TEC­NO­LO­GÍA

¿Pe­li­gra la te­le­vi­sión pú­bli­ca?

Semana (Colombia) - - Sumario -

EL FU­TU­RO DE UN PRO­YEC­TO de ley que pu­so a pe­lear al go­bierno con el gre­mio de empresas del sec­tor TIC y has­ta con al­gu­nos con­gre­sis­tas se definirá es­ta se­ma­na. El aga­rrón se desató a raíz del fa­lli­do in­ten­to de uni­fi­car la re­gu­la­ción y las ta­ri­fas de las empresas de te­le co­mu­ni­ca­cio­nes y la te­le­vi­sión en un úni­co or­ga­nis­mo. Al­re­de­dor del mis­mo sur­gió una po­lé­mi­ca can­den­te por la ame­na­za a las fi­nan­zas de la te­le­vi­sión pú­bli­ca que con­tie­ne el pro­yec­to de ley,pre­sen­ta­do en el Con­gre­so por el se­na­dor Ma­rio Fer­nán­dez.

En reali­dad, no se tra­ta de una ley des­ti­na­da a po­ner fin a la te­le­vi­sión pú­bli­ca, co­mo di­fun­die­ron al­gu­nos en re­des so­cia­les, sino de una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal del sec­tor de las te­le co­mu­ni­ca­cio­nes con la que, en prin­ci­pio, to­do el mun­do es­tá de acuer­do. El país no pue­de se­guir re­gu­lan­do la te­le­vi­sión por un la­do y las te­le co­mu­ni­ca­cio­nes por otro, pues­to que los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y las ten­den­cias de la cul­tu­ra di­gi­tal han con­ver­ti­do en uno so­lo el ne­go­cio de trans­mi­sión de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les,la pres­ta­ción de ser­vi­cios so­bre in­ter­net y las te­le co­mu­ni­ca­cio­nes. Un ca­pí­tu­lo de La ca­sa de pa­pel y una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca lle­gan al ce­lu­lar por la mis­ma pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca. La te­le­vi­sión co­mo un mun­do apar­te, que se con­su­me en un te­le­vi­sor y circula a tra­vés de on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, es aho­ra so­la­men­te una de las for­mas del ne­go­cio. Hoy de­be co­exis­tir con el ca­da vez más popular strea­ming (trans­mi­sión so­bre in­ter­net, u OTT co­mo se co­no­ce a las empresas que ofre­cen ese servicio) que lle­ga a múl­ti­ples pan­ta­llas, in­clu­yen­do te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, ta­ble­tas y compu­tado­res.

Los ca­na­les tra­di­cio­na­les de te­le­vi­sión abier­ta pier­den au­dien­cia fren­te a ser­vi­cios de strea­ming co­mo Net­flix, que se con­su­men de una ma­ne­ra di­fe­ren­te,sin pa­rri­lla,a cual­quier ho­ra y en cual­quier dis­po­si­ti­vo.Y el ne­go­cio au­dio­vi­sual ya no es­tá so­lo en ma­nos de ca­na­les de te­le­vi­sión pri­va­dos y ope­ra­do­res de ca­ble, sino de empresas de tec­no­lo­gía que se apo­de­ran del mer­ca­do gra­cias a la pre­fe­ren­cia del pú­bli­co por es­te ti­po de pla­ta­for­mas.

Des­de oc­tu­bre del año pa­sa­do el Mi­nTIC lle­vó al Con­gre­so un pro­yec­to de ley en ese sen­ti­do, el cual, al pa­re­cer, go­za­ba de con­sen­so.Pe­ro el pro­yec­to que el po­nen­te Ma­rio Fer­nán­dez pre­sen­tó a la Co­mi­sión Sex­ta del Se­na­do dis­ta mu­cho de la ini­cia­ti­va ori­gi­nal ra­di­ca­da por el mi­nis­te­rio ha­ce ocho me­ses. El se­na­dor Fer­nán­dez in­tro­du­jo cam­bios sus­tan­cia­les, co­mo la des­apa­ri­ción del fon­do de te­le­vi­sión, con el que se fi­nan­cian par­cial­men­te los ca­na­les pú­bli­cos (Se­ñal Co­lom­bia, Te­lePa­cí­fi­co, et­cé­te­ra) y que se nu­tre con un im­pues­to que el Es­ta­do co­bra a los ca­na­les pri­va­dos y a los ope­ra­do­res de ca­ble. Es­te fon­do que­da­ría fu­sio­na­do con el fon­do de TIC, que se ali­men­ta de un im­pues­to a los ope­ra­do­res de te­le­fo­nía ce­lu­lar. En el nue­vo fon­do uni­fi­ca­do, se­gún el pro­yec­to de ley, no es­tá con­sa­gra­do ex­plí­ci­ta­men­te cuán­to se des­ti­na­rá pa­ra sub­si­diar a los ca­na­les pú­bli­cos y se es­ta­ble­ce que es­tos de­be­rán pre­sen­tar pro­yec­tos que en­tra­rían a com­pe­tir con los del sec­tor TIC. El go­bierno, los ca­na­les pú­bli­cos, los gre­mios de ar­tis­tas y los pro­duc­to­res pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo, y el Mi­nis­te­rio de TIC pi­dió al Con­gre­so re­ti­rar­lo, en de­fen­sa del in­te­rés pú­bli­co.

El vo­ce­ro del sec­tor pri­va­do,el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na de In­for­má­ti­ca y Te­le co­mu­ni­ca­cio­nes, Al­ber­to Samuel Yohai, ha de­fen­di­do el pro­yec­to a capa y es­pa­da y lo con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra ase­gu­rar la competitividad de las empresas, cu­yos in­gre­sos han dis­mi­nui­do dra­má­ti­ca­men­te. Ade­más ca­li­fi­có de es­qui­zo­fré­ni­co al go­bierno por­que en abril le pu­so men­sa­je de ur­gen­cia al pro­yec­to y la se­ma­na pa­sa­da pi­dió re­ti­rar­lo.

El pro­yec­to de ley pro­po­ne re­du­cir a 1,9 por cien­to de sus in­gre­sos la con­tra­pres­ta­ción

Pa­ra ayu­dar a los ope­ra­do­res de ca­ble y a los ca­na­les pri­va­dos a com­pe­tir con Net­flix, un pro­yec­to de ley pu­so en en­tre­di­cho el es­que­ma de fi­nan­cia­ción de la te­le­vi­sión pú­bli­ca. El go­bierno pi­de hun­dir­lo, pe­ro el Con­gre­so tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra.

que las empresas pa­gan pa­ra ali­men­tar el nue­vo fon­do úni­co con­ver­gen­te. Pa­ra Yohai, la crea­ción de un or­ga­nis­mo re­gu­la­dor úni­co es esen­cial pa­ra reac­ti­var el sec­tor TIC y con­si­de­ra que la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca des­in­cen­ti­va las in­ver­sio­nes en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Ac­tual­men­te, los ca­na­les pri­va­dos y los ope­ra­do­res de ca­ble de­ben rendir cuen­tas has­ta a cin­co en­tes re­gu­la­to­rios: la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Co­mu­ni­ca­cio­nes (CRC), la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Te­le­vi­sión, la Agen­cia Na­cio­nal del Es­pec­tro, la Su­pe­rin­ten­den­cia de In­dus­tria y Co­mer­cio y el Mi­nTic. “El sec­tor TIC y au­dio­vi­sual pre­sen­ta nue­ve tri­mes­tres con­ti­nuos de de­cre­ci­mien­to, y es­ta es una me­di­da apro­pia­da pa­ra ge­ne­rar ten­den­cias po­si­ti­vas, al con­tar con una úni­ca au­to­ri­dad que ge­ne­re se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra fo­men­tar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias”, sos­tu­vo Ser­gio Val­dés, ge­ren­te de re­gu­la­ción de Di­rectv.

Pe­ro ¿sal­var a los ca­na­les pri­va­dos y a los ca­bleo­pe­ra­do­res exi­ge des­fi­nan­ciar a la te­le­vi­sión pú­bli­ca? El mi­nis­tro de TIC, Juan Se­bas­tián Ro­zo, pien­sa que no. “Va­mos a pro­te­ger la te­le­vi­sión pú­bli­ca, por eso no uni­fi­ca­mos los fon­dos y man­te­ne­mos ese fon­do ex­clu­si­vo de la te­le­vi­sión pú­bli­ca y va­mos a man­te­ner la con­tra­pres­ta­ción tal co­mo es­tá”. Ac­tual­men­te, los ca­bleo­pe­ra­do­res gran­des (los que pres­tan servicio en mu­ni­ci­pios de más de 100.00 ha­bi­tan­tes) apor­tan a ese fon­do el 5,9 por cien­to de sus in­gre­sos, y los pe­que­ños (que ope­ran en mu­ni­ci­pios de menos de 100.000 ha­bi­tan­tes), el 1,4 por cien­to. “Re­du­cir esa ta­sa al 1,9 por cien­to pa­ra los ca­bleo­pe­ra­do­res, co­mo pro­po­ne el pro­yec­to de ley, im­pli­ca­ría un dé­fi­cit de 120.000 mi­llo­nes de pe­sos en los pró­xi­mos 6 años”, sos­tie­ne el mi­nis­tro Ro­zo.

En el mun­do exis­ten va­rios mo­de­los de fi­nan­cia­ción de los ca­na­les pú­bli­cos. En va­rios paí­ses se ha­ce con car­go al pre­su­pues­to na­cio­nal, co­mo en Bra­sil. El Reino Uni­do la fi­nan­cia con un im­pues­to a los te­le­vi­so­res que ca­da con­su­mi­dor pa­ga al mo­men­to de com­prar el apa­ra­to. En Ale­ma­nia, Sue­cia y No­rue­ga los ciu­da­da­nos pa­gan un im­pues­to anual en su de­cla­ra­ción de ren­ta, de acuer­do con el nú­me­ro de te­le­vi­so­res que tie­nen en sus ho­ga­res. En Es­pa­ña el mo­de­lo es igual al de Co­lom­bia, su­fra­ga­do con car­go a los ope­ra­do­res de ca­ble y ca­na­les pri­va­dos, pe­ro más ra­di­cal, pues­to que la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­pa­ño­la re­ci­be sub­si­dio com­ple­to y no ven­de pu­bli­ci­dad.En Co­lom­bia los ca­na­les re­gio­na­les tie­nen ase­gu­ra­da la mi­tad de su ope­ra­ción por cuen­ta del fon­do de te­le­vi­sión y el res­to de­ben bus­car­lo me­dian­te ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les. Y en Es­ta­dos Uni­dos los ca­na­les pú­bli­cos se fi­nan­cian por pau­ta pu­bli­ci­ta­ria, co­mo los pri­va­dos. Pa­ra Yohai, “la te­le­vi­sión pú­bli­ca es una par­te esen­cial de nues­tro pa­tri­mo­nio na­cio­nal, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que el mo­de­lo de fi­nan­cia­ción que se ha te­ni­do no pue­da cam­biar”.

Pe­ro co­brar­les a los ca­bleo­pe­ra­do­res y ca­na­les pri­va­dos un im­pues­to pa­ra la te­le­vi­sión pú­bli­ca no es un ca­pri­cho. El es­pí­ri­tu de­trás de es­te es­que­ma se ba­sa en que es­ta es esen­cial pa­ra sos­te­ner el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del país, y los ope­ra­do­res de ca­ble, que traen de­ce­nas de ca­na­les fo­rá­neos, es­ta­rían obli­ga­dos a com­pen­sar un po­co el im­pac­to so­bre la cul­tu­ra na­cio­nal. “El es­pí­ri­tu de los ca­na­les re­gio­na­les es in­cen­ti­var y cultivar la idio­sin­cra­sia de las re­gio­nes, pe­ro no po­de­mos ha­cer­lo sin ayu­da”, di­ce Ma­bel Ló­pez, ge­ren­te de Te­lean­tio­quia, que re­ci­be el 56 por cien­to de sus re­cur­sos del fon­do de te­le­vi­sión. La exi­to­sa se­rie Dé­bo­ra (diez ca­pí­tu­los de me­dia ho­ra) costó 1.500 mi­llo­nes de pe­sos.“Sin la ayu­da de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Te­le­vi­sión, no ha­bría­mos po­di­do en­tre­gar ese con­te­ni­do a los te­le­vi­den­tes”, agre­ga.

El ca­nal an­tio­que­ño con­si­gue la otra mi­tad de su pre­su­pues­to me­dian­te pau­ta pu­bli­ci­ta­ria, se­sión de de­re­chos y otras uni­da­des de ne­go­cio pro­pias co­mo ser­vi­cios de pro­duc­ción y me­dios. Los ge­ren­tes de los ca­na­les

“EL ES­PÍ­RI­TU DE LOS CA­NA­LES RE­GIO­NA­LES ES IN­CEN­TI­VAR Y CULTIVAR LA IDIOSINCRACIA DE LAS RE­GIO­NES, PE­RO NO PO­DE­MOS HA­CER­LO SIN AYU­DA”

re­gio­na­les con­sul­ta­dos con­si­de­ran que no hay po­si­bi­li­dad en el país de fi­nan­ciar la te­le­vi­sión pú­bli­ca com­ple­ta­men­te con pau­ta pu­bli­ci­ta­ria por­que la in­ver­sión de los anun­cian­tes es­tá con­cen­tra­da en Ca­ra­col y RCN.

Du­ran­te es­ta se­ma­na,las co­mi­sio­nes sex­tas de Se­na­do y Cá­ma­ra, en se­sión con­jun­ta, ten­drán que de­ci­dir si acep­tan la so­li­ci­tud del go­bierno de ar­chi­var el pro­yec­to o aprue­ban dar­le trá­mi­te. Jus­to cuan­do res­tan ape­nas menos de dos se­ma­nas pa­ra que fi­na­li­ce el úl­ti­mo pe­rio­do de se­sio­nes del ac­tual Con­gre­so, que ter­mi­na­rá sus fun­cio­nes el 20 de ju­nio.

tq La exi­to­sa se­rie ‘Dé­bo­ra’, de Te­lean­tio­quia, que costó 1.500 mi­llo­nes de pe­sos, no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin el apo­yo de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Te­le­vi­sión.

p El se­na­dor Ma­rio Fer­nán­dez in­tro­du­jo cam­bios co­mo la des­apa­ri­ción del fon­do de te­le­vi­sión, con el que se fi­nan­cian en par­te los ca­na­les pú­bli­cos. El vo­ce­ro del sec­tor pri­va­do, Al­ber­to Samuel Yohai, con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble el pro­yec­to pa­ra la competitividad de las empresas. Pa­ra el mi­nis­tro Juan Se­bas­tián Ro­zo, sal­var los­ca­na­les pri­va­dos y a los ca­bleo­pe­ra­do­res no exi­ge des­fi­nan­ciar a la te­le­vi­sión pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.