PO­LÍ­TI­CA

Los re­bel­des

Semana (Colombia) - - Sumario -

LA SE­MA­NA AN­TES DE LA se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial, las ad­he­sio­nes a ca­da can­di­da­to sue­len mar­car el día a día del fi­nal de ca­da cam­pa­ña. Pe­ro en lo que va de ju­nio de 2018, tam­bién han si­do no­ti­cias los por­ta­zos y los ac­tos de re­bel­día de va­rias fi­gu­ras po­lí­ti­cas an­te las di­rec­tri­ces de sus par­ti­dos. En una cam­pa­ña en la que los dos fi­na­lis­tas tie­nen una iden­ti­dad po­lí­ti­ca tan di­fe­ren­te y tan mar­ca­da –Du­que con el uri­bis­mo y Pe­tro con la iz­quier­da–, pa­ra mu­chos políticos y mi­li­tan­tes es di­fí­cil tra­gar el sa­po de apo­yar las ad­he­sio­nes de­ci­di­das por los je­fes de sus co­lec­ti­vi­da­des.

La se­ma­na pa­sa­da los her­ma­nos Juan Ma­nuel y Car­los Fer­nan­do Ga­lán rom­pie­ron con la de­ci­sión de sus par­ti­dos de apo­yar la can­di­da­tu­ra de Iván Du­que. Su re­bel­día lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción. Ade­más de que han he­cho po­lí­ti­ca apo­ya­dos en un dis­cur­so que de­fien­de las ideas de su pa­dre, Luis Car­los Ga­lán, es­tu­vie­ron si­mul­tá­nea­men­te en el Se­na­do en el pe­rio­do que aca­ba de ter­mi­nar, Juan Ma­nuel ele­gi­do por el li­be­ra­lis­mo y Car­los Fer­nan­do por Cam­bio Ra­di­cal. Los dos son con­tem­po­rá­neos del can­di­da­to uri­bis­ta.

El por­ta­zo de Juan Ma­nuel al li­be­ra­lis­mo fue ra­di­cal. In­cre­pó a Cé­sar Ga­vi­ria

Re­pre­sen­tan­tes de una nue­va ge­ne­ra­ción de políticos rom­pie­ron con sus par­ti­dos y sus di­ri­gen­tes. ¿Por qué lo hi­cie­ron?

des­pués de una reunión de ban­ca­da cuan­do es­te, co­mo di­rec­tor del par­ti­do, anun­ció que las ban­de­ras ofi­cia­lis­tas es­ta­rán con Du­que. Dio tan du­ras de­cla­ra­cio­nes an­te los me­dios, que in­clu­so lle­gó a su­ge­rir que es­ta­ba arre­pen­ti­do de ha­ber­le en­tre­ga­do en 1990, du­ran­te el en­tie­rro de su pa­dre, las ban­de­ras li­be­ra­les al ex­pre­si­den­te. “Esas ban­de­ras hay que re­cu­pe­rar­las, el uri­bis­mo no re­pre­sen­ta las ban­de­ras li­be­ra­les, mu­cho menos las de mi pa­dre. Es una vi­sión de país muy di­fe­ren­te”, ase­gu­ró.

Ga­lán, quien di­jo que en se­gun­da vuel­ta vo­ta­rá en blan­co, ase­gu­ra que en los úl­ti­mos 30 años el ex­pre­si­den­te ha­bía si­do con­se­cuen­te con las ban­de­ras del li­be­ra­lis­mo. “La ba­ta­lla que dio por sa­car ade­lan­te la Cons­ti­tu­ción de 1991 fue cohe­ren­te con los plan­tea­mien­tos li­be­ra­les. Cuan­do de­ci­dí as­pi­rar al Se­na­do en 2006, el pro­pio Ga­vi­ria –quien di­ri­gía el par­ti­do– me con­vo­có a ha­cer­le opo­si­ción al go­bierno de Uri­be. El ex­pre­si­den­te fue uno

t Car­los Fer­nan­do Ga­lán y Juan Ma­nuel Ga­lán se re­be­la­ron an­te las de­ci­sio­nes de las ban­ca­das de

Cam­bio Ra­di­cal y del Par­ti­do Li­be­ral

de apo­yar a Iván Du­que. Ase­gu­ran que de­fien­den las li­ber­ta­des y que su vi­sión es in­com­pa­ti­ble con

el uri­bis­mo.

de los crí­ti­cos más du­ros de la re­elec­ción”, di­ce, mien­tras insiste en que la ad­he­sión a Du­que “sin ni si­quie­ra ha­ber­le exi­gi­do el apo­yo a la paz, es una con­tra­dic­ción”.

En cuan­to a su tra­yec­to­ria per­so­nal, Ga­lán sien­te que sus crí­ti­cas al go­bierno Uri­be en los úl­ti­mos tres pe­rio­dos se

NO SO­LO LOS GA­LÁN SE LES HAN REBELADO A SUS PAR­TI­DOS. DOS VICEMINISTROS DE SANTOS DE­CI­DIE­RON

DESOBEDECER LA LÍ­NEA DE CÉ­SAR GA­VI­RIA

ma­te­ria­li­za­ron en denuncias y de­ba­tes que hoy des­co­no­ce Ga­vi­ria. Ade­más, re­cuer­da que con­vo­có con Ce­ci­lia Ló­pez el de­ba­te so­bre los fal­sos po­si­ti­vos de Soa­cha y el de Agro In­gre­so Seguro, al tiem­po que pro­mo­vió ini­cia­ti­vas co­mo la que per­mi­te el uso me­di­ci­nal de la ma­rihua­na. Es­ta, apro­ba­da ha­ce ca­si dos años, en­fren­tó el vo­to ne­ga­ti­vo del Cen­tro De­mo­crá­ti­co.

En cuan­to a Car­los Fer­nan­do, se re­be­ló an­te la ban­ca­da de Cam­bio Ra­di­cal.El lu­nes pa­sa­do Jor­ge En­ri­que Vé­lez, pre­si­den­te de es­te par­ti­do, les ha­bría pre­gun­ta­do a los se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes ac­tua­les, así co­mo a los re­cién ele­gi­dos, si es­ta­rían de

acuer­do con apo­yar a Du­que. So­lo Car­los ob­je­tó esa po­si­bi­li­dad y ho­ras des­pués, vía Twit­ter, pu­bli­có una car­ta pa­ra re­nun­ciar a su co­lec­ti­vi­dad.

Por otra par­te, Car­los Fer­nan­do Ga­lán co­men­zó su ca­rre­ra en Cam­bio Ra­di­cal al lan­zar­se al Con­ce­jo de Bo­go­tá cuan­do te­nía menos de 30 años. Des­de ahí le hi­zo una du­ra opo­si­ción a Gus­ta­vo Pe­tro. Pos­te­rior­men­te, Juan Ma­nuel Santos lo nom­bró je­fe de la ofi­ci­na an­ti­co­rrup­ción del Pa­la­cio, se lan­zó a la Al­cal­día de Bo­go­tá en 2010 y en 2014 op­tó por el Se­na­do. Pre­si­dió dos ve­ces su par­ti­do y aun­que cri­ti­có la en­tre­ga de ava­les que es­te hi­zo a va­rios lí­de­res lo­ca­les y re­gio­na­les in­mer­sos en es­cán­da­los de co­rrup­ción, de­jó de di­ri­gir­lo pe­ro nun­ca se apar­tó del to­do. Cuan­do se hi­cie­ron evi­den­tes los co­que­teos en­tre la ban­ca­da var­gas­lle­ris­ta y el uri­bis­mo, Ga­lán re­nun­ció al par­ti­do. “Se­ría in­cohe­ren­te apo­yar un pro­yec­to po­lí­ti­co que tie­ne una vi­sión com­ple­ta­men­te ale­ja­da de la mía en ma­te­ria de res­pe­to a las au­to­ri­da­des y a la jus­ti­cia, que no tie­ne la mis­ma preo­cu­pa­ción por la ga­ran­tía de los de­re­chos de las mi­no­rías ni por la im­por­tan­cia del rol de la pren­sa li­bre y de los me­dios en la de­mo­cra­cia”.

En un re­cien­te epi­so­dio se pre­sen­tó una du­ra pe­lea en­tre los se­na­do­res Car­los Fer­nan­do Ga­lán y Ál­va­ro Uri­be en un de­ba­te so­bre Pla­nes de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial. Es­te úl­ti­mo acu­só al pri­me­ro de men­ti­ro­so por in­si­nuar que sus hi­jos, To­más y Je­ró­ni­mo, se ha­bían apro­ve­cha­do del cam­bio de uso del sue­lo de un te­rreno en Mos­que­ra. Pe­ro el ex­se­na­dor de Cam­bio Ra­di­cal insiste en que su le­ja­nía con el Cen­tro De­mo­crá­ti­co no es un te­ma per­so­nal y que Iván Du­que le cae bien. Pe­ro que el pro­yec­to uri­bis­ta po­co tie­ne que ver con las cau­sas li­be­ra­les que, en sus orí­ge­nes, de­fen­dió Cam­bio Ra­di­cal. In­clu­so ci­ta la paz, a la que res­pal­dó a pe­sar de ha­ber­le he­cho ob­ser­va­cio­nes a te­mas co­mo la JEP y la par­ti­ci­pa­ción en po­lí­ti­ca de los ex-Farc.

En el fu­tu­ro in­me­dia­to, Juan Ma­nuel Ga­lán se­gui­rá bus­can­do re­vi­vir la per­so­ne­ría del Nue­vo Li­be­ra­lis­mo am­pa­ra­do en una cláusula del acuer­do de paz que le de­vuel­ve la vi­da a mo­vi­mien­tos que, co­mo la UP, su­frie­ron ex­ter­mi­nio po­lí­ti­co. Car­los Fer­nan­do, por su par­te, se va a ter­mi­nar una maes­tría en ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión ur­ba­na en Nue­va York. Se di­ce que se pre­pa­ra pa­ra com­pe­tir por la Al­cal­día de Bo­go­tá.

Pe­ro no so­lo los Ga­lán se les han rebelado a sus par­ti­dos. Otros políticos de su ge­ne­ra­ción han he­cho lo mis­mo, e in­clu­so han ido más allá. Los li­be­ra­les Luis Er­nes­to Gó­mez y Da­niel Quin­te­ro, am­bos viceministros de Santos, de­ci­die­ron desobedecer la lí­nea de Cé­sar Ga­vi­ria y sa­lir a agi­tar las ban­de­ras pe­tris­tas. De he­cho, hoy for­man par­te de la es­tra­te­gia de la cam­pa­ña de la Co­lom­bia Hu­ma­na que bus­ca con­vo­car ba­ses li­be­ra­les en to­do el país con el ar­gu­men­to de la de­fen­sa de las li­ber­ta­des y de la paz.

Lo in­tere­san­te es que los dos ex­fun­cio­na­rios ini­cia­ron su trán­si­to en el Par­ti­do Li­be­ral de la mano del ga­vi­ris­mo. Gó­mez tra­ba­jó en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Ra­fael Par­do en 2010, de la que sa­lió a in­te­grar el equi­po de es­tra­te­gia po­lí­ti­ca del par­ti­do li­de­ra­do por Ga­vi­ria. En 2011 dio el sal­to al Vi­ce­mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo y sa­lió a ha­cer cam­pa­ña a fa­vor del Sí

t Los ex­vi­ce­mi­nis­tros

Luis Er­nes­to Gó­mez y Da­niel Quin­te­ro cre­cie­ron

po­lí­ti­ca­men­te en el li­be­ra­lis­mo y de­fen­die­ron el Sí. Hoy cri­ti­can a Ga­vi­ria por apo­yar

a Du­que.

en el ple­bis­ci­to. Lue­go se con­vir­tió en vi­ce­mi­nis­tro del In­te­rior, y des­de allí acom­pa­ñó la agen­da le­gis­la­ti­va de la paz y desa­rro­lló ges­tio­nes a fa­vor de la po­bla­ción LGB­TI, las mi­no­rías ét­ni­cas y los ani­ma­lis­tas.

Quin­te­ro, por su par­te, fun­dó ha­ce unos años el Par­ti­do del To­ma­te que bus­ca­ba re­co­ger vo­to pro­tes­ta de los jó­ve­nes. En 2014 as­pi­ró a la Cá­ma­ra con el res­pal­do de Si­món Ga­vi­ria. No ga­nó y pa­só a di­ri­gir la agen­cia Inn­pul­sa. Pos­te­rior­men­te, asu­mió co­mo vi­ce­mi­nis­tro de las TIC, con el res­pal­do de la ban­ca­da li­be­ral.

El día que Ga­vi­ria apo­yó a Du­que, los dos es­tu­vie­ron en un flash mob en el que anun­cia­ban “la ven­ta” del Par­ti­do Li­be­ral. “Nos mon­ta­mos en el go­bierno de Santos por su es­pí­ri­tu li­be­ral, tra­ba­ja­mos por el Sí, cree­mos en la di­ver­si­dad, no

Luis Er­nes­to Gó­mez

Da­niel Quin­te­ro

“CAR­LOS FER­NAN­DO GA­LÁN HA­BÍA RENUNCIADO A DI­RI­GIR CAM­BIO RA­DI­CAL, PE­RO

NUN­CA HA­BÍA DE­CI­DI­DO SALIRSE DE ÉL”

nos iden­ti­fi­ca­mos con un pro­yec­to de de­re­cha ni cree­mos que el par­ti­do de­ba es­tar ahí”, ase­gu­ra Gó­mez.

Si al­go que­dó cla­ro en la pri­me­ra vuel­ta, es que hay un has­tío ciu­da­dano con los par­ti­dos con­ven­cio­na­les y lo que re­pre­sen­tan. Ni el Li­be­ral, ni el Con­ser­va­dor lo­gra­ron can­di­da­tu­ras pro­pias via­bles. La U y Cam­bio Ra­di­cal no tu­vie­ron in­ci­den­cia en la de­ci­sión pre­si­den­cial. A los pro­ble­mas de le­gi­ti­mi­dad, se suman las rup­tu­ras y de­ser­cio­nes. En­tre ellas, las de los jó­ve­nes que, en un con­tex­to de po­la­ri­za­ción, se opo­nen a que sus je­fes de­ci­dan por ellos. Has­ta dón­de llegarán, es otra pre­gun­ta.

Car­los Fer­nan­do Ga­lán

Juan Ma­nuel Ga­lán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.