JU­DI­CIAL

Car­los Mat­tos, en la mi­ra

Semana (Colombia) - - Sumario -

LAESCENANOPODRÍASERMÁS es­tram­bó­ti­ca: el 12 de abril de 2016 el juez Rei­nal­do Huer­tas vi­si­tó una con­ce­sio­na­ria de ca­rros al oc­ci­den­te de Bo­go­tá y pi­dió que le en­se­ña­ran au­to­mó­vi­les de al­ta ga­ma.Le gus­tó un Maz­da se­dán úl­ti­mo mo­de­lo, de co­lor ro­jo mís­ti­co y co­ji­ne­ría en cue­ro que cos­ta­ba ca­si 73 mi­llo­nes de pe­sos. El fun­cio­na­rio sa­có fa­jos de bi­lle­tes de una bol­sa y pa­gó de con­ta­do el vehícu­lo, con to­tal des­par­pa­jo, co­mo quien com­pra pan.

Aun­que pa­gar en efectivo un au­to­mó­vil fla­man­te no es de­li­to, que lo ha­ga un ad­mi­nis­tra­dor de jus­ti­cia de ran­go ba­jo es de una tor­pe­za sin nom­bre. Huer­tas de in­me­dia­to em­pe­zó a lla­mar la aten­ción. Na­die en­ten­día có­mo con un sa­la­rio de 9 mi­llo­nes de pe­sos, deu­das y res­pon­sa­bi­li­da­des a cues­tas, sú­bi­ta­men­te el juez pa­re­cía un dan­di en­ri­que­ci­do de la no­che a la ma­ña­na. La res­pues­ta es­ta­ba en su dis­cre­to des­pa­cho, el Juz­ga­do Sex­to Ci­vil del Cir­cui­to de Bo­go­tá.

Se­ma­nas an­tes, a esa ofi­ci­na le ha­bía co­rres­pon­di­do una de­man­da de gran ca­la­do. Y el juez Huer­tas, quien re­sol­vió ad­mi­tir­la el 18 de mar­zo de ese año,en tres se­ma­nas to­mó una me­di­da cau­te­lar cu­yo efec­to prác­ti­co se ha es­ti­ma­do en 35 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún la Fis­ca­lía. La de­man­da bus­ca­ba prohi­bir que la mul­ti­na­cio­nal Hyun­dai, con se­de en Co­rea del Sur, pu­die­ra co­mer­cia­li­zar sus vehícu­los y re­pues­tos en Co­lom­bia por me­dio de otros dis­tri­bui­do­res dis­tin­tos a Hyun­dai Co­lom­bia Au­to­mo­triz. La fir­ma na­cio­nal ha­bía ope­ra­do ese ne­go­cio por 23 años y ale­ga­ba que no se le po­día sa­car del jue­go de la no­che a la ma­ña­na des­pués de ha­ber abier­to el mer­ca­do y po­si­cio­na­do la mar­ca en ple­na épo­ca de va­cas fla­cas.

La me­di­da cau­te­lar del juez Huer­tas blo­queó la po­si­bi­li­dad de que la fir­ma ecua­to­ria­na Neo­corp dis­tri­bu­ye­ra en Co­lom­bia los pro­duc­tos Hyun­dai, co­mo se pre­ten­día lue­go de que la mul­ti­na­cio­nal co­rea­na le qui­tó la ex­clu­si­vi­dad a Hyun­dai Co­lom­bia. Pe­ro en los úl­ti­mos días que­dó en evi­den­cia que se lle­gó a la me­di­da cau­te­lar gra­cias a un so­fis­ti­ca­do es­que­ma de co­rrup­ción ju­di­cial des­ple­ga­do en Bo­go­tá. Lo que pa­re­cía un plan per­fec­to se des­mo­ro­nó y ya hay sie­te per­so­nas en la cár­cel, en­tre abo­ga­dos, in­ge­nie­ros y ser­vi­do­res pú­bli­cos. To­dos han acep­ta­do car­gos y es­tán con­tan­do qué hi­cie­ron y quié­nes más par­ti­ci­pa­ron. Por eso, las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron al juez Huer­tas es­ta se­ma­na y en los pró­xi­mos días la Fis­ca­lía impu­tará al empresario Car­los Mat­tos, el due­ño de Hyun­dai Co­lom­bia, la con­ce­sio­na­ria re­em­pla­za­da por los ecua­to­ria­nos.

Da­niel Co­ro­nell en­cen­dió las alar­mas so­bre esa tra­mo­ya. El columnista se­ña­ló la sor­pren­den­te ce­le­ri­dad con que ac­tuó el juez y re­ve­ló do­cu­men­tos so­bre la ex­tra­va­gan­te com­pra del ca­rro des­pués de que to­mó la me­di­da cau­te­lar. Por su par­te, la Fis­ca­lía ha ade­lan­ta­do una in­ves­ti­ga­ción que in­vo­lu­cró a un agen­te in­fil­tra­do, in­ter­cep­ta­cio­nes, se­gui­mien­tos y un cú­mu­lo de evi­den­cias téc­ni­cas y tes­ti­mo­nia­les.

A fi­na­les de 2015, cuan­do la mul­ti­na­cio­nal Hyun­dai le in­for­mó a Mat­tos que le qui­ta­ba la dis­tri­bu­ción ex­clu­si­va pa­ra Co­lom­bia, el empresario de­ci­dió ar­mar un

LA FIS­CA­LÍA NO TIE­NE ASO­MO DE SOS­PE­CHA PA­RA PLAN­TEAR QUE LA CO­RRUP­CIÓN DEL CA­SO

HA­YA IDO MÁS ALLÁ DEL JUZ­GA­DO SEX­TO

equi­po ju­rí­di­co con la idea de res­pon­der des­de los tri­bu­na­les. Mat­tos con­tra­tó a un ex­ma­gis­tra­do y ex­per­to en de­re­cho pri­va­do pa­ra que pre­pa­ra­ra la de­man­da. El ju­ris­ta hi­zo su tra­ba­jo y, en no­viem­bre de ese año, le en­tre­gó el do­cu­men­to a Luis Da­vid Du­rán, abo­ga­do de la fir­ma au­to­mo­triz y hom­bre de con­fian­za de Mat­tos. Sin em­bar­go, no ra­di­ca­ron el do­cu­men­to de in­me­dia­to. Pa­sa­ron va­rios me­ses. Fi­nal­men­te, la pre­sen­ta­ron el 29 de fe­bre­ro de 2016, y re­sul­tó asig­na­da al Juz­ga­do Sex­to Ci­vil por me­dio del pro­gra­ma compu­tacio­nal de re­par­to alea­to­rio. Jus­to don­de el juez Huer­tas la aguar­da­ba.

Aho­ra es­tá pro­ba­do que el abo­ga­do Du­rán se de­di­có du­ran­te va­rios me­ses a

re­clu­tar a in­ge­nie­ros y fun­cio­na­rios de la ra­ma ju­di­cial con los que mon­tó un plan de pe­lí­cu­la pa­ra ma­ni­pu­lar el soft­wa­re de re­par­to. Las evi­den­cias in­di­can que el día y el mo­men­to exac­to en que ra­di­ca­ron la de­man­da (29 de fe­bre­ro a las 9:27 de la ma­ña­na) el pro­gra­ma compu­tacio­nal pre­sen­tó una fa­lla que anu­ló mo­men­tá­nea­men­te a 47 Juz­ga­dos del Cir­cui­to, y de­jó en luz ver­de so­lo al Juz­ga­do Sex­to. Tres mi­nu­tos des­pués el sis­te­ma vol­vió a la nor­ma­li­dad. El plan in­clu­yó bo­rrar los ras­tros in­for­má­ti­cos de la ma­ni­pu­la­ción.

Pe­ro la Fis­ca­lía lo­gró des­cu­brir la so­fis­ti­ca­da ma­nio­bra con pro­gra­mas de in­for­má­ti­ca fo­ren­se de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción e in­fil­tran­do a un agen­te del CTI en las ofi­ci­nas de re­par­to. El en­te acu­sa­dor tam­bién es­ta­ble­ció, con aná­li­sis de geo­rre­fe­ren­cia­ción e in­ter­cep­ta­cio­nes, que los in­vo­lu­cra­dos se ha­bían co­mu­ni­ca­do por ce­lu­lar y reuni­do en va­rias oca­sio­nes con Mat­tos y su abo­ga­do. Al­gu­nos de esos en­cuen­tros tu­vie­ron lu­gar en el apar­ta­men­to del empresario. Ade­más, hay evi­den­cia tec­no­ló­gi­ca y testimonial de que el due­ño de Hyun­dai Co­lom­bia tu­vo con­tac­tos con los téc­ni­cos que manipularon el re­par­to y tam­bién con el juez y otros fun­cio­na­rios del Juz­ga­do Sex­to. Esos víncu­los no so­lo se die­ron an­tes de pre­sen­tar la de­man­da, sino tam­bién al mo­men­to de ra­di­car­la y aún des­pués de ex­pe­di­da la me­di­da cau­te­lar.

El vier­nes el juez Rei­nal­do Huer­tas, tras ser cap­tu­ra­do, que­dó en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. El fis­cal del ca­so, apo­ya­do en la con­fe­sión de Ed­win Ju­lián Ma­cías, uno de los sub­al­ter­nos en el Juz­ga­do Sex­to, le di­jo: “Us­ted no fa­lló de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da, lo hi­zo a cam­bio de un ofre­ci­mien­to que le ha­bía he­cho el se­ñor Car­los Mat­tos.A us­ted le ofre­cie­ron 2.000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra que fal­tan­do a sus de­be­res cons­ti­tu­cio­na­les y le­ga­les co­mo juez de la re­pú­bli­ca fa­lla­ra fa­vo­re­cien­do al se­ñor Mat­tos”.

Pe­ro Mat­tos tie­ne su pro­pia ar­ti­lle­ría ju­rí­di­ca. Diez me­ses des­pués de que Hyun­dai Co­lom­bia lo­gró las me­di­das cau­te­la­res a su fa­vor, el empresario con­tra­tó al pe­na­lis­ta Iván Can­cino pa­ra bus­car un acuer­do con Neo­corp. La fir­ma ecua­to­ria­na ini­cial­men­te se ne­gó y de­ci­dió ape­lar an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Bo­go­tá y an­te la Sa­la Ci­vil de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Am­bas ins­tan­cias en­con­tra­ron acer­ta­da la me­di­da cau­te­lar del juez sex­to y la res­pal­da­ron. En ese mo­men­to Neo­corp tu­vo que bus­car un arre­glo y ha­cer una conciliación eco­nó­mi­ca pa­ra re­sol­ver el lío. Mat­tos acep­ta­ba la can­ce­la­ción uni­la­te­ral del con­tra­to de dis­tri­bu­ción y lo ce­día a Neo­corp a cam­bio de re­ci­bir cer­ca de 35 mi­llo­nes de dó­la­res por los per­jui­cios.

La de­fen­sa de Mat­tos pien­sa pro­te­ger la le­ga­li­dad de la de­ci­sión so­bre la que ac­tuó, con el ar­gu­men­to de que es­ta con­tó con el res­pal­do de los má­xi­mos tri­bu­na­les de Co­lom­bia. Fuen­tes de la Fis­ca­lía le di­je­ron a SE­MA­NA que no hay nin­gu­na sos­pe­cha pa­ra plan­tear que la co­rrup­ción del ca­so ha­ya ido más allá del Juz­ga­do Sex­to.

Por otra par­te, el empresario ya dio po­der al bu­fe­te es­pa­ñol Gó­mez de Lia­ño & Már­quez de Pra­do pa­ra que asu­ma su de­fen­sa. Tan pron­to se su­po de las múl­ti­ples cap­tu­ras y que la Fis­ca­lía le impu­taría los de­li­tos de cohe­cho, uti­li­za­ción ilí­ci­ta de re­des de co­mu­ni­ca­cio­nes, ac­ce­so abu­si­vo a sis­te­mas in­for­má­ti­cos y da­ño in­for­má­ti­co, Mat­tos acu­dió a una No­ta­ría en Ma­drid, y anun­ció que es­ta­ba dis­pues­to a afron­tar la jus­ti­cia co­lom­bia­na pe­ro co­mo ciu­da­dano es­pa­ñol, ya que tie­ne do­ble na­cio­na­li­dad. El empresario ha vi­vi­do mu­chos años en ese país y lo pro­ba­rá con do­cu­men­tos que acre­di­tan que ha tri­bu­ta­do al fis­co co­mo cual­quier ibé­ri­co. Esa es­tra­te­gia tie­ne por ob­je­to tum­bar los de­li­tos tec­no­ló­gi­cos que le acha­can, pues en el Có­di­go Pe­nal es­pa­ñol no exis­ten.

En los pró­xi­mos días la Fis­ca­lía so­li­ci­ta­rá la au­dien­cia de impu­tación de car­gos con­tra Mat­tos, quien ya tie­ne cir­cu­lar azul de ubi­ca­ción de In­ter­pol. Es­to quie­re de­cir que las au­to­ri­da­des ya lo tie­nen lo­ca­li­za­do. Si Mat­tos no se pre­sen­ta a la au­dien­cia, lo de­cla­ra­rán per­so­na au­sen­te y con ello la cir­cu­lar azul po­dría es­ca­lar a cir­cu­lar ro­ja,

HAY EVI­DEN­CIA TEC­NO­LÓ­GI­CA Y TESTIMONIAL QUE UBI­CA A MAT­TOS CON LOS TÉC­NI­COS QUE MANIPULARON

EL SIS­TE­MA Y CON FUN­CIO­NA­RIOS DEL JUZ­GA­DO

es de­cir, or­den de cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal. El plei­to ate­rri­za­rá en­ton­ces en la jus­ti­cia de la ma­dre pa­tria que deberá de­ci­dir si ex­tra­di­ta o no al empresario.

En el fon­do, to­do el plei­to gi­ra­rá al­re­de­dor de la po­si­ble ex­tra­di­ción de Mat­tos a Co­lom­bia. Sus abo­ga­dos tra­ta­rán de evi­tar­la, pe­ro exis­te un tra­ta­do de ex­tra­di­ción que ha si­do apli­ca­do en ca­sos si­mi­la­res co­mo el del fi­nan­cis­ta Víc­tor Mal­do­na­do. El pe­na­lis­ta Iván Can­cino, quien re­pre­sen­tó a Mal­do­na­do y aho­ra a Mat­tos, se­ña­la que hay una di­fe­ren­cia con­cre­ta en­tre esos ca­sos: Mal­do­na­do no pu­do de­mos­trar arrai­go en Es­pa­ña mien­tras que Mat­tos va a ju­gar esa car­ta.

t Car­los Mat­tos tra­jo a Co­lom­bia la mar­ca Hyun­dai

y la po­si­cio­nó du­ran­te 23 años.

 El juez Rei­nal­do Huer­tas fue en­via­do a pri­sión lue­go de que la Fis­ca­lía pre­sen­tó múl­ti­ples evi­den­cias que in­di­can que re­ci­bió 2.000 mi­llo­nes de pe­sos por de­ci­dir a fa­vor de Mat­tos.

 Una de las ban­de­ras

del fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez es la lu­cha con­tra la co­rrup­ción ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.