En Isis”

Semana (Colombia) - - 35 Años -

bi­do pe­lear y opo­ner­se en­tre sí; el pro­fe­ta Maho­ma in­sis­tió en eso en su úl­ti­mo ser­món. Y si us­te­des mi­ran,mu­chos más mu­sul­ma­nes que oc­ci­den­ta­les han muer­to a ma­nos de Isis. Pa­re­ce que su cul­tu­ra, de he­cho, es bas­tan­te se­cu­la­ris­ta. Una mez­cla de re­li­gión per­ver­ti­da y lai­cis­mo de­gra­da­do. Cuan­do un rehén fran­cés fue li­be­ra­do, des­pués de ser re­te­ni­do por Isis du­ran­te diez me­ses, di­jo que el dis­cur­so de sus cap­to­res era po­co re­li­gio­so: los pri­sio­ne­ros pi­die­ron una co­pia del Co­rán, na­die te­nía una. Dos hom­bres jó­ve­nes que de­ja­ron Gran Bre­ta­ña pa­ra pe­lear con Isis ha­bían or­de­na­do Is­lam pa­ra dum­mies en Ama­zon. Los jó­ve­nes re­clu­tas es­tán fre­cuen­te­men­te in­fe­li­ces en los paí­ses don­de vi­ven, en los que los ha­cen sen­tir que no son bien­ve­ni­dos; ellos pien­san que van ha­cia una uto­pía y al­gu­nos re­gre­san de­silu­sio­na­dos. Isis aho­ra pa­re­ce es­tar per­dien­do te­rreno y pro­ba­ble­men­te se re­fu­gie en Li­bia.Pe­ro nues­tros pro­ble­mas no se aca­ba­rán: hay tan­ta in­sa­tis­fac­ción y desafec­ción en Orien­te Me­dio, que al­guien más pro­ba­ble­men­te se le­van­te y to­me su lu­gar.

SE­MA­NA: Us­ted afir­ma que el is­lam no es vio­len­to…

K.A.: El is­lam no es más ni me­nos vio­len­to que cual­quier otra tra­di­ción de fe. So­mos una es­pe­cie vio­len­ta. In­clu­so los bu­dis­tas, que ge­ne­ral­men­te pa­re­cen pa­cí­fi­cos, han es­ta­do in­vo­lu­cra­dos en fe­ro­ces con­flic­tos en lu­ga­res co­mo Sri Lan­ka. His­tó­ri­ca­men­te, el is­lam es más to­le­ran­te que el ca­to­li­cis­mo. Siem­pre de­be­ría­mos re­cor­dar la In­qui­si­ción en Es­pa­ña y la per­se­cu­ción de los ju­díos en la Eu­ro­pa ca­tó­li­ca. Hay mu­cha más vio­len­cia en las es­cri­tu­ras he­breas y en el Nue­vo Tes­ta­men­to que en el Co­rán. La pa­la­bra yihad apa­re­ce so­lo 42 ve­ces en el Co­rán, y so­lo en diez oca­sio­nes se re­fie­re ex­plí­ci­ta­men­te a la gue­rra.La yihad no sig­ni­fi­ca ‘gue­rra san­ta’; sig­ni­fi­ca ‘lu­cha, es­fuer­zo’. Al­gu­nas ve­ces es una ‘lu­cha’ por dar a los po­bres cuan­do tú mis­mo tie­nes po­co. SE­MA­NA: ¿Y los aten­ta­dos?

K.A.: Des­pués del 9/11, el exo­fi­cial de la CIA y psi­quia­tra fo­ren­se Marc Sa­ge­man en­tre­vis­tó en Guan­tá­na­mo a unas 500 per­so­nas in­vo­lu­cra­das en los aten­ta­dos y reali­zó un es­tu­dio so­bre ata­ques pos­te­rio­res. Con­clu­yó que el pro­ble­ma no era el is­lam, sino la ig­no­ran­cia so­bre el is­lam. So­lo el 20 por cien­to de los te­rro­ris­tas ha­bían te­ni­do una edu­ca­ción mu­sul­ma­na nor­mal. SE­MA­NA: ¿Qué pien­sa cuan­do se afir­ma que la re­li­gión cau­sa ig­no­ran­cia y fa­na­tis­mo? K.A.: Es di­fí­cil ha­cer bien la re­li­gión. Y co­mo en el ar­te, hay bue­nos y muy ma­los pin­to­res. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que el ar­te en sí mis­mo sea ma­lo. Cier­ta­men­te, la re­li­gión ha cau­sa­do ig­no­ran­cia, pe­ro tam­bién lo ha he­cho la opre­sión, la po­bre­za y la prác­ti­ca po­lí­ti­ca cen­te­na­ria de li­mi­tar la edu­ca­ción a los miem­bros de la eli­te en una so­cie­dad. Al­gu­nos fa­ná­ti­cos han si­do per­so­nas ‘re­li­gio­sas’, pe­ro otros vio­len­tos han si­do an­ti­rre­li­gio­sos.Yo con­si­de­ro a Do­nald Trump un fa­ná­ti­co muy pe­li­gro­so, pe­ro no lo veo co­mo una per­so­na re­li­gio­sa. SE­MA­NA: ¿La re­li­gión no de­be­ría ha­cer­nos me­jo­res per­so­nas?

K.A.: La re­li­gión cier­ta­men­te pue­de ha­cer­nos me­jo­res per­so­nas, pe­ro con so­lo ir a mi­sa y re­ci­bir los sacramentos no lo va­mos a lo­grar. To­das las re­li­gio­nes del mun­do, sin ex­cep­ción, ape­lan a lo que fre­cuen­te­men­te se lla­ma la re­gla de oro: “Nun­ca ha­gas a los de­más lo que no quie­res que te ha­gan a ti”; y han in­sis­ti­do que es­ta es la prue­ba de la ver­da­de­ra es­pi­ri­tua­li­dad y no una doc­tri­na, un ri­tual o una prác­ti­ca mo­ral. Je­sús fue cla­ro acer­ca de es­to. Re­quie­re que mi­res den­tro de tu pro­pio co­ra­zón, des­cu­bras lo que te cau­sa do­lor y lue­go te nie­gues, ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia, sea cual sea, a in­fli­gir ese do­lor en al­guien más. SE­MA­NA: ¿Exis­te la po­si­bi­li­dad, así sea muy re­mo­ta, de que ha­ya una mu­jer pa­pa?

K.A.: Yo creo que la Igle­sia ca­tó­li­ca va a te­ner mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra ad­mi­tir a una mu­jer en el pa­pa­do. So­bre to­do por la re­gla del ce­li­ba­to sa­cer­do­tal. Esa fue una in­ven­ción del si­glo XIII, pues an­tes al­gu­nos sa­cer­do­tes ‘se­cu­la­res’ (es de­cir, los sa­cer­do­tes que tra­ba­ja­ban y ofi­cia­ban en el mun­do ex­te­rior, en con­tras­te con los mon­jes) es­ta­ban ca­sa­dos. Pa­pas con men­ta­li­dad po­lí­ti­ca im­pu­sie­ron el ce­li­ba­to, co­mo Ino­cen­cio III, que que­ría crear una mo­nar­quía pa­pal en Eu­ro­pa y no que­ría com­pe­tir con di­nas­tías sa­cer­do­ta­les y sus fa­mi­lias. El ce­li­ba­to for­za­do, muy se­gu­ra­men­te, ha con­tri­bui­do a gran par­te de los abu­sos des­cu­bier­tos en los úl­ti­mos años. Los obis­pos y otros miem­bros de la cu­ria vi­ven en un mun­do com­ple­ta­men­te mas­cu­lino –y an­ti­na­tu­ral– y mu­chos es­tán psi­co­ló­gi­ca­men­te in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra ver a las mu­je­res co­mo igua­les.

SE­MA­NA: Ha­ce po­co es­tu­vo el pa­pa Fran­cis­co en Co­lom­bia. Du­ran­te su vi­si­ta de tres días, que su­peró to­da ex­pec­ta­ti­va, el país vi­vió en paz. ¿Por qué la re­li­gión tie­ne tan­to po­der? K.A.: No es­toy se­gu­ra de que eso ten­ga que ver con la re­li­gión co­mo tal. En el ca­so del pa­pa Fran­cis­co, creo que es­ta­mos ha­blan­do de ca­ris­ma. La gen­te no ne­ce­sa­ria­men­te se sien­te atraí­da por abs­trac­cio­nes co­mo ‘re­li­gión’ o in­clu­so ‘ca­to­li­cis­mo’. Pe­ro sí se ins­pi­ran en se­res hu­ma­nos ex­cep­cio­na­les, que en­car­nan gran­des va­lo­res. He­mos vis­to ese po­der en per­so­nas co­mo Nel­son Man­de­la y Des­mond Tu­tu: hoy Su­dá­fri­ca no es un lu­gar per­fec­to, pe­ro el fin de la era del apart­heid pu­do ser te­rri­ble sin ellos, que te­nían una in­te­gri­dad a to­da prue­ba. Lo mis­mo se pue­de de­cir de Mar­tin Lut­her King Jr. So­lo un par de per­so­nas de su ca­li­bre

“LA RE­LI­GIÓN PUE­DE HA­CER­NOS ME­JO­RES PER­SO­NAS, PE­RO CON SO­LO IR A MI­SA Y RE­CI­BIR

LOS SACRAMENTOS NO LO VA­MOS A LO­GRAR”

po­drían ha­cer una in­men­sa di­fe­ren­cia en Orien­te Me­dio.

SE­MA­NA: Co­lom­bia es­tá bus­can­do la re­con­ci­lia­ción. ¿Qué tan­to ayu­da­rá la Igle­sia o la re­li­gión?

K.A.: No es el con­cep­to abs­trac­to de ‘re­li­gión’ el que pue­de ayu­dar a lo­grar la re­con­ci­lia­ción. Es­te tie­ne que en­car­nar­se y to­mar vi­da en el com­por­ta­mien­to de los in­di­vi­duos. Hay idea­les que fo­men­tan to­das las re­li­gio­nes, es­pe­cial­men­te los que tie­nen que ver con la com­pa­sión. La com­pa­sión no es lo mis­mo que la mi­se­ri­cor­dia. Vie­ne de una raíz gre­co­la­ti­na que sig­ni­fi­ca ‘sen­tir con’ (com pat­hein). La com­pa­sión re­quie­re que tra­te­mos de ver las co­sas des­de la pers­pec­ti­va del otro; que re­co­noz­ca­mos que na­die es per­fec­to, ni si­quie­ra no­so­tros, que nun­ca na­die es com­ple­ta­men­te jus­to. Te­ne­mos que re­co­no­cer nues­tras pro­pias fal­tas y ver dón­de he­mos po­di­do cau­sar da­ño o do­lor; es­cu­char el do­lor de los otros (esa fue la fuer­za del Con­se­jo de Paz y Re­con­ci­lia­ción en Su­dá­fri­ca). Y qui­zás llo­ren jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.