“No hay na­da is­lá­mi­co

Semana (Colombia) - - 35 Años -

na­die pen­sa­ba que la re­li­gión fue­ra una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la gue­rra. Pe­ro du­ran­te el si­glo XVI y XVII los eu­ro­peos su­frie­ron una se­rie de con­flic­tos te­rri­bles en los que mu­rió un ter­cio de la po­bla­ción del con­ti­nen­te. A me­nu­do lla­man a es­tos con­flic­tos las gue­rras de re­li­gión. Se pen­sa­ba que las dispu­tas en­tre pro­tes­tan­tes y ca­tó­li­cos, du­ran­te la re­for­ma pro­tes­tan­te, se ha­bían vuel­to tan ex­tre­mas que los eu­ro­peos se ma­sa­cra­ban los unos a los otros. Pe­ro si ese hu­bie­ra si­do el ca­so, uno no es­pe­ra­ría que los ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes pe­lea­ran en el mis­mo ban­do du­ran­te es­tas gue­rras. Lo hi­cie­ron y se ma­ta­ron en­tre cris­tia­nos. SE­MA­NA: ¿En­ton­ces qué ocu­rrió?

K.A.: En reali­dad, las gue­rras de re­li­gión fue­ron lu­chas en­tre dos ban­dos con vi­sio­nes di­fe­ren­tes de Es­ta­do. El sa­cro em­pe­ra­dor ro­mano que­ría crear un im­pe­rio tran­seu­ro­peo, co­mo el Im­pe­rio oto­mano; y los prín­ci­pes de Ale­ma­nia que­rían crear Es­ta­dos fuer­tes, in­de­pen­dien­tes y so­be­ra­nos, co­mo Fran­cia o In­gla­te­rra. Pe­ro el fi­ló­so­fo John Loc­ke, por ejem­plo, cul­pó a la re­li­gión por las gue­rras y di­jo que es­ta nun­ca más de­bía ju­gar un rol en la vi­da pú­bli­ca. Él in­ven­tó el nue­vo ideal de lai­cis­mo (se­cu­la­ris­mo), la se­pa­ra­ción de la Igle­sia y el Es­ta­do. Y esa idea se arrai­gó.

SE­MA­NA: Pe­ro hoy pa­re­ce que la alian­za re­li­gión y po­lí­ti­ca to­ma fuer­za en al­gu­nos paí­ses… K.A.: Lo que es nue­vo, en reali­dad, es la se­pa­ra­ción de la re­li­gión y la po­lí­ti­ca, que da­ta so­lo de la era mo­der­na tem­pra­na. Has­ta ese mo­men­to, la re­li­gión era to­do un mo­do de vi­da; per­mea­ba to­do lo que la gen­te ha­cía, in­clu­yen­do, ob­via­men­te, la po­lí­ti­ca. Je­sús era una fi­gu­ra muy po­lí­ti­ca que que­ría crear un reino de Dios en la tie­rra, en don­de los ri­cos y los po­bres se sen­ta­ran jun­tos en la mis­ma me­sa. Bu­da or­ga­ni­zó su Sang­ha, su or­den mo­nás­ti­ca, co­mo una al­ter­na­ti­va de las cor­tes reales. La re­li­gión y la po­lí­ti­ca eran in­se­pa­ra­bles, por­que el su­fri­mien­to hu­mano y la in­jus­ti­cia son asun­tos de im­por­tan­cia sa­gra­da. SE­MA­NA: ¿Qué ex­pli­ca­ción tie­ne us­ted pa­ra la ola de te­rror de Isis?

K.A.: No hay na­da is­lá­mi­co en Isis, ex­cep­to su re­tó­ri­ca. Los mu­sul­ma­nes tie­nen es­tric­ta­men­te prohi-

“EL IS­LAM NO ES MÁS NI ME­NOS VIO­LEN­TO QUE CUAL­QUIER OTRA TRA­DI­CIÓN DE FE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.