Plei­to sa­gra­do

El pro­yec­to de con­ver­tir un pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co en un ho­tel ope­ra­do por una fir­ma in­ter­na­cio­nal ter­mi­nó en una pe­lea en­tre el cons­truc­tor y la Al­cal­día.

Semana (Colombia) - - Opinión -

LA SE­DE DEL CO­LE­GIO LA Sa­gra­da Fa­mi­lia se ro­ba­ba to­das las mi­ra­das no so­lo por su ar­qui­tec­tu­ra re­pu­bli­ca­na, sino por su ubi­ca­ción en el cen­tro cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­co de Ca­li. El plan­tel, orien­ta­do por las Her­ma­nas de la Pro­vi­den­cia y la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, de­jó de exis­tir ha­ce años, pe­ro el edi­fi­cio se man­tu­vo in­tac­to y en 1993 en­tró a la ca­te­go­ría de Bien de In­te­rés Cul­tu­ral (BIC).

Por esos atri­bu­tos,el ar­qui­tec­to Je­ró­ni­mo Jiménez,con su cons­truc­to­ra Je­ro S.A.S., sol­tó una idea que ca­ló en­tre 120 in­ver­sio­nis­tas, in­clui­das las re­li­gio­sas. Se tra­ta­ba de con­ver­tir­lo en un lu­jo­so ho­tel con 105 ha­bi­ta­cio­nes, sa­lo­nes de even­tos,lo­ca­les co­mer­cia­les y to­das las ame­ni­da­des co­rres­pon­dien­tes.

De esa ma­ne­ra na­ció el pro­yec­to Ho­tel Sa­gra­da Fa­mi­lia, que ope­ra­ría la fir­ma Small Lu­xury. Ese sue­ño cues­ta 70.000 mi­llo­nes de pe­sos y las obras van en un 70 por cien­to des­de 2013 cuan­do Pla­nea­ción Mu­ni­ci­pal otor­gó el per­mi­so y la cu­ra­du­ría ex­pi­dió la li­cen­cia de cons­truc­ción. Ese mo­de­lo de ne­go­cio tie­ne co­mo pre­mi­sa res­pe­tar el di­se­ño del in­mue­ble, pe­ro con una nue­va edi­fi­ca­ción que con­tras­te en una fu­sión en­tre lo an­ti­guo y lo mo­derno.

To­do ve­nía vien­to en po­pa pa­ra la inau­gu­ra­ción pre­vis­ta pa­ra di­ciem­bre.Pe­ro en enero laAl­cal­día or­de­nó sus­pen­der las obras por­que al pa­re­cer el cons­truc­tor hi­zo mo­di­fi­ca­cio­nes que al­te­ra­ron los pla­nos apro­ba­dos.

Por eso, el pro­yec­to es­tá ca­si pa­ra­do y ame­na­za con con­ver­tir­se en un ele­fan­te blan­co en una de las nue­vas zo­nas rosa de Ca­li. Mien­tras eso ocu­rre, el cons­truc­tor y la se­cre­ta­ria de Pla­nea­ción se en­fras­ca­ron en una gue­rra me­diá­ti­ca, y hay en jue­go una de­man­da por 40.000 mi­llo­nes de pe­sos. Si las par­tes no lle­gan a una con­ci­lia­ción es­te mar­tes 13 de no­viem­bre, lo más se­gu­ro es que el pro­ce­so se di­la­te y un juez de­ba de­fi­nir quién tie­ne la ra­zón.

A juz­gar por los argumentos, ni la Al­cal­día ni el cons­truc­tor da­rán su bra­zo a tor­cer. De he­cho, es­te de­nun­ció a va­rios fun­cio­na­rios de Pla­nea­ción y has­ta a la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra,Adria­na Be­tan­cur, y la ex­se­cre­ta­ria de Pla­nea­ción Mer­ce­des Ro­me­ro.

Así las co­sas, el cons­truc­tor no que­da bien pa­ra­do por­que si bien se es­for­zó por res­pe­tar el in­mue­ble, eje­cu­tó 11 mo­di­fi­ca­cio­nes al plano ini­cial, que le sig­ni­fi­ca­ron 3.000 me­tros cua­dra­dos más. Y aun­que no ob­tu­vo la li­cen­cia, in­sis­te en que con­cer­tó to­do con Pla­nea­ción. Jiménez se am­pa­ra en un do­cu­men­to de la Se­cre­ta­ría de Pla­nea­ción el 14 de sep­tiem­bre de 2016, en el que fun­cio­na­rios de­jan en­tre­ver que esa de­pen­den­cia ya es­tu­dió los pla­nos mo­di­fi­ca­dos y so­lo es­pe­ran el es­tu­dio de mo­vi­li­dad: “Sal­vo lo an­te­rior, se cum­ple con los re­qui­si­tos le­ga­les (…)”, di­ce tex­tual­men­te el ci­ta­do do­cu­men­to.

Sin em­bar­go, en la Al­cal­día ale­gan que ese do­cu­men­to no tie­ne ese al­can­ce, pues en él Pla­nea­ción sim­ple­men­te res­pon­de una

tq El ‘ren­der’ del pro­yec­to mues­tra las di­fe­ren­cias con lo le­van­ta­do. El cons­truc­tor afir­ma que le apro­ba­ron los pla­nos nue­vos con un ofi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.