La fac­tu­ra se­pa­ra­tis­ta

Semana (Colombia) - - Mundo -

CAR­LES PUIG­DE­MONT, EX­pre­si­den­te del go­bierno ca­ta­lán, pa­só de ser el pró­cer de la in­de­pen­den­cia a un po­lí­ti­co pe­di­do en ex­tra­di­ción por el go­bierno es­pa­ñol. Es­te jue­ves, Jo­sé Ma­nuel Ma­za, fis­cal ge­ne­ral es­pa­ñol, pi­dió que se bus­que y cap­tu­re in­ter­na­cio­nal­men­te a Puig­de­mont y a cua­tro de sus ex­mi­nis­tros, quie­nes vo­la­ron a Bél­gi­ca el pa­sa­do lu­nes a pe­dir el apo­yo de la Unión Eu­ro­pea. Bru­se­las tie­ne la pa­la­bra fi­nal, pues un juez de­be­rá de­ci­dir si ex­tra­di­ta o no a los ca­ta­la­nes.

La sa­li­da de Puig­de­mont de Ca­ta­lu­ña le­van­tó to­do ti­po de crí­ti­cas. Aun­que es la ca­ra más vi­si­ble del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, no se que­dó en Es­pa­ña pa­ra afron­tar las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas del re­fe­ren­do ile­gal del 1 de oc­tu­bre. La Fis­ca­lía Ge­ne­ral lo acu­só (al igual que a gran par­te de sus ex­mi­nis­tros) de re­be­lión, se­ce­sión y mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos.

Puig­de­mont, que lle­gó a Bru­se­las el lu­nes 30 de oc­tu­bre, se ne­gó a asis­tir a la ci­ta­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal, pues ase­gu­ró que di­cha “Cau­sa es po­lí­ti­ca y sin fun­da­men­to ju­rí­di­co”. Su ne­ga­ti­va con­tras­ta con la de­ci­sión de ocho de sus ex­mi­nis­tros, que no so­lo se que­da­ron en Es­pa­ña pa­ra res­pon­der an­te la Jus­ti­cia, sino que acep­ta­ron la or­den de la jue­za Car­men La­me­la de ir a la cár­cel an­tes de que co­mien­ce el jui­cio. So­la­men­te los ex­mi­nis­tros de las car­te­ras de Cul­tu­ra, Sa­lud,

Ca­ta­lu­ña vi­ve una du­ra re­sa­ca des­pués de la bre­ve fies­ta in­de­pen­den­tis­ta. La mi­tad del ce­sa­do go­bierno ca­ta­lán es­tá en la cár­cel, mien­tras la otra, con Car­les Puig­de­mont a la ca­be­za, se atrin­che­ró en Bru­se­las.

Ali­men­ta­ción y Edu­ca­ción acom­pa­ñan a Puig­de­mont en su atrin­che­ra­mien­to bel­ga.

Al pa­re­cer, la Ge­ne­ra­li­tat no hi­zo los cálcu­los ade­cua­dos. El ex­pre­si­den­te ca­ta­lán pen­só que la Unión Eu­ro­pea iba a cam­biar de pa­re­cer en al­gún mo­men­to, aun­que to­das las se­ña­les fue­ron con­tra­rias: nin­guno de los man­da­ta­rios eu­ro­peos apo­yó su pos­tu­ra. Ob­via­men­te, hu­bo re­pa­ros en la ma­ne­ra co­mo Ra­joy ha ac­tua­do (¿por qué re­pri­mió con tan­ta vio­len­cia las vo­ta­cio­nes del 1-O si de to­das ma­ne­ras eran ile­ga­les?), pe­ro la po­si­ción ha si­do uná­ni­me: la Unión Eu­ro­pea pri­vi­le­gia la so­be­ra­nía de sus Es­ta­dos miem­bros.

Por eso, en la rue­da de pren­sa que Puig­de­mont ofre­ció en Bru­se­las el pa­sa­do mar­tes, el si­len­cio de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal fue arro­lla­dor cuan­do pi­dió que “Eu­ro­pa reac­cio­na­ra” a fa­vor de Ca­ta­lu­ña. El úni­co que se pro­nun­ció al res­pec­to fue Char­les Mi­chael, pri­mer mi­nis­tro bel­ga, quien a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do acla­ró que “el se­ñor Puig­de­mont no es­tá en el país ni por in­vi­ta­ción ni ini­cia­ti­va del go­bierno bel­ga”. Por el mo­men­to, el ex­pre­si­den­te con­tra­tó a Paul Be­kaert, abo­ga­do ex­per­to en de­re­cho de asi­lo, pe­ro Bru­se­las no ha da­do se­ña­les de con­si­de­rar a Puig­de­mont co­mo un per­se­gui­do po­lí­ti­co.

Aun­que el lí­der del in­de­pen­den­tis­mo ha bus­ca­do com­pa­rar es­ta si­tua­ción con la del go­bierno al­terno ca­ta­lán en la épo­ca del fran­quis­mo (a car­go de Jo­sep Ta­rra­de­llas en su exi­lio fran­cés), na­die ve en Puig­de­mont a un hé­roe que se re­fu­gió en Bru­se­las pa­ra con­tra­ata­car “la opre­sión es­pa­ño­la”. Más bien se ha mos­tra­do co­mo un po­lí­ti­co que ti­ró la pie­dra del in­de­pen­den­tis­mo y lue­go co­rrió pa­ra no afron­tar las con­se­cuen­cias le­ga­les. Es bas­tan­te di­cien­te que el ex­pre­si­den­te, al igual que miem­bros del ce­sa­do Go­vern, no ha­yan des­car­ta­do la idea de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes que el pro­pio Ra­joy, por me­dio del ar­tícu­lo 155, anun­ció pa­ra el pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre.

Mien­tras tan­to, los ca­ta­la­nes de a pie in­ten­tan re­co­brar, en­tre la con­fu­sión y la in­cer­ti­dum­bre, sus ru­ti­nas dia­rias. “Si tu­vie­ra que de­fi­nir la si­tua­ción en una pa­la­bra, di­ría que hay ner­vio­sis­mo. Co­mo nun­ca se ha­bía apli­ca­do el ar­tícu­lo 155, no sa­be­mos lo que va a pa­sar. La gen­te no ha­bla de otro te­ma”, le di­jo a SE­MA­NA Ana Cruz Cal­pe, pro­fe­so­ra en un co­le­gio de edu­ca­ción bá­si­ca en Bar­ce­lo­na.

En to­do es­te en­re­do, los ca­ta­la­nes que, por mo­ti­vos cul­tu­ra­les o his­tó­ri­cos, que­rían lle­var a ca­bo un pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta pa­cí­fi­co y fun­da­men­ta­do, be­bie­ron el tra­go más amar­go. Con es­te pre­ce­den­te, un pro­ce­so de se­pa­ra­ción con to­das las de la ley pa­re­ce más le­jano que an­tes. Las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las han de­ja­do cla­ro que los pro­mo­to­res de un re­fe­ren­do ile­gal ter­mi­nan o en el ex­tran­je­ro o tras las re­jas.

tp Car­les Puig­de­mont, pre­si­den­te des­ti­tui­do de Ca­ta­lu­ña, in­ten­tó con­se­guir el apo­yo de la Unión Eu­ro­pea sin éxi­to. To­dos los ex­mi­nis­tros ca­ta­la­nes fue­ron acu­sa­dos de re­be­lión, se­ce­sión y mal­ver­sa­ción de fon­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.