El ojo in­fle­xi­ble

Semana (Colombia) - - 35 Años -

El ho­lan­dés John de Mol cam­bió la te­le­vi­sión a fi­na­les de los años no­ven­ta. In­ven­tó los ‘reali­ties’, los cues­tio­na­dos re­yes del ‘ra­ting’ en el mun­do.

Te­mía es­tar ac­tuan­do co­mo Dios. Es­ta­ba a pun­to de lle­var a 12 per­so­nas a la te­le­vi­sión por el res­to de sus vi­das y no que­ría trau­ma­ti­zar­las. Con­tra­tó psi­có­lo­gos y en­sa­yó la fór­mu­la con vo­lun­ta­rios que acep­ta­ron ais­lar­se en un ho­tel has­ta 3 se­ma­nas. Ne­ce­si­ta­ba 100 cá­ma­ras pa­ra gra­bar­los, ba­te­rías pa­ra las 24 ho­ras y una lo­gís­ti­ca im­pe­ca­ble pa­ra al­ma­ce­nar, fil­trar y edi­tar to­do el ma­te­rial. No po­día de­jar ni un cen­tí­me­tro des­cu­bier­to: por­que en su reality, co­mo en la no­ve­la de Geor­ge Or­well 1984, “¡el Gran Her­mano te ob­ser­va!”

En el pro­gra­ma que John de Mol creó –y en el gé­ne­ro que em­po­de­ró– no hay li­bre­tos ni ac­to­res:“So­lo gen­te real que in­ter­ac­túa ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias”, le di­ce a SE­MA­NA el ho­lan­dés de 62 años. Pu­so a un gru­po de des­co­no­ci­dos a con­vi­vir en una ca­sa com­ple­ta­men­te in­co­mu­ni­ca­da del mun­do ex­te­rior. Di­se­ñó al­gu­nas prue­bas, un sis­te­ma de eli­mi­na­ción por no­mi­na­cio­nes, un con­fe­sio­na­rio e in­cor­po­ró un per­so­na­je om­ni­pre­sen­te, con una voz que­da y un ojo que to­do lo ve.

Es­tre­nó el pro­gra­ma en 1999, en su país na­tal, pe­ro la idea sur­gió dos años an­tes en una no­che po­co ins­pi­ra­da, re­cuer­da. Lue­go de una reunión crea­ti­va en la que na­da sa­lió, y cuan­do ya to­dos em­pa­ca­ban sus co­sas, uno del equi­po co­men­tó que ha­bía leí­do un ar­tícu­lo so­bre Biosp­her 2: un pro­yec­to en el que va­rias per­so­nas ha­bi­tan en un eco­sis­te­ma ce­rra­do –ba­jo una cú­pu­la de vi­drio gran­de– y has­ta cul­ti­van sus pro­pios ve­ge­ta­les. La idea le qui­tó el sue­ño a De Mol y lo per­si­guió du­ran­te to­do el fin de se­ma­na. “Su­pe que te­nía­mos al­go úni­co”, afir­ma, así que ese lu­nes a pri­me­ra ho­ra con­vo­có a una reunión y el Gran Her­mano na­ció.

Al co­mien­zo, la pren­sa fue muy ne­ga­ti­va. Los pe­rio­dis­tas con­sul­ta­ron a to­dos los psi­có­lo­gos de los Paí­ses Ba­jos so­bre es­te nue­vo for­ma­to que pa­re­cía sa­car lo peor de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Al­gu­nos lo com­pa­ra­ron con el ex­pe­ri­men­to de la cár­cel de Stan­ford de 1971, que pre­ten­día ana­li­zar los con­flic­tos del sis­te­ma de pri­sio­nes y el Cuer­po de Ma­ri­nes de Es­ta­dos Uni­dos, y co­lap­só de­jan­do a los par­ti­ci­pan­tes con gra­ves tras­tor­nos emo­cio­na­les. Otros cre­ye­ron que era una nue­va ver­sión del Show de Tru­man. Sin em­bar­go, la au­dien­cia amó el es­pec­tácu­lo des­de el día uno y muy pron­to lle­gó a 70 paí­ses. En­ton­ces la pro­duc­to­ra En­de­mol pro­cla­mó al reality rey del ho­ra­rio es­te­lar.

El gé­ne­ro de la te­le­rrea­li­dad to­da­vía era un te­rreno po­co ex­plo­ra­do. En 1991, en Ho­lan­da, Joost Tho­lens di­ri­gió el pro­gra­ma Num­mer 28, el pri­me­ro en re­unir a va­rios ex­tra­ños y gra­bar sus in­ter­ac­cio­nes dia­rias, pe­ro es­te du­ró ape­nas una tem­po­ra­da. Ca­si pa­ra­le­la­men­te, sur­gió The real world, de MTV, que hoy va en su edi­ción nú­me­ro 33. Los pro­gra­mas de con­cur­sos ha­bían te­ni­do su des­plie­gue años atrás, es­pe­cial­men­te en Es­ta­dos Uni­dos en el que al­gu­nos ca­na­les se de­di­ca­ron de lleno a es­te for­ma­to. Sin em­bar­go, la in­dus­tria no se ha­bía re­no­va­do y ese era el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra de­to­nar las bom­bas Sur­vi­vor y Gran Her­mano a fi­na­les de los no­ven­ta.

Al po­co tiem­po, Ame­ri­can Idol y El fac­tor X en­tra­ron al rue­do pi­san­do fuer­te; y cuan­do na­die creía que un show más so­bre mú­si­ca ca­la­ría, de Mol se in­ven­tó La voz (The Voi­ce, que hoy tie­ne en pro­me­dio 11 mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos). Por es­to, mu­chos lo con­si­de­ran el pa­dre de los reali­ties: ade­más, en su lis­ta es­tán tam­bién Deal or no deal, Fear Fac­tor, el fa­lli­do Uto­pía -que no du­ró más de un mes al ai­re- y to­da­vía es­pe­ra agre­gar más.

t En el mun­do se han he­cho más de 500 tem­po­ra­das de ‘Gran Her­mano’. En Co­lom­bia, Ca­ra­col Te­le­vi­sión y Cit­yTV trans­mi­tie­ron sus ver­sio­nes en 2003 y 2012, res­pec­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.