So­cie­dad

Semana (Colombia) - - Gente -

rom­pie­ron pa­ra con­tar sus his­to­rias. Una de ellas, Zel­da Per­kins, ase­gu­ró a For­bes que a me­nos que al­guien lo hi­cie­ra,“no po­dría dar­se el de­ba­te so­bre lo atro­ces que son es­tos acuer­dos y la pre­sión que sig­ni­fi­can pa­ra la víc­ti­ma. Pen­sé que la ley es­ta­ba pa­ra pro­te­ger a quie­nes la se­guían, pe­ro es­to no tie­ne na­da que ver con el bien y el mal, y to­do que ver con el di­ne­ro y el po­der”.

#MENTOO

La se­ma­na pa­sa­da, el re­la­to de Ant­hony Rapp am­plió el fo­co de la pro­ble­má­ti­ca al evi­den­ciar que los hom­bres tam­bién son víc­ti­mas.El ac­tor pu­so en el ojo del hu­ra­cán a Spacey,ga­na­dor del pre­mio Ós­car por Ame­ri­can Beauty y es­tre­lla de Hou­se of Cards,por un epi­so­dio de 1986. Rapp con­tó que, cuan­do él te­nía 14 años y Spacey, 26, ha­cían par­te del elen­co de una obra de tea­tro. Rapp asis­tió a una fies­ta en el de­par­ta­men­to de Spacey y fue a un cuar­to a ver te­le­vi­sión. Spacey en­tró, lo to­mó, lo acos­tó y se le arro­jó en­ci­ma.

Co­mo si hu­bie­ra pre­vis­to la tor­men­ta, Spacey res­pon­dió au­to­má­ti­ca­men­te. En un co­mu­ni­ca­do ex­pre­só que no re­cor­da­ba lo ocu­rri­do,pe­ro que se dis­cul­pa­ba por un epi­so­dio de bo­rra­che­ra. Ade­más, apro­ve­chó la co­yun­tu­ra pa­ra con­tar­le al mun­do que hoy era un hom­bre ho­mo­se­xual. La co­mu­ni­dad gay es­ta­lló en ira.Matt Law­son, de Va­nity Fair, en­tre mu­chas otras vo­ces, con­de­nó el que Spacey mez­cla­ra su ‘sa­li­da del cló­set’ con la dis­cul­pa por su aco­so, pues la so­la aso­cia­ción de am­bas cir­cuns­tan­cias es da­ñi­na e in­jus­ta. Net­flix emi­tió un co­mu­ni­ca­do ti­bio que de­cía que Hou­se of Cards, la se­rie ban­de­ra de su pro­ce­so de con­so­li­da­ción,lle­ga­ría has­ta la sex­ta tem­po­ra­da.Pe­ro tres hom­bres acu­sa­ron a Spacey de to­car sus ge­ni­ta­les y sor­pren­der­los en la ca­ma, por lo cual el ser­vi­cio de strea­ming anun­ció que can­ce­la­ba la pro­duc­ción has­ta nue­vo avi­so. Co­mo Weins­tein en su mo­men­to, Spacey anun­ció el jue­ves a tra­vés de su re­pre­sen­tan­te que bus­ca­rá tra­ta­mien­to. Ese mis­mo día llo­vie­ron nue­vos tes­ti­mo­nios. Un hom­bre ase­gu­ró que cuan­do te­nía 14 años y Spacey, 24, es­te lo se­du­jo y lue­go tra­tó de vio­lar­lo. “Hoy le di­ría a su ca­ra de­pre­da­dor se­xual y un pe­dó­fi­lo”. Por otro la­do, 8 in­te­gran­tes del equi­po de pro­duc­ción de Hou­se of Cards de­nun­cia­ron sus aco­sos.

El ca­so de Spacey ha des­te­rra­do otro gran es­cán­da­lo que pue­de es­ta­llar y ha si­do se­cre­to a vo­ces por años. En 2015, el do­cu­men­tal An Open Se­cret ex­plo­ró las re­des de pe­dofi­lia en Hollywood, que in­vo­lu­cran a va­rios di­rec­to­res, pro­duc­to­res y má­na­ger, pe­ro no en­con­tró ni ofer­tas ni dis­tri­bu­ción por los ca­llos que le­van­ta­ría en la in­dus­tria. Aho­ra, vuel­ve a la su­per­fi­cie.Ade­más, Co­rey Feld­man (Goo­nies) ha ve­ni­do ame­na­zan­do con re­ve­lar los nom­bres de quie­nes abu­sa­ron de él, y re­cau­da fon­dos pa­ra na­rrar en de­ta­lle los su­ce­sos.

Así pues, en to­do el mun­do, la peor pe­sa­di­lla de Woody Allen pa­re­ce ha­cer­se reali­dad. El di­rec­tor, polémico, per­se­gui­do por su pro­pio hi­jo Ro­nan (ar­gu­men­ta que vio­ló a su her­ma­na ma­yor), ad­vir­tió que el tor­be­llino de de­nun­cias se po­día con­ver­tir en una ca­ce­ría de bru­jas. Hay una ca­ce­ría, pe­ro que­da por de­ter­mi­nar sus lí­mi­tes,su na­tu­ra­le­za y su im­pac­to en las di­ná­mi­cas de la so­cie­dad.

En Fran­cia, dos mu­je­res de­nun­cia­ron al co­no­ci­do ex­per­to en el is­lam Faryk Ra­ma­dán en el mar­co de una mar­cha de la cam­pa­ña #me­Too y, en Ar­gen­ti­na, el pre­sen­ta­dor de ra­dio Ari Pa­luch su­fre el es­car­nio pú­bli­co. Una pe­rio­dis­ta ra­dial ase­gu­ró en su cuen­ta deT­wit­ter:“En Co­lom­bia te­ne­mos más de un Har­vi­ci­to aco­sa­dor se­xual...si ha­blá­ra­mos las mu­je­res”.n

tu A Dus­tin Hoff­man dos tes­ti­mo­nios lo cul­pan de usar len­gua­je se­xual e inapro­pia­do. Al di­rec­tor Brett Rat­ner seis mu­je­res lo de­nun­cia­ron por com­por­ta­mien­tos ne­fas­tos, y Bill O’Reilly pa­gó mi­llo­na­das por man­te­ner en si­len­cio a sus víc­ti­mas.

tqAnt­hony Rapp evi­den­ció que los hom­bres son víc­ti­mas. Con­tó que, cuan­do te­nía 14 años y Ke­vin Spacey, 26, es­te lo aco­só. A su tes­ti­mo­nio se unie­ron los de 11 hom­bres más. Net­flix tu­vo que can­ce­lar ‘Hou­se of Cards’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.