NARCOTRÁFICO

El hom­bre que tum­bó al car­tel

Semana (Colombia) - - Sumario -

UNO DE LOS MA­YO­RES SE­cre­tos de la his­to­ria del narcotráfico en Co­lom­bia sa­lió a la luz pú­bli­ca ha­ce po­co. Du­ran­te más de dos dé­ca­das ni los ca­pos ni quie­nes los per­si­guie­ron ha­bla­ron so­bre un te­ma que re­sul­ta sen­ci­lla­men­te in­creí­ble: la his­to­ria de có­mo el car­tel de Ca­li es­tu­vo cer­ca de com­prar un sub­ma­rino ató­mi­co pa­ra trans­por­tar to­ne­la­das de co­caí­na, pe­ro les ro­ba­ron 10 mi­llo­nes de dó­la­res en ese ne­go­cio. Co­mo si fue­ra po­co, quie­nes tum­ba­ron a la or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa más po­de­ro­sa del mun­do vi­vie­ron pa­ra con­tar có­mo rea­li­za­ron un ro­bo que nor­mal­men­te se pa­ga con la vi­da.

La his­to­ria se co­no­ció gra­cias a un do­cu­men­tal rea­li­za­do por Show­ti­me que co­men­zó a emi­tir Net­flix ha­ce un po­co más de un mes. Ba­jo el nom­bre de Ope­ra­ción Odes­sa, los tres pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria cuen­tan con lu­jo de de­ta­lles la for­ma co­mo es­ta­fa­ron al car­tel, di­ri­gi­do por los her­ma­nos Mi­guel y Gil­ber­to Ro­drí­guez Ore­jue­la a co­mien­zos de la dé­ca­da de los años no­ven­ta, jus­to cuan­do esa or­ga­ni­za­ción es­ta­ba en el mo­men­to del ma­yor po­der tras la muer­te de su enemi­go Pa­blo Es­co­bar y el des­man­te­la­mien­to del car­tel de Me­de­llín.

“Te­nía un ami­go que vi­vía en San Pe­ters­bur­go (Rusia). Un día lo lla­mé y le di­je,‘Mis­ha, te voy a ha­cer una pre­gun­ta un po­co ra­ra.¿Es po­si­ble com­prar un sub­ma­rino mi­li­tar de se­gun­da mano?’. Me di­jo, ‘Va­ya pre­gun­ta.Ve­ré qué pue­do ha­cer’. Me lla­mó a los dos días y me di­jo,‘¿lo quie­res con mi­si­les o sin mi­si­les?’”. Con es­ta fra­se Lud­win Fain­berg, co­no­ci­do co­mo Tar­zán, co­mien­za a con­tar la ma­ne­ra co­mo hi­cie­ron los con­tac­tos has­ta con­se­guir que al­tos man­dos de la Ar­ma­da ru­sa de­ci­die­ran ven­der un sub­ma­rino nu­clear, apro­ve­chan­do el caos de los pri­me­ros años tras la des­apa­ri­ción de la Unión So­vié­ti­ca.

Tar­zán es uno de los pro­ta­go­nis­tas de la tra­ma. Se tra­ta de un ucra­niano que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en 1980. Rá­pi­da­men­te, con­si­guió tra­ba­jo en Nue­va York co­mo co­bra­dor de deu­das de una de las fa­mi­lias ma­fio­sas más po­de­ro­sas de Es­ta­dos Uni­dos, los Gam­bino. La muer­te y cap­tu­ra de sus ami­gos lo lle­va­ron unos años des­pués a ra­di­car­se en Miami. Con sus aho­rros abrió un club de strip­tea­se que bau­ti­zó Porky’s. El lu­gar se con­vir­tió en el más con­cu­rri­do de Flo­ri­da y el si­tio pre­fe­ri­do de reunio­nes del jet set, ac­to­res y tam­bién de los más te­mi­dos ma­fio­sos ru­sos.

El can­tan­te de rap Va­ni­lla Ice, clien­te del club, le pre­sen­tó a Tar­zán a un hom­bre lla­ma­do Juan Al­mei­da, un es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen co­lom­biano. Era el due­ño de un em­bar­ca­de­ro de lan­chas rá­pi­das y de con­ce­sio­na­rios de ven­ta de au­to­mó­vi­les de lu­jo. Los dos ne­go­cios en reali­dad eran una fa­cha­da del car­tel de Ca­li. En las lan­chas trans­por­ta­ban dro­ga des­de el Ca­ri­be ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, y con los au­tos la­va­ban dinero y, a la vez, se da­ban el lu­jo de te­ner el bó­li­do que qui­sie­ran.

Jus­ta­men­te, en uno de esos lo­ca­les Al­mei­da co­no­ció y se hi­zo ami­go del ter­cer pro­ta­go­nis­ta de la tra­ma, Nel­son ‘Tony’ Yes­ter. Se tra­ta­ba de un cu­bano que tam­bién emi­gró a co­mien­zos de los años ochen­ta a Flo­ri­da. Un año des­pués de su lle­ga­da a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se ha­bía lo­gra­do ama­sar una pe­que­ña for­tu­na de una for­ma sen­ci­lla: se con­vir­tió en dis­tri­bui­dor de dro­gas, pri­me­ro pa­ra el car­tel de Me­de­llín y pos­te­rior­men­te pa­ra el de Ca­li.

El club Porky’s se vol­vió el se­gun­do ho­gar de los tres hom­bres y el si­tio en don­de for-

ja­ron una pro­fun­da amis­tad. Allí Tony les ha­bló a sus dos com­pa­ñe­ros de una mi­sión que sus je­fes del car­tel le en­co­men­da­ron. Se tra­ta­ba de con­se­guir dos he­li­cóp­te­ros de am­plia ca­pa­ci­dad de car­ga pa­ra mo­vi­li­zar gran­des can­ti­da­des de dro­ga des­de los si­tios de pro­duc­ción al pun­to de em­bar­que.

“Na­die tie­ne cla­ro quién es­tá a car­go en Rusia”, les di­jo Tar­zán a sus dos nue­vos ami­gos, a quie­nes les con­tó que el des­pe­lo­te de la era pos­tso­vié­ti­ca era una gran oportunidad de ne­go­cios. De ese mo­do, los tres via­ja­ron a Rusia y lo­gra­ron com­prar dos he­li­cóp­te­ros Ka­mov, de gran ca­pa­ci­dad y equi­pa­dos con mo­to­res ge­me­los. Los apa­ra­tos lle­ga­ron en un avión de car­ga a Co­lom­bia y de allí a las sel­vas y los la­bo­ra­to­rios del car­tel.

Los ca­pos de Ca­li es­ta­ban fe­li­ces y po­cos me­ses des­pués de ese en­car­go le pi­die­ron a

Tony ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de com­prar un sub­ma­rino en el que pu­die­ran en­viar 30 o 40 to­ne­la­das de co­caí­na en un so­lo via­je. Nue­va­men­te, Tar­zán bus­có a sus con­tac­tos y el trío via­jó una vez más.

Los ami­gos del ucra­niano lo con­tac­ta­ron con al­mi­ran­tes ru­sos que no du­da­ron en lle­var­los a una ba­se mi­li­tar en don­de es­ta­ba un sub­ma­rino.Tras una bre­ve ne­go­cia­ción, acor­da­ron com­prar el apa­ra­to por 30 mi­llo­nes de dó­la­res. El car­tel de Ca­li le ha­bía pe­di­do a Tony una prue­ba del ne­go­cio, por lo que él y Tar­zán se to­ma­ron va­rias imá­ge­nes con los ofi­cia­les ru­sos y en el pro­pio sub­ma­rino (ver fo­tos). Con la prue­ba grá­fi­ca en sus ma­nos, Tony via­jó a Co­lom­bia y se reunió con los Ro­drí­guez Ore­jue­la.

Los ca­pos es­ta­ban fe­li­ces por la oportunidad e in­clu­so, di­ce Tony, hi­cie­ron cuen­tas pa­ra con­cluir que esa in­ver­sión gi­gan­te se pa­ga­ría con los in­gre­sos del pri­mer car­ga­men­to de dro­ga. Le die­ron vía li­bre a Tony pa­ra se­guir ade­lan­te con el ne­go­cio, del cual él y sus so­cios re­ci­bi­rían una co­mi­sión. El cu­bano les di­jo que de­bían rea­li­zar tres pa­gos de 10 mi­llo­nes de dó­la­res en efectivo.Tony via­jó, es­ta vez so­lo, y allí se en­con­tró con un emi­sa­rio del car­tel que le en­tre­gó la ma­le­ta con el dinero.

Co­men­za­ron a pa­sar los días,lue­go las se­ma­nas y na­die da­ba ra­zón deTony. Sen­ci­lla­men­te, ha­bía des­apa­re­ci­do con el bo­tín. Los hom­bres del car­tel fue­ron en­ton­ces tras Tar­zán y Al­mei­da pa­ra sa­ber del pa­ra­de­ro del cu­bano.Los dos se sal­va­ron de mo­rir ase­si­na­dos cuan­do los nar­cos de Ca­li se con­ven­cie­ron de que Tony tam­bién los ha­bía es­ta­fa­do a ellos.

Lo más sor­pren­den­te del asun­to ocu­rrió unos me­ses des­pués. Tony re­apa­re­ció y se co­mu­ni­có con sus an­ti­guos ami­gos, que le con­ta­ron que la gen­te del car­tel lo bus­ca­ba, li­te­ral­men­te, por el mun­do en­te­ro. El cu­bano reali­zó en­ton­ces una ju­ga­da arries­ga­da pro­duc­to de la am­bi­ción.

Lla­mó a los je­fes del car­tel de Ca­li y, tras dar una ex­pli­ca­ción so­bre la cau­sa por la que an­da­ba des­apa­re­ci­do, les di­jo que ya ha­bía en­tre­ga­do los 10 mi­llo­nes a los ru­sos y que el ne­go­cio se­guía en mar­cha por lo que era ne­ce­sa­rio efec­tuar el se­gun­do abono. Los ca­pos le di­je­ron que en­via­rían a un de­le­ga­do a una es­ta­ción de tren en don­de le da­rían el efectivo.

Cuan­do lle­gó el día acor­da­do,Tony lle­gó mu­cho an­tes al lu­gar. Allí pu­do ver que el si­tio es­ta­ba lleno de si­ca­rios dis­tri­bui­dos es­tra­té­gi­ca­men­te a la es­pe­ra de su lle­ga­da. Ob­via­men­te, el cu­bano se re­ti­ró y op­tó por es­ca­par con sus 10 mi­llo­nes.

En el do­cu­men­tal apa­re­cen Tony y sus dos com­pa­ñe­ros con­tan­do lo que ocu­rrió y mos­tran­do las fo­tos. Tam­bién es­tán los agen­tes que in­ves­ti­ga­ron la ma­fia ru­sa en Miami y per­si­guie­ron a es­te par­ti­cu­lar trío de ami­gos. Los fe­de­ra­les bau­ti­za­ron esas la­bo­res de in­te­li­gen­cia ade­lan­ta­das por el FBI co­mo Ope­ra­ción Odes­sa, que le da el nom­bre a la pie­za que ex­hi­be Net­flix.

La his­to­ria re­sul­ta asom­bro­sa des­de cual­quier pun­to de vis­ta, y so­bre to­do por­que sus pro­ta­go­nis­ta s se sal­va­ron de mo­rir ase­si­na­dos. Al me ida y Tar­zán per­ma­ne­cen en Es­ta­dos Uni­dos mien­tras que en al­gún lu­gar de Áfri­ca los do­cu­men­ta­lis­tas en­con­tra­ron y en­tre­vis­ta­ron a Tony, el hom­bre que le tum­bó al car­tel de Ca­li 10 mi­llo­nes de dó­la­res y vi­vió pa­ra con­tar­lo.

uEn es­tNaA­foC­toIÓN el cu­bano

Tony Yes­ter, que tra­ba­ja­ba pa­ra el car­tel de Ca­li, en­tra al sub­ma­rino ru­so que esa or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa pre­ten­día com­prar.

uGil­ber­to y Mi­guel Ro­drí­guez Ore­jue­la, je­fes del car­tel de Ca­li, au­to­ri­za­ron com­prar el bu­que ru­so en 30 mi­llo­nes de dó­la­res.

q El ucra­niano Lud­win Fain­berg, co­no­ci­do co­mo Tar­zán, con uno de los ofi­cia­les ru­sos in­vo­lu­cra­dos en la ope­ra­ción.

p Tony Yes­ter se to­mó va­rias fo­tos en la ba­se de sub­ma­ri­nos ru­sos, las cua­les pos­te­rior­men­te mos­tró a los ca­pos de Ca­li co­mo prue­ba del ne­go­cio de la ven­ta del sub­ma­rino.

qJuan Al­mei­da, Tony Yes­ter y Lud­win Fain­berg a co­mien­zos de los años no­ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.