GUA­TE­MA­LA

Ba­jo el vol­cán

Semana (Colombia) - - Sumario -

EN LA MA­ÑA­NA DEL Do­min­go na­die to­mó en se­rio la columna de hu­mo que sa­lía de la bo­ca del vol­cán de Fue­go.Los ha­bi­tan­tes de las zo­nas cer­ca­nas es­ta­ban acos­tum­bra­dos a los mo­vi­mien­tos de una mon­ta­ña ac­ti­va des­de ha­ce 16 años y a las ce­ni­zas que os­cu­re­cían el pai­sa­je de vez en cuan­do. Tam­bién la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal pa­ra la Re­duc­ción de De­sas­tres (Con­red), que de­cre­tó la mis­ma aler­ta usa­da pa­ra las llu­vias, no or­de­nó una eva­cua­ción in­me­dia­ta y pa­só por al­to las ad­ver­ten­cias del vol­cán. Na­die ima­gi­nó las di­men­sio­nes de es­ta erup­ción has­ta que era de­ma­sia­do tar­de.

Lo que pa­só des­pués que­dó re­gis­tra­do en cien­tos de fo­tos y vi­deos que le die­ron la vuel­ta al mun­do. El vol­cán arro­jó una mez­cla de ce­ni­zas, ro­cas y ga­ses co­no­ci­da co­mo flu­jo pi­ro­clás­ti­co, y se­pul­tó al­deas en­te­ras. La erup­ción ini­cial du­ró 16 ho­ras y la pos­te­rior ava­lan­cha al­can­zó una ve­lo­ci­dad de has­ta 81 ki­ló­me­tros por ho­ra y una tem­pe­ra­tu­ra de 700 gra­dos cen­tí­gra­dos. La fu­ria de la mon­ta­ña de­jó

Un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de muertos y des­apa­re­ci­dos, mi­les de dam­ni­fi­ca­dos y un país por re­cons­truir de­jó la vio­len­ta erup­ción del vol­cán de Fue­go en Gua­te­ma­la. Esa tra­ge­dia sin pre­ce­den­tes em­pe­zó el do­min­go y aún no se sa­be cuán­do ter­mi­na­rá.

a su pa­so una can­ti­dad in­de­ter­mi­na­da de per­so­nas muer­tas (aun­que al cie­rre de es­ta edi­ción las au­to­ri­da­des ha­bían con­fir­ma­do al­re­de­dor de 100), cer­ca de 200 des­apa­re­ci­dos y 1,7 mi­llo­nes de dam­ni­fi­ca­dos. Esas ci­fras au­men­tan con el pa­so del tiem­po, pues ca­da vez dis­mi­nu­ye más la es­pe­ran­za de en­con­trar per­so­nas con vi­da en me­dio de las ce­ni­zas.

So­co­rris­tas, po­li­cías, sol­da­dos y vo­lun­ta­rios acu­die­ron al lu­gar de la tra­ge­dia, pe­ro las la­bo­res de res­ca­te son ar­duas y pe­li­gro­sas. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y las cons­tan­tes llu­vias que pue­den ge­ne­rar una nue­va ava­lan­cha hi­cie­ron que el jue­ves las au­to­ri­da­des sus­pen­die­ran la bús­que­da de des­apa­re­ci­dos. Pe­ro el ma­yor pe­li­gro si­gue sien­do el vol­cán: el gi­gan­te es­tá des­pier­to y ame­na­za con vol­ver a ex­plo­tar, por lo que aho­ra sí las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das to­man to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias. Cer­ca de 12.000 per­so­nas fue­ron eva­cua­das, la zo­na más cer­ca­na al co­lo­so per­ma­ne­ce en es­ta­do de aler­ta ro­ja y el Con­gre­so apro­bó el es­ta­do de ca­la­mi­dad en los de­par­ta­men­tos de Chi­mal­te­nan­go, Es­cuintla y Sa­ca­te­pé­quez.

Sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción lle­gó tar­de y, en un país acos­tum­bra­do a la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, los cues­tio­na­mien­tos em­pe­za­ron a apa­re­cer. El Con­gre­so exi­gió una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar si hu­bo ne­gli­gen­cia de las au­to­ri­da­des, y va­rios so­bre­vi­vien­tes acu­sa­ron a la Con­red de no ha­ber emi­ti­do nin­gu­na aler­ta cla­ra an­tes de la emergencia. Es­ta, por su par­te, cul­pó al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vul­ca­no­lo­gía (In­si­vu­meh) por pre­sen­tar in­for­mes muy po­bres que no les per­mi­tie­ron to­mar una de­ci­sión y a la co­mu­ni­dad por no apli­car los pro­to­co­los pa­ra eva­cuar las zo­nas de pe­li­gro.

A Gua­te­ma­la la es­pe­ran días ca­da vez más do­lo­ro­sos, a me­di­da que las la­bo­res de res­ca­te, la ayu­da a los dam­ni­fi­ca­dos y la bús­que­da de res­pon­sa­bles dan pa­so al lar­go ca­mino de la re­cons­truc­ción de las al­deas y la re­ubi­ca­ción de las co­mu­ni­da­des. Es­te pro­ce­so me­di­rá el ver­da­de­ro ta­lan­te po­lí­ti­co del im­po­pu­lar pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les, pues co­mo di­jo en una de sus co­lum­nas Éd­gar Gu­tié­rrez, ana­lis­ta po­lí­ti­co gua­te­mal­te­co, “en las tra­ge­dias el Es­ta­do que­da des­nu­do o se vis­te”, y, se­gún él, “en es­te ca­so ha mos­tra­do su es­que­le­to a cuer­po en­te­ro”.

tu La fal­ta de una aler­ta tem­pra­na y la tar­día reac­ción del Es­ta­do hi­cie­ron de es­te desas­tre una tra­ge­dia ma­yor. Más de un cen­te­nar de per­so­nas mu­rie­ron y 200 siguen des­apa­re­ci­das. Las fa­mi­lias que al­can­za­ron a eva­cuar per­ma­ne­cen en al­guno de los 13 re­fu­gios im­pro­vi­sa­dos en al­deas cer­ca­nas, mien­tras que otras dan el úl­ti­mo adiós a sus muertos.

pq Las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les evi­den­cian la des­truc­ción que de­jó el pa­so de la ava­lan­cha. La erup­ción se­pul­tó pue­blos en­te­ros y la es­pe­ran­za de en­con­trar so­bre­vi­vien­tes dis­mi­nu­ye con el pa­so de las ho­ras. El cli­ma y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras di­fi­cul­tan las la­bo­res de res­ca­te.

tu La erup­ción ini­cial del vol­cán de Fue­go du­ró 16 ho­ras. Una mez­cla de ce­ni­zas, ro­cas y ga­ses sa­lió dis­pa­ra­da de la mon­ta­ña y pro­vo­có una ava­lan­cha que aca­bó con to­do a su pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.