma po­lí­ti­ca que sal­drá del Con­gre­so se­rá dé­bil y acor­de con los in­tere­ses elec­to­ra­les del cor­to pla­zo.

El Con­gre­so aún no ter­mi­na de apro­bar o con­ci­liar le­yes co­mo la que prohí­be el pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, y al­gu­nas, co­mo el tra­ta­mien­to di­fe­ren­cial a los cul­ti­va­do­res de co­ca, ya tie­nen que ser so­me­ti­das a cam­bios de re­dac­ción por la pol­va­re­da que se ar­mó a su al­re­de­dor. Es­to sin con­tar con el pro­yec­to de so­me­ti­mien­to de las ban­das cri­mi­na­les, uno de los que au­gu­ra ser más po­lé­mi­co. Sin em­bar­go, es­tá con­cer­ta­do con el fis­cal, lo que aho­rra por lo me­nos las con­tro­ver­sias con es­te.

La fór­mu­la que ha sa­ca­do de la man­ga Gui­ller­mo Ri­ve­ra, mi­nis­tro del In­te­rior, pa­ra afron­tar es­te in­mi­nen­te ago­ta­mien­to del tiem­po le­gis­la­ti­vo pa­ra la paz, con­sis­te en so­li­ci­tar­le a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal una ex­ten­sión de un mes del fast track, con el ar­gu­men­to muy po­co con­vin­cen­te de que el Con­gre­so sa­có va­ca­cio­nes y por eso se atrasó. Pe­ro a es­tas al­tu­ras el tiem­po es ape­nas una va­ria­ble y qui­zá no la más crí­ti­ca. De he­cho, a me­di­da que pa­san los días se pro­fun­di­za la pér­di­da de li­de­raz­go del go­bierno en ma­te­ria de im­ple­men­ta­ción del acuer­do de paz. Es­ta sí es una ra­zón de fon­do, es­pe­cial­men­te an­te la gran in­cer­ti­dum­bre elec­to­ral, en un con­tex­to en el que el acuer­do se­rá el ca­ba­llo de ba­ta­lla de los can­di­da­tos.

De to­dos mo­dos, por su im­por­tan­cia, de­be­rían en­trar es­te año a de­ba­te la re­for­ma a la ley del plan de desa­rro­llo, el tra­ta­mien­to di­fe­ren­cial de los cul­ti­va­do­res de co­ca, y cua­tro nor­mas cla­ves pa­ra la re­for­ma ru­ral in­te­gral, que su­pues­ta­men­te es­tán de un ca­cho. En­tre ellas se en­cuen­tran el ca­tas­tro, la sus­trac­ción de bal­díos de zo­nas de re­ser­va fo­res­tal y la ley de in­no­va­ción.

Otro pa­que­te, so­bre to­do en ma­te­ria agra­ria y de par­ti­ci­pa­ción, ni si­quie­ra se ha con­sen­sua­do en­tre el go­bierno y las Farc en la Co­mi­sión de Se­gui­mien­to y Ve­ri­fi­ca­ción de la Im­ple­men­ta­ción (Csi­vi).

De ese mo­do, gran par­te de los pro­yec­tos pa­ra im­ple­men­tar los acuer­dos de paz, que de­bie­ron sa­lir es­te año, ten­drán que ha­cer trán­si­to en 2018 por la vía or­di­na­ria. Al­go na­da alen­ta­dor, pues en ese se­mes­tre lo úni­co que le im­por­ta a la ma­yo­ría de con­gre­sis­tas es con­se­guir su re­elec­ción.

El efecto de es­te atas­co so­bre el es­ta­do de áni­mo del país es crí­ti­co. Has­ta aho­ra el úni­co que pa­re­cía ha­cer la ta­rea de sa­car ade­lan­te el acuer­do de paz era el Con­gre­so, ya que en el go­bierno las co­sas no an­dan muy ve­lo­ces que se di­ga. Si a la in­efi­cien­cia le­gis­la­ti­va se su­ma la del Eje­cu­ti­vo, el fre­na­zo de la im­ple­men­ta­ción co­rro­bo­ra­ría la te­sis de quie­nes creen que el pro­pio Es­ta­do le es­tá po­nien­do co­ne­jo al acuer­do de La Ha­ba­na.

La si­tua­ción re­sul­ta tan crí­ti­ca que al­gu­nos creen que si las co­sas se com­pli­can más aún, el país se ve­ría ad por­tas de una de­cla­ra­to­ria de con­mo­ción in­te­rior o, peor aún, en la ne­ce­si­dad de con­vo­car una asam­blea cons­ti­tu­yen­te.

EN 11 ME­SES , EL CON­GRE­SO APRO­BÓ 9 NOR­MAS PA­RA

DESA­RRO­LLAR EL ACUER­DO DE PAZ. TIE­NE APE­NAS UN MES PA­RA SA­CAR ADE­LAN­TE OTRAS 11 QUE ES­TÁN EN­TRAN­DO A DE­BA­TE Y AÚN FAL­TAN 5 POR PRE­SEN­TAR

tu Es­ta se­ma­na hi­zo cri­sis el ‘fast track’. Ni la re­for­ma po­lí­ti­ca ni la ley es­ta­tu­ta­ria de la JEP han po­di­do ser apro­ba­das.

El go­bierno in­ten­ta­rá re­co­brar

las ma­yo­rías el pró­xi­mo mar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.