JU­DI­CIAL

La red ma­ca­bra

Semana (Colombia) - - Sumario -

EL ES­CE­NA­RIO ES IDEAL PA­RA los de­lin­cuen­tes, so­bre­to­do pa­ra los pe­dó­fi­los:un gru­po vir­tual en el que pue­den es­con­der sus iden­ti­da­des en­tre más de 100.000 miem­bros, la ma­yo­ría ni­ños que usan las re­des so­cia­les des­pro­te­gi­dos, le­jos de la su­per­vi­sión de sus pa­dres.Nue­ve me­ses de­di­ca­ron los in­ves­ti­ga­do­res de la Di­jín a ar­mar el ma­pa com­ple­to de lo que ha­bía de­trás de esas apa­ren­tes co­mu­ni­da­des de me­no­res de edad que se co­nec­ta­ban pa­ra com­par­tir gus­tos y en­ta­blar amis­ta­des. En­con­tra­ron un en­tra­ma­do de en­ga­ños de al­can­ce in­ter­na­cio­nal, ma­ni­pu­la­do por unos cuan­tos pa­ra in­du­cir a los ni­ños a dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des abe­rran­tes, en­tre esas, la por­no­gra­fía in­fan­til.

El 10 de abril la Po­li­cía cap­tu­ró en Ba­rran­qui­lla a un hom­bre que se es­con­día ba­jo el alias de Car­los Kpaw. Era el ad­mi­nis­tra­dor de dos gru­pos co­lom­bia­nos de Fa­ce­book que ha­cían par­te de una es­pe­cie de lo­gia mu­cho más gran­de, na­ci­da en Mé­xi­co ha­ce va­rios años: la Le­gión Holk. En apariencia, se tra­ta de una so­cie­dad que reúne ni­ños de va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, des­de don­de coor­di­nan ac­ti­vi­da­des co­mo tro­lear –ma­to­near– a fa­mo­sos o im­po­ner ten­den­cias en las re­des so­cia­les.

Se cal­cu­la que es­tos gru­pos tie­nen al­re­de­dor de 3 mi­llo­nes de miem­bros en va­rios paí­ses de la re­gión, don­de ya se han he­cho fa­mo­sos por ac­ti­vi­da­des co­mo lan­zar ame­na­zas de muer­te con­tra Ja­mes Ro­drí­guez o pro­mo­ver eti­que­tas vio­len­tas en las re­des, co­mo la que hi­cie­ron vi­ral cuan­do ce­le­bra­ron la ma­sa­cre de 3 es­tu­dian­tes y una pro­fe­so­ra, per­pe­tra­da por un ado­les­cen­te en un co­le­gio de Mon­te­rrey.

La Po­li­cía des­cu­brió que Kpaw, jun­to a otros 4 per­fi­les que es­con­dían anó­ni­mos, ad­mi­nis­tra­ba 2 gru­pos de esa es­pe­cie de lo­gia que, jun­tos, con­gre­ga­ban al­re­de­dor de 200.000 miem­bros en Co­lom­bia, la ma­yo­ría me­no­res en­tre los 7 y 15 años. De pa­so, des­cu­brió que de­trás de esas ac­ti­vi­da­des vio­len­tas, pe­ro en apariencia mo­vi­das por la in­ge­nui­dad y la re­bel­día de los jó­ve­nes,se es­con­día un ne­go­cio ma­ca­bro que ma­ni­pu­la­ba la ne­ce­si­dad de los ni­ños de sen­tir­se acep­ta­dos e in­clui­dos. “Fue un pro­ce­so in­ves­ti­ga­ti­vo de la Po­li­cía Na­cio­nal, la Di­jín y la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, que des­pués de alla­na­mien­tos en Ba­rran­qui­lla y Bo­go­tá y de la­bo­res de ci­ber­pa­tru­lla­je del cen­tro ci­ber­né­ti­co po­li­cial ve­ri­fi­ca­mos la crea­ción de es­tos gru­pos de­no­mi­na­dos Le­gión Holk. Es­tán in­te­gra­dos por jó­ve­nes de menos de 20 años que ha­cen apo­lo­gía al odio, y mu­chos de ellos es­tán li­ga­dos a por­no­gra­fía in­fan­til”, di­jo a SE­MA­NA el di­rec­tor de la Di­jín, ge­ne­ral Jor­ge Luis Var­gas Va­len­cia.

Pa­ra en­trar a es­tas co­mu­ni­da­des vir­tua­les, que ade­más tie­nen otros nom­bres co­mo la Sec­ta 100ti­fik, Sec­ta Moa y Sec­ta Do­ri­lo­ca, hay que en­viar­les una so­li­ci­tud a los ad­mi­nis­tra­do­res. Los de­lin­cuen­tes tie­nen

des­de el co­mien­zo una po­si­ción de po­der so­bre los ni­ños. A al­gu­nos les pi­den lle­nar cues­tio­na­rios, y a par­tir de sus res­pues­tas y del aná­li­sis del per­fil on­li­ne de los me­no­res, de­ci­den si los re­ci­ben.

Aden­tro co­mien­za la es­ca­la­da de ma­ni­pu­la­ción. Los atraen con jue­gos y con mú­si­ca. Los ni­ños se sien­ten en con­fian­za en un mun­do que pa­re­ce adap­ta­do pa­ra ellos. En­ton­ces se unen a las ac­cio­nes con­jun­tas de ma­to­neo vir­tual y caen en jue­gos si­mi­la­res al de la ba­lle­na azul, que desem­bo­có en el sui­ci­dio de dos ni­ños en el país y mu­chos más en to­do el mun­do el año pa­sa­do. Los desafíos se van vol­vien­do más pe­li­gro­sos, co­mo me­ter­se a una la­va­do­ra en­cen­di­da y dar vuel­tas o ha­cer­se cor­ta­das en sus cuerpos.

Los ni­ños to­man fo­tos o vi­deos del cum­pli­mien­to de esos re­tos y los com­par­ten, a cam­bio de li­kes de apro­ba­ción. La Di­jín, tras una in­ves­ti­ga­ción coor­di­na­da con la Co­mu­ni­dad de Po­li­cías de Amé­ri­ca (Ame­ri­pol), tie­ne en su po­der prue­bas de las ac­ti­vi­da­des que los me­no­res pu­bli­ca­ban allí, al­gu­nas inocen­tes y otras abe­rran­tes, co­mo ma­tar pe­rros ca­lle­je­ros.

Esos jue­gos se van vol­vien­do más os­cu­ros a me­di­da que los ni­ños pa­san más tiem­po en esas re­des, y los cri­mi­na­les es­co­gen a sus víc­ti­mas en­tre los mi­les de miem­bros que las com­po­nen. De las con­ver­sa­cio­nes co­lec­ti­vas pa­san a los men­sa­jes y chats pri­va­dos, en los que co­mien­za la ex­tor­sión. En­ton­ces, los coor­di­na­do­res de los gru­pos re­ve­lan sus in­ten­cio­nes reales. Em­pie­zan a ma­ni­pu­lar a los ni­ños, a ame­na­zar­los con ma­to­neo o con la ex­clu­sión. Su fin úl­ti­mo es con­se­guir ma­te­rial por­no­grá­fi­co de los me­no­res.

Mu­chos ni­ños en­tre­gan el con­te­ni­do y eso ali­men­ta to­do un en­tra­ma­do de­lin­cuen­cial en el que in­ter­cam­bian ‘pa­que­tes’ de por­no­gra­fía in­fan­til por dinero, e in­clu­so por mem­bre­sías a los ser­vi­cios de mú­si­ca, pe­lí­cu­las y se­ries on­li­ne. Se tra­ta de to­do un mer­ca­do cri­mi­nal que se­gún las es­ti­ma­cio­nes de los in­ves­ti­ga­do­res ha mo­vi­do al­re­de­dor de 1.800 mi­llo­nes de pe­sos du­ran­te 2018, y que se ex­tien­de por Co­lom­bia, Pe­rú, Chi­le y Mé­xi­co. En es­te úl­ti­mo país, el fe­nó­meno ha lle­ga­do a un pun­to más tenebroso, en el que los me­no­res son ofre­ci­dos e in­du­ci­dos a la pros­ti­tu­ción.

Den­tro de los gru­pos tam­bién in­ter­cam­bian con­te­ni­dos vio­len­tos, co­mo vi­deos de ase­si­na­tos, tor­tu­ras o sui­ci­dios, y pro­mue­ven con­duc­tas pa­ra in­du­cir a los ni­ños a la bu­li­mia o la anore­xia. Es un com­ple­jo es­ce­na­rio de apro­ve­cha­mien­to y de­pra­va­ción dis­fra­za­do de jue­go que tras­cien­de la vir­tua­li­dad. La Po­li­cía tie­ne do­cu­men­ta­dos en­cuen­tros pre­sen­cia­les en ciu­da­des co­mo Ba­rran­qui­lla, Car­ta­ge­na y Bo­go­tá du­ran­te los úl­ti­mos tres años.

Aden­tro de esas re­des hay to­da una te­la­ra­ña de có­di­gos, in­clu­so usan un vo­ca­bu­la­rio pro­pio.A la por­no­gra­fía in­fan­til la de­no­mi­nan CP (child porn) o cal­do de po­llo; a los pa­que­tes de ese con­te­ni­do les di­cen packs; al pe­dó­fi­lo que bus­ca con­te­ni­do de ni­ños se le co­no­ce co­mo BL (boys­lo­ver); y al que bus­ca ni­ñas co­mo GL (girls­lo­ver). A los ni­ños víc­ti­mas les di­cen SF (spe­cial friends)o ami­gos es­pe­cia­les. Ade­más, tie­nen sím­bo­los que los de­lin­cuen­tes usan pa­ra iden­ti­fi­car el ti­po de con­te­ni­do por­no­grá­fi­co que bus­can.

Des­de me­dia­dos del año pa­sa­do, la Di­jín em­pe­zó a investigar a la Le­gión Holk, el más gran­de de es­tos gru­pos. En un tra­ba­jo apo­ya­do por agen­cias in­ter­na­cio­na­les pu­do con­se­guir las prue­bas de los de­li­tos.Ya con la cla­ri­dad del mo­do de fun­cio­na­mien­to y de los de­lin­cuen­tes que se ca­mu­fla­ban allí, es­te año han cap­tu­ra­do en va­rias ca­pi­ta­les co­lom­bia­nas a ocho per­so­nas que es­ta­rían de­trás de la dis­tri­bu­ción de la por­no­gra­fía in­fan­til.

Con es­tos ope­ra­ti­vos, las re­des se de­sar­ti­cu­lan por un tiem­po. Pe­ro las au­to­ri­da­des sa­ben que las co­mu­ni­da­des de me­no­res

EL FE­NÓ­MENO HA LLE­GA­DO A UN PUN­TO MÁS TENEBROSO, EN EL QUE INDUCEN A LOS ME­NO­RES A LA

PROS­TI­TU­CIÓN Y LOS OFRE­CEN AL ME­JOR POSTOR

ya es­tán con­for­ma­das y pue­den re­agru­par­se. Por eso, bus­can que la lu­cha con­tra es­tos crí­me­nes em­pie­ce des­de los ho­ga­res. Re­co­mien­dan a los pa­dres, por ejem­plo, no man­te­ner­se al mar­gen de las ac­ti­vi­da­des de sus hi­jos en la red y ac­tua­li­zar­se pa­ra co­no­cer có­mo pue­de ope­rar el cri­men a tra­vés de in­ter­net.Ade­más, que es­tén aler­ta a indicadores, co­mo cuan­do los me­no­res com­par­ten de­ma­sia­das fo­to­gra­fías por es­tos me­dios. El pa­no­ra­ma es abe­rran­te y com­ple­jo y exi­ge un tra­ba­jo con­jun­to en­tre las au­to­ri­da­des y la so­cie­dad, pa­ra que los ni­ños no cai­gan en esas es­pi­ra­les de vic­ti­mi­za­ción.

t La Le­gión Holk cap­ta ni­ños en­tre

los 7 y los 15 años de edad. Los ad­mi­nis­tra­do­res los obli­gan a se­guir sus ór­de­nes, que en mu­chos ca­sos im­pli­can que se sui­ci­den o

co­me­tan de­li­tos.

pu “Des­de el cen­tro ci­ber­né­ti­co po­li­cial ve­ri­fi­ca­mos la crea­ción de es­tos gru­pos de­no­mi­na­dos Le­gión

Holk. Los in­te­gran jó­ve­nes de menos de 20 años que ha­cen apo­lo­gía al odio y mu­chos de ellos es­tán li­ga­dos a por­no­gra­fía in­fan­til”, afir­ma el di­rec­tor de la Di­jín, ge­ne­ral Jor­ge Luis Var­gas Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.