Ca­da uno por su la­do

La iz­quier­da, otra vez, an­da di­vi­di­da. Sus can­di­da­tos tie­nen más co­mu­ni­ca­ción con fuer­zas de cen­tro que en­tre ellos mis­mos. Un mal pre­sa­gio pa­ra 2018.

Semana (Colombia) - - Nación -

LA HIS­TO­RIA DE LAS DI­VI­sio­nes de la iz­quier­da en Co­lom­bia es lar­ga y pro­fun­da. Ha­ce años se vol­vió co­mún la bro­ma que mo­di­fi­ca­ba el es­lo­gan tra­di­cio­nal de los años se­sen­ta –“La iz­quier­da uni­da ja­más se­rá ven­ci­da”– por el de “La iz­quier­da uni­da ja­más se­rá iz­quier­da”. So­lo en unas po­cas opor­tu­ni­da­des los dis­tin­tos sec­to­res su­pe­raron sus di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar mo­men­tos de uni­dad ba­jo el li­de­raz­go de Jai­me Par­do Leal, Car­los Ga­vi­ria y Luis Eduar­do Garzón. El an­he­lo de con­ver­gen­cia es tan pro­fun­do que el prin­ci­pal par­ti­do pro­gre­sis­ta del país asu­mió pre­ci­sa­men­te el nom­bre de ‘Po­lo’, en bus­ca de re­unir fuer­zas po­lí­ti­cas y so­cia­les di­ver­sas.

El ca­pí­tu­lo de 2018, den­tro de esa lí­nea tra­di­cio­nal, nue­va­men­te trae­rá más di­vi­sión que unión.Exis­ten va­rios pro­yec­tos,pe­ro ca­da uno va por su la­do: Jor­ge En­ri­que Ro­ble­do, can­di­da­to del Po­lo; Cla­ra Ló­pez, con el aval de la ASI; Gus­ta­vo Pe­tro y Pie­dad Cór­do­ba, por fir­mas; y Ti­mo­león Jiménez, por el nue­vo par­ti­do de la Farc. Po­co dia­lo­gan en­tre ellos, no tie­nen plan­tea­do un acer­ca­mien­to co­mo el que lle­vó a Car­los Ga­vi­ria en 2006 al se­gun­do lu­gar en la elec­ción pre­si­den­cial –por en­ci­ma de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les–, y es más flui­do el diá­lo­go de ca­da uno de ellos con otras al­ter­na­ti­vas ex­ter­nas que cual­quier po­si­bi­li­dad de uni­dad.Ro­ble­do y el Po­lo es­tán cons­tru­yen­do una alian­za con Ser­gio Fa­jar­do, de Com­pro­mi­so Ciu­da­dano, y con Claudia Ló­pez, de la Alian­za Ver­de.

En teo­ría, un am­bien­te de po­la­ri­za­ción de­be­ría pro­pi­ciar los acer­ca­mien­tos de las de­re­chas, en un la­do, y de las iz­quier­das, en el otro. Pe­ro eso no ocu­rre en la Co­lom­bia de 2018. Va­rias ra­zo­nes lo ex­pli­can. La más re­cien­te tie­ne que ver con el pro­ce­so de paz y el in­gre­so a la are­na del par­ti­do de la Farc. So­bre el pa­pel, se es­pe­ra­ba que la co­yun­tu­ra re­sul­ta­ra fa­vo­ra­ble pa­ra las fuer­zas pro­gre­sis­tas. En los años no­ven­ta, el M-19 re­cién des­mo­vi­li­za­do se con­vir­tió muy pron­to en una fuer­za elec­to­ral sig­ni­fi­ca­ti­va. Pe­ro los acuer­dos con la an­ti­gua gue­rri­lla de las Farc no tie­nen el mis­mo con­sen­so y, en cam­bio, se han con­ver­ti­do en un fac­tor de fragmentación. No so­lo en el es­ta­ble­ci­mien­to político tra­di­cio­nal en torno al con­flic­to Santos-Uri­be, sino den­tro de la pro­pia iz­quier­da.

To­dos los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos de ese la­do –el Po­lo, Pe­tro, Cla­ra Ló­pez, Pie­dad– apo­yan los diá­lo­gos de La Ha­ba­na y los acuer­dos ema­na­dos de los mis­mos. Pe­ro hay di­fe­ren­cias en los gra­dos de en­tu­sias­mo y com­pro­mi­so.La sa­li­da de Cla­ra Ló­pez del Po­lo –al cual re­pre­sen­tó en las pre­si­den­cia­les de 2010– se pro­du­jo por su apo­yo a la ree­lec­ción de Santos y su pos­te­rior in­gre­so al ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial, mien­tras Jor­ge En­ri­que Ro­ble­do op­tó por el vo­to en blan­co. El exal­cal­de de Bo­go­tá Gus­ta­vo Pe­tro tam­bién apo­yó la ree­lec­ción de Santos y res­pal­da los acuer­dos de paz, pe­ro tie­ne di­fe­ren­cias de lar­ga da­ta con las Farc. En­tre el apo­yo a la paz y su na­tu­ra­le­za an­ti­es­ta­ble­ci­mien­to la iz­quier­da que­dó con­fun­di­da, por­que el vo­to por la paz lle­gó a en­re­dar­se con un vo­to por Juan Ma­nuel Santos.

Tam­bién­hay­ra­zo­nes­de­me­cá­ni­cae­lec­to­ral. El prin­ci­pal par­ti­do, el Po­lo, tie­ne di­fi­cul­ta­des de lle­gar en mar­zo al um­bral re­que­ri­do pa­ra con­ser­var su per­so­ne­ría ju­rí­di­ca. Ro­ble­do no ha­rá par­te de la lis­ta al Se­na­do por­que es el can­di­da­to pre­si­den­cial, y no es se­gu­ro que su su­ce­sor –Au­re­lio Suárez– ob­ten­ga la mis­ma vo­ta­ción. En cam­bio, la Farc –Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria del Co­mún– tie­ne ase­gu­ra­das diez cu­ru­les en el Con­gre­so por los acuer­dos de La Ha­ba­na, sin im­por­tar cuán­tos su­fra­gios ob­ten­ga:po­dría con­ver­tir­se en la ban­ca­da más nu­me­ro­sa de la iz­quier­da. El par­ti­do ama­ri­llo

ha he­cho una opo­si­ción cons­truc­ti­va du­ran­te va­rios años y ha vo­ta­do en fa­vor de to­dos los pro­yec­tos que im­ple­men­tan la paz,pe­ro po­dría per­der su li­de­raz­go na­tu­ral en la iz­quier­da en el con­tex­to par­la­men­ta­rio.

El otro desafío de los úl­ti­mos años ha lle­ga­do por la fron­te­ra ve­ne­zo­la­na. Ni­co­lás Ma­du­ro tie­ne una ima­gen ne­ga­ti­va de más de 90 por cien­to en­tre la opi­nión pú­bli­ca co­lom­bia­na. La cri­sis hu­ma­ni­ta­ria del país ve­cino pro­du­ce a dia­rio no­ti­cias de­plo­ra­bles y las con­se­cuen­cias de la mi­gra­ción preo­cu­pan. El uri­bis­mo ha cons­trui­do la ima­gen de que el cas­tro­cha­vis­mo es una op­ción cer­ca­na co­mo con­se­cuen­cia de los acuer­dos de paz, dis­cur­so que ma­car­ti­za las pro­pues­tas pro­gre­sis­tas.Va­rios de los can­di­da­tos de es­te sec­tor han to­ma­do dis­tan­cia an­te al go­bierno de Ma­du­ro –el pro­pio Gus­ta­vo Pe­tro– y otros son mu­cho más cer­ca­nos –Pie­dad Cór­do­ba–, pe­ro en ge­ne­ral a to­dos los afec­ta el ima­gi­na­rio que aso­cia a las ideas de iz­quier­da con la cri­sis ve­ne­zo­la­na. Y es­to va de la mano, de pa­so, con que el pén­du­lo político se in­cli­na ha­cia la de­re­cha en Amé­ri­ca La­ti­na.

Tam­bién con­tri­bu­yó a frag­men­tar a la iz­quier­da en los úl­ti­mos años el ca­rru­sel de la con­tra­ta­ción en Bo­go­tá ba­jo el go­bierno de Sa­muel Mo­reno, ele­gi­do por el Po­lo, cu­yos efec­tos aún se sien­ten.Y no so­lo por el es­pe­ra­ble cos­to político por la res­pon­sa­bi­li­dad de uno de los ca­sos de co­rrup­ción más gra­ves que re­cuer­den los co­lom­bia­nos, sino por las di­fe­ren­cias in­ter­nas so­bre có­mo en­fren­tar­lo.

Me­jor li­bra­do que to­dos sa­lió Gus­ta­vo Pe­tro, quien se apar­tó del par­ti­do y for­mó su Mo­vi­mien­to Pro­gre­sis­tas pa­ra ob­te­ner la Al­cal­día de Bo­go­tá.Pe­ro le qui­tó al Po­lo bue­na par­te de su fuer­za elec­to­ral y lo de­jó con el es­tig­ma de la co­rrup­ción. Una ban­de­ra que, pre­ci­sa­men­te, ha agi­ta­do el se­na­dor Ro­ble­do con de­ba­tes de con­trol político con­tra va­rios fun­cio­na­rios. Su én­fa­sis en es­te dis­cur­so es tal, que hoy le re­sul­ta más via­ble una alian­za con Ser­gio Fa­jar­do y Claudia Ló­pez, que ha­cen hin­ca­pié en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, que con otros par­ti­dos de iz­quier­da. Pa­ra el ac­tual can­di­da­to del Po­lo hoy es más atrac­ti­va una alian­za con­tra la co­rrup­ción que una por la paz, he­cho que lo dis­tan­cia de Cla­ra Ló­pez y de Pie­dad Cór­do­ba.

La ato­mi­za­ción de can­di­da­tu­ras so­li­ta­rias tam­bién tie­ne que ver con la di­fi­cul­tad de al­gu­nas de ellas pa­ra ha­cer coa­li­cio­nes. Y la ac­tual cam­pa­ña es un me­ca­nis­mo de alian­zas. Pe­ro tres de las as­pi­ra­cio­nes que es­tán en jue­go –Ti­mo­chen­ko, Pe­tro y Pie­dad– ocu­pan los pri­me­ros lu­ga­res en las en­cues­tas en cuan­to a ima­gen ne­ga­ti­va. Pa­ra otros par­ti­dos o mo­vi­mien­tos, las even­tua­les coa­li­cio­nes con ellos traen más cos­tos que be­ne­fi­cios. Co­mo re­sul­ta­do,los re­pre­sen­tan­tes de la iz­quier­da no tien­den a agru­par­se, sino a ais­lar­se. Mien­tras en el cen­tro y en la de­re­cha hay una di­ná­mi­ca de coa­li­cio­nes, en la iz­quier­da pro­li­fe­ran las is­las. El exal­cal­de de Bo­go­tá ha bus­ca­do acer­ca­mien­tos –“nos uni­mos o nos hun­di­mos”, di­ce–, pe­ro has­ta aho­ra no ha en­con­tra­do eco.

Ca­da uno de los can­di­da­tos en la con­tien­da tie­ne su te­rri­to­rio elec­to­ral.La ex­mi­nis­tra Cla­ra Ló­pez cuen­ta con el apo­yo de tra­ba­ja­do­res y

A LA FRAGMENTACIÓN DE LA IZ­QUIER­DA EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS CON­TRI­BU­YÓ EL CA­RRU­SEL DE LA CON­TRA­TA­CIÓN DE BO­GO­TÁ, EN­TRE OTROS FAC­TO­RES

mo­vi­mien­tos so­cia­les; Pie­dad Cór­do­ba, con gru­pos re­gio­na­les y un sec­tor del Par­ti­do Li­be­ral; a Pe­tro lo apo­ya un 30 por cien­to del elec­to­ra­do bo­go­tano y un 20 por cien­to de los elec­to­res de la cos­ta; Ro­ble­do tie­ne vo­to de opi­nión en Bo­go­tá y li­de­raz­go en­tre sin­di­ca­tos y el Moir; y Ti­mo­chen­ko as­pi­ra a que el nue­vo par­ti­do re­co­ja la sim­pa­tía co­se­cha­da por las Farc don­de ha ejer­ci­do in­fluen­cia. Pe­ro no hay una som­bri­lla ba­jo la cual pue­dan co­bi­jar­se to­dos. Se tra­ta de fe­nó­me­nos di­ver­gen­tes,al me­nos por aho­ra.Y ba­jo es­tas con­di­cio­nes, re­sul­ta po­co pro­ba­ble que la iz­quier­da asu­ma un gran pro­ta­go­nis­mo en la cam­pa­ña de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.