El ca­reo Bus­tos- Mo­reno

Es­tos son los de­ta­lles de la au­dien­cia re­ser­va­da en la que se en­fren­ta­ron el ex­ma­gis­tra­do Leo­ni­das Bus­tos y el ex­fis­cal Gus­ta­vo Mo­reno. El de­la­tor es­tá en­tre­gan­do do­cu­men­tos, fo­tos y nue­vos nom­bres in­vo­lu­cra­dos en el es­cán­da­lo del car­tel de la to­ga.

Semana (Colombia) - - Nación -

GUS­TA­VO MORENOACUDIÓ al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca co­mo si fue­ra a la gue­rra. Lle­va­ba un cha­le­co an­ti­ba­las, un cas­co mi­li­tar y la mirada an­gus­tio­sa de quien de­be en­fren­tar una mi­sión de al­to ries­go. La par­ti­cu­lar es­ce­na se pre­sen­tó el pa­sa­do jue­ves a las 8:30 de la ma­ña­na, cuan­do el ex­fis­cal lle­gó, con­du­ci­do por agen­tes del CTI, a la Co­mi­sión de Acu­sa­ción de la Cá­ma­ra pa­ra se­guir cum­plien­do su com­pro­mi­so co­mo de­la­tor es­tre­lla del lla­ma­do car­tel de la to­ga.A la di­li­gen­cia tam­bién asis­tió el ex­pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Jo­sé Leo­ni­das Bus­tos, el prin­ci­pal acu­sa­do de en­ca­be­zar la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que re­tor­ció pro­ce­sos ju­di­cia­les en el má­xi­mo tri­bu­nal a cam­bio de cuan­tio­sas su­mas de di­ne­ro.

Bus­tos lle­gó acom­pa­ña­do de su abo­ga­do, Eduar­do Cur­ti­do­rAr­güe­llo,pe­ro a lo lar­go de las nue­ve ho­ras de di­li­gen­cia es­te no di­jo una so­la pa­la­bra, pues el pro­pio ex­ma­gis­tra­do se ocu­pó de in­ter­ve­nir e in­te­rro­gar a Mo­reno. Bus­tos y Mo­reno se en­con­tra­ron ca­ra a ca­ra por pri­me­ra vez des­de que es­ta­lló el es­cán­da­lo. Co­mo se re­cuer­da, en ju­nio pa­sa­do las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron al en­ton­ces je­fe de la Uni­da­dAn­ti­co­rrup­ción de la Fis­ca­lía,Gus­ta­vo Mo­reno, en su pro­pio des­pa­cho, lue­go de que la DEA pro­bó en un ope­ra­ti­vo que ha­bía re­ci­bi­do el pri­mer abono de una coima en Mia­mi.

Na­die sos­pe­cha­ba en ese mo­men­to que la cap­tu­ra pon­dría a tem­blar tres ex­pre­si­den­tes de la Cor­te Su­pre­ma,a un par de ma­gis­tra­dos en fun­cio­nes, a una de­ce­na de con­gre­sis­tas y a otros tan­tos fun­cio­na­rios ju­di­cia­les se­ña­la­dos de te­ner ne­xos con el car­tel de la to­ga. Mo­reno de­ci­dió bus­car be­ne­fi­cios ju­di­cia­les a cam­bio de de­la­tar y se ha cen­tra­do en tres al­tas per­so­na­li­da­des: el ex­ma­gis­tra­do Francisco Ri­caur­te, ya cap­tu­ra­do y en­via­do a la cár­cel La Pi­co­ta; el ma­gis­tra­do ti­tu­lar de la Sa­la Pe­nal de la cor­te Gus­ta­vo Ma­lo, quien de­bió apar­tar­se de su car­go an­te las in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra; y el ex­pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Jo­sé Leo­ni­das Bus­tos, a quien Mo­reno se­ña­la de di­ri­gir la em­pre­sa de co­rrup­ción.

En ca­li­dad de tes­ti­go, Mo­reno ha in­sis­ti­do an­te la Cor­te Su­pre­ma y la Fis­ca­lía que tu­vo una re­la­ción muy cer­ca­na con Bus­tos.Y que le ayu­dó a co­me­ter gra­ves de­li­tos co­mo ma­gis­tra­do y lue­go co­mo ex­ma­gis­tra­do, al re­tor­cer el des­tino de ca­sos tra­mi­ta­dos en el má­xi­mo tri­bu­nal con­tra se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes a los que les co­bra­ron cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos por fa­vo­re­cer­los ju­di­cial­men­te. Bus­tos, en su de­fen­sa, ha di­cho que sí co­no­ció a Mo­reno y que tu­vo una re­la­ción aca­dé­mi­ca con es­te,pe­ro nie­ga ta­jan­te­men­te cual­quier cer­ca­nía con él. Ese, jus­ta­men­te, fue el pri­mer pun­to por el que se en­fren­ta­ron fren­te a los miem­bros de la Co­mi­sión de Acu­sa­ción, jue­ces de Bus­tos da­do su fue­ro de ex­ma­gis­tra­do.

Des­de el pri­mer mo­men­to la ten­sión do­mi­nó la di­li­gen­cia. El ex­ma­gis­tra­do em­pe­zó re­cri­mi­nan­do a Mo­reno por afir­mar que ha­bían si­do ami­gos y le pre­gun­tó por qué es­ta­ba re­pi­tien­do esas men­ti­ras en las ins­tan­cias ju­di­cia­les. “Lo he di­cho por­que es la ver­dad”, res­pon­dió el tes­ti­go.“¡No,se­ñor,men­ti­ra!”, re­pli­có Bus­tos, per­dien­do la com­pos­tu­ra.An­te el cho­que, el

pre­si­den­te de la co­mi­sión, Fa­bio Arro­ya­ve, in­ter­vino pa­ra re­con­ve­nir a Bus­tos en es­tos tér­mi­nos:“Doc­tor, es­te no es su des­pa­cho, acá man­da­mos no­so­tros”.Fue so­lo el pri­mer re­vés del ex­ma­gis­tra­do.Los mo­men­tos más di­fí­ci­les vi­nie­ron lue­go cuan­do pi­dió a Mo­reno pro­bar la su­pues­ta cer­ca­nía que ha­bían te­ni­do.

Pa­ra res­pal­dar sus afir­ma­cio­nes,el ex­fis­cal sa­có una car­pe­ta con do­cu­men­tos y fo­tos. Mo­reno ex­pu­so y en­tre­gó a la co­mi­sión to­do ese ma­te­rial, al tiem­po que ex­pli­có que re­gu­lar­men­te visitaba el apar­ta­men­to de Bus­tos a al­tas ho­ras de la no­che “cuan­do los es­que­mas de se­gu­ri­dad ya se ha­bían ido”. Dio las di­rec­cio­nes de va­rios do­mi­ci­lios don­de se en­con­tra­ban, y se­ñas exac­tas del in­te­rior y ex­te­rior de los mis­mos. Tam­bién ha­bló de va­rias ofi­ci­nas en las que se reunían pa­ra dis­cu­tir so­bre los ca­sos en cues­tión y has­ta en­tre­gó do­cu­men­tos de “un apar­ta­men­to de sol­te­ro” en el edi­fi­cio Pa­no­ra­ma de la ca­lle 32 con 13 de Bo­go­tá, que el ex­fis­cal ase­gu­ra que le pres­ta­ba re­gu­lar­men­te a Bus­tos.

Mo­reno se­ña­ló, ade­más, que pa­ra po­der ha­blar con tran­qui­li­dad al­gu­nas ve­ces se reunie­ron en el ex­te­rior. Ha­bló de via­jes a Mia­mi y Pa­na­má (ver fo­tos). Ex­pli­có, por ejem­plo, que en di­ciem­bre de 2014 se hos­pe­da­ron en el ho­tel JW Ma­rriott Mar­quis, en la zo­na de Bis­cay­ne, con sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias, y que com­par­tie­ron la ce­na de Na­vi­dad con fa­mi­lia­res de Bus­tos en Mia­mi.

Otro epi­so­dio men­cio­na­do tie­ne que ver con un es­col­ta que pro­te­gía a Bus­tos, y Mo­reno di­ce ha­ber co­no­ci­do cuan­do visitaba re­gu­lar­men­te al en­ton­ces ma­gis­tra­do en su des­pa­cho. Se­gún Mo­reno,eso su­ce­dió al co­mien­zo,pues a me­di­da que aca­pa­ra­ban más ca­sos en la Cor­te Su­pre­ma tu­vie­ron que adop­tar una dis­cre­ción ex­tre­ma. Mo­reno ase­gu­ra que le pres­tó 20 mi­llo­nes de pe­sos al es­col­ta de Bus­tos y que lue­go lo tu­vo que de­man­dar pa­ra re­cla­mar­le la pla­ta. El da­to re­sul­ta im­por­tan­te por­que es fá­cil do­cu­men­tar si la per­so­na de­man­da­da por Mo­reno tra­ba­jó en ese car­go de pro­tec­ción.

Mo­reno ex­pli­có, ade­más, que cu­brie­ron los gas­tos de la ofi­ci­na que mon­ta­ron pa­ra aten­der los ca­sos re­tor­ci­dos con un con­tra­to por 139 mi­llo­nes de pe­sos (23 mi­llo­nes men­sua­les) que le otor­gó el en­ton­ces fis­cal Eduar­do Mon­tea­le­gre por pe­ti­ción de Bus­tos y del ex­ma­gis­tra­do Francisco Ri­caur­te. Mo­reno ya ha­bía re­la­ta­do es­te epi­so­dio ha­ce unos días an­te la cor­te, y pro­du­jo la vehe­men­te reac­ción del ex­fis­cal Mon­tea­le­gre, quien ase­gu­ró que so­lo ha­bía vis­to una vez a Mo­reno y que de­ci­dió con­tra­tar­lo co­mo ase­sor ex­terno lue­go

de que uno de sus li­bros le de­jó muy bue­na im­pre­sión. Mon­tea­le­gre y su vi­ce­fis­cal, Jor­ge Per­do­mo, ne­ga­ron en­fá­ti­ca­men­te cual­quier cer­ca­nía con Mo­reno y anun­cia­ron ac­cio­nes le­ga­les con­tra él por di­fa­ma­ción.

En­tre los do­cu­men­tos que el tes­ti­go apor­tó a la Co­mi­sión de Acu­sa­ción tam­bién hay pa­pe­les de ca­rros que ha­brían in­ter­cam­bia­do con la es­po­sa de Bus­tos, ti­que­tes aé­reos, fo­tos de ce­le­bra­cio­nes, con­tra­tos, y el re­cuen­to de va­rios epi­so­dios en los que Mo­reno ase­gu­ra que le lle­vó al ex­ma­gis­tra­do Bus­tos, a su apar­ta­men­to, cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos pro­duc­to de los ca­sos ma­ni­pu­la­dos.

Al ca­bo de nue­ve ho­ras, ha­cia las 7:30 de la no­che, la di­li­gen­cia con­clu­yó. A la sa­li­da, el ex­ma­gis­tra­do Bus­tos se li­mi­tó a dar una bre­ve de­cla­ra­ción a la pren­sa: “(Mo­reno) se abs­tie­ne de abor­dar cier­tos te­mas. Nun­ca va­mos a sa­ber to­das las mo­ti­va­cio­nes que tu­vo pa­ra de­cla­rar en con­tra de los ma­gis­tra­dos y pa­ra fa­bri­car to­da suer­te de men­ti­ras”. Los agen­tes del CTI, por su par­te, sa­ca­ron a Mo­reno del lu­gar, con las mis­mas me­di­das de se­gu­ri­dad, de re­gre­so a su cel­da en la guar­ni­ción mi­li­tar don­de per­ma­ne­ce de­te­ni­do al sur de Bo­go­tá. La pró­xi­ma se­ma­na es­tá pro­gra­ma­do un nue­vo ca­ra a ca­ra pa­ra con­cluir for­mal­men­te la di­li­gen­cia.Y una vez ter­mi­ne, la Co­mi­sión de Acu­sa­ción ce­rra­rá la in­ves­ti­ga­ción y to­ma­rá de­ci­sio­nes.

EL TES­TI­GO CON­TÓ QUE VISITABA AL MA­GIS­TRA­DO BUS­TOS A AL­TAS HO­RAS DE LA NO­CHE CUAN­DO YA

LOS ESCOLTAS SE HA­BÍAN MARCHADO

tu El ex­ma­gis­tra­do Bus­tos se­ña­la de men­ti­ro­so a Gus­ta­vo Mo­reno quien fun­ge co­mo tes­ti­go en su con­tra.

pu El ex­fis­cal Gus­ta­vo Mo­reno lle­gó a la Co­mi­sión de Acu­sa­ción con cas­co y cha­le­co an­ti­ba­las, con­du­ci­do por el CTI. A la de­re­cha, Mo­reno en Mia­mi con Claudia Gar­cía, una pa­rien­te del ex­ma­gis­tra­do Leo­ni­das Bus­tos, en la na­vi­dad de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.