Nor­te del Cau­ca: la tormenta per­fec­ta

En el nor­te del Cau­ca con­flu­yen to­das las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les, de dispu­ta por la tie­rra, de au­ge del nar­co­trá­fi­co, y de gru­pos di­si­den­tes y emer­gen­tes, que con­vier­ten a es­ta re­gión en una bom­ba de tiem­po. Pe­ro es po­si­ble fre­nar­la an­tes de que sea tar­de

Semana (Colombia) - - Reportaje -

EN LASAFUERAS DE CALOTO, en el nor­te del Cau­ca, una ima­gen con­tras­ta con es­tos tiem­pos de paz. Ca­si 300 hom­bres de la fuer­za pú­bli­ca, en­tre po­li­cías del Es­cua­drón An­ti­dis­tur­bios, ca­ra­bi­ne­ros y Ejér­ci­to, cus­to­dian una fin­ca ca­si en rui­nas, cer­ca­da de con­cer­ti­na y trin­che­ras. En las tar­des, se pro­te­gen del sol ba­jo la som­bra de fron­do­sos sa­ma­nes y ro­dea­dos de flo­res ve­ra­nie­gas. La ca­sa de te­chos al­tos, un tem­ple­te so­li­ta­rio y los pra­dos re­se­cos ha­cen pen­sar que la ha­cien­da tu­vo sus tiem­pos de glo­ria.

Se tra­ta de La Em­pe­ra­triz, la fin­ca que se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de la lu­cha por la tie­rra pa­ra los in­dí­ge­nas del nor­te del Cau­ca. En va­rias oca­sio­nes, ellos han en­tra­do en ma­sa a los cul­ti­vos de ca­ña y los han des­trui­do. Los en­fren­ta­mien­tos han si­do san­grien­tos pa­ra to­das las par­tes. El año pa­sa­do, en es­ta ha­cien­da, un po­li­cía mu­rió y sie­te que­da­ron he­ri­dos. Los in­dí­ge­nas con fre­cuen­cia lle­van la peor par­te, so­bre to­do en Caloto, Co­rin­to y Cal­dono. Se­gún cálcu­los, por lo me­nos 20 fin­cas han si­do blan­co de las min­gas pa­ra “li­be­rar la ma­dre tie­rra”, una de las cua­les anun­cia­ron pa­ra el 30 de oc­tu­bre.

Aso­ca­ña no es­con­de la preo­cu­pa­ción. En 2014 se vie­ron afec­ta­das por es­te con­flic­to 200 hec­tá­reas de cul­ti­vos. Pe­ro el con­flic­to ha ido es­ca­lan­do y pa­ra es­te año ya hay 3.000 hec­tá­reas da­ña­das por las to­mas, lo que ha sig­ni­fi­ca­do pér­di­das por 19.000 mi­llo­nes pa­ra el sec­tor. Mu­chos te­men que un con­flic­to emi­nen­te­men­te so­cial ter­mi­ne por es­ca­lar en tér­mi­nos de vio­len­cia, alen­ta­do por los mi­les de fac­to­res que ge­ne­ran ines­ta­bi­li­dad en la re­gión, co­mo el nar­co­trá­fi­co, las di­si­den­cias de las Farc, y la ex­pan­sión de gru­pos ar­ma­dos y cri­mi­na­les.

De­trás no so­lo hay una dispu­ta lar­ga y amarga por la tie­rra, sino una di­ver­si­dad de mi­ra­das e in­tere­ses so­bre un te­rri­to­rio pró­di­go, que pro­du­ce el agua y la co­mi­da que su­plen a gran par­te del oc­ci­den­te del país. ¿Po­dría lle­gar es­te pol­vo­rín a con­ver­tir­se en un la­bo­ra­to­rio de paz?

TO­DOS QUIE­REN TIE­RRA

Pa­ra su­bir aTa­cue­yó,uno de los tres ca­bil­dos de To­ri­bío,hay que to­mar una ca­rre­te­ra es­car­pa­da en las en­tra­ñas de la cor­di­lle­ra Oc­ci­den­tal. A la­do y la­do hay par­ce­las sem­bra­das de ca­fé, fru­tos exó­ti­cos co­mo la gu­lu­pa, pi­ña y mo­ra, y ga­na­do le­che­ro re­par­ti­do en pe­que­ñas par­ce­las. Es­tos prue­ban el po­ten­cial que tie­ne es­te te­rri­to­rio. Pe­ro al la­do cre­cen tam­bién fron­do­sas ma­tas de ma­rihua­na en pe­que­ños in­ver­na­de­ros ilu­mi­na­dos con bom­bi­llos. Es­tos atraen a to­da cla­se de gru­pos ar­ma­dos y po­nen en ries­go la cal­ma re­cién es­tre­na­da con el desar­me de las Farc.

Ru­bén Ve­lás­quez es la má­xi­ma au­to­ri­dad de es­te ca­bil­do. Con su bas­tón de guar­dia in­dí­ge­na, pro­pio de los pae­ces o na­sas, se­ña­la las tie­rras que ro­dean al ca­se­río.“Re­cu­pe­ra­mos to­das es­tas fin­cas a los co­lo­nos en los ochen­ta”, di­ce.Ex­pli­ca que el pro­ble­ma de la tie­rra vie­ne

de muy atrás, de cuan­do el rey Fe­li­pe V de Es­pa­ña les dio a los in­dí­ge­nas na­sa tí­tu­los co­lo­nia­les que van has­ta las tie­rras pla­nas. Lue­go vino la in­de­pen­den­cia, y esos tí­tu­los se per­die­ron. Con los años, di­fe­ren­tes go­bier­nos ad­ju­di­ca­ron los te­rre­nos a los co­lo­nos mes­ti­zos. Los in­dios ter­mi­na­ron mar­gi­na­dos en las mon­ta­ñas.

El cam­bio lle­gó en 1971 con el na­ci­mien­to del Con­se­jo Re­gio­nal In­dí­ge­na del Cau­ca (Cric). Es­ta or­ga­ni­za­ción, que na­ció al ca­lor de la Anuc y de la re­for­ma agra­ria de Car­los Lle­ras, se tra­zó la con­sig­na no so­lo de re­cu­pe­rar las tie­rras que al­gu­na vez per­te­ne­cie­ron a los in­dí­ge­nas, sino des­te­rrar prác­ti­cas tan abu­si­vas co­mo el te­rra­je, un sis­te­ma de tra­ba­jo ser­vil con los co­lo­nos.

En aque­lla épo­ca em­pe­za­ron las to­mas. Des­de en­ton­ces los in­dí­ge­nas han uti­li­za­do las vías de he­cho pa­ra ex­pan­dir sus res­guar­dos. “Ha si­do la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­nos oír”, se­gún Ve­lás­quez. Des­de que sur­gió el Cric han in­va­di­do de­ce­nas de fin­cas, de pe­que­ños y me­dia­nos pro­pie­ta­rios, que el go­bierno ter­mi­na por com­prar pa­ra en­tre­gár­se­las, aun­que mu­chas de ellas per­ma­ne­cen sin tí­tu­los.

Ago­ta­dos de es­tas to­mas, los in­dí­ge­nas y el go­bierno han in­ten­ta­do en va­rias oca­sio­nes ne­go­ciar. Con cier­ta de­sola­ción el al­cal­de de To­ri­bío, Al­ci­bia­des Es­cué, re­cuer­da que en 1985 el Cric le en­tre­gó al Es­ta­do to­da una pro­pues­ta de re­for­ma agra­ria pa­ra sa­near los res­guar­dos. “El go­bierno de ese mo­men­to fue ne­gli­gen­te”, di­ce, y los in­dí­ge­nas vol­vie­ron a las vías de he­cho. Se to­ma­ron una fin­ca de 500 hec­tá­reas, lla­ma­da El Ni­lo, en Caloto. Es­ta to­ma tu­vo un desen­la­ce fa­tal, pues el nar­co­trá­fi­co ya se ha­bía apro­pia­do de mu­chos de los pre­dios y no es­ta­ba dis­pues­to a per­der­las. Pa­ra­mi­li­ta­res alia­dos con la po­li­cía ase­si­na­ron a 21 in­dí­ge­nas.

La ma­sa­cre se con­vir­tió con los años en el se­gun­do gran mo­ti­vo pa­ra pe­lear por la tie­rra. El Es­ta­do re­co­no­ció su res­pon­sa­bi­li­dad an­te la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), y en la con­ci­lia­ción se com­pro­me­tió a entregar 15.000 hec­tá­reas a los in­dí­ge­nas. Pe­ro le to­mó más de 20 años cum­plir­les. Aho­ra los in­dí­ge­nas han pues­to co­mo un pun­to de ho­nor que se les en­tre­gue la fin­ca en la que, se­gún el in­for­me ju­di­cial, se pla­neó la ma­sa­cre: La Em­pe­ra­triz.

En los no­ven­ta, lue­go de la ma­tan­za, hu­bo una re­la­ti­va cal­ma. Pri­me­ro, por­que el nar­co­trá­fi­co y los pa­ra­mi­li­ta­res ex­pan­die­ron su po­der en la zo­na. Se­gun­do, por­que la Cons­ti­tu­ción del 91 re­co­gió bue­na par­te del pro­gra­ma del Cric y lo con­vir­tió en de­re­chos. Y ter­ce­ro, por­que ba­jo ese nue­vo mar­co la comunidad na­sa se pu­so a cons­truir sus pla­nes de vi­da o pro­yec­tos de desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio, acor­des con su cos­mo­vi­sión.

En­tre to­mas y ne­go­cia­cio­nes hoy en día los in­dí­ge­nas del nor­te del Cau­ca tie­nen 100.000 hec­tá­reas,de las cua­les 85.000 son pro­duc­ti­vas, y el res­to es­tán en zo­nas de re­ser­va fo­res­tal o de par­que na­cio­nal. Pe­ro los in­dí­ge­nas as­pi­ran a que se les en­tre­guen 70.000 más. “Te­ne­mos has­ta ocho per­so­nas tra­ba­jan­do una hec­tá­rea”, ase­gu­ra Ve­lás­quez. Pa­ra el ca­so de To­ri­bío, que tie­ne 47.000 hec­tá­reas, el 70 por cien­to es fo­res­tal, y del res­to vi­ven 4.500 fa­mi­lias. Es­te es el mu­ni­ci­pio con más tie­rra y más po­bla­do de to­do el nor­te del Cau­ca, su­bre­gión de 13 mu­ni­ci­pios.

Las as­pi­ra­cio­nes de los in­dí­ge­nas na­sa de au­men­tar sus res­guar­dos se es­tre­llan con va­rias reali­da­des. La pri­me­ra es que las co­mu­ni­da­des afro, agru­pa­das en 35 con­se­jos co­mu­ni­ta­rios que co­exis­ten con ellos en va­rios de los 13 mu­ni­ci­pios del nor­te del Cau­ca, tam­bién quie­ren que el go­bierno les ti­tu­le 64.000 hec­tá­reas. A eso se su­ma que en el mar­co de los acuer­dos de La Ha­ba­na los cam­pe­si­nos tam­bién se vie­nen or­ga­ni­zan­do y re­cla­man­do tres zo­nas de re­ser­va que su­man 24.000 hec­tá­reas.To­do es­to sig­ni­fi­ca el 70 por cien­to de la tie­rra pro­duc­ti­va en la re­gión. A eso se su­man cul­ti­vos ilí­ci­tos de to­do ti­po y mi­ne­ría ile­gal des­bor­da­da.

Se­gún Mi­guel Sam­per, di­rec­tor de la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras, pa­ra cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos ha­bría que “echar­le se­gun­do pi­so a la re­gión”. Por­que la ma­yor par­te de la tie­rra allí es­tá en ma­nos de pri­va­dos. El 28 por cien­to per­te­ne­ce a los in­ge­nios azu­ca­re­ros y el 60 por cien­to, a pe­que­ños y me­dia­nos pro­pie­ta­rios. En

el nor­te del Cau­ca no hay ni un cen­tí­me­tro de tie­rra bal­día.

A ese pro­ble­ma es­truc­tu­ral, se su­ma otro igual­men­te gra­ve. Des­de ha­ce por lo me­nos 15 años,los in­dí­ge­nas vie­nen ha­cien­do min­gas y pro­tes­tas pa­ra ob­te­ner bie­nes pú­bli­cos que per­mi­tan cum­plir sus pla­nes de vi­da. Ca­si siem­pre lo ha­cen blo­quean­do la ca­rre­te­ra Pa­na­me­ri­ca­na, tal co­mo ha ocu­rri­do en es­tos días. “La ca­rre­te­ra es el me­jor con­gre­sis­ta”, di­cen los na­sa, pues si no acu­den a ella, consideran que na­die los to­ma en cuen­ta.

Sin em­bar­go, es­ta tam­bién pa­re­ce ser una es­tra­te­gia ago­ta­da. Los fun­cio­na­rios de turno apa­gan el in­cen­dio de ca­da pro­tes­ta fir­man­do acuer­dos que po­cas ve­ces se cum­plen. Hay más de 1.200 de ellos so­bre tie­rras y desa­rro­llo cu­yo cum­pli­mien­to es­tá en ve­re­mos. No to­dos han si­do in­cum­pli­dos y se ha lle­ga­do a arre­glos ra­zo­na­bles pa­ra las par­tes. Por ejem­plo, da­do que en Cau­ca no hay tie­rra, los in­dí­ge­nas acep­ta­ron co­mo re­pa­ra­ción por la ma­sa­cre del Ni­lo una fin­ca gran­de en el Ca­que­tá, que hoy es­tá de­di­ca­da a la ga­na­de­ría. Es­te ne­go­cio les ha ser­vi­do pa­ra fi­nan­ciar un fon­do de tie­rras pro­pio. En reali­dad es di­fí­cil sa­ber qué tan­to se ha in­cum­pli­do por­que no hay una me­di­ción ob­je­ti­va pa­ra ha­cer­les se­gui­mien­to a las ne­go­cia­cio­nes que se ha­cen en ca­lien­te.

¿TIE­RRA O TE­RRI­TO­RIO?

Jai­me Díaz es in­dí­ge­na paez, economista y cul­ti­va­dor de ca­fé. So­bre sus hom­bros re­cae el Pro­yec­to Na­sa, que reúne a los tres res­guar­dos de To­ri­bío. Cuen­ta que a la ru­ta que tra­zó el Cric pa­ra re­cu­pe­rar la tie­rra, se le su­mó el es­pí­ri­tu y el mé­to­do sem­bra­do por el pa­dre Ál­va­ro Ul­cué en los años ochen­ta pa­ra que los in­dí­ge­nas tu­vie­ran un plan de vi­da co­mu­ni­ta­rio.

Es­te sa­cer­do­te in­dí­ge­na fue una es­pe­cie de guía es­pi­ri­tual y po­lí­ti­co de los na­sas has­ta que lo ase­si­na­ron en 1984. Se­gún Díaz, el es­pí­ri­tu con­sis­tía en com­bi­nar la lu­cha por la tie­rra con la edu­ca­ción bi­lin­güe y el cul­ti­vo de la iden­ti­dad. Ul­cué mis­mo de­cía la mi­sa en len­gua na­sa. “Nos en­se­ñó que no po­día­mos aga­char la ca­be­za co­mo lo ha­cían los in­dios an­te el mes­ti­zo, ni ta­par­nos la bo­ca pa­ra ha­blar. De­cía que te­nía­mos que to­mar la pa­la­bra. Vi­vir co­mo na­sas y de­fen­der­nos co­mo na­sas”, re­cal­ca Díaz.

El mé­to­do,lla­ma­do pla­nes de vi­da,es una es­pe­cie de plan de desa­rro­llo adap­ta­do a la cos­mo­vi­sión in­dí­ge­na. En el ca­so de To­ri­bío, por ejem­plo, ellos tie­nen un plan di­se­ña­do has­ta 2050.Y han ve­ni­do cum­plien­do lo que las pro­pias co­mu­ni­da­des les or­de­nan. Es­to se fa­ci­li­ta por­que es­te es el úni­co mu­ni­ci­pio del te­rri­to­rio na­sa go­ber­na­do por al­cal­des ele­gi­dos po­pu­lar­men­te, que ha­cen par­te de su or­ga­ni­za­ción de ca­bil­dos, des­de ha­ce más de 20 años. Así, los pla­nes de desa­rro­llo del mu­ni­ci­pio y los pla­nes de vi­da de los ca­bil­dos se ar­ti­cu­lan.

En 2005, cuen­ta Ve­lás­quez, la comunidad pi­dió que el 50 por cien­to de las trans­fe­ren­cias que re­ci­ben los ca­bil­dos se in­vir­tie­ran en pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y así se ha he­cho. Hay por lo me­nos cua­tro em­pre­sas en fun­cio­na­mien­to: una de lác­teos, otra de ju­gos, una tru­che­ra y una tos­ta­do­ra de ca­fé. En to­tal exis­ten 75 gru­pos pro­duc­ti­vos. Ha­cia el fu­tu­ro tie­nen pro­yec­tos de tu­ris­mo, de trans­por­te, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y co­mer­cia­les.

Tam­bién hay alian­zas pro­duc­ti­vas y una economía fa­mi­liar sig­ni­fi­ca­ti­va. En to­do el nor­te del Cau­ca se pro­du­cen 150.000 to­ne­la­das de ali­men­tos que sur­ten al mer­ca­do lo­cal y re­gio­nal. In­clu­so, al­gu­nos pro­duc­tos co­mo la gu­lu­pa y el ca­fé se ex­por­tan. El po­ten­cial de pro­duc­ción es muy al­to. Hoy, por ejem­plo, en Ta­cue­yó se sa­can 10 to­ne­la­das de tru­chas al mes, pe­ro las ins­ta­la­cio­nes de la tru­che­ra Juan Ta­ma po­drían pro­du­cir has­ta 30.

Los in­dí­ge­nas tie­nen un sen­ti­do de pro­duc­ción co­lec­ti­va, de be­ne­fi­cio co­mu­ni­ta­rio, en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za, y no una vi­sión ca­pi­ta­lis­ta de pro­duc­ción y con­su­mo in­di­vi­dual. Eso es im­por­tan­te por­que, des­de afue­ra, a ve­ces se pien­sa que ellos quie­ren la tie­rra pe­ro no tra­ba­jan, lo cual es fal­so. La ex­pe­rien­cia de To­ri­bío de­mues­tra que no es cier­to.

Aho­ra, los cul­ti­vos de ma­rihua­na van en con­tra­vía de es­tos pla­nes. ¿Tie­ne sen­ti­do li­be­rar la ma­dre tie­rra, a ve­ces po­nien­do la san­gre, pa­ra lue­go lle­nar­la de ma­rihua­na? Ve­lás­quez di­ce que esa es una gran preo­cu­pa­ción de las co­mu­ni­da­des. Tras es­tos cul­ti­vos vie­nen los gru­pos ar­ma­dos co­mo abe­jas tras la miel. Se cal­cu­la que por lo me­nos 80 di­si­den­tes de las Farc ron­dan el te­rri­to­rio. En los úl­ti­mos tres me­ses han apa­re­ci­do en las mon­ta­ñas de Ta­cue­yó gru­pos que se han iden­ti­fi­ca­do co­mo del ELN y del EPL.To­dos han si­do ex­pul­sa­dos por la Guar­dia In­dí­ge­na, al igual que lo hi­cie­ron en el pa­sa­do con las Farc y la fuer­za pú­bli­ca. De he­cho, ha­ce un mes un gru­po no

iden­ti­fi­ca­do vo­ló una es­ta­ción eléc­tri­ca y de­jó sin luz a va­rios mu­ni­ci­pios.

Los in­dí­ge­nas te­men que las ma­fias ter­mi­nen por co­rrom­per su pro­pia or­ga­ni­za­ción, y peor aún, por con­de­nar­los a una vio­len­cia per­pe­tua. Por eso, un sec­tor im­por­tan­te de ellos ha em­pe­za­do a pre­gun­tar­se si usar las vías de he­cho es ade­cua­do en la ac­tual co­yun­tu­ra. En­tre otras co­sas, por­que no ha ser­vi­do de mu­cho. En julio pa­sa­do, la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras ex­pi­dió una di­rec­ti­va en la que di­jo que mien­tras no de­jen de ha­cer­lo, no com­pra­rá ni una hec­tá­rea más pa­ra ellos.

A eso se su­man los cam­bios del con­tex­to. El fi­nal de la gue­rra con las Farc, que tan­to azo­tó a los pue­blos del nor­te del Cau­ca, les plan­tea la opor­tu­ni­dad y ne­ce­si­dad de un pac­to de con­vi­ven­cia en­tre to­dos. “Los in­dí­ge­nas no que­re­mos el nor­te del Cau­ca so­lo pa­ra no­so­tros.Sa­be­mos que aquí te­ne­mos que ca­ber to­dos, los afros, los mes­ti­zos, los in­dus­tria­les y no­so­tros”, di­ce Díaz. Y se ima­gi­na una gran me­sa, pa­ra un gran diá­lo­go “que ten­ga un me­dia­dor”.

¿UN PAC­TO?

A prin­ci­pios de ma­yo pa­sa­do el vi­ce­pre­si­den­te Ós­car Na­ran­jo via­jó a Po­pa­yán a re­unir­se con las au­to­ri­da­des in­dí­ge­nas del Cau­ca. Su in­ten­ción era fre­nar la min­ga que ha­bían anun­cia­do los in­te­gran­tes de los ca­bil­dos pa­ra esa se­ma­na, que, se­gún se sa­bía, desata­ría la vio­len­cia tan­to de al­gu­nos sec­to­res ra­di­ca­les de los in­dí­ge­nas co­mo del Es­mad.

Du­ran­te más de ocho horas, Na­ran­jo in­ten­tó per­sua­dir a los go­ber­na­do­res y lí­de­res. Pe­ro no lo lo­gró. La de­ci­sión co­lec­ti­va es­ta­ba to­ma­da, y un pu­ña­do de lí­de­res no po­día echar­la pa­ra atrás. La min­ga re­sul­tó ser un nue­vo epi­so­dio de vio­len­cia.A pe­sar del im­pa­se, Na­ran­jo pro­pu­so crear un es­pa­cio de con­fian­za pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma es­truc­tu­ral de la tie­rra. Los in­dí­ge­nas es­tu­vie­ron de acuer­do e in­sis­tie­ron en que en ese diá­lo­go de­be­rían par­ti­ci­par tam­bién los em­pre­sa­rios, es­pe­cial­men­te los ca­ñe­ros.

Al­ci­bia­des Es­cué, quien ade­más de al­cal­de es ex­per­to en re­so­lu­ción de con­flic­tos, no du­da de que el pri­mer pa­so pa­ra crear con­fian­za ha si­do el tra­ba­jo man­co­mu­na­do del gre­mio ca­ñe­ro y las co­mu­ni­da­des del nor­te del Cau­ca por el agua, que ya lle­va va­rios años.“El agua es un in­te­rés co­mún. Sin agua no hay agroin­dus­tria”, di­ce, y To­ri­bío es la re­ser­va na­tu­ral de ese re­cur­so. For­ta­le­cer ese pac­to im­pli­ca­rá re­ubi­car las fa­mi­lias que vi­ven en lu­ga­res que de­ben ser re­fo­res­ta­dos y con­ser­va­dos, lo cual tam­bién re­quie­re que to­das las par­tes coope­ren.

Pe­ro hay más. Juan Car­los Mira, pre­si­den­te de Aso­ca­ña, ase­gu­ra que ellos es­tán dis­pues­tos a tra­ba­jar por una so­lu­ción de lar­go pla­zo de la mano del go­bierno, ba­jo el li­de­raz­go de Na­ran­jo, siem­pre y cuan­do los in­dí­ge­nas aban­do­nen las vías de he­cho de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va. Los pro­pie­ta­rios del nor­te del Cau­ca te­men que si ellos ce­den en ca­sos co­mo el de la fin­ca La Em­pe­ra­triz, es­to se con­vier­ta en un in­cen­ti­vo pa­ra se­guir in­va­dien­do las 28 fin­cas so­bre las que los in­dí­ge­nas tie­nen as­pi­ra­cio­nes. De he­cho, los in­ge­nios han man­te­ne­ni­do los pa­gos de la ca­ña a los pro­pie­ta­rios afec­ta­dos por las to­mas, pa­ra evi­tar que las pér­di­das los lle­ven a to­mar me­di­das de­ses­pe­ra­das co­mo ven­der la tie­rra a cual­quier pre­cio.

Pa­ra mu­chos observador es, es­te con­flic­to sal­dría del es­tan­ca­mien­to al po­ner el fo­co más en el desa­rro­llo ru­ral in­te­gral que en la ex­pan­sión de los res­guar­dos. For­ta­le­cer la no­ción de te­rri­to­rio, tan im­por­tan­te pa­ra los na­sas, con in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca y eco­nó­mi­ca que ha­ga más pro­duc­ti­vas las tie­rras que ya tie­nen y me­jo­ren las con­di­cio­nes de vi­da. Esa es otra ma­ne­ra de li­be­rar la ma­dre tie­rra.

Un pri­mer pa­so es con­ver­tir a bue­na par­te del nor­te del Cau­ca en una zo­na del Pro­gra­ma de Desa­rro­llo con En­fo­que Te­rri­to­rial (PDET). Ha­bría que bus­car más re­cur­sos con el sec­tor pri­va­do, ba­jo la fi­gu­ra de obras por im­pues­tos que ha di­se­ña­do el go­bierno pa­ra el pos­con­flic­to. ¿es­tá la agroin­dus­tria del Va­lle dis­pues­ta a una apues­ta de es­ta en­ver­ga­du­ra? ¿Es­tán los in­dí­ge­nas dis­pues­tos a re­nun­ciar a las vías de he­cho, que han usa­do por más de me­dio si­glo? ¿Es­tá dis­pues­to el go­bierno a cum­plir lo ya pac­ta­do? Y lo más de­li­ca­do aún: ¿Es po­si­ble que des­apa­rez­ca la mano si­nies­tra de las ma­fias que azu­zan la vio­len­cia ar­man­do gru­pos cri­mi­na­les en to­da la re­gión?

En eso con­sis­te el re­to de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria, y su desen­la­ce de­pen­de­rá en bue­na me­di­da del tacto que ten­ga el vi­ce­pre­si­den­te Ós­car Na­ran­jo. Pe­ro es­ta se­ma­na, con la nue­va min­ga, vuel­ve a abrir­se un mar­gen de in­cer­ti­dum­bre. Es­tá en jue­go si el nor­te del Cau­ca se con­vier­te en un la­bo­ra­to­rio de paz pa­ra el país, o en el nue­vo Tu­ma­co.

tu Es­ta es la fin­ca La Em­pe­ra­triz, en la que hay fuer­za pú­bli­ca de ma­ne­ra per­ma­nen­te de­bi­do a las pro­tes­tas y to­mas

de los in­dí­ge­nas na­sa. Ellos as­pi­ran a que se les en­tre­gue co­mo re­pa­ra­ción por

la ma­sa­cre del Ni­lo.

t Los in­dí­ge­nas del nor­te del Cau­ca

se uni­rán a las pro­tes­tas o min­gas es­ta se­ma­na. Es­pe­ran del go­bierno

y el sec­tor ca­ñe­ro avan­zar en el diá­lo­go y que no ha­ya vías de he­cho.

Ru­bén Ve­lás­quez, go­ber­na­dor de Ta­cue­yó, Jai­me Díaz, di­rec­tor del Pro­yec­to Na­sa, y Al­ci­bia­des Es­cué son tres de los más des­ta­ca­dos lí­de­res del nor­te del Cau­ca. Es­tán con­ven­ci­dos de que en el te­rri­to­rio pue­den con­vi­vir to­dos, pa­cí­fi­ca­men­te.

tu

Jai­me Díaz

Al­ci­bia­des Es­cué

Ru­bén Ve­lás­quez

t En To­ri­bío y Caloto abun­da la ma­rihua­na, lo cual se ha con­ver­ti­do en un ries­go de se­gu­ri­dad da­do que el ne­go­cio atrae a los gru­pos cri­mi­na­les.

t En ma­yo pa­sa­do, el vi­ce­pre­si­den­te se reunió con los in­dí­ge­nas del nor­te del Cau­ca. A par­tir de en­ton­ces se ha en­ta­bla­do un diá­lo­go pa­ra cons­truir con­fian­za, en el que tam­bién par­ti­ci­pa Aso­ca­ña, pa­ra bus­car so­lu­cio­nes es­truc­tu­ra­les y de lar­go pla­zo.

t En el nor­te del Ca­cua se pro­du­cen fru­tas, ca­fé, tru­chas y pro­duc­tos lác­teos. So­lo en Ta­cue­yó hay 75 gru­pos pro­duc­ti­vos y una amplia zo­na de re­ser­va fo­res­tal que pro­te­ge al pá­ra­mo y la pro­duc­ción de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.