Da­niel Co­ro­nell:

El or­den de los fac­to­res

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Da­niel Co­ro­nell

CAR­LOS MAT­TOS COM­PRÓ PRI­ME­RO AL JUEZ QUE iba a to­mar la de­ci­sión que a él le con­ve­nía en el ca­so Hyun­dai; des­pués man­dó a co­rrom­per a los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos del sis­te­ma elec­tró­ni­co de re­par­to pa­ra cuan­do el asun­to les lle­ga­ra y so­lo en­ton­ces –cuan­do es­ta­ba seguro del re­sul­ta­do– pre­sen­tó la de­man­da pa­ra fa­vo­re­cer sus in­tere­ses. Eso es lo que sos­tie­ne el fis­cal

del ca­so,Da­niel Her­nán­dez,quien con con­fe­sio­nes y prue­bas téc­ni­cas re­cons­tru­yó la pre­sun­ta ca­de­na de ac­cio­nes cri­mi­na­les que tie­nen en la cár­cel a un juez, a sie­te fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción ju­di­cial y a un emi­nen­te abo­ga­do, mien­tras Mat­tos –bur­lan­do la or­den de cap­tu­ra en su con­tra– si­gue pa­seán­do­se a sus an­chas por Es­pa­ña.

El fis­cal afir­ma que Car­los Mat­tos, due­ño de la ma­yor par­te de la an­ti­gua con­ce­sio­na­ria de Hyun­dai, se reunió en su lu­jo­sa re­si­den­cia con el juez pa­ra con­cre­tar el so­borno: “Ya hay reunión di­rec­ta con el se­ñor Car­los Mat­tos en su apar­ta­men­to por par­te del se­ñor Da­go­ber­to (Ro­drí­guez, ofi­cial ma­yor del juz­ga­do), el se­ñor Car­los Mat­tos y el se­ñor juez sex­to ci­vil del cir­cui­to, el se­ñor Rei­nal­do Huer­tas; don­de ya se con­cre­ta la ne­go­cia­ción, su se­ño­ría. Don­de ya se con­cre­ta la po­si­ción del juez de acep­tar los ofre­ci­mien­tos di­ne­ra­rios por par­te del se­ñor Car­los Mat­tos a cam­bio de to­mar una de­ci­sión fa­vo­ra­ble a los in­tere­ses del ciu­da­dano en la de­man­da que se pre­sen­ta­ría”.

El con­tac­to en­tre Car­los Mat­tos y los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les lo ar­mó el abo­ga­do Luis Da­vid Du­rán Acu­ña, quien ya acep­tó car­gos y es­tá co­la­bo­ran­do con la jus­ti­cia. Du­rán Acu­ña no era abo­ga­do de Mat­tos en es­te plei­to, su es­pe­cia­li­dad es el de­re­cho de fa­mi­lia. Du­rán es un hom­bre cer­cano a Mat­tos y a su or­ga­ni­za­ción. Las ac­tas re­gis­tra­das mues­tran que Du­rán ha si­do miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va de la em­pre­sa de Car­los Mat­tos.

Cu­rio­sa­men­te, Du­rán ha ac­tua­do en es­ta jun­ta co­mo su­plen­te del ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción Jai­me Bernal Cué­llar, un re­co­no­ci­do y po­de­ro­so pe­na­lis­ta que ha pa­sa­do ca­lla­di­to en to­do es­te asun­to. En la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá, re­po­sa un do­cu­men­to, fir­ma­do por to­dos los miem­bros de la jun­ta, acep­tan­do el nom­bra­mien­to pa­ra di­ri­gir la em­pre­sa de Mat­tos.

La in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía es­ta­ble­ció que el de­re­cho era so­lo una par­te de la ac­ti­vi­dad de Luis Da­vid Du­rán Acu­ña: “De ma­ne­ra pa­ra­le­la a su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal al­ter­na­ba con al­gún ti­po de ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción ju­di­cial. Es­te abo­ga­do se pres­ta­ba pa­ra ayu­dar a ma­ni­pu­lar al­gu­nos pro­ce­sos y par­ti­cu­lar­men­te pa­ra ma­ni­pu­lar te­mas pun­tua­les de re­par­to, pa­ra que los re­par­tos de cier­tos pro­ce­sos ca­ye­ran en cier­tos juz­ga­dos”.

La ope­ra­ción cri­mi­nal re­que­ría de la com­pli­ci­dad de al­gu­nos téc­ni­cos al in­te­rior del Cen­tro de Ser­vi­cios Ju­di­cia­les que ad­mi­nis­tra el sis­te­ma, que –teó­ri­ca­men­te– de­be asig­nar los ca­sos alea­to­ria­men­te a tra­vés de un compu­tador.

Ese pro­gra­ma fue al­te­ra­do y ac­ce­di­do frau­du­len­ta­men­te con la par­ti­ci­pa­ción y com­pli­ci­dad de un ingeniero de sis­te­mas y al menos cua­tro fun­cio­na­rios su­bor­di­na­dos. To­dos ellos han con­fe­sa­do su par­ti­ci­pa­ción.

El fis­cal Her­nán­dez sos­tie­ne que el pro­pio juez Rei­nal­do Huer­tas y su se­gun­do, Da­go­ber­to Ro­drí­guez, ubi­ca­ron a los fun­cio­na­rios cla­ves pa­ra que el sis­te­ma au­to­má­ti­co le asig­na­ra el ca­so de in­te­rés pa­ra Mat­tos a su des­pa­cho: “Se em­pie­za, su se­ño­ría, a tra­tar de con­se­guir las per­so­nas que tu­vie­ran las ca­pa­ci­da­des y que es­tu­vie­ran dis­pues­tas a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas y que se pu­die­ra lo­grar es­te re­par­to au­to­má­ti­co”.

En po­der de la jus­ti­cia hay prue­bas de las co­mu­ni­ca­cio­nes sos­te­ni­das en­tre va­rios de los par­tí­ci­pes de es­tos pre­sun­tos de­li­tos, que em­pe­za­ron cin­co me­ses an­tes de la pre­sen­ta­ción de la de­man­da: “Des­de el mes de no­viem­bre se em­pe­za­ron a per­ci­bir por me­dios téc­ni­cos, reunio­nes en­tre el se­ñor Da­go­ber­to Ro­drí­guez, el se­ñor Du­rán Acu­ña y el se­ñor Car­los Mat­tos”.

Al mis­mo tiem­po que avan­za­ba la co­mi­sión del de­li­to bus­ca­ban bo­rrar ca­da pis­ta que pu­die­ra in­cri­mi­nar­los: “Se uti­li­za­ron me­dios téc­ni­cos con el fin de man­te­ner ocul­to es­te cri­men, con el fin de man­te­ner ocul­ta a la so­cie­dad la po­si­bi­li­dad que tie­ne, o que tu­vo, el se­ñor Car­los Mat­tos de co­rrom­per fun­cio­na­rios pú­bli­cos pa­ra lo­grar sus in­tere­ses per­so­na­les”.

Los in­di­cios de es­ta co­rrup­te­la se co­no­cie­ron por dos co­lum­nas mías ti­tu­la­das ‘So­bre rue­das’ y ‘El re­par­to’.

Bus­can­do callarme, Car­los Mat­tos, a tra­vés del abo­ga­do es­ta­dou­ni­den­se Bru­ce Rogow, me en­vió una car­ta el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da advirtiendo que me demandará en Es­ta­dos Uni­dos por empañar su “good na­me” y “fi­ne repu­tation”.

La car­ta lle­gó por la ma­ña­na. La no­che de ese mis­mo vier­nes, un juez or­de­nó la cap­tu­ra de Mat­tos por es­tos he­chos.

BUS­CAN­DO CALLARME, CAR­LOS

MAT­TOS, A TRA­VÉS DEL ABO­GA­DO BRU­CE ROGOW, ME EN­VIÓ UNA CAR­TA EL VIER­NES

PA­SA­DO ADVIRTIENDO QUE ME DEMANDARÁ EN ES­TA­DOS

UNI­DOS POR EMPAÑAR SU “GOOD NA­ME” Y “FI­NE

REPU­TATION”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.