¿LA JEP VA POR URI­BE?

Semana (Colombia) - - Mi Turno Opinión - Por Al­fon­so Cué­llar

NO ES FÁ­CIL AL­CAN­ZAR UN CON­SEN­SO EN­TRE uri­bis­tas y an­ti­uri­bis­tas, ni en­tre mu­chos de los del No y los del Sí. Es tan ex­tre­ma la po­la­ri­za­ción que ne­gro es blan­co o blan­co es ne­gro. No exis­te el gris en la Co­lom­bia po­lí­ti­ca de hoy. Has­ta aho­ra. Iró­ni­ca­men­te, la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP) ha lo­gra­do el mi­la­gro de po­ner de acuer­do a los fa­ná­ti­cos de la­do y la­do. ¿El pun­to de en­cuen­tro? Ál­va­ro Uri­be Vé­lez. Los fu­ri­bis­tas te­men que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la JEP –su rai­son d’être– sea cas­ti­gar al ex­pre­si­den­te; los an­ti­uri­bis­tas sue­ñan 24/7 con que la JEP sea el vehícu­lo pa­ra con­de­nar al hoy se­na­dor del Cen­tro De­mo­crá­ti­co.

Pa­re­ce­ría ser un de­ba­te ino­cuo: en el acuer­do se di­ce ex­plí­ci­ta­men­te que la JEP no tie­ne ju­ris­dic­ción so­bre los ex­pre­si­den­tes, que cual­quier de­nun­cia se tras­la­da­rá a la Co­mi­sión de Acu­sa­ción de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Ca­pí­tu­lo ce­rra­do. No. No es cla­ro so­bre qué pa­sa si los pre­sun­tos crí­me­nes ocu­rrie­ron en una fe­cha di­fe­ren­te del man­da­to pre­si­den­cial. En teo­ría, los ilus­tres ma­gis­tra­dos de la JEP de­be­rían in­ter­pre­tar el tex­to en su sen­ti­do más am­plio: que no tie­nen ju­ris­dic­ción al­gu­na so­bre los ex­je­fes de Es­ta­do de Co­lom­bia.

El mie­do de unos y la ex­pec­ta­ti­va de los otros es que la JEP no obre con esa cau­te­la y res­pon­sa­bi­li­dad. Que apro­ve­che ese va­cío en la nor­ma y en­tre a juz­gar a Uri­be por sus ac­tua­cio­nes an­te­rio­res co­mo go­ber­na­dor de An­tio­quia. A sus enemi­gos se les ha­ce agua la bo­ca la po­si­bi­li­dad de lle­var­lo an­te los tri­bu­na­les; lle­van 20 años tras él. Que­da­ron muy alen­ta­dos al co­no­cer el nom­bre de la in­men­sa ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de la JEP. Pu­lu­la­ron men­sa­jes de jú­bi­lo en las re­des so­cia­les, con men­cio­nes fre­cuen­tes de que Uri­be por fin pa­ga­rá por sus “crí­me­nes”. Esa al­ga­ra­bía no so­lo sir­ve pa­ra ali­men­tar la des­con­fian­za del uri­bis­mo en esa ju­ris­dic­ción; con­fir­ma sus sos­pe­chas de que la JEP es un tri­bu­nal cu­yo fin es la ven­gan­za con­tra quien de­rro­tó a las Farc y no el cas­ti­go a los je­fes de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

No son preo­cu­pa­cio­nes in­fun­da­das. Lla­ma la aten­ción la tran­qui­li­dad con que el se­cre­ta­ria­do y sus prin­ci­pa­les lu­gar­te­nien­tes afron­tan la pers­pec­ti­va de ser juz­ga­dos en la JEP. Es in­só­li­to. No les pro­du­ce in­som­nio te­ner que con­fe­sar sus crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Es co­mo si la JEP fue­ra ape­nas un no­ta­rio pa­ra ellos y la in­qui­si­ción pa­ra sus contradictores. Que Je­sús San­trich, ne­go­cia­dor de las Farc, se con­si­de­re am­nis­tia­do y con de­re­cho a de­man­dar a otros co­lom­bia­nos por in­ju­ria, es una se­ñal inequí­vo­ca de que no les in­ti­mi­da la JEP. Por ser miem­bro del es­ta­do ma­yor, San­trich tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad de man­do por las atro­ci­da­des co­me­ti­das por la gue­rri­lla. Y de­be acu­dir a la JEP pa­ra que le fi­jen su pe­na.

San­trich no es el úni­co de los fa­ria­nos que consideran que lo de la jus­ti­cia tran­si­cio­nal no es un asun­to pri­mor­dial pa­ra ellos. El trino de Car­los An­to­nio Lo­za­da, otro­ra co­man­dan­te de la red ur­ba­na An­to­nio Na­ri­ño, es re­ve­la­dor. An­te crí­ti­cas de los prin­ci­pa­les gre­mios eco­nó­mi­cos del país, Lo­za­da es­cri­bió: “Si las Farc an­tes de ha­cer po­lí­ti­ca de­ben pa­sar pri­me­ro por la JEP, el Con­se­jo Gre­mial de­be ce­rrar sus ne­go­cios has­ta que ha­ga lo pro­pio”.

Es el mun­do al re­vés. Mien­tras los ver­du­gos tra­tan con des­dén el tri­bu­nal crea­do pa­ra juz­gar­los por su cam­pa­ña de me­dio si­glo de destrucción, te­rror y muer­te, sus víc­ti­mas mi­ran con ca­da vez ma­yor re­ce­lo a la JEP. No es pa­ra­noia. Ni mu­cho me­nos com­ple­jo de cul­pa. Es más bien un sen­ti­mien­to de zo­zo­bra e in­cre­du­li­dad.

El ca­so de Uri­be sim­bo­li­za ese desa­so­sie­go. Si el ex­pre­si­den­te, que hoy man­tie­ne una fa­vo­ra­bi­li­dad del 60 por cien­to, es vul­ne­ra­ble a los ca­pri­chos de la JEP, na­die es­tá a sal­vo. No veo có­mo se cons­tru­ye una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra en es­te es­ce­na­rio. La JEP no pue­de ser una rue­da suel­ta.

ES CO­MO SI LA JEP FUE­RA APE­NAS UN NO­TA­RIO PA­RA LAS FARC Y LA IN­QUI­SI­CIÓN PA­RA SUS CONTRADICTORES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.