Ma­ría Ji­me­na Du­zán:

Vo­tar por lo co­rrec­to

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Ma­ría Ji­me­na Du­zán

VO­TÉ EN LA PRI­ME­RA VUEL­TA POR SER­GIO Fa­jar­do, con­ven­ci­da de que era el can­di­da­to más pre­pa­ra­do pa­ra ma­ne­jar el pos­con­flic­to, pe­ro en la se­gun­da vuel­ta no lo voy a se­guir en su cru­za­da por el vo­to en blan­co. Y aun­que soy cons­cien­te de que co­rro el ries­go de que los fa­jar­dis­tas me ex­pul­sen de su olim­po y me des­cas­ten de por vi­da, he de­ci­di­do que mi vo­to es­ta vez va a ser por Gus­ta­vo Pe­tro.

El pa­lo no es­tá pa­ra cu­cha­ras y no se pue­de vo­tar en blan­co cuan­do el país es­tá an­te tan­tas in­cer­ti­dum­bres: no sa­be­mos si el pró­xi­mo pre­si­den­te va a se­guir el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos, ni qué va a su­ce­der con to­dos los pro­gra­mas de de­sa­rro­llo que des­de las re­gio­nes se vie­nen ade­lan­tan­do por par­te de las co­mu­ni­da­des que tie­nen pues­tas sus es­pe­ran­zas en esas nue­vas reali­da­des; mi­les de ex­gue­rri­lle­ros es­pe­ran en sus ca­sas o en sus cam­pa­men­tos la lle­ga­da del nue­vo go­bierno pa­ra ver si el pro­ce­so de re­in­cor­po­ra­ción so­cial que de­jó a mi­tad de ca­mino es­te go­bierno en­cuen­tra un ca­mino fá­cil; tam­po­co se sa­be a cien­cia cier­ta si el pró­xi­mo go­bierno va a for­ta­le­cer la JEP –que es la es­pi­na dor­sal del acuer­do de paz– o si la va so­ca­var; mu­chos co­lom­bia­nos nos pre­gun­ta­mos si los cam­bios a los acuer­dos que ha plan­tea­do el can­di­da­to del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, Iván Du­que, son en reali­dad mo­di­fi­ca­cio­nes que no al­te­ran sus­tan­cial­men­te lo acor­da­do.

Pe­ro so­bre to­do: no sa­be­mos si el pró­xi­mo pre­si­den­te va a cam­biar la cul­tu­ra po­lí­ti­ca que nos de­jó la gue­rra o si por el con­tra­rio va a ha­cer to­do lo po­si­ble por man­te­ner los pa­rá­me­tros ex­clu­yen­tes que nos im­pu­so el con­flic­to. Hay me­dio país que no quie­re vol­ver a la gue­rra, pe­ro hay otro que le tie­ne sin cui­da­do ese te­ma y que es­tá más preo­cu­pa­do por ele­gir al pre­si­den­te que sea ca­paz de im­pe­dir la lle­ga­da del cas­tro­cha­vis­mo.

An­te tan­ta in­cer­ti­dum­bre lo más cohe­ren­te es vo­tar por uno de los dos can­di­da­tos que más po­dría es­tar en con­di­cio­nes de ha­cer la tran­si­ción de la gue­rra ha­cia la con­so­li­da­ción de la paz.Y creo que el que más es­ta­ría cer­ca de ese ob­je­ti­vo se­ría Gus­ta­vo Pe­tro. Du­que ha di­cho que no va a vol­ver tri­zas los acuer­dos, pe­ro en sus dis­cur­sos es evi­den­te que com­par­te la te­sis de Ál­va­ro Uri­be quien sos­tie­ne que en el país no hay con­flic­to. Y un can­di­da­to que cree en esa pre­mi­sa fal­sa di­fí­cil­men­te va a en­ten­der la im­por­tan­cia de lle­var a buen puer­to el acuer­do de paz.

¿Que hay co­sas que me dis­gus­tan de la per­so­na­li­dad de Pe­tro?... es cier­to. ¿Que no sa­be ar­mar equi­pos de go­bierno por­que tie­ne una ma­ne­ra au­to­ri­ta­ria de ad­mi­nis­trar?... eso es tam­bién cier­to.

Sin em­bar­go, Pe­tro, a pe­sar de sus de­fec­tos, ha sa­bi­do in­ter­pre­tar en sus dis­cur­sos y en su cam­pa­ña los de­seos de cam­bio de un nue­vo país que se es­tá des­per­tan­do des­pués de 50 años de gue­rra. Y a di­fe­ren­cia de mi ami­go Da­río Ariz­men­di quien con­si­de­ra a Pe­tro co­mo una es­pe­cie de an­ti­cris­to al que hay que ata­jar a to­da cos­ta, yo creo que el exal­cal­de re­pre­sen­ta a una iz­quier­da mo­der­na que pue­de lle­nar el va­cío que de­jó el ex­tin­to Par­ti­do Li­be­ral cu­yo idea­rio de cen­troiz­quier­da se que­dó sin due­ño.

Vo­ta­ré por Pe­tro así no me de­jen en­trar al Club Cam­pes­tre de Me­de­llín.

AN­TE TAN­TA IN­CER­TI­DUM­BRE LO MÁS COHE­REN­TE ES VO­TAR POR UNO DE LOS CAN­DI­DA­TOS QUE MÁS PO­DRÍA ES­TAR EN CON­DI­CIO­NES DE HA­CER LA TRAN­SI­CIÓN DE LA GUE­RRA HA­CIA LA CON­SO­LI­DA­CIÓN

DE LA PAZ. Y CREO QUE EL QUE MÁS ES­TA­RÍA CER­CA DE ESE OB­JE­TI­VO SE­RÍA

GUS­TA­VO PE­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.