Con pie de­re­cho

Iván Du­que ha en­con­tra­do mu­chos obs­tácu­los en su ca­rre­ra por la can­di­da­tu­ra uri­bis­ta. Sin em­bar­go, los ha ido su­peran­do uno a uno. La rec­ta fi­nal ape­nas co­mien­za.

Semana (Colombia) - - Nación -

AUN­QUE NO SE HA PO­DI­DO lle­gar a un con­sen­so en­tre los cin­co as­pi­ran­tes uri­bis­tas del Cen­tro De­mo­crá­ti­co so­bre el me­ca­nis­mo de se­lec­ción del can­di­da­to, lo que es­tá cla­ro es que hay tres nom­bres en jue­go: Car­los Hol­mes Trujillo, Iván Du­que y Rafael Nie­to. Ba­jo el me­ca­nis­mo de es­co­ger por en­cues­ta, no so­lo las mu­je­res sino Nie­to es­tán en des­ven­ta­ja, y por eso es­te úl­ti­mo ha ve­ta­do esa fór­mu­la.

Du­ran­te mu­chas se­ma­nas Iván Du­que en­ca­be­za­ba los son­deos. Úl­ti­ma­men­te ha per­di­do el li­de­raz­go ab­so­lu­to, aun­que no ha caí­do. Pe­ro ha sor­pren­di­do que Car­los Hol­mes Trujillo, y en me­nor gra­do Nie­to, si no lo han em­pa­ta­do, han acor­ta­do las dis­tan­cias.

Hay una gran con­tra­dic­ción en Iván Du­que: es el que me­nos ex­pe­rien­cia tie­ne y al mis­mo tiem­po uno de los más op­cio­na­dos pa­ra ga­nar la can­di­da­tu­ra del Cen­tro De­mo­crá­ti­co. Es­to no obe­de­ce a que cuen­te con el afec­to de Álvaro Uri­be. Eso en reali­dad no plan­tea una ven­ta­ja, pues el ex­pre­si­den­te quie­re por igual a sus cin­co al­fi­les y ca­da uno de ellos se con­si­de­ra el pre­fe­ri­do. Pre­ci­sa­men­te, por eso el lí­der de ese par­ti­do re­sol­vió no de­ci­dir él mis­mo, sino de­jar­le la se­lec­ción a un sis­te­ma neu­tral co­mo las en­cues­tas.

El gran in­te­rro­gan­te es có­mo una per­so­na prác­ti­ca­men­te sin hoja de vi­da en ma­te­ria del ma­ne­jo del Es­ta­do tie­ne una po­si­bi­li­dad real de ser el pró­xi­mo pre­si­den­te de Co­lom­bia. Su fal­ta de ex­pe­rien­cia se ex­pli­ca en gran par­te por su ju­ven­tud. Na­ció ha­ce 41 años en Bo­go­tá, hi­jo del di­ri­gen­te li­be­ral pai­sa Iván Du­que y de Ju­lia­na Már­quez. Es­tu­dió De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Ser­gio Ar­bo­le­da y ter­mi­nó dos maes­trías en Was­hing­ton: una en De­re­cho Eco­nó­mi­co en Ame­ri­can Uni­ver­sity, y otra en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca en Geor­ge­town. Tam­bién hi­zo cur­sos en el Har­vard Bu­si­ness School y en la Es­cue­la de Go­bierno John F. Ken­nedy de la mis­ma uni­ver­si­dad. Ade­más, ha es­cri­to dos li­bros exi­to­sos so­bre la eco­no­mía na­ran­ja, te­ma que se ha con­ver­ti­do en uno de los pi­la­res de su cam­pa­ña. Se­gún es­ta teo­ría, im­pul­sar las in­dus­trias crea­ti­vas de­be­ría ser una de las lo­co­mo­to­ras del fu­tu­ro. Tam­bién pu­bli­có un tra­ba­jo ti­tu­la­do Ma­quia­ve­lo en Co­lom­bia.

Si bien su tra­yec­to­ria aca­dé­mi­ca es muy bue­na, la la­bo­ral es muy li­mi­ta­da. En 1997, con ape­nas 21 años, en­tró en el mun­do de Juan Ma­nuel Santos co­mo ase­sor de la Fun­da­ción Buen Go­bierno. Le gus­ta­ba la po­lí­ti­ca y, al igual que Uri­be, apren­día de me­mo­ria los dis­cur­sos de los gran­des je­fes li­be­ra­les co­mo Gai­tán. Des­pués de ha­ber si­do ase­sor de Santos en el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, es­te lo en­vió a la De­le­ga­ción de Co­lom­bia an­te el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) en Was­hing­ton, cu­yo je­fe era Lui­gi Eche­ve­rri, hi­jo de Fa­bio Eche­ve­rri. Santos lo con­si­de­ra­ba su pro­te­gi­do y, cuan­do se lan­zó a la Pre­si­den­cia en 2010, se reunió con él y un gru­po de per­so­nas en Nue­va York pa­ra vin­cu­lar­los a la cam­pa­ña y al fu­tu­ro go­bierno.

Has­ta ahí lle­gó la re­la­ción en­tre los dos. Aun­que no es­tá cla­ro qué tras­cen­dió en la reunión, apa­ren­te­men­te el pu­pi­lo no con­si­de­ró su­fi­cien­te lo que el fu­tu­ro pre­si­den­te le ofre­ció. Po­co tiem­po des­pués apa­re­ció Álvaro Uri­be, quien bus­ca­ba a un ayu­dan­te pa­ra es­cri­bir un in­for­me téc­ni­co so­bre un con­flic­to en­tre Tur­quía e Is­rael que le ha­bía en­car­ga­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon. El tra­ba­jo de Du­que im­pre­sio­nó al ex­pre­si­den­te y des­pués lo con­tra­tó Luis Al­ber­to Mo­reno pa­ra tra­ba­jar en el BID co­mo je­fe de la Di­vi­sión Cul­tu­ral. En esa épo­ca Uri­be, quien dic­ta­ba unas cla­ses en Geor­ge­town, lo es­co­gió co­mo asis­ten­te. En esa opor­tu­ni­dad en­tre los dos es­cri­bie­ron un tex­to ti­tu­la­do ‘El pu­ro cen­tro de­mo­crá­ti­co’, que dio ori­gen al nom­bre del par­ti­do.

Cuan­do na­ció esa co­lec­ti­vi­dad, el ex­pre­si­den­te in­vi­tó a Du­que a par­ti­ci­par en la lis­ta pa­ra el Se­na­do. En esa res­pon­sa­bi­li­dad se ha lu­ci­do. Tie­ne gran fa­ci­li­dad de ex­pre­sión y do­mi­nio de los te­mas eco­nó­mi­cos, lo cual lo ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te en esos asun­tos en el Con­gre­so. Por ini­cia­ti­va su­ya el Con­gre­so ha apro­ba­do cua­tro le­yes im­por­tan­tes: la que am­plió la li­cen­cia de ma­ter­ni­dad; la que au­to­ri­za re­ti­rar la ce­san­tía pa­ra pa­gar un se­gu­ro edu­ca­ti­vo; la que da im­pul­so a las in­dus­trias crea­ti­vas; y la que or­de­na ins­ta­lar des­fi­bri­la­do­res en lu­ga­res pú­bli­cos.

Ese desem­pe­ño im­pre­sio­nó no so­lo a Uri­be, sino al pú­bli­co. Du­que re­sul­tó ser muy me­diá­ti­co y su ca­ris­ma sa­lió a flo­te a ni­vel na­cio­nal. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les hay una opi­nión fa­vo­ra­ble so­bre él. In­clu­so los con­tra­dic­to­res del uri­bis­mo lo re­co­no­cen co­mo un hom­bre com­pe­ten­te y mo­de­ra­do. En un país po­la­ri­za­do, don­de la mi­tad de los can­di­da­tos abu­rren o asus­tan, él gus­ta y no asus­ta.

DU­QUE ORI­GI­NAL­MEN­TE ERA SANTISTA. CUAN­DO SE VOL­VIÓ URI­BIS­TA, EL PRE­SI­DEN­TE LO PU­SO EN LA LIS­TA NE­GRA

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te los que más lo cri­ti­can son al­gu­nos de sus pro­pios co­par­ti­da­rios. El ala de­re­cha del fu­ri­bis­mo, en­ca­be­za­da por fi­gu­ras co­mo Fer­nan­do Lon­do­ño, lo ven con re­ce­lo. El ex­mi­nis­tro des­cri­bió al jo­ven se­na­dor co­mo un “mo­zal­be­te in­te­li­gen­tón”. Ós­car Iván Zu­lua­ga tam­po­co lo quie­re. Eso obe­de­ce en par­te al fa­mo­so epi­so­dio con Du­da Men­do­nça en Bra­sil. Co­mo los dos ha­bían via­ja­do jun­tos a re­unir­se con el ase­sor político bra­si­le­ño, ca­da uno te­nía que­jas so­bre la po­si­ción del otro. Du­que con­si­de­ra que al no ha­ber te­ni­do na­da que ver con la ne­go­cia­ción de ho­no­ra­rios, eso de­bió ha­ber­se acla­ra­do. Zu­lua­ga con­si­de­ra que Du­que, en vez de res­pal­dar­lo po­lí­ti­ca­men­te, le pi­dió cla­ri­dad.

Co­mo era de es­pe­rar­se sus cua­tro ri­va­les por la can­di­da­tu­ra uri­bis­ta tam­po­co le tie­nen mu­cho ca­ri­ño. Co­mo su po­pu­la­ri­dad tie­ne al­go de pa­ra­cai­dis­mo y de re­la­cio­nes pú­bli­cas, pue­de ha­ber al­go de ce­los. A na­die con ex­pe­rien­cia le gus­ta que un “mo­zal­be­te in­te­li­gen­tón” lo de­rro­te. Co­mo hoy la gue­rra su­cia se libra en las re­des so­cia­les, bas­tan­te lodo le ha caí­do. Lo acu­san con fre­cuen­cia de ser santista, lo cual es un pe­ca­do mor­tal en el uri­bis­mo. De eso es to­tal­men­te inocen­te por­que si al­guien lo tie­ne en la lis­ta ne­gra es el pro­pio pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca. Al igual que Uri­be, Santos de­tec­tó en su mo­men­to el ta­len­to de su jo­ven pu­pi­lo y le vio pro­yec­ción co­mo una crea­ción pro­pia y un se­gui­dor in­con­di­cio­nal.

Esa ilu­sión du­ró po­co. Den­tro de sus pro­pias re­glas de jue­go, pa­ra el ac­tual pre­si­den­te no hay na­da más gra­ve que la des­leal­tad. Y eso en pla­ta blan­ca sig­ni­fi­ca vol­ver­se uri­bis­ta. Juan Car­los Pin­zón ca­yó en des­gra­cia por cri­ti­car al go­bierno tras ha­ber si­do la mano de­re­cha de Santos. Ger­mán Var­gas tam­bién cam­bió de ban­do, pe­ro él te­nía iden­ti­dad po­lí­ti­ca pro­pia. Sin em­bar­go, nin­guno de ellos dos se con­vir­tió en al­ter ego y el hi­jo político ‘adop­ti­vo’ de Álvaro Uri­be. Iván Du­que du­ran­te una épo­ca lo fue, y eso en la Ca­sa de Na­ri­ño es mu­cho peor que ser crí­ti­co del go­bierno.

Aho­ra que el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, es­tá de mo­da, to­dos los can­di­da­tos jó­ve­nes tra­tan de iden­ti­fi­car­se con él. Su triun­fo fue con­si­de­ra­do un gri­to de re­be­lión con­tra el es­ta­ble­ci­mien­to. Sin em­bar­go, Du­que es más Ba­rack Oba­ma que Ma­cron. El pri­mer man­da­ta­rio fran­cés con­ta­ba a sus 38 años con un ba­ga­je de ex­pe­rien­cia co­mo po­cos. Ha­bía si­do ban­que­ro de in­ver­sión con Roths­child, al­to fun­cio­na­rio en el Elí­seo, y mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Fran­cia. El ex­pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, a sus 44 años, no te­nía nin­gu­na ex­pe­rien­cia ad­mi­nis­tra­ti­va. Ha­bía si­do aca­dé­mi­co, tra­ba­ja­dor so­cial y lle­va­ba so­lo tres años en el Se­na­do cuan­do ga­nó la Pre­si­den­cia.

Du­que en cier­ta for­ma en­car­na lo mis­mo. Es in­te­li­gen­te, elo­cuen­te, ca­ris­má­ti­co y so­bre to­do me­diá­ti­co. Tie­ne dis­ci­pli­na de tra­ba­jo y co­no­ci­mien­to de los te­mas. To­do ello de por sí no hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­lo en un can­di­da­to via­ble. Pe­ro, com­bi­na­do con el res­pal­do de Álvaro Uri­be, pue­de pro­yec­tar a Du­que, si lle­ga a ser el un­gi­do, en la sor­pre­sa elec­to­ral de 2018.

PA­RA­DÓ­JI­CA­MEN­TE, TIE­NE MÁS ENEMI­GOS EN SU PRO­PIO PAR­TI­DO

QUE EN LOS OTROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.