PRO­DUC­CIÓN

Los re­bel­des del fút­bol

Semana (Colombia) - - Sumario -

SÓCRATES RE­CI­BIÓ el ba­lón y con dos en­gan­ches de­jó en el ca­mino a dos ju­ga­do­res de la Unión So­vié­ti­ca. Lue­go, no du­dó en sa­car un za­pa­ta­zo des­de unos 25 me­tros: el ba­lón vo­ló co­mo mi­sil ha­cia el án­gu­lo su­pe­rior de­re­cho del ar­co que de­fen­día Ri­nat Das­saev. Su es­fuer­zo no lo­gró de­te­ner­lo. Em­pa­ta­ba Bra­sil.

Tre­ce mi­nu­tos des­pués, Sócrates de­jó pa­sar un ba­lón en­tre sus pier­nas pa­ra que Eder, de un zur­da­zo le­tal,de­ja­ra pa­ra­li­za­do al por­te­ro.A dos mi­nu­tos del fi­nal, la ver­dea­ma­re­la en su de­but le ga­na­ba 2-1 a la URSS en el es­ta­dio Sán­chez-Piz­juán, Se vi­lla, du­ran­te el Mun­dial de Es­pa­ña 82.

Tal vez fue el jue­go de la vi­da de Sócrates, el res­pon­sa­ble del jol­go­rio de un país que se ex­ten­dió du­ran­te cua­tro par­ti­dos más has­ta que la Ita­lia de Pao­lo Ros­si le ga­nó 3-2 en un en­cuen­tro me­mo­ra­ble. Bra­sil no ol­vi­da sus ges­tas, uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de to­dos los tiem­pos. Pe­ro hoy qui­zá le re­cuer­dan tan­to o más por ha­ber lu­cha­do pa­ra que la de­mo­cra­cia re­gre­sa­ra a su na­ción.

Así lo re­cuer­da el do­cu­men­tal Los re­bel­des del fút­bol, de Gi­lles Pe­rez y Gi­lles Rof, de­di­ca­do a los fut­bo­lis­tas que tras­cen­die­ron más allá de las can­chas, que an­te­pu­sie­ron el in­te­rés por las ideas y por sus paí­ses an­tes que a la fa­ma y al gla­mur del de­por­te. Ese tra­ba­jo pos­te­rior­men­te ori­gi­nó una se­rie del mis­mo nom­bre, dis­po­ni­ble en You­Tu­be, que re­tra­ta por el mun­do las his­to­rias con­mo­ve­do­ras de fut­bo­lis­tas mu­chos de ellos ol­vi­da­dos. Una pro­duc­ción ca­si sub­ver­si­va en la épo­ca de los opu­len­tos Mes­si y Ro­nal­do.

Con­tra la co­rrien­te, des­fi­lan­do por fes­ti­va­les de ci­ne y con au­dien­cias acep­ta­bles,la pe­lí­cu­la re­ve­la su men­sa­je sin res­tric­cio­nes. Sócrates, pro­ta­go­nis­ta de una de sus his­to­rias, li­de­ró al fi­nal de la dé­ca­da del se­ten­ta y co­mien­zo de los ochen­ta (en la épo­ca de Es­pa­ña 82), la De­mo­cra­cia Co­rint­hia­na,un pro­yec­to que ba­jo el le­ma “Li­ber­tad con res­pon­sa­bi­li­dad” in­vi­ta­ba al pue­blo a pe­dir elec­cio­nes y desafiar al go­bierno mi­li­tar que los re­gía des­de 1964.

En ese mo­de­lo, los miem­bros del equi­po Co­rint­hians, uti­le­ros, pre­pa­ra­do­res, ju­ga­do­res y di­rec­ti­vos, de­ci­dían por vo­to quién co­bra­ba un pe­nal, quié­nes ju­ga­ban o cuán­to de­be­ría du­rar un en­tre­na­mien­to.Y en sus ca­mi­se­tas apa­re­cían con­sig­nas co­mo di­re­tas-já (elec­cio­nes ya) y eu que­ro vo­tar pa­ra pre­si­den­te (quie­ro vo­tar pa­ra pre­si­den­te).

Los hin­chas asen­tían des­de las tri­bu­nas.

Sócrates, mé­di­co de pro­fe­sión,sa­bía que si des­de el se­gun­do equi­po más popular de Bra­sil (el pri­me­ro es Fla­men­go) ha­bla­ba de de­mo­cra­cia in­ter­na, el ejem­plo po­dría cun­dir en la de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca y so­cial. “Las vic­to­rias po­lí­ti­cas son más im­por­tan­tes que las de fút­bol. Es más que el de­por­te”, sen­ten­cia­ba el ex­fut­bo­lis­ta, que mu­rió en 2011. La De­mo­cra­cia Co­rint­hia­na lo­gró, ade­más de tí­tu­los, en­cen­der un fuer­te mo­vi­mien­to so­cial a fa­vor de ele­gir a sus go­ber­nan­tes.Y re­ci­bió crí­ti­cas, in­clu­so de otros de­por­tis­tas que la veían co­mo inú­til.Los mi­li­ta­res, al man­do del ge­ne­ral João Bap­tis­ta Fi­guei­re­do, no

En una épo­ca en la que mu­chos de­por­tis­tas viven co­mo ce­le­bri­da­des, un do­cu­men­tal y una se­rie rescatan la his­to­ria de fut­bo­lis­tas que de­ci­die­ron lu­char con­tra las dic­ta­du­ras, la co­rrup­ción y las gue­rras en sus paí­ses.

mos­tra­ron sim­pa­tía al­gu­na por la idea. En 1984, Sócrates di­jo que se iba de Bra­sil si no ce­le­bra­ba elec­cio­nes.No las hu­bo (ven­drían un año des­pués) y se fue a ju­gar a Ita­lia. Di­ría: “Re­ga­lo mis go­les a un país me­jor”.

Unos po­cos años an­tes del bra­si­le­ño, otro la­ti­noa­me­ri­cano que res­ca­ta el do­cu­men­tal se sa­lió del mol­de: Car­los Cas­zely, en­ton­ces el gran go­lea­dor chi­leno, quien sim­pa­ti­za­ba con Sal­va­dor Allen­de y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Tras el gol­pe mi­li­tar de Au­gus­to Pi­no­chet en 1973, sa­bía que su vi­da pe­li­gra­ba y de­ci­dió acep­tar una ofer­ta del fút­bol es­pa­ñol. Al año si­guien­te, po­co an­tes de que la se­lec­ción via­ja­ra al Mun­dial de Ale­ma­nia en 1974, Pi­no­chet des­pi­dió a ca­da uno de los ju­ga­do­res en el Pa­la­cio de la Mo­ne­da.Cas­zely no le ex­ten­dió la mano.El ata­can­te, que tam­bién pa­sa­ría a la his­to­ria por es­tre­nar la tar­je­ta ro­ja en una Co­pa del Mun­do, pú­bli­ca­men­te desafió a la dic­ta­du­ra y nun­ca ba­jó la guar­dia.

En 1988, Chi­le se alis­ta­ba pa­ra vo­tar un ple­bis­ci­to so­bre la per­ma­nen­cia de Pi­no­chet en el go­bierno has­ta 1997. Du­ran­te la cam­pa­ña so­bre­sa­lió una se­rie de co­mer­cia­les en los que va­rios tor­tu­ra­dos na­rra­ban su ex­pe­rien­cia en la te­le­vi­sión. En uno de ellos una mu­jer, Ol­ga Garrido, re­fe­ría ha­ber si­do agra­via­da y tor­tu­ra­da de tal ma­ne­ra que nun­ca con­tó los de­ta­lles a su fa­mi­lia. De re­pen­te, apa­re­cía Cas­zely: “Por eso vo­to por el no. Por­que sus sen­ti­mien­tos son mis sen­ti­mien­tos. Por­que el día de ma­ña­na po­dre­mos vi­vir en de­mo­cra­cia, li­bre, sa­na, so­li­da­ria, que to­dos po­da­mos com­par­tir. Por­que es­ta lin­da se­ño­ra es mi ma­dre”.

Tan­to hi­jo co­mo ma­dre ha­bían guar­da­do el se­cre­to. Ha­ce cin­co años,en una en­tre­vis­ta con el dia­rio Mar­ca, Cas­zely ex­pre­só: “Hoy pue­do de­cir que es­toy or­gu­llo­so de ha­ber ayu­da­do a que mi país vol­vie­ra a la de­mo­cra­cia”. Ga­nó el No, y Pi­no­chet sa­lió del po­der por vo­lun­tad popular.

En Áfri­ca, Los re­bel­des del fút­bol tam­bién se ha­cen sen­tir.Uno de los me­jo­res de­lan­te­ros re­cien­tes fue Di­dier Drog­ba, lí­der ab­so­lu­to de Cos­ta de Mar­fil, que sa­lió del con­fi­na­mien­to al par­ti­ci­par de tres mun­dia­les con­se­cu­ti­vos:2006,2010 y 2014. Su país, tam­bién hun­di­do en las ha­bi­tua­les gue­rras ci­vi­les en el oc­ci­den­te de aquel con­ti­nen­te, es un pol­vo­rín des­de 2002 por la di­vi­sión en­tre el nor­te (go­bier­nis­ta) y el sur (re­bel­de).

La pug­na­ci­dad amai­nó en 2005 cuan­do el equi­po na­cio­nal cla­si­fi­có al Mun­dial de Ale­ma­nia. Drog­ba, en me­dio de la ce­le­bra­ción den­tro del ca­me­rino, se arro­di­lló fren­te a las cá­ma­ras y di­jo: “Ciu­da­da­nos, les pe­di­mos que se per­do­nen los unos a los otros. De­jen las ar­mas y or­ga­ni­cen unas elec­cio­nes li­bres”.

Con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, hu­bo un ce­se al fue­go. Un año des­pués, cuan­do re­ci­bió el tro­feo de me­jor ju­ga­dor afri­cano, vi­si­tó Boua­ké, zo­na re­bel­de, pa­ra pe­dir paz y uni­dad. Pe­ro en 2007 or­ga­ni­zó lo im­pen­sa­ble: un par­ti­do de fút­bol de la se­lec­ción en ese mis­mo lu­gar al que asis­tie­ron los je­rar­cas del go­bierno y en el que to­dos can­ta­ron el himno na­cio­nal. Drog­ba sa­lió has­ta en la por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me. Sin em­bar­go, la gue­rra vol­vió en 2011 y du­ró un año. El ex­ju­ga­dor del Chel­sea es hoy un ac­ti­vis­ta de la paz, no so­lo de su país, sino del mun­do.

No muy le­jos de allí,en Li­be­ria, Geor­ge Weah des­de es­te año go­bier­na esa na­ción,que tu­vo 150.000 muertos en los pri­me­ros seis años de con­flic­to in­terno. El de­lan­te­ro es el úni­co ju­ga­dor afri­cano que ga­nó el Ba­lón de Oro, en 1995, tras mu­chas tar­des de glo­ria en el Mi­lan. Cuan­do le­van­tó el tro­feo di­jo: “Ofrez­co mi Ba­lón de Oro por la paz de mi tie­rra”.

Hu­bo re­pre­sa­lias por el ges­to: va­rios sol­da­dos vio­la­ron a dos de sus pri­mas por or­den del go­bierno en Mon­ro­via.Más tar­de,sa­bien­do de sus pro­pó­si­tos pre­si­den­cia­les, sus opo­si­to­res dic­ta­ron una ley que exi­gía que los as­pi­ran­tes de­bían cer­ti­fi­car es­tu­dios,Weah no los te­nía, pe­ro via­jó a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra cur­sar ad­mi­nis­tra­ción de empresas. De es­ta ma­ne­ra es­te hom­bre, que bien po­día es­tar en Mó­na­co o Mi­lán dis­fru­tan­do de su jet y sus man­sio­nes, de­ci­dió sa­car a su país del ato­lla­de­ro. En cua­tro años se ha­bla­rá de glo­ria o de fra­ca­so.

Y así hay mu­chos más ca­sos, en di­fe­ren­tes tiem­pos, al­gu­nos in­clui­dos en el do­cu­men­tal o en la se­rie, co­mo el austriaco Mat­hias Sin­de­lar o el in­glés Stan Cu­llis, que re­ta­ron en su ca­ra a los na­zis; o co­mo el bos­nio Pre­drag Pa­sic, que pu­do huir de la gue­rra de los Bal­ca­nes,pe­ro pre­fi­rió mon­tar una es­cue­la de fút­bol en me­dio de las ba­las.

O, por qué no, co­mo la de Clau­dio Tam­bu­rri­ni, el ar­que­ro ar­gen­tino y fi­ló­so­fo que so­bre­vi­vió a las tor­tu­ras de la dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na tras una fu­ga de pe­lí­cu­la del lu­gar en el que es­ta­ba re­clui­do. Y, fi­nal­men­te, co­mo la de Lutz Ei­gen­dorf, ase­si­na­do por la Sta­si, la po­li­cía po­lí­ti­ca de la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta en 1983, por de­ser­tar al oes­te du­ran­te un par­ti­do del Di­na­mo de Ber­lín y el Kai­ser­lau­ten.Al fi­na­li­zar la pe­lí­cu­la, el ex­fut­bo­lis­ta fran­cés Eric Can­to­na­se pre­gun­ta :“¿ Real­men­te sa­be­mos de fút­bol?”.

tEl in­glés Stan Cu­llis

(cen­tro) se ne­gó a es­ti­rar el bra­zo pa­ra sa­lu­dar a la cú­pu­la na­zi,

du­ran­te un par­ti­do In­gla­te­rra-Ale­ma­nia en

1938, en Ber­lín.

t Cris­tiano Lu­ca­re­lli desechó a los me­jo­res equi­pos del mun­do pa­ra ju­gar y as­cen­der a pri­me­ra di­vi­sión al Li­vorno, el equi­po de

la cu­na co­mu­nis­ta

en Ita­lia.

p Sócrates Bra­si­lei­ro Sam­paio de Souza Viei­ra de Oli­vei­ra, el lí­der de la De­mo­cra­cia Co­rint­hia­na, du­ran­te el par­ti­do Bra­si­lF­ran­cia en Mé­xi­co 86. Su úl­ti­mo par­ti­do en un Mun­dial.

u El mar­fi­le­ño Di­dier Drog­ba, tres mun­dia­les en su ha­ber, un in­can­sa­ble lu­cha­dor por la paz de su país.

p El chi­leno Car­los Cas­zely le di­jo no al dic­ta­dor Au­gus­to Pi­no­chet. Ade­más es­tre­nó la re­cién es­ta­ble­ci­da tar­je­ra ro­ja

en un Mun­dial, en 1974 (fo­to).

q Geor­ge Weah, el úni­co Ba­lón de oro afri­cano, es hoy pre­si­den­te de

Li­be­ria, su país.

t Pa­ra ce­le­brar la ane­xión de Aus­tria a Ale­ma­nia, en 1938, hu­bo un par­ti­do en­tre las dos se­lec­cio­nes que de­bían ga­nar los ale­ma­nes sí o sí. El austriaco Sin­de­lar no aca­tó e hi­zo un gol que ce­le­bró en la ca­ra de los na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.