PSI­CO­LO­GÍA

Así no es el ma­tri­mo­nio

Semana (Colombia) - - Sumario -

POR SER UNA ex­pe­rien­cia co­mún, pe­ro al mis­mo tiem­po úni­ca, hay mu­chas re­co­men­da­cio­nes pa­ra te­ner una exi­to­sa re­la­ción de pa­re­ja. Al­gu­nas han he­cho ca­rre­ra co­mo ver­da­des que na­die con­tra­di­ce. Pe­ro los psi­có­lo­gos John y Julie Gott­man, los Mas­ters y John­son del ma­tri­mo­nio, fun­da­do­res del Ins­ti­tu­to Gott­man, se han de­di­ca­do a investigar cien­tí­fi­ca­men­te es­te ti­po de re­la­cio­nes du­ran­te 40 años y han lo­gra­do es­ta­ble­cer cuá­les son sim­ples mi­tos. Es­tos cin­co apa­re­cen con ma­yor fre­cuen­cia.

1 LAS PA­RE­JAS DE­BEN TE­NER IN­TERE­SES SI­MI­LA­RES

Los es­tu­dios han en­con­tra­do que las pa­re­jas si­mi­la­res en es­tra­to so­cial, edu­ca­ción e in­clu­so ge­né­ti­ca son más pro­pen­sas a jun­tar­se que a re­pe­ler­se. Pe­ro cu­rio­sa­men­te esa coin­ci­den­cia en los gus­tos no ha mos­tra­do ser una va­ria­ble de pe­so pa­ra man­te­ner a las pa­re­jas uni­das. “Lo im­por­tan­te no es lo que ha­gan jun­tos, sino có­mo in­ter­ac­túan”, di­ce John Gott­man en uno de sus ar­tícu­los pu­bli­ca­do en el Was­hing­ton Post. De acuer­do con sus ex­pe­ri­men­tos, la pro­por­ción de in­ter­ac­cio­nes ne­ga­ti­vas y po­si­ti­vas pro­nos­ti­ca con ma­yor se­gu­ri­dad el éxi­to de la pa­re­ja. Se­gún el ex­per­to, la pro­por­ción má­gi­ca es de 5 co­men­ta­rios po­si­ti­vos por 1 ne­ga­ti­vo. En in­ves­ti­ga­cio­nes que da­tan de la dé­ca­da de los se­ten­ta, en las que Gott­man ana­li­zó có­mo pe­lea­ban las pa­re­jas, que­dó cla­ro que quie­nes te­nían esa pro­por­ción eran más es­ta­bles. Las in­fe­li­ces, por el con­tra­rio, tie­nen menos co­men­ta­rios po­si­ti­vos y más ne­ga­ti­vos. Por in­ter­ac­ción ne­ga­ti­va se en­tien­de ex­pre­sar la ra­bia por me­dio de crí­ti­cas, des­dén o con ges­tos co­mo vol­tear los ojos. En­tre las po­si­ti­vas es­tá de­cir co­sas gen­ti­les que de­mues­tren in­te­rés y ex­pre­sen afec­to o ges­tos co­mo to­mar­le la mano al otro o pe­dir per­dón.

2 LA IN FI­DE­LI­DAD CAU­SA LA MA­YOR CAN­TI­DAD DE DIVORCIOS

La ma­yo­ría cree que ser in­fiel es la fuente de rup­tu­ra más im­por­tan­te de las re­la­cio­nes amo­ro­sas.En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el si­tio es­pe­cia­li­za­do Mar ria ge.com, la trai­ción en­ca­be­za el lis­ta­do por en­ci­ma del ma­ne­jo del dinero, la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y las pe­leas con­ti­nuas. Aun­que na­die du­da de que un af­fai­re ge­ne­ra un te­rri­ble re­me­zón, la evi­den­cia que ha re­co­gi­do el Ins­ti­tu­to Gott­man mues­tra que los ca­chos son el sín­to­ma de un pro­ble­ma más an­ti­guo al que no le pu­sie­ron la aten­ción de­bi­da. En efec­to, un estudio rea­li­za­do por el Ma­rria­ge Me­dia­tion Pro­ject en­con­tró que 80 por cien­to de las pa­re­jas adu­cían que se se­pa­ra­ron o di­vor­cia­ron por el dis­tan­cia­mien­to emo­cio­nal. So­lo el 25 por cien­to se­ña­ló una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial. Lo con­fir­ma­ron los es­tu­dios de Gotm­man, en los que las pa­re­jas se­ña­la­ron que se di­vor­cia­ron por la so­le­dad.La in­fi­de­li­dad pro­vino de ese pro­ble­ma.

3 NUN­CA VA­YAN BRAVOS A LA CAMA

Los re­cién ca­sa­dos re­ci­ben ese con­se­jo con fre­cuen­cia. Así las co­sas, cuan­do pe­lean en la no­che mu­chos se sien­ten ten­ta­dos a arre­glar el te­ma co­mo sea con tal de cum­plir esa re­gla. Pe­ro se­gún Gott­man, una pe­lea ne­ce­si­ta tiem­po y reposo. En un estudio en el cual bus­ca­ban ver las reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas sur­gi­das en una dis­cu­sión en la pa­re­ja, en­con­tra­ron que en ese mo­men­to am­bos tie­nen al­to ni­vel de es­trés re­fle­ja­do en un rit­mo car­dia­co ace­le­ra­do, au­men­to del cor­ti­sol en la san­gre y su­do­ra­ción. Y cuan­do los áni­mos es­tán cal­dea­dos “es im­po­si­ble te­ner una con­ver­sa­ción ra­cio­nal”, di­ce Gott­man. La si­guien­te fa­se del ex­pe­ri­men­to con­sis­tió en dar­les una re­vis­ta du­ran­te 30 mi­nu­tos an­tes de vol­ver a ha­blar con sus con­sor­tes. Con es­ta in­te­rrup­ción, el se­gun­do en­cuen­tro fue mu­cho más po­si­ti­vo por­que sus or­ga­nis­mos es­ta­ban más cal­ma­dos en tér­mi­nos fi­sio­ló­gi­cos y “eso los ayu­dó a co­mu­ni­car­se ra­cio­nal­men­te y con ma­yor res­pe­to”, di­ce. En otro estudio los ex­per­tos han ob­ser­va­do que las pa­re­jas tie­nen di­fe­ren­tes es­ti­los pa­ra li­diar con las desave­nen­cias. Ade­más, la evi­den­cia mues­tra que cer­ca de dos ter­cios de los te­mas por los que pe­lean los ca­sa­dos son re­cu­rren­tes. “De es­ta for­ma no se­rá po­si­ble arre­glar un asun­to de es­tos así se que­de des­pier­to to­da la no­che tra­tan­do de ha­cer­lo”. Pe­ro las pa­re­jas sí pue­den pro­cu­rar ir­se a dor­mir con la pe­lea pen­dien­te, pe­ro en bue­nos tér­mi­nos, sin in­sul­tos ni ges­tos de ra­bia. Una no­che de sueño pue­de ser to­do lo que ne­ce­si­tan pa­ra di­ri­mir las di­fe­ren­cias.

4 LOS ACUER­DOS NA­DA GA­RAN­TI­ZAN Lle­gar a un acuer­do so­bre quién asu­me de­ter­mi­na­das ta­reas de la ca­sa es

im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de una re­la­ción. Al­gu­nas pa­re­jas co­mo Mark Zuc­ker­berg y Pris­ci­lla Chan han re­co­no­ci­do que tie­nen un con­tra­to en el que es­pe­ci­fi­can sus prác­ti­cas pun­tua­les, co­mo “te­ner una ci­ta a la se­ma­na, pa­sar un mí­ni­mo de 100 mi­nu­tos a so­las, sa­lir del apar­ta­men­to y es­tar ale­ja­dos de Fa­ce­book”. Otros, co­mo la pe­rio­dis­ta de The New York Ti­mes Mandy Len Ca­tron, con­fe­só ha­ber fir­ma­do un con­tra­to con su pa­re­ja con es­ti­pu­la­cio­nes que van des­de “cuán­to tiem­po pue­den que­dar­se los hués­pe­des en ca­sa has­ta quién pa­ga una fac­tu­ra”. Aun­que al­gu­nos ex­per­tos fa­vo­re­cen esa idea, pues en al­gu­nos ca­sos po­dría ase­gu­rar una co­mu­ni­ca­ción más cla­ra y re­du­cir los ni­ve­les de in­sa­tis­fac­ción y an­sie­dad, otros di­cen que po­dría ser un desas­tre, ya que no exis­te nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca de sus be­ne­fi­cios. En 1977, el in­ves­ti­ga­dor Ber­nard Murs­tein des­cu­brió que los ma­tri­mo­nios orien­ta­dos a la reciprocidad eran menos exi­to­sos, pues las ex­pec­ta­ti­vas in­cum­pli­das au­men­ta­ban la crí­ti­ca y el des­pre­cio mu­tuo. John Gott­man coin­ci­de en que un con­tra­to no so­lu­cio­na los pro­ble­mas de raíz, pues es­tos de­be­rían “pro­ve­nir de un lu­gar de ge­ne­ro­si­dad y de­sin­te­rés, en lu­gar de es­tar mar­ca­dos por una obli­ga­ción”. Se­gún un estudio de 3.000 pa­re­jas de Har­vard Bu­si­ness School, la so­lu­ción es des­ha­cer­se del con­tra­to y gas­tar ese dinero en un servicio de lim­pie­za, en el ca­so de que el pro­ble­ma sea ten­der la cama o la­var los pla­tos. Sim­ple­men­te por­que así po­drán pa­sar jun­tos más tiem­po y pe­lear menos. Los ex­per­tos ad­vier­ten que tam­bién es im­por­tan­te apren­der a acep­tar que hay co­sas que no pue­den ser de­cre­ta­das, ni si­quie­ra con un con­tra­to.

5

LA TE­RA­PIA DE

PA­RE­JA SO­LO SIR­VE PA­RA MA­TRI­MO­NIOS EN PRO­BLE­MAS

La gen­te sue­le pen­sar que bus­car el con­se­jo de un psi­có­lo­go al prin­ci­pio o in­clu­so an­tes del ma­tri­mo­nio plan­tea un mal sín­to­ma. Pe­ro mu­chos no sa­ben que, ade­más de ayu­dar a so­lu­cio­nar pro­ble­mas con­yu­ga­les,las te­ra­pias sir­ven pa­ra apren­der he­rra­mien­tas emo­cio­na­les ne­ce­sa­rias pa­ra li­diar con los al­ti­ba­jos de una re­la­ción. Creer que no se ne­ce­si­tan ha evi­ta­do que mu­chos cón­yu­ges con ma­tri­mo­nios nor­ma­les les sa­quen pro­ve­cho. Se­gún los ex­per­tos, es­tos sue­len acu­dir de­ma­sia­do tar­de, pues en pro­me­dio es­pe­ran seis años des­pués de que sur­gen los pro­ble­mas pa­ra ir a un te­ra­peu­ta. Más que re­sol­ver un trau­ma o sal­var un ma­tri­mo­nio, las con­sul­tas pa­ra pa­re­jas son úti­les pa­ra apren­der a co­mu­ni­car­se, en­ten­der­se, pre­ve­nir con­flic­tos, pe­ro so­bre to­do pa­ra re­ve­lar la ver­dad so­bre una re­la­ción. Una de las pa­re­jas más re­co­no­ci­das que ha de­rrum­ba­do es­te pre­jui­cio es la de Be­yon­cé y Jay Z, quie­nes acep­tan abier­ta­men­te te­ner con­se­je­ros que ayu­dan a man­te­ner es­ta­ble su re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.