HITLER ES­TU­VO EN CO­LOM­BIA (Y DE­JÓ DES­CEN­DEN­CIA)

Semana (Colombia) - - Opinión -

OLOM­BIA ES EL MA­YOR PRO­DUC­TOR YA NO di­ga­mos de co­ca, sino de no­ti­cias in­só­li­tas, co­mo lo de­mues­tran las de las úl­ti­mas se­ma­nas: el cé­le­bre ac­tor porno Na­cho Vidal de­nun­cia en La W que acu­dió a la Clí­ni­ca del Country por un do­lor de tím­pano, y que el mé­di­co le or­de­nó ba­jar­se los pan­ta­lo­nes pa­ra aus­cul­tar­le sus par­tes

no­bles: ¿in­da­ga­ba si Na­cho te­nía un pi­to en el oí­do, aca­so? Un tu­ris­ta ame­ri­cano po­sa des­nu­do so­bre es­cul­tu­ra de Bo­te­ro y pro­du­ce la fu­ria que ni la po­bre­za, ni la ex­plo­ta­ción in­fan­til, ni la co­rrup­ción po­lí­ti­ca han desata­do en Car­ta­ge­na; las au­to­ri­da­des lo bus­can pa­ra ex­pul­sar­lo del país, pe­ro to­da­vía no han da­do con su iden­ti­dad: ¿se tra­ta­ría, aca­so, del pro­pio Juan Ma­nuel San­tos, el em­pe­ra­dor des­nu­do que se es­tá ha­cien­do el grin­go con los ase­si­na­tos de los lí­de­res so­cia­les? Afir­ma que, a di­fe­ren­cia de los can­di­da­tos uri­bis­tas, no si­guen un pa­trón; que se tra­ta de 120 ca­sos ais­la­dos, aun­que no tan ais­la­dos co­mo su go­bierno, po­bre.

Y por si fal­ta­ran no­ti­cias semejantes, el san­gui­na­rio alias el Pai­sa des­apa­re­ce de ma­ne­ra sos­pe­cho­sa, y al re­apa­re­cer co­men­ta que se en­con­tra­ba en un pa­seo eco­ló­gi­co; Álex Char via­ja al Va­ti­cano y ha­ce en­tre­ga al pa­pa Fran­cis­co de la ca­mi­se­ta del Ju­nior: le gri­tó “Ju­nior tu pa­pa”, sin til­de, mien­tras le pe­día a su san­ti­dad que la vis­tie­ra; quie­ren des­pil­fa­rrar 45.000 mi­llo­nes del era­rio en una ino­cua con­sul­ta li­be­ral, cuan­do, por el bien del país, de­be­rían de­fi­nir can­di­da­to de una ma­ne­ra aus­te­ra y crea­ti­va: a tra­vés de un tri­bu­nal de fo­no­au­dió­lo­gos, por ejem­plo, que pre­mie a quien me­jor pro­nun­cie la pa­la­bra ‘fe­rro­ca­rril’. Cen­su­ran a Es­pe­ran­za Gó­mez. Ti­moc­ken­ko se lan­za a la Pre­si­den­cia.Y,co­mo cum­bre de las no­ti­cias in­só­li­tas, des­cla­si­fi­can un ar­chi­vo de la CIA se­gún el cual Adolf Hitler vi­vió clan­des­ti­na­men­te enTun­ja en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta.

La no­ti­cia no es nue­va: ya la ha­bía ven­ti­la­do el pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Abel Bas­ti, en su li­bro Los se­cre­tos de Hitler, uno de los éxi­tos de la fe­ria de es­te año, jun­to con el nue­vo poe­ma­rio de Roy Ba­rre­ras (del cual se des­ta­ca el so­ne­to de amor a la Uni­dad Na­cio­nal y el poe­ma Vo­ta por mí, ma­mi­ta, de­di­ca­do, pre­ci­sa­men­te, a su ma­má).

En aquel li­bro, el au­tor ad­vier­te que, en 1954, Adolf Hitler es­tu­vo en la no­ble ciu­dad de Tun­ja, acom­pa­ña­do por otro ale­mán de ape­lli­do Ci­tröen, y cru­zán­do­se –se ima­gi­na uno–, sin si­quie­ra mi­rar­los, con el pa­pá de Pirry y el abue­lo de Nai­ro.Al pa­re­cer vi­si­tó tam­bién las ter­ma­les de Pai­pa, com­pró ar­te­sa­nías en Rá­qui­ra, y le ca­mi­nó in­fruc­tuo­sa­men­te a la ma­má de Don Je­dion­do.

No me ca­bía en la ca­be­za el re­tra­to de un Hitler frio­len­to, en­fun­da­do en una rua­na de la­na que le im­pi­de ha­cer el sa­lu­do na­zi a sus an­chas, mien­tras deam­bu­la por la pla­za cen­tral de Tun­ja, ba­jo un vien­to he­la­do. Se­gún el ar­chi­vo de la CIA, ade­más, ha­bía ad­qui­ri­do el nom­bre de Adol­fo Schrit­tel­ma­yor, de evi­den­te pro­ve­nien­cia ale­ma­na, en lu­gar de al­guno más tác­ti­co pa­ra sus fi­nes clan­des­ti­nos, co­mo Adol­fo Chi­ti­va. ¿De ve­ras na­die ha­bría du­da­do de un per­so­na­je de bo­zo se­me­jan­te al de Cla­ri­ta Ló­pez, que es­ta­lla de ra­bia y lan­za im­pro­pe­rios en ale­mán cuan­do fa­lla ju­gan­do Tur­me­qué? ¿Le ca­be a al­guien en la ca­be­za que el Füh­rer or­de­ña­ra va­cas en So­mon­do­co, se ato­si­ga­ra de cu­bios al al­muer­zo, y acu­mu­la­ra cer­ve­zas en una tien­da de pla­za, mien­tras ta­ra­rea mú­si­ca ca­rran­gue­ra? ¿Có­mo po­dría ser un diá­lo­go de Hitler en nues­tras tie­rras?

–¡La quie­ro blan­ca y 100 por cien­to pu­ra!

–Acá no ven­de­mos co­caí­na, se­ñor tu­ris­ta: res­pé­te­nos. –¡Ha­blo de la ra­za, idio­ta!

Im­pul­sa­do por mis pre­ven­cio­nes, ac­ti­vé contactos en el ba­jo mun­do del es­pio­na­je y ob­tu­ve un nue­vo ar­chi­vo de la CIA que no so­lo con­fir­ma la pre­sen­cia de Hitler en Tun­ja, sino que re­ve­la su pa­so a otros lu­ga­res del país. Efec­ti­va­men­te, en el ar­chi­vo 90-20, se lee: “(…) pos­te­rior­men­te, Hitler to­mó un Ex­pre­so Bo­li­va­riano y se di­ri­gió a la ciu­dad de Bu­ca­ra­man­ga, don­de sos­tu­vo in­ten­sos amo­ríos que arro­ja­ron un hi­jo: un be­bé ro­lli­zo a quien el Füh­rer crio du­ran­te sus pri­me­ros años. Lo ves­tía con ma­me­lu­cos y ti­ran­tas; cal­ma­ba el do­lor de sus pri­me­ros dien­tes –unos ex­tra­ños col­mi­llos pro­nun­cia­dos– con agrias me­di­ci­nas ca­se­ras, y en­se­ñó a que­mar sus pri­me­ros li­bros y a dis­cri­mi­nar a sus pri­me­ras mi­no­rías.Te­me­ro­so de ser des­cu­bier­to, se mo­vió lue­go a tie­rras an­tio­que­ñas, don­de te­nía in­for­ma­ción de que exis­tían des­cen­den­cias arias. Pe­ro Arias re­sul­tó ser ape­nas un ape­lli­do, y, tras in­ven­tar el há­bi­to de to­mar ca­fé so­bre ca­ba­llos, el Füh­rer via­jó pos­te­rior­men­te a Bo­go­tá, don­de se ins­ta­ló en una ca­sa de Teu­sa­qui­llo: allá sos­tu­vo nue­vos amo­ríos, y la vi­da lo pre­mió con una ne­na a la que en­se­ñó a de­fi­nir qué era una pa­re­ja idó­nea. No exis­te cer­te­za de que ha­ya sa­li­do del país”.

Des­de en­ton­ces de­seo que el in­for­me sea cier­to. Oja­lá, in­clu­so, Hitler si­ga vi­vo. Ten­dría la edad de Jo­sé Ga­lat, sí, pe­ro en Co­lom­bia pa­ga­ría sus cul­pas: lo ha­ría­mos po­sar des­nu­do en­ci­ma de la gor­da Ger­tru­dis; lo pon­dría­mos a vo­tar por Ti­mo­chen­ko; lo man­da­ría­mos de pa­seo eco­ló­gi­co con alias el Pai­sa. Y lo re­mi­ti­ría­mos don­de el oto­rrino de Na­cho Vidal pa­ra que le exa­mi­ne el oí­do. Se­ría lo mí­ni­mo.

Por Da­niel Sam­per Os­pi­na

TU­VO IN­TEN­SOS AMO­RÍOS EN BU­CA­RA­MAN­GA QUE ARRO­JA­RON UN HI­JO: LE EN­SE­ÑÓ A QUE­MAR SUS PRI­ME­ROS LI­BROS Y A DIS­CRI­MI­NAR

SUS PRI­ME­RAS MI­NO­RÍAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.