La Co­mi­sión de la Ver­dad

Crea­da por los acuer­dos de paz con las Farc, es­ta en­ti­dad tie­ne la di­fí­cil ta­rea de pa­sar la pá­gi­na de la vio­len­cia sin re­abrir ni pro­fun­di­zar he­ri­das.

Semana (Colombia) - - Nación -

UNA SE­MA­NA AN­TES DE LO anun­cia­do,el Co­mi­té de Es­co­gen­cia hi­zo pú­bli­ca la lis­ta de los ele­gi­dos pa­ra con­for­mar la Co­mi­sión de la Ver­dad crea­da por los acuer­dos en­tre el go­bierno y las Farc. Se tra­ta de una pie­za cla­ve de la com­ple­ja ar­qui­tec­tu­ra di­se­ña­da pa­ra ha­cer via­ble el cam­bio de la lu­cha ar­ma­da por la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca le­gal, ba­sa­da en el prin­ci­pio de ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y no re­pe­ti­ción.

Apar­te de la fe­cha de la no­ti­cia,el Co­mi­té de Es­co­gen­cia –com­pues­to por 3 ex­per­tos na­cio­na­les y 2 co­lom­bia­nos– no sor­pren­dió. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les,man­tu­vo los cri­te­rios con los que ya ha­bía lle­na­do las va­can­tes de la jus­ti­cia es­pe­cial pa­ra la paz: am­plia pre­sen­cia de la mu­jer (5 de 11), re­pre­sen­ta­ti­vi­dad re­gio­nal (hay 5 an­tio­que­ños), ho­jas de vi­da con vas­ta ex­pe­rien­cia en el cam­po e in­clu­sión de mi­no­rías ét­ni­cas.Tam­po­co hu­bo di­fe­ren­cia en la pre­fe­ren­cia por miem­bros con tra­yec­to­ria en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, que en am­bos ca­sos ha ge­ne­ra­do crí­ti­cas en la de­re­cha, que la in­ter­pre­ta co­mo un su­pues­to ses­go ideo­ló­gi­co.

Es­ta­ba can­ta­do que el sa­cer­do­te je­sui­ta Francisco de Roux sal­dría ele­gi­do y que se­ría el pre­si­den­te. Su tra­ba­jo en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos es am­plia­men­te re­co­no­ci­do. Fue el pri­mer ga­na­dor del Premio Na­cio­nal de Paz, por su la­bor con las co­mu­ni­da­des del Mag­da­le­na Me­dio, y su per­so­na­li­dad dis­cre­ta y pru­den­te ge­ne­ra res­pe­to en to­dos los sec­to­res. El pro­pio ex­pre­si­den­te Álvaro Uri­be, crí­ti­co de los acuer­dos con las Farc y del tra­ba­jo del Co­mi­té de Es­co­gen­cia de la JEP y de la Co­mi­sión de la Ver­dad, se re­fi­rió en for­ma po­si­ti­va a su nom­bra­mien­to en en­tre­vis­ta con­ce­di­da a RCN Ra­dio.

Jun­to con De Roux, la co­mi­sión que­dó con­for­ma­da por Mar­ta Ruiz, con­se­je­ra edi­to­rial de SE­MA­NA; Saúl Fran­co Agu­de­lo, mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia; Ma­ría Pa­tri­cia To­bón, ase­so­ra de res­guar­dos in­dí­ge­nas; el es­pa­ñol Car­los Be­ris­tain, el úni­co ex­tran­je­ro, quien la­bo­ró en las Co­mi­sio­nes de la Ver­dad de Pa­ra­guay y Pe­rú; Lu­cía González, con tra­ba­jos en te­mas de me­mo­ria y re­so­lu­ción de con­flic­tos so­cia­les; Ma­ría Án­ge­la Sa­la­zar, vo­ce­ra de la Me­sa De­par­ta­men­tal del Con­flic­to Ar­ma­do de An­tio­quia; Car­los Os­pi­na Gal­vis, ex­miem­bro del Ejér­ci­to; Al­fre­do Mo­lano, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor; Ale­jan­dra Mi­ller, in­ves­ti­ga­do­ra de la Co­mi­sión de la Ver­dad de las Mu­je­res Víc­ti­mas del Con­flic­to; y Ale­jan­dro Va­len­cia, quien se ha desem­pe­ña­do en ac­ti­vi­da­des se­me­jan­tes en Gua­te­ma­la, Pe­rú y Ecua­dor.

Es fre­cuen­te que los pro­ce­sos de ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca pa­ra ter­mi­nar con­flic­tos in­clu­yan un me­ca­nis­mo de es­ta na­tu­ra­le­za. Así ha ocu­rri­do en to­do el mun­do, por­que las di­fe­ren­cias so­bre la in­ter­pre­ta­ción de la his­to­ria de la vio­len­cia son una de las cau­sas mis­mas del en­fren­ta­mien­to.En con­se­cuen­cia, cons­truir una na­rra­ti­va uni­fi­ca­da que reúna al­tos ni­ve­les de con­sen­so se con­si­de­ra una

LA TA­REA DE LA CO­MI­SIÓN TEN­DRÁ UN

PLA­ZO DE TRES AÑOS, BA­JO LA PRE­SI­DEN­CIA DEL PA­DRE FRANCISCO DE ROUX

con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra cam­biar el cur­so de la his­to­ria.Las víc­ti­mas de la gue­rra,ade­más, no van a ser re­sar­ci­das con jus­ti­cia ple­na pa­ra los vic­ti­ma­rios –por­que se apli­ca­rán pe­nas re­du­ci­das den­tro del con­cep­to de jus­ti­cia tran­si­cio­nal–, y la cons­truc­ción de una ver­dad com­pen­sa esa ne­ce­si­dad. Hay víc­ti­mas que pre­fie­ren el co­no­ci­mien­to pleno de los he­chos so­bre la apli­ca­ción de la jus­ti­cia.

Pe­ro sa­tis­fa­cer esos an­he­los en­fren­ta mu­chos obs­tácu­los.La in­ves­ti­ga­ción so­bre la ver­dad es una fór­mu­la pa­ra pa­sar la pá­gi­na, pe­ro tam­bién pue­de re­abrir y pro­fun­di­zar he­ri­das. La lí­nea di­vi­so­ria es del­ga­da. En la era de la pos­ver­dad y las ma­ni­pu­la­cio­nes po­lí­ti­cas de las ver­sio­nes so­bre he­chos tan com­ple­jos, el tra­ba­jo de la co­mi­sión tie­ne que re­sul­tar tan efec­ti­vo co­mo pru­den­te. Y ba­jo una po­la­ri­za­ción co­mo la que ha ge­ne­ra­do el pro­ce­so de paz, se re­que­ri­rá de mu­cho ri­gor y tino pa­ra que la ex­plo­ra­ción a fon­do de la reali­dad del con­flic­to no exa­cer­be aún más los áni­mos, lo con­tra­rio a su na­tu­ra­le­za.

Co­lom­bia tie­ne ex­pe­rien­cias en es­te cam­po. El in­for­me ¡Bas­ta ya!, ema­na­do de la Ley de Jus­ti­cia y Paz con la que se des­mo­vi­li­za­ron los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res, fue un pri­mer es­fuer­zo de re­co­pi­la­ción de la his­to­ria vio­len­ta de los úl­ti­mos años. El he­cho de que la co­mi­sión de nom­bra­mien­to, aho­ra,no ha­ya in­clui­do al his­to­ria­dor Gon­za­lo Sán­chez, quien en­ca­be­zó su redacción, se ha in­ter­pre­ta­do co­mo una se­ñal de que la Co­mi­sión de la Ver­dad no de­be re­pe­tir lo ya he­cho.Tam­po­co se tra­ta de una ins­tan­cia pa­ra­le­la pa­ra el tra­ta­mien­to ju­di­cial de los pro­ce­sos pe­na­les de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en el con­flic­to, de lo cual se ha­rá car­go la JEP.

Los pro­pios co­mi­sio­na­dos re­cien­te­men­te ele­gi­dos, ba­jo la pre­si­den­cia de Francisco de Roux, ten­drán un pa­pel en la de­fi­ni­ción de su tra­ba­jo.Aun­que hay pa­rá­me­tros fi­ja­dos por los acuer­dos en­tre el go­bierno y las Farc, la co­mi­sión de­fi­ni­rá sus pro­ce­di­mien­tos pa­ra co­no­cer la reali­dad de las re­gio­nes y pa­ra abrir me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción con las víc­ti­mas de di­ver­sos sec­to­res. La ta­rea, pa­ra la que ten­drá un pla­zo de tres años, con seis me­ses an­te­rio­res de pre­pa­ra­ción, de­fi­ni­ti­va­men­te no sig­ni­fi­ca en­ce­rrar­se en un sa­lón pa­ra re­dac­tar un nue­vo in­for­me. Lo úni­co cla­ro es que no se­rá fá­cil.

Francisco de Roux

Ale­jan­dro Va­len­cia

Al­fre­do Mo­lano Bra­vo

Ale­jan­dra Mi­ller

Saúl Fran­co Agu­de­lo

Ma­ría Pa­tri­cia To­bón

Mar­ta Ruiz Na­ran­jo

Car­los Be­ris­tain

Lu­cía González Du­que

Ma­ría Án­ge­la Sa­la­zar

Car­los Os­pi­na Gal­vis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.