To­da la re­vis­ta”

Semana (Colombia) - - 35 Años -

y ha­bían to­ma­do to­do un pi­so y nos di­jo “yo les ce­do es­to”, na­tu­ral­men­te co­bran­do equi­ta­ti­va­men­te.

SE­MA­NA: ¿Cuán­tas per­so­nas tra­ba­ja­ban? A.E.: Ini­cial­men­te cua­tro:Al­ber­to Lle­ras; Ali­cia Ur­di­ga­moa, la se­cre­ta­ria; un men­sa­je­ro al que te­nía­mos de es­cla­vo pa­ra que nos aho­rra­ra pro­ble­mas; y yo. SE­MA­NA: ¿Qué ti­ra­je te­nía la re­vis­ta?

A.E.: Te­nía 20.000 ejem­pla­res.Al­ber­to de­cía “es­to es una ma­ra­vi­lla”, es­ta­ba fe­liz con eso. Cuan­do ya se lan­zó la re­vis­ta con nom­bre, pu­si­mos avi­sos en los ci­nes que de­cían “Lea us­ted Se­ma­na, la re­vis­ta que li­de­ra­rá Al­ber­to Lle­ras”. Nos íba­mos a los tea­tros con Ber­ta, la es­po­sa de Al­ber­to, e Ir­ma, mi es­po­sa, y aplau­día­mos fre­né­ti­ca­men­te cuan­do sa­lían los avi­sos. En­ton­ces los tea­tros se con­ta­gia­ban y aplau­dían to­dos.

SE­MA­NA: ¿Por qué es­te nom­bre?

A.E.: Lo es­co­gi­mos en una con­ci­lia­ción pri­va­da Al­ber­to y yo. In­clu­si­ve se pen­só si de­bía te­ner el ar­tícu­lo ‘La’, pa­ra lla­mar­se La Se­ma­na, o Se­ma­na sim­ple­men­te. Pe­ro al fi­nal es­tu­vi­mos de acuer­do en que fue­ra sin el ar­tícu­lo.

SE­MA­NA: ¿La par­te que le co­rres­pon­día a us­ted de ven­ta y pu­bli­ci­dad era fá­cil?

A.E.: No, no era fá­cil. Por ejem­plo la agen­cia Épo­ca, de Ma­rio Gar­cía Pe­ña, me di­jo: “Yo te doy el pri­mer avi­so des­pués de tres me­ses, mien­tras tan­to no, por­que no creo en eso”. Él era muy pe­si­mis­ta en esa ma­te­ria.

SE­MA­NA: ¿Quién más era anun­cian­te? A.E.: Te­nía­mos mu­chos anun­cios. Ha­bía una agen­cia co­mo la de Ma­rio, pe­ro era de Me­de­llín. Yo me fui a Me­de­llín con Ir­ma a pa­sear, te­nía al­gu­nos ami­gos allá, en­tre ellos el ge­ren­te del Ban­co de Bo­go­tá que ha­bía si­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia.Tam­bién es­ta­ba Pe­dro Olar­te un fi­gu­rón de la oli­gar­quía an­tio­que­ña, her­mano de un muy que­ri­do ami­go nues­tro que se lla­ma Es­ta­nis­lao Olar­te, ra­di­ca­do en Bu­ca­ra­man­ga.

SE­MA­NA: ¿Ha­bía otras re­vis­tas se­ma­na­les? A.E: Sí, Cro­mos y El Grá­fi­co.

SE­MA­NA: ¿De qué te­mas se ocu­pa­ba SE­MA­NA? A.E.: Era una re­vis­ta po­lí­ti­ca, y co­mo Al­ber­to Lle­ras es­ta­ba en el Se­na­do aguan­tan­do to­do el pa­lo de la opo­si­ción a su go­bierno, pues se ocu­pa­ba prin­ci­pal­men­te de eso. SE­MA­NA: ¿Era muy du­ra la re­la­ción con el go­bierno con­ser­va­dor de Os­pi­na?

A.E.: No, era una opo­si­ción tran­qui­la. Co­mo yo ha­bía si­do se­cre­ta­rio pri­va­do allá, en Pa­la­cio, me lla­ma­ban in­clu­si­ve pa­ra con­sul­tar­me cuán­do se po­nía la ban­da el pre­si­den­te. Me lla­ma­ban pa­ra pe­que­ñas co­sas, pe­ro ha­bía co­mu­ni­ca­ción. La pri­me­ra ca­rá­tu­la fue la de Ma­riano Os­pi­na Pé­rez sien­do ya pre­si­den­te.

SE­MA­NA: ¿Y el am­bien­te po­lí­ti­co era di­fí­cil? A.E.: Con el go­bierno en ge­ne­ral eran bue­nas las re­la­cio­nes, pe­ro en el Se­na­do ha­bía de­ba­tes te­rri­bles.Al­ber­to Lle­ras iba acom­pa­ña­do siem­pre por Ju­li­to Salazar Fe­rro,Ali­cia Ortiz Gam­boa, Car­los Pé­rez Nor­za­ga­ray y yo. Íba­mos ar­ma­dos, pues eso era nor­mal en esos tiem­pos tan aza­ro­sos. La que me lle­va­ba mi re­vól­ver era Ali­cia, la se­cre­ta­ria, y Al­ber­to lle­va­ba su pis­to­la en la car­te­ra.

SE­MA­NA: ¿Las por­ta­das eran fo­to­gra­fías o ilus­tra­cio­nes?

A.E.: Eran una es­pe­cie de ca­ri­ca­tu­ras, ha­bía un ti­po ge­nial en esa ma­te­ria que se lla­ma­ba Fran­klin. Na­tu­ral­men­te, ins­pi­ra­do mu­cho por Al­ber­to Lle­ras, el di­rec­tor.

SE­MA­NA: ¿Quié­nes es­cri­bían?

A.E.: Al co­mien­zo Al­ber­to es­cri­bía el cien por cien­to,lue­go es­tu­vie­ron Fer­nan­doTé­llez y Jo­sé An­to­nio Li­za­ra­zo.

SE­MA­NA: ¿Cuán­to du­ró Al­ber­to Lle­ras en la re­vis­ta?

A.E.: No más de seis me­ses por­que lo nom­bra­ron en la OEA.En ese mo­men­to me di­jo “o com­pra­mos ma­qui­na­ria pa­ra SE­MA­NA e im­por­ta­mos el pa­pel o yo me voy”. Y le di­je “us­ted tie­ne muy ma­la po­si­ción po­lí­ti­ca, in­clu­si­ve den­tro del Par­ti­do Li­be­ral”, por­que es­ta­ba do­mi­na­do por Jor­ge Elié­cer Gai­tán,“lo me­jor es que se va­ya con to­dos los sa­cri­fi­cios que im­pli­can pa­ra mí”. SE­MA­NA: ¿Quién lo re­em­pla­zó co­mo di­rec­tor? A.E.: Juan Lo­zano y Lo­zano

SE­MA­NA: ¿Qué lí­nea tu­vo en esa épo­ca fren­te al go­bierno y fren­te a las dos fac­cio­nes del Par­ti­do Li­be­ral? A.E.: SE­MA­NA le caía a to­do el mun­do, al go­bierno y al par­ti­do. Y Juan era ex­per­to en eso.

SE­MA­NA: ¿Us­ted es­cri­bió?

A.E.: Es­cri­bí una notica una vez y Al­ber­to me di­jo: “Es­tá muy bien, pe­ro pon­ga el pri­mer pá­rra­fo de úl­ti­mo y el úl­ti­mo de pri­me­ro y le que­da per­fec­ta”.

SE­MA­NA: ¿Y por qué al pa­sar los años se vuel­ve en ‘El Tiem­po’ un co­lum­nis­ta, edi­to­ria­lis­ta y es­cri­tor?

A.E.: Yo es­cri­bía con mu­cha fre­cuen­cia; cuan­do Al­ber­to era edi­tor de El Li­be­ral yo es­cri­bía en El Tiem­po. Es­cri­bía so­bre to­da cla­se de te­mas, pe­ro eco­nó­mi­cos prin­ci­pal­men­te que era lo que co­no­cía. SE­MA­NA: ¿Re­cuer­da al­gún ar­tícu­lo o por­ta­da que ha­ya si­do es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­va? A.E.: La de Jor­ge Elié­cer Gai­tán por­que la ca­ri­ca­tu­ra era ma­ra­vi­llo­sa, y ob­via­men­te por el mis­mo per­so­na­je.

SE­MA­NA: ¿El ar­tícu­lo era crí­ti­co de Gai­tán o fa­vo­ra­ble?

A.E.: Co­mo eran to­das las co­sas de Al­ber­to. Con­ta­ba que él te­nía una dispu­ta per­ma­nen­te, pe­ro no por po­lí­ti­ca ni por ra­za, sino por­que que­ría sa­ber cuál era el me­jor au­to­mo­vi­lis­ta de la sa­ba­na.Al­ber­to de­cía “mi di­fe­ren­cia con Gai­tán es que él con­si­de­ra que el me­jor vo­lan­te de la sa­ba­na es él y yo le di­go que soy yo”.

SE­MA­NA: ¿Has­ta cuán­do es­tu­vo en SE­MA­NA? A.E.: Has­ta cuan­do se fue Al­ber­to pa­ra la OEA.Ahí yo abrí mi ofi­ci­na de abo­ga­do y me lla­mó el mi­nis­tro de Ha­cien­da, el doc­tor Fran­cis­co de Pau­la Pé­rez, quien me ha­bía co­no­ci­do en Pa­la­cio,y me nom­bró miem­bro del Co­mi­té de Ex­per­tos Eco­nó­mi­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Tra­ba­jé cua­tro ve­ces en ese mi­nis­te­rio.

SE­MA­NA: ¿Us­ted se con­si­de­ra más pe­rio­dis­ta o más fun­cio­na­rio?

A.E.: Mi pa­so por el ser­vi­cio pú­bli­co fue muy tran­si­to­rio. Cua­tro años con Car­los Lle­ras de pre­si­den­te y lue­go ocho me­ses con Ló­pez, y an­tes con Al­ber­to Lle­ras. Co­lum­nis­ta he si­do to­da la vi­da.

“ES­CRI­BÍ UNA NOTICA UNA VEZ Y AL­BER­TO ME DI­JO: ‘ES­TÁ MUY BIEN, PE­RO PON­GA EL PRI­MER PÁ­RRA­FO DE ÚL­TI­MO Y

EL ÚL­TI­MO DE PRI­ME­RO Y LE QUE­DA PER­FEC­TA’”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.