LA ENCRUCIJADA

El lla­ma­do a in­da­ga­to­ria de Ál­va­ro Uri­be po­la­ri­za aún más al país. ¿Por qué lo re­quie­re la Cor­te Su­pre­ma?

Semana (Colombia) - - Cartas -

UNA SI­TUA­CIÓN DI­FÍ­CIL

Con el lla­ma­do a in­da­ga­to­ria al ex­pre­si­den­te Uri­be por par­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia por los pre­sun­tos de­li­tos de so­borno y frau­de pro­ce­sal se ha agu­di­za­do la po­la­ri­za­ción que se vi­ve en el país. La por­ta­da de SE­MA­NA (n.°1891) ti­tu­ló es­te lla­ma­do a in­da­ga­to­ria ‘La encrucijada’ y en su ar­tícu­lo cen­tral hi­zo de es­ta no­ti­cia un por­me­no­ri­za­do y muy com­ple­to re­cuen­to his­tó­ri­co y de sus im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas ad por­tas de ini­ciar­se un nue­vo go­bierno.

La ex­pre­sión “encrucijada” di­ce re­la­ción a una si­tua­ción di­fí­cil en la que no se sa­be qué ca­mino se­guir.Aun­que Uri­be ha di­cho en su cuen­ta de Twit­ter que no eva­di­rá la cor­te, sin em­bar­go, su anun­cia­da re­nun­cia al Con­gre­so ha si­do in­ter­pre­ta­da co­mo una ma­ne­ra de elu­dir la cor­te, pa­ra que sea la Fis­ca­lía quien asu­ma la in­ves­ti­ga­ción, lo que pa­re­ce­ría ser una po­si­ble sa­li­da a la “encrucijada”. Pe­ro co­mo a las per­so­nas hay que creer­les, es­pe­ra­mos que sea en ese al­to tri­bu­nal de jus­ti­cia don­de se pre­sen­te el ex­pre­si­den­te.

Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de lo an­te­rior y de la re­nun­cia o no co­mo se­na­dor, lo que por en­ci­ma de to­do se de­be res­pe­tar son las de­ci­sio­nes de los jue­ces. Los cues­tio­na­mien­tos de im­par­cia­li­dad y de fal­ta de ga­ran­tías pro­ce­sa­les del ex­pre­si­den­te Uri­be a los ma­gis­tra­dos de­ben rea­li­zar­se en los es­ta­dos ju­di­cia­les y no por fue­ra de ellos, pues es en esos es­pa­cios y no an­te los me­dios don­de hay que con­tro­ver­tir las prue­bas y ha­cer las acu­sa­cio­nes que se con­si­de­re per­ti­nen­tes. Es­te lla­ma­do a jui­cio al ex­pre­si­den­te Uri­be se ha con­ver­ti­do en un show me­diá­ti­co, al­te­ran­do así lo que de­be ser el de­sa­rro­llo de cual­quier pro­ce­so ju­rí­di­co. No se tra­ta de ne­gar a los me­dios su de­re­cho a in­for­mar y so­bre to­do por ser Uri­be el pri­mer ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia lla­ma­do a in­da­ga­to­ria.

Re­cla­mar el de­bi­do pro­ce­so y la im­par­cia­li­dad de los jue­ces es al­go ob­vio y sa­gra­do en un Es­ta­do de de­re­cho y se de­be res­pe­tar, pe­ro tam­bién se de­ben res­pe­tar los jue­ces y aca­tar sus fa­llos. Co­mo lo re­cor­da­ra re­cien­te­men­te Ro­dri­go Uprimny:“No pue­de ha­ber na­die por en­ci­ma de la ley”.

Si bien el ex­pre­si­den­te Uri­be es el po­lí­ti­co más po­de­ro­so de Co­lom­bia y con la ma­yor vo­ta­ción en el Se­na­do, es­to no le da de­re­cho a acu­sar los ma­gis­tra­dos de la cor­te por fue­ra de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia ni pa­ra afir­mar que se tra­ta de un com­plot ur­di­do des­de el mis­mo Pa­la­cio de Na­ri­ño por el pre­si­den­te Juan San­tos. Por res­pe­to a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que ri­ge nues­tro Es­ta­do de de­re­cho, es­tas acu­sa­cio­nes de­ben ha­cer­se an­te la cor­te una vez se fi­je la fe­cha de su com­pa­re­cen­cia. Ha­cer­lo por fue­ra lo úni­co que ha­ce es ge­ne­rar ma­yor con­fu­sión y agu­di­zar la po­la­ri­za­ción del país. Juan Ma­nuel Ja­ra­mi­llo U.

Ma­ni­za­les

SI­GUE EN EL PRO­CE­SO

SE­MA­NA en su edi­ción n.°1889 del 15 de ju­lio del año 2018 pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do ‘El plan pa­ra re­fun­dar las Farc’ don­de se men­cio­na mi nom­bre y se uti­li­za mi ima­gen en la por­ta­da a la vez que afir­ma:“Luis Pa­lo­mino Más­me­la: Ju­ve­nal, di­si­den­cia co­lum­na mó­vil Mi­ller Per­do­mo, Fue integrante del fren­te 30, del Ma­nuel Ce­pe­da Var­gas y je­fe de la co­lum­na Mi­ller Per­do­mo, ac­tual­men­te se de­di­ca al ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co so­bre la re­gión del Na­ya, tie­ne cer­ca de 100 hom­bres”

Fren­te a lo an­te­rior les ma­ni­fies­to que la ima­gen sí co­rres­pon­de a una fo­to mía, in­cau­ta­da por la Fuer­zas Mi­li­ta­res en un ope­ra­ti­vo en 2005. Del mis­mo mo­do les ma­ni­fies­to que no ten­go re­la­ción al­gu­na con las lla­ma­das di­si­den­cias de la Farc, o con los Gru­pos Ar­ma­dos Organizados (GAO) que de­lin­quen en la re­gión del na­ya ni en nin­gu­na par­te del país.

Por es­ta ra­zón y de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa les so­li­ci­to que a fu­tu­ro no vuel­van a uti­li­zar mi ima­gen pa­ra re­la­cio­nar­me con di­si­den­cias de las Farc – EP, pues ello no co­rres­pon­de a la ver­dad. Fren­te al ar­tícu­lo que ya se pu­bli­có les so­li­ci­to re­trac­tar­se y emi­tir un nue­vo ar­tícu­lo don­de se acla­re que no ha­go par­te de gru­pos ar­ma­dos al mar­gen de la ley, ya que han pues­to en ries­go mi vida, li­ber­tad, in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral.

Du­ran­te la épo­ca de mi­li­tan­te de di­cha or­ga­ni­za­ción me iden­ti­fi­qué con los seu­dó­ni­mos de Ju­ve­nal o Luis Pa­lo­mino Más­me­la y me desem­pe­ñé co­mo co­man­dan­te de la co­lum­na Mi­ller Per­do­mo del blo­que mó­vil Ar­tu­ro Ruiz. Rea­li­cé mi pro­ce­so de re­in­cor­po­ra­ción a la vida ci­vil en el ETCR ubi­ca­do en la ve­re­da La Playa del mu­ni­ci­pio de Llo­ren­te en el de­par­ta­men­to de Na­ri­ño. Una vez con­cre­ta­do el pro­ce­so de de­ja­ción de ar­mas, sa­lí de es­te lu­gar por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, y des­de aquel en­ton­ces me en­cuen­tro en la ciu­dad de Bo­go­tá, aco­gi­do a la JEP y res­pe­tan­do el pro­ce­so de paz que fir­ma­mos con el go­bierno na­cio­nal.

Yo no di­ría que tie­ne un di­le­ma: lo úni­co que pue­de ha­cer es res­pe­tar a las ins­ti­tu­cio­nes Joa­quín Cué­llar Bo­go­tá

Je­su­cris­to Jiménez Cué­llar

Bo­go­tá

QUE ACTÚEN EN DE­RE­CHO

De­fi­ni­ti­va­men­te, el se­ñor Da­niel Co­ro­nell per­dió el nor­te y el equi­li­brio pe­rio­dís­ti­co por cuen­ta de un en­fren­ta­mien­to per­so­nal

de vie­ja da­ta con el se­ñor Ál­va­ro Uri­be. Pen­san­do muy po­co en los lec­to­res, y con una éti­ca dis­cu­ti­ble, ha ve­ni­do usan­do su co­lum­na en SE­MA­NA pa­ra co­brar­le al ex­pre­si­den­te vie­jas cuen­tas.

El se­ñor Co­ro­nell di­ce en uno de sus tri­nos: “Na­die por po­de­ro­so que sea pue­de pa­sar por en­ci­ma de la Jus­ti­cia”. En­ton­ces, al­gu­nos de sus lec­to­res nos pre­gun­ta­mos: ¿por qué el co­lum­nis­ta no de­ja de ac­tuar co­mo si fue­ra un juez de la re­pú­bli­ca, y per­mi­te que quie­nes eje­cu­tan las le­yes co­lom­bia­nas actúen en de­re­cho en to­do lo que tie­ne que ver con el se­ñor Uri­be? Si se de­mues­tra la res­pon­sa­bi­li­dad del ex­pre­si­den­te en los car­gos que se le impu­tan, pues ten­drá que asu­mir y pa­gar las con­se­cuen­cias.

En más de 30 años que ten­go co­mo sus­crip­tor, lec­tor y even­tual co­la­bo­ra­dor de es­ta sec­ción en la re­vis­ta, nun­ca ha­bía vis­to tal gra­do de en­sa­ña­mien­to en un co­lum­nis­ta. Su ac­ti­tud en na­da con­tri­bu­ye a la ne­ce­si­dad que tie­ne el país pa­ra eli­mi­nar la po­la­ri­za­ción que tan­to da­ño nos ha­ce. Ma­rio Pa­ti­ño Mo­rris

Bo­go­tá

FAL­TA DE BUE­NA VO­LUN­TAD

‘Una re­ba­ja cos­to­sa’.Así ti­tu­la SE­MA­NA en su edi­ción n.° 1886 el muy bre­ve ar­tícu­lo alu­si­vo a la ley que ha­bría re­du­ci­do del 12 al 4 por cien­to la con­tri­bu­ción al sis­te­ma de sa­lud de unos 2 millones de pen­sio­na­dos, se­gún pro­yec­to apro­ba­do por el Con­gre­so. La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal y el go­bierno na­cio­nal se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra ob­je­tar el pro­yec­to por su al­to im­pac­to fis­cal.

La fo­to de pie de pá­gi­na mues­tra a dos ciu­da­da­nos po­si­ble­men­te pen­sio­na­dos que bien po­drían re­pre­sen­tar­nos a to­dos y ya sin fuer­zas pa­ra re­cla­mar, y tal vez por ello el se­ñor pre­si­den­te San­tos con el me­jor de­seo in­clu­yó es­te pro­yec­to co­mo pro­me­sa de su cam­pa­ña.

En el oca­so de su go­bierno aún pue­de ha­cer­lo con un men­sa­je a su su­ce­sor. Es cues­tión de acor­dar­se pa­ra que pue­da se­guir di­cien­do: “Es­ta­mos cum­plien­do”.

El im­pac­to fis­cal por in­di­vi­duo no su­pe­raría los 125.000 pe­sos por ca­da me­sa­da.

Es la mis­ma pá­gi­na de la re­vis­ta, con fo­to in­clui­da, el se­ñor mi­nis­tro de Ha­cien­da al pre­sen­tar el mar­co fis­cal de me­diano pla­zo (MFMP) con­fir­ma que “La eco­no­mía co­lom­bia­na cre­ce­rá en 2,7 por cien­to es­te año”. Opor­tuno con­tras­te pa­ra ba­sar una de­ci­sión que so­lo ne­ce­si­ta de bue­na vo­lun­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.