El mons­truo de la so­ga

Es­ta es la ma­ca­bra his­to­ria del ase­sino en se­rie que mató a más de 60 per­so­nas en 5 de­par­ta­men­tos del país. La se­ma­na pa­sa­da la Jus­ti­cia lo con­de­nó fi­nal­men­te.

Semana (Colombia) - - Nación -

EL LU­NES Y MIÉR­CO­LES DE la se­ma­na an­te­rior, en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Va­lle­du­par, se co­no­cie­ron los de­ta­lles de una de las his­to­rias más ma­ca­bras de las úl­ti­mas dé­ca­das en el país. Du­ran­te esos dos días se desa­rro­lla­ron las au­dien­cias con­tra Luis Gre­go­rio Ra­mí­rez, un hom­bre se­ña­la­do de tor­tu­rar y ase­si­nar bru­tal­men­te a cer­ca de 60 per­so­nas en un lap­so de 5 años.

En los juz­ga­dos se vi­vie­ron mo­men­tos que pa­re­cían sa­ca­dos de una pe­lí­cu­la de te­rror. Mien­tras el juez es­cu­cha­ba a los in­ves­ti­ga­do­res y fis­ca­les con­tar los ho­rro­res de sus crí­me­nes, Ra­mí­rez, al es­ti­lo Han­ni­bal Lec­ter, ja­más mos­tró arre­pen­ti­mien­to al­guno. Por el con­tra­rio, con san­gre fría y gran ci­nis­mo son­reía an­te la mi­ra­da in­dig­na­da de de­ce­nas de fa­mi­lia­res de sus víc­ti­mas. Cuan­do el juez pro­nun­ció la sen­ten­cia a más de 30 años de pri­sión, mu­chos de ellos de­ja­ron es­ca­par lá­gri­mas de ale­gría, pues ha­bían pen­sa­do que los crí­me­nes de sus hi­jos, pa­dres y her­ma­nos que­da­rían en la im­pu­ni­dad.

HIS­TO­RIA DE UN ASE­SINO

Por el nú­me­ro de víc­ti­mas de Ra­mí­rez, los in­ves­ti­ga­do­res del ca­so afir­man que se tra­ta po­si­ble­men­te de uno de los ma­yo­res ase­si­nos se­ria­les de los úl­ti­mos tiem­pos. Lo más ate­rra­dor de su ca­so, que im­pac­tó a las po­bla­cio­nes en las que co­me­tió los crí­me­nes y a las pro­pias au­to­ri­da­des, fue la for­ma en que les qui­tó la vi­da a sus víc­ti­mas. Lo ha­cía en un ri­tual que su­pe­ra con cre­ces la ima­gi­na­ción de los li­bre­tis­tas de cual­quier se­rie de ase­si­nos se­ria­les.

Ra­mí­rez, na­ci­do en Va­lle­du­par, so­lo ele­gía hom­bres con eda­des en­tre los 19 y 30 años de edad. Nin­guno me­día más de 1,70 me­tros de es­ta­tu­ra ni pe­sa­ba más de 60 ki­los, con el fin de po­der so­me­ter­los fá­cil­men­te. Co­me­tió sus crí­me­nes en Ce­sar, San­tan­der, La Gua­ji­ra, Nor­te de San­tan­der y Mag­da­le­na con una tác­ti­ca que era sim­ple y efec­ti­va. Se ins­ta­la­ba en al­gu­na po­bla­ción en esas re­gio­nes y mon­ta­ba un ne­go­cio ca­se­ro de re­pa­ra­ción de mo­to­ci­cle­tas. Apro­ve­cha­ba su ca­ris­ma y lo­cua­ci­dad pa­ra ge­ne­rar con­fian­za en­tre sus clien­tes, es­pe­cial­men­te en­tre los mo­to­ta­xis­tas, a quie­nes no les co­bra­ba pa­ra ga­nar su con­fian­za. Cuan­do lo lo­gra­ba, ata­ca­ba siem­pre de la mis­ma for­ma. Con cual­quier dis­cul­pa, les pe­día que lo lle­va­ran has­ta un lugar de­ter­mi­na­do en las afue­ras de los pue­blos. Apro­ve­chan­do que iba en la par­te tra­se­ra del vehícu­lo y des­pués de con­ver­sar to­do el ca­mino con el con­duc­tor, de un mo­men­to a otro lo su­je­ta­ba por la gar­gan­ta y lo as­fi­xia­ba has­ta ha­cer­le per­der el co­no­ci­mien­to. Pe­ro siem­pre evi­ta­ba ase­si­nar­lo en ese mo­men­to.

Pos­te­rior­men­te, arras­tra­ba a su víc­ti­ma des­ma­ya­da ha­cia la zo­na es­co­gi­da, en la que siem­pre ha­bía ár­bo­les apro­pia­dos pa­ra sus ma­ca­bros fi­nes. Cuan­do re­co­bra­ban el co­no­ci­mien­to, los hom­bres se des­cu­brían ata­dos con una se­rie de com­ple­jos nu­dos. Una so­ga al­re­de­dor del cue­llo iba has­ta los to­bi­llos, con lo cual obli­ga­ba a que las pier­nas que­da­ran ele­va­das en un án­gu­lo de 45 gra­dos. Pa­ra no ahor­car­se, la víc­ti­ma de­bía rea­li­zar un gran es­fuer­zo pa­ra evi­tar ba­jar las pier­nas, ya que al ha­cer­lo ten­sio­na­ba la cuer­da al­re­de­dor del cue­llo. Con el pa­so de las horas ya no po­dían re­sis­tir, de­ja­ban caer las pier­nas y mo­rían len­ta­men­te por as­fi­xia.

To­do ese tiem­po Ra­mí­rez se que­da­ba sen­ta­do fren­te al mo­ri­bun­do, mi­ran­do. Una vez fa­lle­cía ro­ba­ba sus per­te­nen­cias y la mo­to, que re­ven­día fá­cil­men­te. En al­gu­nos ca­sos, en­te­rra­ba los cuer­pos. En otros, los de­ja­ba has­ta que apa­re­cían des­com­pues­tos, días o se­ma­nas des­pués.

Los pri­me­ros ca­sos co­men­za­ron a apa­re­cer en 2007 en zo­nas ale­da­ñas a Ba­rran­ca­ber­me­ja. Ese año cinco víc­ti­mas mu­rie­ron ase­si­na­das con ese mis­mo mo­dus ope­ran­di, lo cual in­clu­so desató una ola de pro­tes­tas de la ciu­da­da­nía que re­cla­ma­ba dar con el ase­sino.

Du­ran­te los si­guien­tes 5 años,em­pe­za­ron a apa­re­cer re­por­tes y víc­ti­mas en una gran va­rie­dad de lu­ga­res en 5

de­par­ta­men­tos. Va­lle­du­par te­nía el ma­yor nú­me­ro de ca­sos con 11 víc­ti­mas. Un po­li­cía ju­di­cial asig­na­do al Mag­da­le­na Me­dio co­men­zó a unir las pie­zas. Y al ve­ri­fi­car los ca­sos se dio cuen­ta de que se tra­ta­ba de un ase­sino en se­rie y no de va­rios crí­me­nes ais­la­dos co­mo se creía. Con esa in­for­ma­ción con­tac­tó al gru­po de per­fi­la­ción cri­mi­nal de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal e In­ter­pol, quie­nes se su­ma­ron a la in­ves­ti­ga­ción. Lo que des­cu­brie­ron fue aún más es­pe­luz­nan­te.

Apli­can­do las téc­ni­cas de in­ves­ti­ga­ción del FBI pa­ra es­te ti­po de ca­sos, co­men­za­ron por rea­li­zar un ras­treo en ba­ses de da­tos de más de 10 años en bus­ca de in­for­ma­ción so­bre per­so­nas des­apa­re­ci­das, en par­ti­cu­lar que tra­ba­ja­ran en mo­to­ta­xis­mo. Des­cu­brie­ron que ha­bía 60 re­por­tes en­tre 2007 y 2012 de 5 de­par­ta­men­tos. “Mu­chos de esos cuer­pos ha­bían si­do en­te­rra­dos co­mo NN. Em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar uno por uno y ve­ri­fi­ca­mos que pre­sen­ta­ban las mismas ca­rac­te­rís­ti­cas, ha­bían si­do ama­rra­dos con so­gas y mu­rie­ron por as­fi­xia.Lo­gra­mos ubi­car a 23 fa­mi­lia­res de esos 60 ca­sos re­por­ta­dos”, con­tó a SE­MA­NA el ofi­cial en­car­ga­do del gru­po de per­fi­la­ción de la Di­jín.

Las en­tre­vis­tas a las fa­mi­lias, así co­mo las la­bo­res de ve­ri­fi­ca­ción de los si­tios en los que tra­ba­ja­ban las víc­ti­mas per­mi­tie­ron a los sa­bue­sos apli­car por pri­me­ra vez en la his­to­ria del país lo que se co­no­ce co­mo iden­ti­fi­ca­ción de pa­trón de con­duc­ta. Es­to en tér­mi­nos sim­ples quie­re de­cir que por me­dio del aná­li­sis de las prue­bas y evi­den­cias de las es­ce­nas del cri­men, así co­mo de las ne­crop­sias de las víc­ti­mas, los in­ves­ti­ga­do­res pue­den ela­bo­rar un per­fil muy de­ta­lla­do del ase­sino. “Iden­ti­fi­ca­mos su ‘fir­ma’ o hue­lla psi­co­ló­gi­ca, que esen­cial­men­te era la for­ma co­mo en to­dos los ca­sos usa­ba las so­gas pa­ra tor­tu­rar y as­fi­xiar, ra­zón por la cual em­pe­zó a ser co­no­ci­do co­mo el mons­truo de la so­ga.Tam­bién evi­den­cia­mos que acu­día a lo que se lla­ma pe­rio­dos de en­fria­mien­to. Es de­cir que de­ja­ba pa­sar un tiem­po en­tre un ase­si­na­to y otro. En el ca­so de Ra­mí­rez fue de má­xi­mo tres me­ses. Co­me­tió la ma­yo­ría de los ase­si­na­tos en pro­me­dio ca­da mes”, ex­pli­ca el ofi­cial.

Al es­ta­ble­cer los tiem­pos exac­tos y los si­tios en los que aban­do­na­ba los cuer­pos, los in­ves­ti­ga­do­res pu­die­ron rea­li­zar una se­rie de cru­ces y aná­li­sis de lí­neas te­le­fó­ni­cas, lo que les per­mi­tió se­guir la ru­ta del ase­sino. Es­to de­bi­do a que des­cu­brie­ron que siem­pre ro­ba­ba el ce­lu­lar de sus víc­ti­mas y lo usa­ba du­ran­te un tiem­po.

Ese com­ple­jo rom­pe­ca­be­zas los lle­vó has­ta San­ta Mar­ta. En esa ciu­dad, el ase­sino te­nía su ca­sa en la que vi­vía con su es­po­sa y sus cinco hi­jos. Cuan­do no es­ta­ba de via­je per­ma­ne­cía allí. Al alla­nar el lugar, co­mo en un th­ri­ller de te­rror, los hom­bres de la Di­jín en­con­tra­ron al­go que los sor­pren­dió, pe­ro que re­sul­tó cla­ve du­ran­te el jui­cio. En ar­ma­rios y ca­jo­nes te­nía guar­da­dos las cé­du­las, las bi­lle­te­ras, los cas­cos y las pla­cas de las mo­tos de gran par­te de sus víc­ti­mas. “Con­ser­van ese ti­po de ele­men­tos co­mo una es­pe­cie de ‘tro­feos’.Al ver­los o to­car­los, es­te ti­po de cri­mi­na­les re­vi­ven el mo­men­to del cri­men, lo que les ge­ne­ra una sen­sa­ción de po­der o pla­cer”, afir­ma el in­ves­ti­ga­dor.

Con to­do es­te ar­se­nal de in­for­ma­ción el pa­so si­guien­te era cap­tu­rar­lo. Lo hi­cie­ron en un re­tén cuan­do iba pa­ra su ca­sa ma­ne­jan­do una mo­to­ci­cle­ta de una de sus úl­ti­mas víc­ti­mas. De los 60 ase­si­na­tos que se le atri­bu­yen, la in­ves­ti­ga­ción que han desa­rro­lla­do en los úl­ti­mos dos años los per­fi­la­do­res cri­mi­na­les de la Di­jín per­mi­tió iden­ti­fi­car y de­vol­ver a los fa­mi­lia­res 23 ca­dá­ve­res. “Con es­te re­sul­ta­do cien­tí­fi­co e in­ves­ti­ga­ti­vo, la Po­li­cía y la Fis­ca­lía sir­ven a la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, pe­ro so­bre to­do con­tri­bui­mos en al­go a la tran­qui­li­dad de las fa­mi­lias al im­pe­dir que es­tos crí­me­nes que­den en la im­pu­ni­dad. Quien los co­me­tió res­pon­dió an­te la jus­ti­cia”, di­jo el ge­ne­ral Jorge Luis Var­gas, di­rec­tor de la Di­jín.

Na­die sa­be qué lle­vó a Ra­mí­rez a co­me­ter es­tos ase­si­na­tos. Por aho­ra lo úni­co cier­to es que des­de la se­ma­na pa­sa­da es­te hom­bre es­tá en uno de los pa­be­llo­nes más es­tric­tos de la cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad de Va­lle­du­par. Allí per­ma­ne­ce­rá los pró­xi­mos 36 años. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el úni­co preso que es­tá en ese mis­mo lugar del pe­nal es otro ase­sino en se­rie, Luis Al­fre­do Ga­ra­vi­to, con­de­na­do por la muer­te de más de un cen­te­nar de me­no­res de edad. So­lo él acom­pa­ña­rá al ase­sino de la so­ga.n

t Luis Gre­go­rio Ra­mí­rez, co­no­ci­do co­mo el mons­truo de la so­ga, com­pa­re­ció la se­ma­na pa­sa­da en Va­lle­du­par en va­rias au­dien­cias en las que que­da­ron en evi­den­cia sus exe­cra­bles crí­me­nes.

u El di­rec­tor de la Di­jín, ge­ne­ral Jorge Luis Var­gas, afir­ma que la im­por­tan­cia de la in­ves­ti­ga­ción de es­te ase­sino en se­rie no so­lo con­sis­tió en en­viar­lo a pri­sión, sino que se lo­gró iden­ti­fi­car a las víc­ti­mas, que apa­re­cían co­mo NN, y re­gre­sar los cuer­pos a sus fa­mi­lias.

tu Ra­mí­rez tor­tu­ra­ba y ase­si­na­ba de la mis­ma for­ma. Con una se­rie de com­ple­jos nu­dos, ama­rra­ba una so­ga al cue­llo y las pier­nas de sus víc­ti­mas, las cua­les que­da­ban en un án­gu­lo de 45 gra­dos.

Los hom­bres de­bían es­for­zar­se por man­te­ner las ex­tre­mi­da­des ele­va­das. Sin em­bar­go inevi­ta­ble­men­te ter­mi­na­ban ba­ján­do­las, lo que ten­sio­na­ba la cuer­da y les pro­vo­ca­ba la as­fi­xia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.