Bo­fe­ta­das pa­ra Trump

Mien­tras Trump mos­tra­ba su fal­ta de so­li­dez in­ter­na­cio­nal en Chi­na, los vo­tan­tes le pa­sa­ron fac­tu­ra en las elec­cio­nes re­gio­na­les por el Ru­sia­ga­te, los ata­ques a las mi­no­rías y su irres­pon­sa­bi­li­dad en las re­la­cio­nes ex­te­rio­res.

Semana (Colombia) - - Mundo -

LAS ELEC­CIO­NES LO­CA­LES ce­le­bra­das el mar­tes en va­rios es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos tra­je­ron un ro­sa­rio de no­ti­cias des­agra­da­bles pa­ra Do­nald Trump. En Nue­va York, el al­cal­de de­mó­cra­ta, Bill de Bla­sio, lo­gró la ree­lec­ción con el 66 por cien­to de los vo­tos. En Mon­ta­na, un re­fu­gia­do li­be­riano se con­vir­tió en al­cal­de de la ca­pi­tal, He­le­na. En el es­ta­do de Was­hing­ton, Seattle eli­gió a una les­bia­na. En Kan­sas, To­pe­ka ten­drá por pri­me­ra vez una al­cal­de­sa la­ti­na. Y en Nue­va Jer­sey, un miem­bro de la mi­no­ría sij go­ber­na­rá a Ho­bo­ken.

Pe­ro el es­ta­do de Vir­gi­nia dio las gran­des sor­pre­sas. Allí, los de­mó­cra­tas les qui­ta­ron 15 cu­ru­les a los re­pu­bli­ca­nos en la Asam­blea Es­ta­tal y to­do apun­ta a que van a con­tro­lar­la por pri­me­ra vez en 20 años. Y en­tre los nue­vos con­gre­sis­tas hay va­rias sor­pre­sas, co­mo Da­ni­ca Roem, la pri­me­ra trans­gé­ne­ro en ocu­par un car­go le­gis­la­ti­vo en Es­ta­dos Uni­dos, que ade­más de­rro­tó a un ul­tra­con­ser­va­dor co­no­ci­do por sus po­si­cio­nes ho­mó­fo­bas. A su vez, los de­mó­cra­tas re­to­ma­ron el po­der de la Fis­ca­lía y se im­pu­sie­ron en la du­ra com­pe­ten­cia por la Go­ber­na­ción, que se sal­dó a fa­vor de su can­di­da­to, Ralph Nort­ham, un ve­te­rano del Ejér­ci­to. Pe­se a su fal­ta de ca­ris­ma, es­te le sa­có ca­si diez pun­tos a su con­trin­can­te, el re­pu­bli­cano Ed Gi­lles­pie, ar­tí­fi­ce de su pro­pia de­rro­ta al ba­sar su cam­pa­ña en as­pec­tos cla­ve del trum­pis­mo.Es de­cir, el mie­do a la in­mi­gra­ción, la de­fen­sa de las es­ta­tuas de los di­ri­gen­tes con­fe­de­ra­dos, el ra­cis­mo y la exal­ta­ción de los va­lo­res tra­di­cio­na­les de los blan­cos.

En efec­to, el gran de­rro­ta­do de es­tas elec­cio­nes fue el pre­si­den­te. Du­ran­te los días pre­vios a las elec­cio­nes, es­te apo­yó a Gi­lles­pie de to­das las ma­ne­ras po­si­bles. Pe­ro tras su fra­ca­so, tra­tó de des­mar­car­se con un trino des­de Co­rea del Sur, don­de es­tu­vo el mar­tes den­tro de la gi­ra ofi­cial de 12 días por cin­co paí­ses de Asia, que ter­mi­na es­te lu­nes en Fi­li­pi­nas. Ese via­je ha­bía ge­ne­ra­do enor­mes ex­pec­ta­ti­vas por cuen­ta de la cri­sis de Co­rea del Nor­te y so­bre to­do por­que se tra­ta de su pri­me­ra vi­si­ta a Chi­na, don­de se es­pe­ra­ba que Trump abor­da­ra te­mas co­mo el ci­be­res­pio­na­je, la ma­ni­pu­la­ción del yuan o las su­pues­tas tram­pas co­mer­cia­les de Bei­jing.

Pe­ro el mag­na­te se apo­có fren­te a la pom­pa y el fas­to con el que lo re­ci­bió el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, quien des­ple­gó una al­fom­bra ro­ja en la Ciu­dad Prohi­bi­da, pe­ro no le hi­zo nin­gu­na con­ce­sión. Trump, por su par­te ,‘ ol­vi­dó’ las acu­sa­cio­nes in­cen­dia­rias que for­mu­ló con­tra Chi­na du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial, di­jo que sus pre­de­ce­so­res en la Ca­sa Blan­ca eran los cul­pa­bles del éxi­to co­mer­cial chino, y se des­pi­dió con un des­con­cer­tan­te “Yo amo a Chi­na”. Y, sin em­bar­go, la fal­ta de cohe­ren­cia y los pa­pe­lo­nes que el mag­na­te ha he­cho en el ex­tran­je­ro son ape­nas dos de las ra­zo­nes por las que un nú­me­ro cre­cien­te de nor­te­ame­ri­ca­nos apo­ya a cual­quier can­di­da­to que se opon­ga a lo que él sig­ni­fi­ca.

En efec­to, des­de que se po­se­sio­nó ha­ce exac­ta­men­te un año, Trump ha go­ber­na­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra los blan­cos que lo eli­gie­ron. Por un la­do, ex­clu­yó a las mu­je­res de su ga­bi­ne­te, hu­mi­lló a los tran­se­xua­les al echar­los del Ejér­ci­to por Twit­ter, tra­tó a los re­fu­gia­dos co­mo te­rro­ris­tas en potencia, y du­ran­te me­ses ha he­cho to­do lo po­si­ble por sa­car a los mu­sul­ma­nes y a los la­ti­nos del país. Por el otro, ha en­sal­za­do la su­pre­ma­cía blan­ca y ha exa­cer­ba­do el de­ba­te so­bre el por­te de ar­mas, in­clu­so en los mo­men­tos más do­lo­ro­sos. Así lo hi­zo el lu­nes des­pués de que un exa­via­dor de la Fuer­za Aé­rea ma­tó a san­gre fría a 26 per­so­nas en una igle­sia de Kan­sas con un ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co. Con más con­trol en la ven­ta de ar­mas, di­jo el mag­na­te, “ha­bría ha­bi­do cien­tos de muer­tos”.

Del mis­mo mo­do, su go­bierno se ha con­ver­ti­do en un ni­do de con­flic­tos de in­te­rés, pues el mag­na­te, sus fa­mi­lia­res y al­gu­nos miem­bros de su ga­bi­ne­te se han apro­ve­cha­do de sus car­gos pa­ra en­ri­que­cer­se sin im­por­tar­les los es­cán­da­los que esa ile­ga­li­dad ha ge­ne­ra­do. El lu­nes su se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, Wil­bur Ross, pro­ta­go­ni­zó el úl­ti­mo, pues se­gún los Pa­ra­di­se Pa­pers tie­ne víncu­los co­mer­cia­les con una em­pre­sa na­vie­ra es­tre­cha­men­te li­ga­da a los go­bier­nos de Ve­ne­zue­la y so­bre to­do de Ru­sia. Es de­cir, el país que ur­dió una tra­ma pa­ra lle­var a Trump al po­der. To­do jus­to cuan­do las pes­qui­sas por la po­si­ble co­lu­sión de su cam­pa­ña con el Krem­lin avan­zan pe­li­gro­sa­men­te.

Hoy la gran pre­gun­ta es si la pa­li­za elec­to­ral que sus po­lí­ti­cas re­ci­bie­ron el lu­nes es flor de un día o un sín­to­ma de lo que ven­drá en las elec­cio­nes de me­dio man­da­to en 2018 cuan­do es­ta­rán en jue­go to­dos los es­ca­ños del Se­na­do, un ter­cio de los de la Cá­ma­ra y 39 Go­ber­na­cio­nes. Por aho­ra, a mu­chos re­pu­bli­ca­nos los tie­ne pen­san­do la suer­te que co­rrió Gi­lles­pie por abra­zar las po­lí­ti­cas de Trump. n

tu Do­nald Trump lu­ció apo­ca­do el mar­tes du­ran­te su reunión con el lí­der chino Xi Jin­ping. Un día des­pués, los de­mó­cra­tas lo­gra­ron una im­por­tan­te vic­to­ria en Vir­gi­nia y otros es­ta­dos. En­tre los ga­na­do­res se en­cuen­tra Da­ni­ca Roem, la pri­me­ra trans­gé­ne­ro en ocu­par un car­go le­gis­la­ti­vo en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.