Cas­tro­cha­vis­ta es muy po­bre”

Semana (Colombia) - - 35 Años -

cio­nes em­po­de­ra­das por él y la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta se que­da­rán, y la gen­te nun­ca vol­ve­rá a la ig­no­ran­cia, es­tu­pi­dez y po­bre­za en que es­ta­ba su­mi­da an­tes.

SE­MA­NA: Pe­ro ¿có­mo ne­gar la re­pre­sión que día a día mues­tran las no­ti­cias?

O.S.: Hoy se ven en los me­dios pro­tes­tas y pro­ble­mas de or­den pú­bli­co enVe­ne­zue­la.Sin em­bar­go, se nos ol­vi­da que en 2002 tam­bién hu­bo pro­tes­tas y re­pre­sión cuan­do tra­ta­ron de des­ha­cer­se de Chávez con el gol­pe de Es­ta­do, apo­ya­do y re­co­no­ci­do por Es­ta­dos Uni­dos.En­ton­ces,si bien los me­dios mues­tran aVe­ne­zue­la co­mo un lu­gar caó­ti­co,yo no es­toy allá pa­ra cons­ta­tar­lo.Tam­po­co sé si Ma­du­ro ten­ga las mis­mas ap­ti­tu­des de li­de­raz­go de Chávez, no voy a cri­ti­car­lo. Pe­ro sí me cau­sa cu­rio­si­dad al­go: ¿por qué Ve­ne­zue­la se lle­va to­da la aten­ción en la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se y por qué no Co­lom­bia?

SE­MA­NA: ¿En qué sen­ti­do?

O.S.: Co­lom­bia, creo yo, ha te­ni­do mu­chí­si­mos más ase­si­na­tos queVe­ne­zue­la.In­clu­so es­te año y el año pa­sa­do. Co­lom­bia es un país mu­cho peor pa­ra una per­so­na po­bre que Ve­ne­zue­la. En Co­lom­bia, has­ta don­de sé –y he oí­do es­to de fuen­tes de pri­me­ra mano– aho­ra que fir­ma­ron la paz con las Farc los pa­ra­mi­li­ta­res es­tán ma­tan­do gen­te otra vez: sin­di­ca­lis­tas y pro­fe­so­res. Eso me ha­ce pen­sar que qui­zás hay una his­to­ria ocul­ta de Co­lom­bia que fal­ta con­tar. SE­MA­NA: ¿Y le gus­ta­ría con­tar­la? O.S.: No sé. So­lo sé que Es­ta­dos Uni­dos ve a Co­lom­bia co­mo un gran alia­do y que Ál­va­ro Uri­be tie­ne mu­cho po­der y po­pu­la­ri­dad. Tam­bién sé que Es­ta­dos Uni­dos ha apo­ya­do a los pa­ra­mi­li­ta­res en cua­tro paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na –Hon­du­ras,Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua y El Salvador– y que pro­ba­ble­men­te es­té ha­cien­do lo mis­mo en Co­lom­bia. Sa­quen sus con­clu­sio­nes. SE­MA­NA: En Co­lom­bia y otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na hay un mie­do ge­ne­ra­li­za­do al cas­tro­cha­vis­mo. En otras pa­la­bras, la gen­te tie­ne mie­do de que su país se vuel­va otra Ve­ne­zue­la u otra Cu­ba. ¿Qué pien­sa de es­to? O.S.: El cas­tro­cha­vis­mo es un mie­do fa­bri­ca­do por la pren­sa oc­ci­den­tal. Pen­sar que Co­lom­bia se­rá cas­tro­cha­vis­ta es un pen­sa­mien­to muy po­bre; más bien de­be­rían pen­sar qué ha­cer con to­dos los oli­gar­cas co­rrup­tos que son due­ños de la tie­rra y de la in­dus­tria. Pa­ra mí, esa ca­te­go­ri­za­ción ri­dí­cu­la del cas­tro­cha­vis­mo no es más que sa­ta­ni­zar el cam­bio y la re­vo­lu­ción. SE­MA­NA: ¿A ve­ces no sien­te que su ci­ne po­lí­ti­co y so­cial opa­ca a otras de sus pe­lí­cu­las co­mo ‘Ase­si­nos por na­tu­ra­le­za’ o ‘The Doors’? O.S.: Me gus­ta ha­cer ci­ne di­ver­ti­do y a la vez so­cial y creo que lo he lo­gra­do.Es­pe­cial­men­te con Ase­si­nos por na­tu­ra­le­za (1994), Sa­va­ges (2012) y U Turn (1997), pe­lí­cu­las de cri­men. Y to­do por­que la em­pre­sa cri­mi­nal, uno po­dría de­cir, tie­ne un sig­ni­fi­ca­do so­cial.

SE­MA­NA: ¿Us­ted cree, co­mo otros, que a tra­vés del ar­te se pue­de sal­var a la hu­ma­ni­dad?

O.S.: No creo que la hu­ma­ni­dad pue­da sal­var­se. Creo que las pe­lí­cu­las son im­por­tan­tes, pe­ro a la vez frá­gi­les y ja­más po­drán cam­biar la po­lí­ti­ca es­tú­pi­da de un país. Sin ci­ne, la ra­za hu­ma­na per­de­rá y la po­lí­ti­ca, con su fal­ta de emo­ción y co­ra­zón, des­trui­rá aún más a los paí­ses. Qui­zás el ci­ne ayu­de a man­te­ner el al­ma de mi país. Mi país ne­ce­si­ta un al­ma y Co­lom­bia, tam­bién. No sé dón­de que­dó el al­ma de Co­lom­bia des­de que Ál­va­ro Uri­be asu­mió el po­der. SE­MA­NA: ¿Por qué su am­bi­güe­dad ha­cia Trump? ¿Le gus­ta o no? ¿Por qué?

O.S.: Lo pon­dré de es­ta for­ma: yo soy un hom­bre de paz y creo que mi país tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de tra­ba­jar por la paz del mun­do sin in­ter­ve­nir en otros paí­ses. En las úl­ti­mas elec­cio­nes tu­vi­mos dos can­di­da­tos: Clin­ton era una be­li­cis­ta,una in­ter­ven­cio­nis­ta del más al­to ni­vel, y Trump, la ver­dad, no sé qué era. Ha­bía es­pe­ran­za de que no fue­ra in­ter­ven­cio­nis­ta, pe­ro si­guen las gue­rras, los ata­ques con dro­nes, la vi­gi­lan­cia. Na­da cam­bió. Sus pos­tu­ras son igual de es­tú­pi­das a las de Bush, pe­ro Trump di­jo al­go más pe­li­gro­so: que quie­re ga­nar la pró­xi­ma gue­rra. ¿Qué quie­re de­cir con eso? No sé, pe­ro de­be­ría­mos te­ner mie­do.

SE­MA­NA: ¿Qué so­lu­ción ve?

O.S.: Más bien, qué so­lu­ción no veo. Clin­ton no es una so­lu­ción por­que en Es­ta­dos Uni­dos no exis­te un par­ti­do de la paz.Y a Amé­ri­ca La­ti­na le de­be preo­cu­par que Es­ta­dos Uni­dos es muy de de­re­cha y ca­da vez es peor. Lo que de­be­mos ha­cer es en­con­trar otra for­ma de bus­car la paz.To­dos, co­mo hu­ma­ni­dad.

 Sto­ne tu­vo una es­tre­cha re­la­ción con Hu­go Chávez, a quien ho­me­na­jeó en el do­cu­men­tal

‘Mi ami­go Hu­go'. Y so­bre Fi­del Castro hi­zo ‘Co­man­dan­te', en la que los dos ha­blan, en­tre otras , de la re­vo­lu­ción cas­tris­ta y del blo­queo. Tam­bién di­ri­gió, con tin­te po­lí­ti­co, ‘Salvador',

‘JFK', 'Pla­toon' y ‘Snow­den'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.