EL COLETAZO DE REFICAR Las acu­sa­cio­nes de la Con­tra­lo­ría de­jan cla­ro que hu­bo un da­ño fis­cal con los ma­yo­res cos­tos de cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría de­ri­va­dos de ma­las de­ci­sio­nes de in­ver­sión, pe­ro no se tra­tó de un ele­fan­te blan­co. Los impu­tados ten­drán q

Semana (Colombia) - - Sumario -

Las acu­sa­cio­nes de la Con­tra­lo­ría de­jan cla­ro que hu­bo un da­ño fis­cal con los ma­yo­res cos­tos de cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría de­ri­va­dos de ma­las de­ci­sio­nes de in­ver­sión, pe­ro no se tra­tó de un ele­fan­te blan­co. Los impu­tados ten­drán que ex­pli­car aho­ra qué pa­só.

UN AÑO DES­PUÉS DE CO­men­zar la in­ves­ti­ga­ción for­mal por de­tri­men­to pa­tri­mo­nial al Es­ta­do, ge­ne­ra­do por la cons­truc­ción de la Re­fi­ne­ría de Car­ta­ge­na (Reficar), la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca aca­ba de se­ña­lar cul­pa­bles. La en­ti­dad ase­gu­ra que el país ha­bría per­di­do 2.433 mi­llo­nes de dó­la­res en las in­ver­sio­nes rea­li­za­das pa­ra mo­der­ni­zar la re­fi­ne­ría en­tre 2011 y 2015. Por es­te de­tri­men­to de­be­rán res­pon­der 15 per­so­nas y 5 empresas.

En­tre los impu­tados apa­re­cen nue­ve miem­bros de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Reficar, a quie­nes la en­ti­dad se­ña­la de ha­ber ejer­ci­do una ges­tión fis­cal irre­gu­lar de las in­ver­sio­nes del pro­yec­to, y seis fun­cio­na­rios de la em­pre­sa, acu­sa­dos de con­tri­buir a la pér­di­da de las in­ver­sio­nes en el pro­yec­to. Tam­bién de­be­rán res­pon­der so­li­da­ria­men­te cin­co empresas: CBI Ame­ri­cas Ltd., Chicago Brid­ge & Iron Com­pany UK,CBI Co­lom­bia S. A., Fos­ter Whee­ler USA Cor­po­ra­tion y Pro­cess Con­sul­tants Inc.

En cam­bio, la Con­tra­lo­ría ar­chi­vó los pro­ce­sos con­tra 16 miem­bros de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Eco­pe­trol en dis­tin­tos pe­rio­dos. La en­ti­dad con­fir­mó que no hu­bo ‘cul­pa gra­ve’ en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes por­que la eje­cu­ción de las in­ver­sio­nes le co­rres­pon­día di­rec­ta­men­te a la jun­ta de Reficar y no a la de Eco­pe­trol, que tie­ne un ré­gi­men de ma­ne­jo in­de­pen­dien­te en sus fi­lia­les.

Sin du­da, las acu­sa­cio­nes anun­cia­das la se­ma­na pa­sa­da con­vier­ten a es­te en el ma­yor ca­so de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal de la his­to­ria del país, co­mo quie­ra que los acu­sa­dos de­be­rán res­pon­der por más de 5 bi­llo­nes de pe­sos. Al fin y al ca­bo, el cos­to ini­cial del pro­yec­to se ha­bía es­ti­ma­do en 3.777 mi­llo­nes de dó­la­res y ter­mi­nó por cos­tar 8.326 mi­llo­nes de dó­la­res.

Tras la acu­sa­ción for­mu­la­da la se­ma­na pa­sa­da, aho­ra vie­ne un pro­ce­so de no­ti­fi­ca­cio­nes per­so­na­les pa­ra los acu­sa­dos que to­ma al­re­de­dor de diez días há­bi­les. Una vez ter­mi­nen, el con­tra­lor ge­ne­ral, Ed­gar­do Ma­ya, deberá re­vi­sar el ex­pe­dien­te a ma­ne­ra de consulta du­ran­te un mes, pa­ra de­ci­dir si hay mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra con­fir­mar las impu­tacio­nes o pa­ra ar­chi­var el pro­ce­so.

Si el con­tra­lor en­cuen­tra mérito pa­ra con­ti­nuar el pro­ce­so, los acu­sa­dos ten­drán diez días há­bi­les pa­ra pre­sen­tar des­car­gos y so­li­ci­tar nue­vas prue­bas, cu­ya rea­li­za­ción la en­ti­dad po­drá acep­tar o ne­gar. Pos­te­rior men­te, pro­ce­de­rá a ex­pe­dir el fa­llo. Sin em­bar­go, no es cla­ro que el ac­tual con­tra­lor ten­ga el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra dic­tar su ve­re­dic­to, ya que su pe­rio­do ven­ce el 4 de sep­tiem­bre.

¿QUÉ PA­SÓ?

Las impu­tacio­nes de car­gos de la Con­tra­lo­ría de­jan en cla­ro que aun­que hu­bo un da­ño fis­cal, no se tra­tó de una obra mal eje­cu­ta­da o un ele­fan­te blan­co, pues la re­fi­ne­ría es­tá com­ple­ta­men­te ope­ra­ti­va.Pe­ro sí apa­re­cie­ron ma­las de­ci­sio­nes de in­ver­sión, de­mo­ras en su eje­cu­ción y un ele­va­do cos­to fi­nan­cie­ro –es­ti­ma­do en más de 4.500 mi­llo­nes de dó­la­res en in­tere­ses–. En úl­ti­mas, el re­torno de los re­cur­sos in­ver­ti­dos tar­da­rá más tiem­po en lle­gar, por lo que la Con­tra­lo­ría cal­cu­la en 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res el cos­to to­tal del pro­yec­to.

Los miem­bros de jun­ta de Reficar impu­tados son el ex pre­si­den­te de Eco­pe­trol Ja­vier Gu­tié­rrez, Pe­dro Ro­sa­les, ex vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Downs­tream; Dia­na Ca­lix­to, ex­je­fe de la uni­dad cor­po­ra­ti­va de fi­lia­les de Eco­pe­trol; Her­nan­do Jo­sé Gó­mez, Henry Me­di­na, Uriel Sa­la­zar;, Natalia Gu­tié­rrez, As­trid Mar­tí­nez y Car­los Gus­ta­vo Arrie­ta, miem­bros in­de­pen­dien­tes. Los fun­cio­na­rios de Reficar acu­sa­dos son Or­lan­do Ca­bra­les; Re­yes Rei­no­so; Mag­da Ma­no­sal­va; Car­los Bus­ti­llo;An­drés Rie­ra,así co­mo Cé­sar Bar­co, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de pro­yec­tos de Eco­pe­trol

Al cues­tio­nar dón­de se pre­sen­ta­ron las fa­llas,la Con­tra­lo­ría en­con­tró gas­tos ex­ce­si­vos en mano de obra,mala pla­nea­ción y eje­cu­ción

a car­go de CBI, la em­pre­sa es­co­gi­da pa­ra desa­rro­llar es­te pro­yec­to. Y un pa­pel po­co efectivo del in­ter­ven­tor, que de­bía ad­ver­tir y po­ner co­to a las irre­gu­la­ri­da­des en los gas­tos.

Sin em­bar­go, hay que te­ner en cuen­ta que tam­bién hu­bo fac­to­res ex­ter­nos que afec­ta­ron el pro­yec­to.En­tre ellos,una pro­lon­ga­da huel­ga de tra­ba­ja­do­res, los da­ños ge­ne­ra­dos por el fe­nó­meno de La Ni­ña de 2011 en una de las peo­res tem­po­ra­das in­ver­na­les pa­ra el país y has­ta un ma­yor cos­to pa­ra aten­der la des­con­ta­mi­na­ción en una par­te im­por­tan­te del te­rreno don­de se lle­va­ba a ca­bo la obra. To­dos es­tos fac­to­res se con­ju­ga­ron pa­ra co­rrer los cro­no­gra­mas y au­men­tar los gas­tos.

La Con­tra­lo­ría cues­tio­nó tam­bién que los ma­yo­res cos­tos no se de­ri­va­ron de un au­men­to en el ta­ma­ño de las obras, es de­cir, no se hi­cie­ron más edi­fi­cios, ma­qui­na­ria o ma­te­ria­les, sino que hu­bo una ex­ce­si­va con­tra­ta­ción de mano de obra, en la que se gas­ta­ron más de 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res.

No obs­tan­te, es­ta cir­cuns­tan­cia tie­ne una ex­pli­ca­ción pa­ra al­gu­nos de los acu­sa­dos. Aun­que la con­tra­ta­ción de mano de obra re­sul­ta ex­tra­va­gan­te pa­ra mu­chos, lo cier­to es que los cálcu­los ini­cia­les no se cum­plie­ron, en­tre otras ra­zo­nes, por­que no ha­bía en el país la can­ti­dad de per­so­nal ex­per­to en la­bo­res es­pe­cí­fi­cas, co­mo sol­da­do­res y elec­tri­cis­tas, de los que se re­que­rían unos 7.000. Tam­bién por­que se to­mó en cuen­ta la pro­duc­ti­vi­dad de un tra­ba­ja­dor en el gol­fo de Mé­xi­co –mu­cho más en­tre­na­do y con ma­yor ex­pe­rien­cia– que em­plea­dos co­lom­bia­nos no al­can­za­ron.

Ade­más, el país no con­ta­ba pa­ra esa fe­cha con el per­so­nal re­que­ri­do por­que po­co an­tes de co­men­zar la cons­truc­ción de Reficar arran­có la obra del oleo­duc­to de Ocen­sa, que cap­tó bue­na par­te de los sol­da­do­res y elec­tri­cis­tas re­que­ri­dos en Car­ta­ge­na. Tam­po­co exis­tía en el país la mano de obra ca­li­fi­ca­da pa­ra es­tas la­bo­res.

En ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad, la de los em­plea­dos co­lom­bia­nos re­sul­tó te­ner so­lo la mi­tad o un ter­cio de lo es­pe­ra­do, y es­to obli­gó a au­men­tar en for­ma im­por­tan­te la nómina, así co­mo con­tra­tar ex­per­tos de otros paí­ses. Con una nómina mu­cho más abul­ta­da, tam­bién au­men­ta­ron los de­no­mi­na­dos ‘cos­tos del due­ño’ que in­cluían te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra más am­plia pa­ra ali­men­ta­ción e ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias, lo cual ge­ne­ró un ma­yor cos­to.

Los cam­bios en el valor fi­nal del pro­yec­to cons­ti­tu­yen otro de los gran­des cues­tio­na­mien­tos de la Con­tra­lo­ría, que se­ña­la que los so­bre­cos­tos lle­va­ron a que una obra cal­cu­la­da ini­cial­men­te en 3.777 mi­llo­nes de dó­la­res ter­mi­na­ra por cos­tar 8.326 mi­llo­nes de dó­la­res. Los miem­bros de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Reficar apro­ba­ron es­tos au­men­tos en el pre­su­pues­to por me­dio de cin­co ‘con­tro­les de cam­bios’. Los ma­yo­res cues­tio­na­mien­tos re­caen so­bre el se­gun­do, ter­ce­ro y cuar­to, en los que la Con­tra­lo­ría en­con­tró cos­tos in­jus­ti­fi­ca­dos.

¿Por qué se ne­ce­si­ta­ban es­tos con­tro­les de cam­bios? Al­gu­nos de los cues­tio­na­dos di­cen que sí por­que el pre­su­pues­to ini­cial se cal­cu­ló te­nien­do en cuen­ta el avan­ce de in­ge­nie­ría de tan so­lo el 60 por cien­to. Eso hi­zo que cuan­do la in­ge­nie­ría de de­ta­lle iba al 93,4 por cien­to, se hi­cie­ra ne­ce­sa­rio un se­gun­do con­trol de cam­bios pa­ra apro­vi­sio­nar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra la obra, y el pre­su­pues­to subió has­ta los 5.148 mi­llo­nes de dó­la­res.En el ter­cer con­trol de cam­bios subió a 6.902 mi­llo­nes de dó­la­res, en el cuar­to a 7.653 mi­llo­nes y en el quin­to a 8.016 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro to­da­vía es­tá por re­sol­ver­se la pre­gun­ta de si es­tos au­men­tos se jus­ti­fi­ca­ban en el cos­to de la obra o si al­gu­nos re­sul­ta­ron in­fla­dos.

Tam­bién la jun­ta apro­bó nue­vos ajus­tes en el pro­yec­to pa­ra aten­der con­tin­gen­cias co­mo los da­ños pro­vo­ca­dos por la tem­po­ra­da in­ver­nal, que ade­más re­tra­só las obras; la ne­go­cia­ción de me­jo­ras sa­la­ria­les pa­ra so­lu­cio­nar el pa­ro de tra­ba­ja­do­res que tar­dó cer­ca de dos me­ses; y la des­con­ta­mi­na­ción del te­rreno. La Con­tra­lo­ría cree que las ase­gu­ra­do­ras cu­brie­ron bue­na par­te de ellos o que eran con­tin­gen­cias ya pre­vis­tas en el pre­su­pues­to ini­cial.

La res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal que la Con­tra­lo­ría les im­pu­tó a los 15 fun­cio­na­rios

LA AC­TUA­CIÓN DE LA CON­TRA­LO­RÍA SE AJUSTA A LAS NOR­MAS VI­GEN­TES, PE­RO ES­TAS DE­BEN TE­NER AL­GU­NA

FLE­XI­BI­LI­DAD PA­RA AJUS­TAR­SE A LA REALI­DAD

que par­ti­ci­pa­ron en las de­ci­sio­nes que die­ron ori­gen a es­te mo­nu­men­tal des­fa­se en cos­tos es ju­rí­di­ca­men­te vá­li­da, pe­ro al­go in­jus­ta e in­via­ble en la prác­ti­ca. Pa­ra co­men­zar, a nin­guno lo acu­san de ha­ber­se ro­ba­do un cen­ta­vo, sino sim­ple­men­te de ha­ber to­ma­do de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das. En Reficar hu­bo mu­cha co­rrup­ción, pe­ro no de quie­nes ten­drán que res­pon­der con su pa­tri­mo­nio an­te la Con­tra­lo­ría.

Asu­mien­do que ca­da uno de ellos ten­ga un pa­tri­mo­nio de 2.000 mi­llo­nes de pe­sos y que lo en­tre­guen to­do por res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, el Es­ta­do re­cu­pe­ra­ría a lo su­mo 30.000 mi­llo­nes de pe­sos, es de­cir, 10 mi­llo­nes de dó­la­res de los 2.400 mi­llo­nes del hue­co. La ac­tua­ción de la Con­tra­lo­ría se ajusta a las nor­mas vi­gen­tes pe­ro es­tas, a su turno, de­be­rían te­ner al­gu­na fle­xi­bi­li­dad pa­ra ajus­tar­se a la reali­dad. De­jar en la ca­lle a per­so­nas que pres­tan­do un servicio pú­bli­co pu­die­ron co­me­ter erro­res ha­rá muy di­fí­cil que en el fu­tu­ro pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes se le mi­dan a es­tos ries­gos.

tu La Con­tra­lo­ría im­pu­tó res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal en las obras de la re­fi­ne­ría de Car­ta­ge­na a 15 per­so­nas y 5 empresas, por un to­tal de 2.400 mi­llo­nesde dó­la­res.

t El con­tra­lor Ed­gar­do Ma­ya di­ce que el es­cán­da­lo de Reficar pro­du­jo el ma­yor de­tri­men­topa­tri­mo­nial al Es­ta­do en la his­to­ria.El al­to fun­cio­na­rio ten­drá que re­sol­veres­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.