Af­te­ri­ma­ge

En su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Andrzej Waj­da ha­ce el re­tra­to me­lan­có­li­co de un pin­tor de van­guar­dia que en­tró en con­flic­to con los pre­cep­tos es­té­ti­cos del rea­lis­mo so­cia­lis­ta. ★★1/2

Semana (Colombia) - - Cultura - Por Ma­nuel Kal­ma­no­vitz G.

TÍ­TU­LO ORI­GI­NAL: POWIDOKI PAÍS: PO­LO­NIA

AÑO: 2016

DI­REC­TOR: ANDRZEJ WAJ­DA GUION: ANDRZEJ MULARCZYK

AC­TO­RES: BO­GUS­LAW LIN­DA, ZOFIA WICHLACZ

DU­RA­CIÓN: 98 MIN

EL PO­LA­CO ANDRZEJ Waj­da, per­te­ne­cien­te a esa ge­ne­ra­ción de gran­des di­rec­to­res que hoy es­tán ca­mino a la ex­tin­ción, mu­rió en oc­tu­bre de 2016 y de­jó ter­mi­na­da es­ta pe­lí­cu­la que,si uno la en­tien­de co­mo la no­ta fi­nal de una ca­rre­ra lar­ga y pro­lí­fi­ca, tie­ne al­go es­pe­cial­men­te me­lan­có­li­co y de­s­es­pe­ran­za­do.

Se tra­ta del re­cuen­to frag­men­ta­rio de la caí­da de un ar­tis­ta im­por­tan­te que,en la Po­lo­nia co­mu­nis­ta, fue mar­gi­na­do de las es­truc­tu­ras de po­der en un mo­men­to en el que ese mar­gi­na­mien­to (sin li­bre­tas de ra­cio­na­mien­to ni car­net gre­mial) im­pli­ca­ba no so­lo el ais­la­mien­to, sino la muer­te.

Es un dra­ma que ter­mi­na por re­cor­dar que el ar­te se si­túa siem­pre en un con­tex­to his­tó­ri­co y so­cial, y que pa­ra exis­tir no es su­fi­cien­te la li­ber­tad, el con­ven­ci­mien­to o la crea­ti­vi­dad in­di­vi­dual.

El fil­me se cen­tra en los cua­tro años fi­na­les de Wladys­law Strze­mins­ki (Bo­gus­law Lin­da),un pin­tor de van­guar­dia que,en 1948, ya se en­cuen­tra en la ori­lla opues­ta al rea­lis­mo so­cia­lis­ta (ese gé­ne­ro opre­si­vo, op­ti­mis­ta, fi­gu­ra­ti­vo y di­dác­ti­co) que tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se ha­bía vuel­to la es­té­ti­ca ofi­cial de los paí­ses tras la Cor­ti­na de Hie­rro.

La pe­lí­cu­la to­ca de la­do el te­ma apa­sio­nan­te de có­mo la van­guar­dia fue uti­li­za­da por las re­vo­lu­cio­nes de co­mien­zos del si­glo XX pa­ra de­mos­trar su sin­to­nía con el fu­tu­ro an­tes de que Sta­lin lle­ga­ra al po­der y la con­vir­tie­ra en una co­rrien­te cen­su­ra­da y per­se­gui­da co­mo un pe­li­gro pa­ra la in­te­gri­dad mo­ral del pue­blo. En ese sen­ti­do, Af­te­ri­ma­ge ofre­ce un re­tra­to del cos­to hu­mano de esa po­lí­ti­ca.

La apro­xi­ma­ción es mi­nu­cio­sa y so­lo hay un mo­men­to que es­ca­pa al rea­lis­mo du­ro, al co­mien­zo, cuan­do el uso del co­lor da cla­ves poé­ti­cas so­bre el cho­que que ven­drá. Strze­mins­ki, sin una pier­na ni un bra­zo, es­tá sen­ta­do pin­tan­do en el pi­so de su apar­ta­men­to cuan­do de re­pen­te la at­mós­fe­ra se ti­ñe de ro­jo. En su edi­fi­cio es­tán col­gan­do un pen­dón gi­gan­te con el ros­tro de Sta­lin son­rien­do be­né­vo­la­men­te y el ro­jo que cam­bia el am­bien­te del cuar­to es el de la pro­pa­gan­da que le es­tán po­nien­do en­ci­ma.

El re­cuen­to que se ha­ce de la caí­da va ha­cién­do­se en in­cre­men­tos e in­clu­ye su ex­pul­sión de la aca­de­mia de ar­te don­de dic­ta cla­ses, la can­ce­la­ción de su mem­bre­sía en el gre­mio de ar­tis­tas, el apo­yo in­fruc­tuo­so de un poe­ta re­co­no­ci­do y la com­pa­ñía de sus es­tu­dian­tes que atem­pe­ra un po­co su ais­la­mien­to.

Lo me­tó­di­co del cas­ti­go re­cuer­da que los re­gí­me­nes re­pre­si­vos y to­do­po­de­ro­sos son ca­pa­ces de des­truir ca­pri­cho­sa­men­te a quien con­si­de­ren su enemi­go, no im­por­ta su re­co­rri­do, ta­len­to o co­ne­xio­nes.

En el rea­lis­mo del fil­me sien­te uno al­go pa­ra­dó­ji­co: ¿no ha­bría si­do me­jor ho­me­na­jear a al­guien tan preo­cu­pa­do con las po­si­bi­li­da­des for­ma­les del ar­te y con su ma­ne­ra de afec­tar la per­cep­ción de una ma­ne­ra menos con­ven­cio­nal?

Sin ver con de­te­ni­mien­to su obra, ni ofre­cer lu­ces so­bre la dis­cu­sión acer­ca del pa­pel del ar­te, tan im­por­tan­te pa­ra su ex­clu­sión, la pe­lí­cu­la se vuel­ve menos un ho­me­na­je a un ar­tis­ta mal­tra­ta­do y más una ale­go­ría de có­mo el po­der sin lí­mi­tes pue­de atro­pe­llar a cual­quie­ra.

pq El re­co­no­ci­do ac­tor po­la­co Bo­gus­law Lin­da asu­mió el re­to de in­ter­pre­tar al ar­tis­ta

Wladys­law Strze­mins­ki en sus úl­ti­mos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.